STPS: conciliación, apuesta de la justicia laboral

La conciliación es la apuesta que privilegiará la solución de conflictos laborales en el país y serán 45 días el tiempo que lleve dirimir el conflicto entre patrones y trabajadores al lograr acuerdos pero en caso de que no suceda así pasarán al tribunal laboral donde se pronostica que en seis meses se resuelva el conflicto. En un acto protocolario el gobierno federal dio el banderazo de salida a ocho entidades de la República Mexicana para empezar operaciones con el nuevo modelo laboral, para lo cual establecieron los Centros de Conciliación y Registro Laboral, así como el inicio de los Tribunales Laborales, dependientes del Poder Judicial.

“La apuesta es por la conciliación, y en un periodo de 45 días se pueden lograr acuerdos y solo aquellos que no puedan resolver sus diferencia, a través del diálogo, pasará a través de tribunales laborales con juicio de no más de seis meses”, dijo Luisa María Alcalde Luján, secretaria de Trabajo y Previsión Social.

Agregó  que “hoy inicia un proceso histórico, después de años de espera y décadas de lucha. Vemos implementada la primera etapa del nuevo modelo laboral, un modelo que rompe con paradigmas y vicios del pasado e inicia una transformación, haciendo realidad la libertad, democracia y el acceso a la justicia en el mundo de trabajo”.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que se hace realidad un cambio profundo y estructural en la justicia laboral. Durante la presentación de la primera etapa del Nuevo Modelo Laboral, en Palacio Nacional, el mandatario destacó que esta reforma, además de coincidir con los ideales de su gobierno, es una respuesta a la petición que se formuló desde Canadá y Estados Unidos como requisito para la firma del nuevo tratado de libre comercio.

Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia, describió como histórica a la forma al Sistema de Justicia Laboral y Negociación Colectiva, ya que marca la transición a un modelo de resolución de disputas laborales en sede jurisdiccional en el que, “por primera vez, jueces, juezas independientes e imparciales, serán los encargados de adjudicar los derechos de las partes desde una perspectiva normativa constitucional”.

Los principales elementos de esta transformación son que el proceso de conciliación queda en manos del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) y los centros de conciliación de los estados. Los tribunales laborales realizarán juicios orales, ágiles, modernos, expeditos y en presencia de un juez. Además, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, así como las Juntas de Conciliación locales, de dichas entidades, cierran sus ventanillas, ya no recibirán nuevos casos y solo se dedicarán a terminar sus asuntos pendientes; se establece la democracia sindical como la vía para la aprobación de las principales decisiones de un sindicato; y se privilegia el voto personal, libre, directo y secreto de los trabajadores.

Con información vía El Economista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s