TENDENCIAS: ‘Home office’, la nueva alternativa que ya es ley

La emergencia sanitaria y el confinamiento para evitar la dispersión en los contagios de covid-19 motivó nuevas formas de relacionarnos como sociedad, echando mano de las herramientas tecnológicas a nuestra disposición para que, en la medida de lo posible, podamos seguir con ciertas actividades de la vida diaria.

Una de las tantas consecuencias de la pandemia ha sido el aumento considerable del trabajo en casa, teletrabajo o home office, como también se le conoce. Se considera como teletrabajo a cualquier actividad remunerada que se realice en lugares distintos al establecimiento de la empresa y se realiza principalmente con tecnologías de la información y comunicación.

Miles de empresas en todo México tuvieron que adoptar esta forma de trabajo para que las y los trabajadores cumplieran con sus responsabilidades desde casa y así evitar tres cosas fundamentales: 1) el despido de trabajadores, 2) el cierre de empresas y 3) el contacto o la concentración de personas en espacios pequeños.

De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en los primeros seis meses de 2020, el tráfico de sitios web y uso de aplicaciones relacionadas con el teletrabajo en todo el mundo aumentaron en 324%.

Es cierto que esta forma de empleo permitió más flexibilidad en algunas actividades laborales, pero la realidad también apunta que la misma trajo consigo algunas quejas que en cierta medida iban en contra de los derechos del trabajador.

Una de las consideraciones más frecuentes por parte de las y los trabajadores es que las empresas no estaban respetando los horarios laborales.

Ha existido un aumento en la percepción de que las jefas y los jefes comenzaron a pedir más tareas de lo habitual o que el trabajador debía estar siempre disponible.

Al mes de junio de este año, el termómetro laboral de OCC Mundial apuntaba que casi 7 de cada 10 mexicanos consideraba que con el home office se tenía que trabajar más o las cargas de trabajo eran mayores.

Como consecuencia de lo anterior, el Congreso Federal aprobó una reforma a la Ley Federal del Trabajo para regular el home office, misma que busca cambiar la dinámica laboral para quienes trabajan desde casa.

Entre los cambios aprobados destaca que las condiciones de trabajo se deben especificar en un contrato y que los patrones deben proporcionar los equipos necesarios para el teletrabajo, por ejemplo, el equipo de cómputo o impresoras en caso de utilizarlas.

También, los patrones deben asumir los costos de los servicios de internet y la parte proporcional de electricidad. Un elemento esencial es que se deben respetar los horarios de “desconexión”, es decir, se reconoce el derecho a la privacidad del trabajador, con lo que no estará obligado a contestar llamadas, mensajes o correos electrónicos fuera de su jornada laboral.

En América Latina, nuestro país es la quinta nación en legislar sobre el tema, algo que Colombia hizo desde 2008. Costa Rica, Perú y Panamá también tienen regulado el teletrabajo en sus leyes.

Considero que esta modalidad de empleo será de gran beneficio una vez superada la pandemia. Con ella, la persona trabajadora reducirá su tiempo y gasto en traslados, permitiendo destinar esos recursos para otras actividades que le generen mayor utilidad.

Por el momento, confiemos en que la aplicación de la reforma traiga consigo los resultados previstos en el corto plazo, logrando mejores condiciones laborales para salir juntos de la crisis económica mientras esperamos resurgir de la crisis sanitaria.

Con información vía Milenio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s