Los medios no se destruyen, solo se transforman

El debate mediático se ha agudizado derivado de los efectos de la pandemia, desde la critica por la reactivación hacia una “nueva normalidad”, hasta el mensaje de negación que se promueve por medio de estos. El contenido de los mensajes es la parte que provoca una mayor desinformación social. El neoliberalismo también utiliza a los medios de comunicación, de hecho, los dueños y comunicadores actuales defienden a capa y espada este modelo económico y de gobierno, por ello, los ataques a la actual administración.

Valdría la pena analizar lo que actualmente esta ocurriendo en el espectro mediático, las intenciones y fines que persiguen los contenidos que se insertan en los periódicos y noticieros de radio y televisión, así como, en revistas de entretenimiento, independientemente del formato en el que se publiquen (programas de radio, televisión o contenidos impresos de espectáculos y comedia, por ejemplo) pues todos los contenidos asociados a intereses dependientes de los regímenes anteriores, están conjuntando esfuerzos para influir en la opinión pública y cimentar su postura a partir del fenómeno de la comunicación.

Es indudable que la Covid-19 afectó de forma considerable al modelo capitalista neoliberal, generando una crisis independiente de la predicción de los mercados monetarios o de cualquier análisis financiero de alguna calificadora, dejando en un limbo estructural el modelo con que se extendía la globalización económica, política y social produciendo un desequilibrio del contexto geopolítico y financiero del planeta; sin embargo, los medios tradicionales se han aferrado a la etapa anterior a la pandemia, fingiendo la posible e idéntica reestructuración del modelo, aspecto que se ve muy complicado de recuperar, por lo que, se vuelve indispensable evaluar y buscar una alternativa viable a la nueva normalidad que inevitablemente tendremos que vivir.

Es necesario tomar en cuenta a los medios y redes sociales digitales, que han sido un factor enriquecedor y que, en cierta forma han sido un contrapeso informativo a los medios tradicionales. La infraestructura de telecomunicaciones ha permitido que los medios y redes sociales digitales puedan tener una penetración informativa y de opinión social profunda, en donde cualquiera, de manera democrática y en libre expresión, puede emitir su opinión o análisis de la realidad actual, así como, acceder a distintos contenidos de entretenimiento, haciendo que la crisis de los medios se agudice y se trastoquen sus intereses económicos.

Aunque no todo es color de rosa, ya que las noticias falsas (fake news) tienen una mayor facilidad de viralización por medio de la red y con la factibilidad del anonimato que permiten en muchas ocasiones las redes sociales, las noticias falsas cuentan con un campo fértil para una mejor propagación. La difamación, los insultos y muchas veces la falta de rigor informativo o manipulación de los acontecimientos, son algunos puntos malos con los que cargan los medios y redes sociales digitales; sin embargo, la facilidad con la que se puede tener acceso a información, estudios, libros, cultura, música, nos da motivos para fortalecer el desarrollo en infraestructura e informativo que proporciona la red, además de contar con la pluralidad suficiente para poder elegir un formato informativo o de entretenimiento acorde a las necesidades de nosotros los usuarios.

Es natural que la información libre sea incomoda, que el periodismo sin compromisos se convierta en la piedra en el zapato de actores políticos, pero también la libertad de expresión puede confundirse fácilmente con la irresponsabilidad. Sin embargo, la regulación de las redes no puede ser una opción, dicho otra manera, el ejercicio de la libre expresión no puede regularse.

Tenemos el reciente caso de lo ocurrido entre Trump y la red social Twitter: en este asunto, la red social fundada por Jack Dorssey antepuso un mensaje a los tuits de Trump, señalando la posibilidad de que se tratase de noticias falsas y que enarbolaban la violencia. La respuesta del mandatario estadounidense fue la de intentar cerrar la plataforma, pero hasta el momento ha quedado en una orden ejecutiva en referencia a una especie de regulación de las redes sociales, ya que, según el presidente de los Estados Unidos, por sobre todas las cosas está la libertad de expresión y es verdad, pero, en el caso del mandatario, se trata de que, por medio de Twitter se ha dedicado a enviar mensajes racistas, amenazas de lanzar bombas nucleares y demás tuits relacionados con las amenazas y bravuconerías que le caracterizan.

Twitter ha dado a conocer que sus políticas de convivencia comunitaria son bastante estrictas, independientemente de quien este detrás de las cuentas, sin embargo, la censura a modo de intereses políticos ha reaccionado en su versión más rancia. Este tema ha despertado un debate sobre los contenidos de las plataformas y redes sociales digitales, si la regulación de las mismas es necesaria o si solamente se trata de generar un control de todo lo que se plasma o simplemente, los políticos no soportan la critica o ser corregidos.

Es innegable que las redes sociales han adquirido un poder mediático significativo, pero los usuarios siguen siendo los responsables de la emisión de sus contenidos y mensajes, así las redes se desligan de los efectos mediáticos y sociales de los contenidos que llenan sus plataformas, eso es lo que Trump sostenía: en el caso de los medios tradicionales, estos deben de sufrir las consecuencias de los mensajes emitidos por medio de estos y que las redes no, la cosa aquí es que los medios tradicionales tienen línea editorial, es decir, que sus conductores, guionistas, escritores, periodistas y demás colaboradores se dedican a promocionar al medio para el que laboran y en la mayoría de las ocasiones se deben a los intereses que dicho medio representa o enaltece, sean cuales sean los intereses de los dueños de dichos medios de comunicación y las plataformas solamente prestan el espacio virtual, sin línea editorial, para que los usuarios cuelguen sus propios contenidos.

Históricamente, los medios de comunicación han adoptado la tarea de mantener a la opinión pública controlada, pero en estos tiempos de la digitalización, la opinión de los ciudadanos tiene muchos medios y cuenta con herramientas especiales para hacer valer su punto de vista sobre su realidad, sin dejarse manipular por los medios tradicionales, pero hay casos como nuestro país, donde la misma ley o regulación permiten el sesgo digital y la permanencia de la televisión, ya que el diseño de esta ley de telecomunicaciones y radiodifusión, fue realizada en tiempos del autoritarismo más profundo que ha visto este país, de cuando el gobierno se comportaba como un gerente de discoteca cediéndole y complaciendo al cliente con el que tiene los mayores intereses mercantiles.

La Covid-19 ha sido un disruptor de la vida tal y como la llevábamos, tal y como la concebíamos y definitivamente, también ha venido a ser el detonador del cambio profundo del sistema político, social, económico y mediático. El discurso de la realidad será completamente modificado conforme nos vayamos adaptando a una nueva normalidad inevitablemente. Cada día con mayor frecuencia, las telecomunicaciones y la digitalización, así como las nuevas tecnologías derivadas de estas, formarán parte fundamental de nuestra existencia.

La evolución es parte fundamental de la vida, de las tecnologías, de la política, de la economía, de todo en general. Invariablemente, las ciencias y las tecnologías son parte de esta constante e imparable evolución derivada de la creatividad humana. Como alguna vez lo planteó el físico y químico  Antoine Lavoisier, nada se destruye, todo se transforma y en el entendimiento de una nueva realidad y transformación social, política y económica, los medios no pueden ser la excepción y por más que se nieguen, tendrán que transformarse.

Israel Quiñones – @IsraelQDigital

Prensa STRM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s