En tiempos de contingencia…

Estamos a punto de cumplir dos meses de contingencia en nuestro amado México y yo no sé ustedes, pero para mí ha sido toda una aventura poder adaptarme a esta nueva realidad.

Han sido tiempos duros, de trabajo arduo. De triplicar o cuadruplicar las actividades. El trabajo, el desa…(la limpieza…) …yuno, el trabajo, la comi… (el traba…jo) …da, la lim…(la lla…mada…)…pieza, la video, la llamada, la lectura…. Y cuando volteo a ver el reloj ¡ya es media noche!… Y mi perro sigue viéndome y echándose su coyotito mientras me acuerdo que… ¡no ha comido!… Sólo de escribirlo, leerlo y hacerlo ya me agoté… Oigan ahora que lo leo… ¿Todo eso hago en el día? ¿No que el home office era una ventaja? Y a parte mi luz subió, mis datos se gastan, no puedo trabajar con música porque con el ruido de los vecinos tengo… ¡Me urge regresar a mi esquema habitual de trabajo! Claro, sin el tráfico.

Meses de reflexión y análisis. De entender, cómo cada decisión que tomamos en nuestra vida implica una gran responsabilidad. La buena alimentación, el cuidado de la salud, la responsabilidad de saber que cada decisión (buena o mala) que cada uno de nosotros tome, puede afectar a un tercero que es un “ser querido” de alguien más. Y se nota desde cómo uso el cubrebocas o si me lavé las manos correctamente y después toco una cerradura. O si uso el gel antibacterial. O si respeto la sana distancia.

Han sido meses de valorar las cosas que siempre dí por hecho; como la salud, como la limpieza de la casa, como el tiempo libre para hacer ejercicio. Todo lo anterior me ha hecho, REVALORAR mi amado trabajo.

Hoy valoro mil veces mi trabajo como telefonista, pero mucho más COMO SINDICALIZADA. Porque entre las muchas llamadas y videoconferencias que tengo durante mi día a día, puedo observar a mis vecinos hartos del encierro. Muchos tienen cara de preocupación. Lo que me lleva a pensar que:

  1. Quizá sea por su salud…. Y pienso… En nuestro trabajo nos hacen un chequeo médico anual, que nos permite saber, pero sobre todo PREVENIR O CONTROLAR ENFERMEDADES. Tenemos comedores con comida balanceada, baja en sal y azúcar, con las porciones adecuadas y recomendadas. Y que si bien es cierto, en esta época no están funcionando como de costumbre, es para evitar que sea un punto de contagio.
  2. Quizá sea por sus finanzas. Y es que, cuando el dinero sale por la puerta, el amor salta por la ventana… Y puedo ver que gracias a nuestro Sindicato, ningún compañero o compañera se ha visto afectada en temas salariales, aunque estén resguardadas. Eso nos ayuda a evitar problemas familiares. Nuestro compromiso fue sacar el trabajo adelante, sin poner en riesgo a nadie.
  3. Quizá su cara de angustia sea porque no saben disfrutar a sus seres “ya no tan queridos”. Porque el ocio es el peor compañero… Y nosotros hemos continuado trabajando, cuidando y resguardando cada vez más a las y los compañeros, tomando medidas graduales de confinamiento. Pero teniendo ese equilibrio para mantenernos ocupados.

En resumen, a nosotras y nosotros como telefonistas no nos han afectado el salario, se han tomado medidas para el cuidado de nuestra salud, tenemos un trabajo que nos permite sentirnos útiles, necesarios, importantes.

Creo que hoy, nada le da más gusto a nuestras y nuestros clientes que alguien de Telmex toque a su puerta porque eso significa la solución a sus problemas. Y lo sé porque una amiga que no es telefonista, me lo comentó… Me dijo algo así como… “No sabes cuando llegó el señor de Telmex casi lo abrazaba pero no, porque #SusanaDistancia” Y conociendo a mi amiga, me quedó claro que no fue falta de cariño, fue mera precaución… Pero cuando leí su mensaje, no pude más que sonreír. Sentí mucho orgullo al saber que hay gente que sí valora nuestro esfuerzo y nos lo agradece de corazón, aunque no pueda ser muy efusiva en estos momentos.

Hagamos un esfuerzo desde dónde nos toque estar. A las y los que están resguardados y ya quieren regresar a laborar pero son grupo vulnerable, nos ayudaría mucho que hicieran propaganda entre sus conocidos… Pueden checar los paquetes que ofrecemos, súbanlos a sus redes sociales o seguro tienen algún conocido que tiene broncas con el internet de la competencia. Que la gente sepa que en nosotros puede encontrar un luz en medio de toda esta contingencia. Que somos imparables. Seguramente tendrán un buen amigo dentro de la familia telefonista, que les ayude a “ayudar a alguien más”; haciendo la contratación, la instalación, el cambio de paquete o arreglando alguna falla.

Uno recibe 70 veces 7 lo que da de corazón. Pongamos el corazón en ayudar a alguien que nos necesite. Al primo de un amigo; al amigo, de la amiga del vecino. Tendamos la mano a cualquier persona que nos necesite en estos tiempos tan difíciles y verán cómo ese acto se les regresa multiplicado.

Regresemos un poco a nuestro México, de lo mucho que hemos recibido gracias a este maravilloso Sindicato.

#OrgullosamenteTelefonista

#FuerzaSTRM

#PorAmorAMexico

Selene Arellano
STRM CEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s