Las urbes de Latinoamérica se reinventan para la era pos-coronavirus

Río de Janeiro (Brasil), 30 jun (Sputnik).-Durante meses, las máximas autoridades sanitarias mundiales lo repetían como un mantra: quédense en casa, lávense las manos, eviten aglomeraciones. Para millones de latinoamericanos, como los brasileños que viven apretados en favelas, esas consignas sonaban como una quimera.

Después de un aislamiento social muy irregular, el siguiente reto será repensar las ciudades, y no será fácil, según advierte el director regional de ONU Habitar para Latinoamérica, Elkin Velásquez, en diálogo con Sputnik.

No bastará el “copiar y pegar”. Barcelona, Milán o Nueva York están restando espacio al vehículo privado, cerrando calles al tráfico y transformando en peatonales grandes avenidas, al tiempo que se multiplican los carriles ciclistas para garantizar el necesario espacio entre personas en esta nueva era pandémica. ¿Debe (y puede) Latinoamérica hacer lo mismo?.

Parece difícil. La respuesta es compleja, pero Velásquez remite a la experiencia de la cuarentena. La región, con sociedades muy desiguales y millones de personas bajo la línea de la pobreza, no logró copiar el cierre total de la economía que implantaron los países europeos: “Ante el riesgo de no comer hoy o mañana o de enfermar con el virus muchas familias optaron por asumir el primero”, subraya.

SOLIDARIDAD EN LAS FAVELAS

ONU Habitat destacó en un documento algunas medidas tomadas por los gobiernos de la región en materia de vivienda: la suspensión de desalojos (Argentina, Costa Rica, Colombia, Panamá, entre otros); el aplazamiento o reprogramación del pago del alquiler (El Salvador, Bolivia, Costa Rica, Chile), facilidades para el pago de hipotecas (Bolivia, Colombia, Costa Rica, Perú, México o Guatemala), etcétera.

Brasil no aparece como ejemplo de ninguna política pública, pero Velásquez subraya el llamativo ejemplo de las redes de solidaridad de las favelas, donde los propios vecinos se han unido para repartir alimentos a las familias más vulnerables o incluso han organizado exhaustivos controles para verificar en qué casas había personas con síntomas de covid-19.

“Habíamos sobrevalorado la expectativa sobre la capacidad de respuesta institucional (…) El bienestar de la población ha tenido mucho que ver con las redes familiares y comunitarias. Las redes institucionales de bienestar siguen siendo una tarea pendiente en Latinoamérica”, recuerda el portavoz de la ONU.

En su opinión, las autoridades públicas deberían aprovechar ese liderazgo comunitario de las favelas y otros barrios populares y establecer canales de diálogo para repensar las ciudades del futuro, que por fuerza deberán convivir con la covid-19. “Se necesitará innovación, capacidad de trabajo conjunto y método”, apunta.

CONSTRUIR CIUDADANÍA

Además de crear soluciones satisfactorias para el escenario latinoamericano, el otro gran reto será fortalecer la idea de ciudadanía, de lo común. La pandemia ha desvelado grandes muestras de solidaridad a nivel micro (familia, amigos, vecinos), pero Velásquez asume que para el latinoamericano medio es difícil pensar que sus acciones pueden ser decisivas para toda la sociedad.

Sigue primando un individualismo que en las semanas de cuarentena ha estado simbolizado por las personas de clases altas que en Río de Janeiro, por ejemplo, fueron incapaces de renunciar a tener a una sirvienta en casa, o que seguían dando su paseo matutino por la playa de Ipanema como si lo del aislamiento social no fuera con ellos.

“Las instituciones son reflejo de cómo funcionan las sociedades. En Latinoamérica todavía hay algo francamente indeseable, que es esa cultura del privilegio (…) Todo se ampara en un individualismo extremo. Tenemos facilidad para ayudar a nuestro círculo de amigos y familiares, pero en términos más amplios hay desconfianza”, lamenta Velásquez.

No obstante, hay algunas experiencias de éxito a las que recurrir para buscar inspiración. Cita el caso de Antanas Mockus, quien como alcalde de Bogotá en los años 90 consiguió instaurar un sentimiento de civismo y pertenencia a la ciudad con originales campañas de concienciación para regular la vida nocturna o fomentar el ahorro de agua, por ejemplo. “Tuvo como efecto la construcción de confianza”, dice Velásquez. (Sputnik)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s