La IP financiará infraestructura eléctrica

Ante la insuficiencia presupuestaria para expandir las obras de infraestructura eléctrica, el gobierno federal recurrirá al financiamiento a través de los Pidiregas con un monto para el próximo año de 9 mil 360 millones de pesos, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2021.

Para el próximo año se podrán comprometer nuevos proyectos de infraestructura productiva de largo plazo de inversión directa y de inversión condicionada correspondientes a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), expone el documento.

De acuerdo con el tomo siete del Presupuesto de Egresos para 2021 se tiene contemplado utilizar este esquema en la construcción de la Central de Combustión Interna Baja California Sur VI con una capacidad de generación de 42.26 megavatios, con una inversión inicial de mil 877 millones 292 mil 340 pesos en el ejercicio fiscal de 2021.

Los denominados Proyectos de Infraestructura con Impacto Diferido en el Registro de Gasto (Pidiregas), surgieron al final de la administración del presidente Ernesto Zedillo (primero de diciembre de 1994-30 de noviembre de 2000) para financiar con recursos privados las obras de infraestructura en el sector energético, ante la astringencia financiera. Los Pidiregas son un esquema de inversión (exclusivo ahora para CFE) sustentando en financiamiento proveniente de inversionistas privados, donde el sector público comienza a pagar esta inversión, con recursos presupuestales, una vez recibidos los proyectos a entera satisfacción de la CFE. Los Pidiregas tienen dos modalidades, la inversión directa y la inversión condicionada.

La inversión directa incluye aquellos proyectos en los que, por la naturaleza de los contratos, se asume una obligación directa y firme de adquirir ciertos activos productivos. La CFE suscribe contratos, los cuales, al recibir a satisfacción los activos y estando éstos en condiciones de generar los ingresos que cubran su costo, se obligan a liquidar su valor de adquisición, con base en la estructura financiera previamente acordada y autorizada.

Por su parte, la inversión condicionada “no implica un compromiso inmediato y firme de inversión por parte de la CFE, pero si la compra de los bienes y servicios producidos con activos propiedad de empresas del sector privado o social, que fueron construidos bajo especificaciones técnicas definidas por la entidad contratante… no se adquiere el activo (inversión) ni se cubren intereses, sólo se realizan pagos por los bienes y servicios adquiridos por la entidad.

Únicamente bajo ciertas condiciones explícitas en los contratos y principalmente asociadas a incumplimientos de pago o causas de fuerza mayor, la entidad estaría obligada a adquirir dichos activos para lo cual sería necesario contratar una deuda y solamente bajo estas circunstancias, dicha adquisición condicionada es la que es susceptible de tener el tratamiento de Pidiregas.

Los últimos informes oficiales precisan que el monto autorizados para proyectos aprobados en ejercicios anteriores y para nuevos proyectos de la CFE en inversión directa ascienden a 727 mil 88 millones de pesos y en inversión condicionada suman 349 mil 293 millones para una deuda total bajo estas figuras de Pidiregas de un billón 76 mil millones de pesos.

Con información vía La Jornada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s