Fibra óptica, el medio de transporte para el ecosistema digital

Partamos que las redes de cobre se diseñaron inicialmente para ofrecer el servicio de voz, la banda de frecuencia para ofrecer este servicio, con una calidad aceptable, está en el rango de 100 hz a 3.4 Khz, esta característica permite que la transmisión sea resistente a diferentes interferencias y/o distorsiones del medio, como son campos electromagnéticos o la degradación por condiciones climáticas, otorgando un amplio margen de estabilidad en la comunicación. Para llevar la voz al usuario final se desplegaron cables de cobre de diferentes capacidades, calibres y múltiples derivaciones tanto en zonas urbanas como en rurales, que cumplían con los parámetros eléctricos y mecánicos establecidos para este servicio.

Con el paso del tiempo, la evolución tecnológica impulsó la comercialización del servicio de internet, las tecnologías usadas para ello transitaron de usar frecuencias en el orden de los 3khz a las superiores a los 30 khz, el manejo de altas frecuencias hacen a las redes de cobre mas vulnerables a las interferencias electromagnéticas y distorsiones mecánicas y lo que era aceptable para la voz se convierte en un problema para la transmisión de datos, la propia evolución y las cuestiones económicas, obligaron a los operadores a desarrollar tecnologías y dispositivos que permitieran seguir explotando la red existente y que aprovecharan de manera selectiva las frecuencias no distorsionadas, deshabilitando las dañadas. Sin embargo, los cambios en el sector de las Telecomunicaciones siguen su curso de manera exponencial, desarrollando nuevos protocolos y estándares de comunicación alámbrica e inalámbrica, que contienen técnicas avanzadas de transmisión y recepción que permiten mejorar la velocidad de transferencia, el ancho de banda, la calidad de transmisión, la latencia y la capacidad de dispositivos conectados a la red; estos cambios vienen acompañados de un gran ecosistema digital que requerirá que el servicio de internet funcione de manera óptima, para lograrlo, las redes de cobre no son la opción, es imperante que este tipo de redes se sustituyan por un medio confiable, a prueba de interferencias electromagnéticas, robusto y seguro, características que sin duda están presentes en la fibra óptica; hasta las tecnologías inalámbricas como la 5G requieren de este medio para su funcionamiento.

Por todo lo anterior, consideramos que la inversión en redes de fibra óptica debe continuar y acelerar su ritmo, será la única forma de seguir vigentes en el nuevo ecosistema. Actualmente, Telmex cuenta con 3.4 millones de usuarios con FTTH contra 6.8 millones de clientes que continúan dentro de la red de cobre o mixta (TBA), a nivel mundial el promedio de las velocidades de conexiones fijas es de 73.50 Mbps y de acuerdo a especialistas incrementa un 35% cada año, si queremos retomar el liderato que teníamos como una de las mejores empresas de telecomunicaciones a nivel mundial deberemos, entre tantas acciones, seguir aumentando la red de fibra óptica con todo lo que esto conlleva.  

J Jesús García Arreguín @JGArreguin

Comisión Nacional de Calidad, Productividad y Competitividad

CEN – STRM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s