CCE busca incluir incentivos fiscales en reforma a pensiones

Antes de que se publique la iniciativa de reforma a pensiones en la Gaceta Parlamentaria para su discusión y aprobación, representantes del sector privado buscan incluir  aspectos que no se anunciaron en la presentación.

“Son ocho aspectos que no estuvieron en el acuerdo porque el acuerdo se concentró en los temas paramétricos, pero vamos a buscar que se incluyan. Son temas adicionales que estaban en la propuesta y ya en los textos de iniciativa se va seguir con toda la negociación para incluirlos porque consideramos que son importantes”, dijo en videoconferencia Guillermo Zamarripa, integrante de la Comisión de Seguridad Social y Pensiones del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Uno de los aspectos que se quieren incluir en la incitativa es que “la gente que quiera seguir trabajando después de los 65 años, ya no aporte porque en esos 66, 67 y 68 años van a seguir recibiendo su sueldo y con ello, las empresas tengan un cierto descanso en términos de costo; entonces, serían más años de trabajo, menos años de retiro y más pensión”.

Otro aspecto que se sugiere es que “se devuelva a 100% la deducibilidad de los planes de previsión social, los cuales bajaron de 100 a 53% con la reforma fiscal que se hizo en el 2014”, dijo el actuario Jorge López Pérez, representante de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) ante la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) en otra videoconferencia.

Trabajadores independientes

Zamarripa expuso que otro punto que se busca agregar a la iniciativa es incluir a los trabajadores independientes bajo el esquema de aportaciones obligatorias, utilizando figuras como la del Plan Personal de Retiro en condiciones similares al resto de los trabajadores.

Bernardo González, presidente de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), adelantó en la presentación de la iniciativa que se está considerando que los trabajadores independientes puedan hacer aportaciones de 2,000 pesos al mes durante 15 años, para que, una vez que cumplan con la edad de retiro tengan acceso a una pensión mínima garantizada.

Otros puntos que se quiere agregar a la iniciativa son los relacionados a flexibilidad a mujeres y hombres que salen del mercado laboral por el cuidado infantil, así como mitigar el riesgo de longevidad mediante un seguro de sobrevivencia cuyo costo lo asumirá el Estado.ARTICULOS INTERESANTES

Aumento en aportaciones a 15% no es un impuesto

El aumento en las aportaciones para el retiro de 6.5 a 15% como se propone en la iniciativa de reforma a las afores, no representa un impuesto ni tampoco un efecto adverso en los empleos formales y en los salarios que perciben los trabajadores, afirmó Guillermo Zamarripa.

“Esto hay que verlo en su justa dimensión, ésta es una contribución para el ahorro de los trabajadores, no es un impuesto, ese dinero se va a una cuenta individual que es del trabajador. Esto nos ubica a un nivel cercano a estándares internacionales y nos pone a un nivel más competitivo si consideramos también el ahorro de la vivienda”, expuso.

El gobierno aportará más para quienes perciban menores ingresos y la empresa contribuirá más para los de mayores ingresos.  Si el trabajador percibe un salario mínimo, el gobierno aporta 8.724%, y para los que perciban cuatro Unidades de Medida y Actualización (UMA) aportará 1.798 por ciento. Si el trabajador percibe un salario mínimo, el patrón aportará 5.151%, y si el ingreso es de 25 UMA, la aportación sería de 13.875 por ciento. “Entonces, los que ganan un salario mínimo, el gobierno cubre 100% el aumento, y en los que perciben 4 UMA, el gobierno asume 21% del aumento y la empresa 79% (…) el monto de la cuota social diaria sería de 10.75 pesos para los trabajadores que ganan un salario mínimo y se reducirá gradualmente para ser de 6.25 pesos diarios para los trabajadores con ingresos de 4 UMA”, expuso.

No se fomenta la informalidad laboral

Para Zamarripa, el aumento de las aportaciones patronales no significará aumento en la informalidad por posibles despidos o reducciones en los salarios. Recordó que, si esta reforma se aprueba y entra en vigor en el 2021, el aumento a las aportaciones se aplicaría a partir del 2023 y el aumento será  gradual.

“El aumento va ser hasta 2023 y con un incremento de 1%, lo cual es muy manejable en términos de montos, de las negociaciones salariales y laborales. No creo que lleve a un tema de menores salarios por la transición que se da, la cual permite (a la empresa) absorberlo perfectamente en los modelos de negocio”.

Zamarripa indicó que la reducción de semanas de cotización de 1,250 a 750, permite que más personas puedan acceder a la pensión mínima garantizada, pues de no hacerlo sólo 24% de los trabajadores que cotizan con el régimen de 1997 tendrían acceso a una pensión.

“Se propuso que la pensión mínima garantizada se base en función de las semanas, salario y edad, de tal manera que una persona de 60 años con 750 semana tendría acceso a una garantía de entre 0.7 y 2.2 salarios mínimos. Se logra una red de protección más efectiva, sobre todo para quienes tienen poco más de ingresos de tres o cuatro salarios”.

Puntos no incluidos en el acuerdo:

  1. Impulsar las aportaciones voluntarias y complementarias facilitando la deducibilidad de impuestos.
  2. Realizar ahorro voluntario con esquema opt-out para los trabajadores que ganen más de 3 SM.
  3. Incluir a los trabajadores independientes bajo el esquema de aportaciones obligatorias.
  4. Incorporar aspectos de género a la propuesta como, flexibilidad a mujeres y hombres que salen del mercado laboral por cuidado infantil.
  5. Incorporar condonación de semanas sin cotizar después del periodo dedicado al cuidado del hijo recién nacido.
  6. Condonación de la cuota de aportación de la empresa a trabajadores que sigan cotizando después de los 65 años y un estímulo fiscal para estos trabajadores que posponen su jubilación.
  7. Modificar la deducibilidad fiscal para que sea a 100%, sólo para los planes privados de pensión y  personales de retiro.
  8. Mitigar el riesgo de longevidad mediante un seguro de sobrevivencia a partir de una edad determinada (por ejemplo 90 años).

Con información de El Economista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s