El mundo en tensión a la espera de una vacuna efectiva anticovid

Moscú, 24 sep (Sputnik).- Cuando es casi evidente la aparición de la llamada segunda ola del covid-19 o el repunte de los casos, el mundo se aferra a la esperanza de que, más temprano que tarde, comiencen a producirse una o varias vacunas que sean efectivas y frenen la pandemia.

Actualmente son muchas las empresas e instituciones científicas que trabajan en la búsqueda de una vacuna que ayude a contener la expansión de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, detectado por primera vez a finales de 2019.

“Se están llevando a cabo ensayos clínicos y preclínicos con casi 200 vacunas contra la covid‑19. La historia del desarrollo de vacunas nos dice que algunas fracasarán y otras tendrán éxito”, destacó el pasado lunes 21 el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien agregó que no hay “ninguna garantía de que alguna de las vacunas actualmente en desarrollo vaya a funcionar”.

Para el directivo es importante que haya muchas entidades trabajando en este tema, pues “cuantas más vacunas se desarrollen, mayor será la probabilidad de que consigamos una vacuna segura y eficaz”.

Según los protocolos de la OMS, una vacuna candidata debe completar tres fases de ensayos clínicos para ser aprobada para la producción industrial. La misma estará lista para pasar a la producción industrial si logra superar las tres fases y proporciona pruebas claras y definitivas de su seguridad y eficacia.

RUSIA A LA VANGUARDIA

Uno de los países más adelantados en el trabajo para encontrar un medicamento eficaz es Rusia, que registró oficialmente la vacuna Sputnik V (nombre comercial), desarrollada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, el pasado 11 de agosto, en virtud de una disposición del Gobierno que facilita los trámites para registrar un fármaco esencial para prevenir o resolver una situación de emergencia.

La vacuna pasó dos fases de pruebas y la tercera y definitiva se lleva a cabo en la actualidad. Según sus desarrolladores, Sputnik V genera hasta dos años de inmunidad.

Mientras que esta semana se anunció que el Ministerio de Salud de Rusia espera concluir para mediados de octubre el registro de otra vacuna (EpiVacCorona), desarrollada por el centro de virología y biotecnologías Vector, que concluirá el 30 de septiembre la segunda fase de las pruebas clínicas.

De momento el Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI) ya trabaja en la producción masiva de Sputnik V. “Esperamos que para finales de diciembre logremos producir unos 10 millones de dosis de la vacuna al mes”, dijo el director de la organización, Kiril Dmítriev, que adelantó que dicho nivel de  producción permitirá vacunar a todos los que lo deseen en Rusia en un plazo de seis a nueve meses.

OTRAS VACUNAS

La corporación estadounidense Johnson & Johnson comenzó la fase 3 de sus ensayos de una posible vacuna contra el covid-19 (JNJ-78436735) de inyección única, informó este miércoles la compañía en un comunicado de prensa. La etapa final del estudio se llevará a cabo con 60.000 adultos voluntarios en Estados Unidos, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Sudáfrica, según el comunicado.

La de Johnson & Johnson es la cuarta vacuna candidata que ingresa a las pruebas de etapa tardía en Estados Unidos, después de Moderna, Pfizer BioNTech y AstraZeneca.

Por su parte, las autoridades de Reino Unido planean efectuar experimentos médicos con seres humanos para comprobar si realmente sus candidatas a vacuna contra el coronavirus son efectivas, desveló este jueves el periódico Financial Times, que apuntó que los ensayos podrían iniciarse en enero de 2021. Actualmente dos instituciones trabajan en la búsqueda de la vacuna, la Universidad de Oxford y el Imperial College.

En julio pasado, la empresa china Sinovac Biotech inició las pruebas de su vacuna en voluntarios de Brasil e Indonesia, tras no detectar ningún efecto adverso grave en los ensayos anteriores. También está en fase de ensayos clínicos la candidata de la farmacéutica china Sinopharm.

Las compañías y centros científicos que desarrollan las principales candidatas esperan que su vacuna sea aprobada para finales de año, aunque la OMS ha dicho que no espera ver vacunaciones extensas contra covid-19 hasta mediados de 2021.

PLAZOS Y TEORÍAS

Sobre el fin de la pandemia o la normalización de la situación mundial se han dado diversos plazos y se han ofrecido muchas teorías, pero la verdad es que hay que esperar. Ya hace un tiempo el presidente ejecutivo de India’s Serum, la productora de vacunas más grande del mundo, afirmó que una vacunación general a nivel global no será posible hasta 2024.

Mientras que para el fundador de Microsoft, Bill Gates, la pandemia de covid-19 terminará en 2022 en el mejor de los escenarios, según declaró en una entrevista con Fox News. El magnate aclaró que espera por la vacuna contra el virus a principios de 2021 y cree posible que EEUU vuelva a la normalidad el próximo verano.

Uno de los grandes temas de debate es sobre el tiempo de inmunidad, pues todavía no hay datos que avalen los resultados y por ahora se habla de una inmunidad temporal, en muchos casos de un año, –aunque los científicos rusos hablan de dos y tres años para sus vacunas–, la praxis es la que confirmará esos datos.

Uno de los grandes temores es el llamado nacionalismo de las vacunas, la campaña en la que los países ricos se aseguran el mayor número de dosis para sus habitantes.

La subdirectora general de la OMS, Mariângela Simão, responsable del acceso a medicamentos y productos sanitarios, resaltó recientemente la importancia de mantener bajo control el nacionalismo de vacunas. “El desafío será garantizar un acceso equitativo, que todos los países tengan acceso, no solo aquellos que pueden pagar más”, según cita BBC.

Desde abril la OMS trabaja de conjunto con la Comisión Europea y muchos socios el Acelerador de herramientas de acceso a covid-19, “para acelerar el desarrollo y la fabricación de vacunas, diagnósticos y terapias, y para garantizar un acceso justo y equitativo para todos los países”, recordó el lunes Adhanom Ghebreyesus.

El director general de la OMS recalcó que “el objetivo general del Centro COVAX es garantizar que todos los países tengan acceso a las vacunas al mismo tiempo, y que se dé prioridad a los que corren mayor riesgo, incluidos los trabajadores de la salud, las personas mayores y otras personas con mayor riesgo”.

Por lo tanto toca esperar, mantener las medidas preventivas, usar mascarilla, respetar la distancia social y confiar en la ciencia. (Sputnik)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s