Entre la resistencia y la esperanza: la histórica huelga en Notimex, la agencia estatal de noticias de México, cumple un año

La primera huelga iniciada durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador cumple un año marcada por la resistencia de las y los trabajadores de Notimex, la agencia estatal de noticias de México; las controversias protagonizadas por su directora, Sanjuana Martínez, y las incumplidas promesas presidenciales de una pronta solución.

El 21 de febrero de 2020, decenas de trabajadores comenzaron el paro en reclamo a las violaciones a derechos laborales que incluyeron despidos masivos, amenazas, ataques y campañas de difamación contra los huelguistas.

Hoy el conflicto, que es inédito en el sistema de medios del país, tanto públicos como privados, ha atravesado la pandemia de coronavirus y se traduce en la permanencia de campamentos en las dos sedes de la agencia y uno más en otra oficina que la dirección instaló de manera irregular, ya que las autoridades habían ordenado el cese de operaciones.

“La huelga ya fue declarada legal, está firme, pero no hemos podido establecer un diálogo, ni negociación, ni ningún tipo de acercamiento con la dirección general para poder alcanzar una solución”, lamenta Adriana Urrea, secretaria general del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex, en entrevista con RT.

La dirigente sindical explica que están a la espera de que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) resuelva una demanda de imputabilidad para fincar responsabilidades y definir el resarcimiento de daños.

“Llevamos desahogadas nueve audiencias, a fines de febrero se presentan pruebas periciales y después de eso esperamos la resolución del laudo, pero seguimos temiendo la negativa de la dirección a reconocer al Sindicato o a respetar las decisiones que tome la JFCA, porque esa ha sido su actitud constante durante la huelga”, dice.

Historia

La agencia Notimex nació en 1968, a raíz de los Juegos Olímpicos que ese año se desarrollaron en México. Desde entonces se consolidó como un medio público que abastecía de información al resto del país y que se destacaba por sus coberturas internacionales.

En las últimas dos décadas comenzó a padecer un vaciamiento que se reflejó en recortes intermitentes de puestos de trabajo y de prestaciones laborales, así como cierres de oficinas, a lo que se sumaron múltiples denuncias de corrupción contra Conrado García, el líder sindical que logró permanecer en su puesto durante 17 años y que hoy enfrenta una serie de investigaciones judiciales.

La debacle se consolidó cuando López Obrador comenzó a gobernar en diciembre de 2018. Ese mes fueron despedidos sin justificación todos los corresponsales extranjeros, quienes iniciaron una demanda colectiva que hoy sigue su cauce en los tribunales laborales de México.

En marzo de 2019, la periodista Sanjuana Martínez asumió como directora después de haber sido propuesta por López Obrador. Pero los conflictos internos arreciaron y culminaron con la segunda huelga que ha enfrentado Notimex en sus 51 años de existencia. La primera estalló en 1993, pero duró apenas unas horas.

La tensión entre la dirección y los huelguistas ha sido permanente y se ha reflejado también en una confrontación al interior del gabinete, ya que la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, ha apoyado a los trabajadores, mientras que la secretaria de la Función Pública, ha respaldado a Martínez.

A lo largo de este año, además, la directora quedé envuelta en una serie de escándalos, el más grave de ellos por una investigación que develó que organizaba campañas violentas a través de las redes sociales.

Acusaciones

En mayo de 2020, con la huelga en marcha, Aristegui Noticias, Signa_Lab del ITESO (Universidad Jesuita de Guadalajara) y Artículo 19, una organización internacional que defiende la libertad de expresión y el derecho a la información, denunciaron que Martínez aprovechaba su cargo en Notimex para amenazar, difamar, hackear y acosar a sus críticos.

De acuerdo con la investigación, el mecanismo que la directora implementó se basó en intimidar a los trabajadores con el fin de que, desde sus redes personales o desde cuentas falsas creadas ex profeso, respondieran a los cuestionamientos que recibiera la propia Martínez o la agencia, o que atacaran a periodistas de manera específica, en particular a mujeres.

Entre ellas se encuentran Dolia Estévez, Lydia Cacho, Anabel Hernández, Blanche Petrich, Carmen Aristegui, Marcela Turati y Guadalupe Lizárraga, periodistas reconocidas y multipremiadas en México y en el extranjero.

Los testimonios recabados entre las y los trabajadores también incluyeron denuncias por misoginia, despotismo, presiones, maltrato y violación de derechos laborales. El pedido era suspender a Martínez de su cargo, a lo que López Obrador siempre se negó.

Sin embargo, era tal el nivel de violencia verbal con el que la directora respondía en sus redes sociales, que desde el gobierno la obligaron a dejar de tuitear.

Los reclamos por las agresiones a la prensa impulsados desde un medio público adquirían una dimensión particular en México porque, con más de un centenar de periodistas asesinados y decenas más desplazados y amenazados, es el país más peligroso de América Latina para ejercer el periodismo.

El conflicto escaló hasta que el 10 de junio, después de que las autoridades laborales reconocieron la validez de una huelga que la directora insistía en calificar como ilegal, la agencia tuvo que cesar actividades. Desde entonces no emite información y la tensión continúa a pesar de que cada tanto López Obrador promete una solución que no llega.

Defensa

Ninguna prueba contra Martínez ha sido suficiente para el presidente, quien cada vez que es consultado por Notimex respalda a la todavía funcionaria.

Sanjuana es una extraordinaria persona, una muy buena periodista, honesta. Le tengo toda la confianza por su trayectoria como buena periodista. Cuando se es un buen periodista, por lo general, se es muy humano y no se cometen injusticias, un buen periodista no es capaz de cometer una injusticia”, dijo el año pasado en una de sus conferencias de prensa a pesar de los múltiples testimonios en su contra por parte de los trabajadores y de la investigación encabezada por Aristegui Noticias.

Nos hubiera gustado que presidente tomara una postura más concreta sobre la solución de la huelga, que nos ayudara”, lamenta Urrea al advertir que esa protección es lo que ha permitido que la directora de la agencia siga rebelándose ante decisiones que benefician a los trabajadores.

También reconoce que el sindicato anterior incurrió en actos de corrupción que deben ser investigados y sancionados. “Pero ellos ya no están en este movimiento, por eso es frustrante que nos quieran seguir difamando a quienes estamos luchando por recuperar nuestras fuentes de trabajo y a la propia agencia”, dice.

La dirigente sindical asume también su desilusión y la de sus compañeros porque la mayoría votó por López Obrador confiando en sus promesas de justicia social, en defender a la clase trabajadora, a los más desfavorecidos, a los explotados de siempre.

Pero en lugar de eso, hoy, en medio de la pandemia, sostienen una huelga con la esperanza de no quedar a la deriva.

Con información vía RT Novosti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s