TENDENCIAS. La rentabilidad de una empresa tecnológica podría crecer hasta un 55% con mujeres al frente

La tecnología es uno de los sectores que más está creciendo, donde se están dando las mejores oportunidades, pero falta mucho para que la mujer obtenga el lugar que merece en este mundo. Datos de LinkedIn establecen que solo el 27% de los puestos directivos en empresas de tecnología son ocupados por mujeres, en estas empresas las mujeres sólo constituyen el 25% de la fuerza laboral. “Esto trae demasiadas consecuencias negativas desde el momento de diseñar los productos tecnológicos que toda la sociedad utiliza y también a nivel económico, no solamente para las empresas sino para los países”, explica Laura Figueroa, product manager en la plataforma BEDU y ganadora de la vertical de inclusión financiera de Talent Land.

Ella ha vivido toda esta transición en el mundo de la tecnología y comparte los beneficios de integrar a más mujeres en la industria tecnológica. Aproximadamente 30% de las personas que están estudiando una carrera STEAM (ciencias, tecnologías, ingenierías, artes y matemáticas ) son mujeres, eso ya en el mundo laboral provoca una brecha enorme porque de cada 100 hombres solo 20 son mujeres. Este no es un problema exclusivo de Latinoamérica, si tuviéramos iniciativas de diversidad dentro de las empresas,  de entrada la rentabilidad de esos lugares podría crecer hasta un 55%; sin embargo, cuando hablamos de puestos directivos, solamente 17% de ellos son ocupados por mujeres.

“Cuando empiezas a impulsar, como empresa, a que más mujeres tomen puestos de dirección es muy interesante cómo los rendimientos, sobre todo si son empresas públicas, tienen claramente mayores márgenes de ganancia. Si como empresario estás buscando nuevos inversionistas o una nueva ronda de inversión, se te percibe como una empresa menos riesgosa con mujeres a bordo”.

Un ejemplo es el estudio de SP Global que demostró que en dos años con mujeres en puestos directivos, todos los balances de la empresa de manera general comenzaron a tener mejores márgenes de ganancia y mejor productividad de los costos operativos.” Estas son cosas que a los inversionistas les interesa mucho ver y se empiezan a percibir como fortalezas”.

Figueroa asegura que también tienen que ver los estereotipos de género orientados a la educación. “La realidad es que  las mujeres y adolescentes  muestran mucho interés desde el principio de la vida por carreras STEAM, ellas quieren ser químicas, astronautas, doctoras, ingenieras, sin embargo a partir de los 15 años este porcentaje empieza a decaer”, de acuerdo con un estudio realizado por Microsoft, esto tiene que ver con los roles de género donde todavía muchos padres de familia y sociedad en general no promueven estos espacios para las mujeres. 

El otro camino ha sido emprender, pero desafortunadamente el apoyo es menor por ser mujeres, el Banco de México revela que las emprendedoras son excluidas por las instituciones financieras o no les financian lo suficiente, por ello el número de fintech lideradas por mujeres representa 35%; el Inegi dio a conocer que del 100% de emprendimiento solamente el 28% está liderado por mujeres.

“La realidad es que muy pocas mujeres se ven logrando el emprendimiento; de acuerdo con el McKinsey Global Institute, de cada 10 mujeres que lo quieren solo tres lo hacen, de entrada por la creencia de que no somos capaces (síndrome del impostor), esto al momento de estar buscando financiamientos y capital semilla se vuelve un gran obstáculo”.

¿Qué podemos hacer?

El sector tecnológico es el de mayor crecimiento en el mundo, el Foro Económico Mundial desde hace años habla de la demanda de talento para estas áreas, pero todavía es muy difícil encontrar estas habilidades, pues la educación tradicional simplemente no los está capacitando. “Este hoy es un gran lugar para que una mujer pueda emprender una carrera, se deben también romper los estereotipos de que tengo que ser excelente en matemáticas, física, la verdad es que en las herramientas tecnológicas hay muchas variantes y mucha gente ha dado el paso a la tecnología”.

Lo más importante es continuar visibilizando el rol de la mujer día a día, asegura Figueroa, “esto no se debe dejar de hacer jamás”, segundo, se deben generar más programas de impulso, tanto a nivel empresarial como social. “Aquí las empresas son parte importante para facilitar financiamientos, pero también para que hagan un análisis del papel de la mujer dentro de su fuerza laboral, a partir de ello, generar planes de acción para atraer talento diverso y darle seguimiento a estos planes a través de métricas para respaldar las decisiones”. 

Finalmente se requiere que más mujeres se capaciten, “hoy del total de estudiantes que recibe BEDU, solamente el 11% son mujeres, estamos impulsando de manera proactiva que las mujeres adopten las tecnologías, debido a las brechas salariales, es mucho más sencillo para un hombre poderse pagar un curso de tecnología, por ello escuelas como la nuestra requiere de programas de financiamiento específicos y becas, además de impulsar iniciativas con privados que permitan llegar a un gran número de mujeres”.

Con información vía El Economista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s