Nobel de Economía, a estudiosos de las subastas “perfectas”

El Premio Nobel de Economía fue concedido este lunes a los estadunidenses Paul Milgrom y Robert Wilson, dos expertos en subastas perfectas, cuyo trabajo innovador ha sido utilizado en particular para la asignación de frecuencias de telecomunicaciones y horarios de aterrizaje y despegue en las terminales aéreas.

El premio les fue otorgado por mejorar la teoría de las subastas e inventar nuevos formatos de almonedas, en beneficio de los vendedores, compradores y contribuyentes de todo el mundo, dijo el jurado de la Academia Sueca de Ciencias.

El trabajo de Wilson, de 83 años, mostró por qué los compradores racionales tienden a pujar por debajo de su estimación del valor común, es decir, que el valor es incierto antes pero, al final es el mismo para todos.

A los postores les preocupa la maldición del ganador, pagar demasiado y salir perdiendo, comentó el jurado.

Milgrom, de 72 años, complementó la idea con teorías sobre valores privados, cuando el valor percibido de algo difiere de un postor a otro, y demostró que un formato de subasta le dará al vendedor mayores ingresos esperados cuando los compradores se enteran de los valores estimados de cada uno durante el proceso de licitación.

En conversación telefónica con los periodistas en Estocolmo, Wilson dijo que el anuncio había sido una noticia muy feliz y que a pesar de su investigación nunca había participado en una subasta.

Los trabajos de Milgrom y Wilson nos dan una mejor comprensión de cómo deberíamos diseñar las subastas, consideró el miembro del jurado Peter Fredriksson.

Desde la venta de electricidad hasta la publicidad online, y con el objetivo de asignar los activos de la mejor manera para la economía, las subastas son extremadamente importantes (…) estos nuevos formatos están al servicio de la sociedad en todo el mundo, añadió Fredriksson.

El nuevo modelo de subasta fue llevado a la práctica por las autoridades estadunidenses en 1994 para vender frecuencias de radio a los operadores de telecomunicaciones y que son aplicadas por los gobiernos de todo el mundo en el actual despliegue de las redes 5G.

El trabajo de los dos economistas, ambos profesores de Stanford, también se ha aplicado a los mecanismos de asignación de las franjas horarias de los aeropuertos.

El Premio Nobel de Economía de 10 millones de coronas suecas (1.14 millones de dólares) y una medalla de oro no es uno de los cinco originales creados en el testamento de Alfred Nobel.

Con información de La Jornada/Economía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s