¿Se encamina López Obrador hacia un “ajuste de cuentas” contra sus antecesores?

Ciudad de México, 18 Ago (Sputnik).- Las revelaciones del detenido exdirector de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, sobre los sobornos pagados por la brasileña Odebrecht, a cambio de contratos, abrirían paso a un inédito proceso judicial contra dos expresidentes: Enrique Peña Nieto (2012-2018) y Felipe Calderón (2006-2012).

El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió el lunes a la Fiscalía General de la República que un video que el exdirector de Pemex (2012-2016) entregó a las autoridades a cambio de disminución en la sentencia y enfrentar el proceso en libertad condicional, sea divulgado públicamente en los medios y redes sociales.

El propósito es que se haga público todo su contenido y especialmente en lo que se refiere a quiénes son los implicados en el caso de los sobornos y otras acusaciones de corrupción, dijo el jefe del Ejecutivo.

“Sin entorpecer las investigaciones, ni con una actitud injerencista, respetando la división de poderes, creo que el pueblo de México tiene derecho a saber toda la verdad”, señaló López Obrador durante su habitual encuentro con la prensa.

Lozoya, quien fue presidente de Pemex durante el gobierno de Peña Nieto, fue detenido en Málaga a principios de este año y llegó extraditado desde España a México en julio pasado, para responder por acusaciones de lavado de dinero, cohecho y fraude por sus actuaciones como máximo directivo de la petrolera.

“No sé cuál sería el procedimiento a seguir para que la Fiscalía o la instancia correspondiente del Poder Judicial informara sobre esta denuncia; desde luego con todos los implicados y con todo el manejo del dinero, con la entrega de los sobornos, que se pueda ver en redes sociales, en la televisión el video que se asegura entregó el señor Lozoya a la Fiscalía”, añadió López Obrador.

UN GIGANTE DESCOMPUESTO

Pemex es una de las principales fuentes de recursos para el fisco mexicano, pero su aporte pasó de ser el 40 por ciento a principios del siglo XXI a menos del 20 por ciento actualmente.

“Aunque ocupó un cargo extremadamente poderoso no pudo haber actuado silenciosa y solitariamente, Pemex se dirige y administra en forma conjunta por el Consejo de Administración” recordó a Sputnik, la experta Fabiola Navarro, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Junto con él (Lozoya) tendrán que ser llamados a responder otros exservidores públicos del círculo del entonces presidente Peña Nieto, entre ellos, cuatro exsecretarios de Estado: de Hacienda, Energía, Economía y Medio Ambiente”, añadió Navarro.

Uno de esos integrantes del gabinete de Peña Nieto es Luis Videgaray, uno de sus más cercanos colaboradores e impulsor de su candidatura presidencial en 2012.

Aunque, al asumir el poder en 2018, López Obrador señaló que el Gobierno federal no se iba a comprometer en una escalada de revanchismo para destruir a sus antecesores -contra quienes perdió la presidencia en los comicios de 2006 y 2012- sino que se ocuparía de los grandes retos que implicaba el futuro de México y evitar que la corrupción se repitiera.

Inclusive dijo que había “perdonado” al expresidente Felipe Calderón, quien afirma que se robó las elecciones de 2006.

Pero ahora, ante la inminencia de las elecciones intermedias de 2021 para renovar todo el Congreso y la mitad de los gobiernos de los estados de la federación mexicana, sus prioridades parecen haber cambiado, opinan analistas.

El tema de la corrupción parece ofrecer al mandatario una veta que produciría réditos electorales, sobre todo cuando por otro lado los electores podrían pasarle factura por los resultados en el manejo de la pandemia de covid-19 y el desastre de la economía.

CAMPAÑA PERMANENTE

“Es por eso que López Obrador desde su púlpito mañanero reta a sus opositores a que se bajen al ring y en vez de señalar su ineficiencia, los reta a enfrentarse en torno a la corrupción”, indica a Fernando Vázquez, autor de un ensayo sobre ‘Derecho Electoral y Democracia en México’.

“Las oposiciones cometerían un grave error estratégico si se enredan en el espectáculo del caso Lozoya; si optan por migrar al debate anticorrupción, perderán la elección”, subraya a Sputnik Vázquez quien tiene una maestría en derecho en Harvard.

López Obrador multiplicó su apuesta el lunes al anunciar que los propósitos de las investigaciones sobre corrupción en Pemex deben ser, en primer lugar, saber la verdad de lo ocurrido; en segundo lugar, recuperar los recursos del estado que hayan sido dilapidados y, en tercer lugar, determinar mediante un referendo si deben juzgarse los expresidentes.

“Si están involucrados los expresidentes, como lo he venido diciendo, consulta ciudadana, para que el pueblo decida si se les juzga o no”, señaló el Presidente.

No faltan las críticas de quienes observan en esa votación una nueva puerta a la impunidad. (Sputnik)

Víctor Flores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s