México enciende la televisión educativa para evitar el rezago escolar

Ciudad de México, 14 ago (Sputnik).- La televisión pública y privada de México se preparan para tener un papel central en la educación a distancia en el ciclo escolar 2020-21 que comienza el 24 de agosto. Destacados expertos en educación aún tienen dudas importantes sobre la forma cómo se aplicará en firma masiva un sistema diseñado hace más de 40 años, que educaron a través de las pantallas televisivas a generaciones que ahora son adultas.

El secretario (ministro) de Educación, Esteban Moctezuma, explicó que más de 30 millones de estudiantes reiniciarán sus clases la última semana de este mes, pero que mientras la contingencia sanitaria se mantenga las actividades escolares se realizarán a distancia.

El regreso a clases se hará a distancia, “ya sea por televisión, Internet o radio”, anunció la semana pasada el funcionario.

La programación de televisión educativa se difundirá a través de las emisoras públicas y las cuatro cadenas privadas del país.

Esas compañías recibirán el equivalente a más de 20 millones de dólares como compensación, precisó Moctezuma, al presentar la decisión junto con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Más de 4.550 programas de televisión y 640 de radio en español y más de 20 lenguas indígenas serán transmitidos en el próximo año escolar.

La adjudicación del millonario contrato que incluye a las dos grandes cadenas nacionales, Televisa y TvAzteca, y otras dos medianas, Imagen y Milenio, concentran la mayor parte de frecuencias de televisión todo el país.

REGRESO DE GIGANTES

Los dos gigantes televisivos integran dos poderosos conglomerados económicos del país, que han gozado de tratos preferentes de parte de gobiernos anteriores.

Ese detalle causó cierto escozor entre los críticos, porque el anuncio se hizo después de que los presidentes de esas corporaciones acompañaran a López Obrador en su primer viaje internacional a una cena ofrecida por el presidente de EEUU, Donald Trump, en la Casa Blanca a comienzos de julio.

Moctezuma salió al paso esgrimiendo que el uso de la televisión se hizo evidente en la Encuesta Nacional sobre Uso de Tecnologías en la Educación de 2019, una herramienta demoscópica producida por un organismo estatal.

La revelación es sorprendente: nueve de cada diez mexicanos tienen acceso a las transmisiones televisivas, mientras que solo cuatro de cada diez tienen algún acceso a Internet.

DE VUELTA AL SIGLO XX

La experiencia de televisión educativa no es nueva en México: apareció en 1968, cuando el Gobierno comenzó a utilizarla como parte de una estrategia para cerrar las brechas educativas.

Guadalupe Martínez, doctora en pedagogía de amplia experiencia y autora de una investigación sobre educación a distancia, consultada por Sputnik, dijo que “hay una ventaja en cuanto a la experiencia que tiene México en televisión educativa y cultural”.

Esa acumulación de conocimiento “se puede observar en las producciones para la Telesecundaria, el Telebachillerato, el Canal Once, Canal 22 y TV UNAM”, canal de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Solo en 2019, un total de 18.743 instituciones educativas del país brindaban programas de educación a 1,5 millones de estudiantes, apoyadas en estas plataformas de televisión.

Por su parte, Alfredo Díaz, director comisionado de Telesecundaria en el poblado de Buenavista, Michoacán (sur), dijo a Sputnik que en ese estado con costa al Pacífico, la experiencia ha sido positiva, aunque los recursos de las familias no son siempre los mejores.

Desde el inicio de la pandemia de covid-19 “sólo el 20 por ciento de los estudiantes tuvo un cumplimiento del 100 por ciento de las actividades, el 60 por ciento cumplió con apenas una tercera parte”, indicó.

El especialista es responsable de casi un centenar de alumnos que atienden sus cursos por televisión, quienes combinan las transmisiones con labores agrícolas, en el cultivo de tomates y pepinos.

“Muchas veces, el problema es que un estudiante no tiene saldo en su celular para los resultados de enviar sus actividades”, señala el experto.

Antes de la pandemia, sus alumnos se turnaban para acudir una vez por semana a recibir tutorías, entregar sus deberes y recibir material de apoyo, pero incluso estas actividades se han visto suspendidas debido al distanciamiento social.

CUANDO MÁS ES MENOS

La doctora Martínez, quien trabaja en el Centro de Investigación Educativa Hidalgo, señala que el problema es que muchos jóvenes maestros conocen mejor actividades pedagógicas en línea o digitales, e incluso mecanismos más simples como un vídeo en YouTube, que son muy diferentes en su manejo al de una sola emisión educativa.

“Tendrán que ser más propositivos”, señala la experta en pedagogía a distancia y formación de maestros.

El caso más preocupante será el de los alumnos de primaria, considera Juan Carlos Silas, investigador del Departamento de Sicología y Educación de un centro jesuita de estudios superiores en Guadalajara (suroeste).

“Un niño pequeño escucha o ve un programa y algo aprenderá, pero eso es muy distante a un aprendizaje más activo o por descubrimiento”, indicó a Sputnik el experto del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de esa ciudad, capital de Jalisco.

En suma, la actual programación de televisión educativa está pensada para suplir las carencias de cobertura, más que de calidad en educación. (Sputnik)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s