Relación “asimétrica” de México y EEUU centrada en migración y seguridad fronteriza

Ciudad de México, 15 mar (Sputnik).- La nueva agenda de la relación de México con EEUU ha comenzado a clarificarse con la propuesta mexicana de financiamiento al desarrollo en Centroamérica para frenar la migración y la defensa estadounidense de sus inversiones en el país latinoamericano.

El mensaje del nuevo presidente Joe Biden, visto desde América Latina, genera “preocupación por el papel tan protagónico e impositivo que ha tenido EEUU en la historia, en unas relaciones asimétricas muy complicadas, sobre todo con México por la cercanía geográfica”, dijo a Sputnik la politóloga experta en migración Leticia Calderón Chelius.

Entre los especialistas en la relación bilateral se celebra que EEUU cambie su política exterior, comparada con la agresividad que tuvo la anterior administración de Donald Trump (2017-2021).

Pero el mensaje de Biden tiene un contenido doble, explica: por un lado, vuelve el “gran hermano” de un país a dictar normas que para México han tenido un costo altísimo. “Por ejemplo, con las certificaciones de países aprobados o desaprobados en el control de drogas y combate a las mafias”, dice la doctora en Ciencia Política por la Facultad Latinoamericana en Ciencia Sociales.

“Tenemos a la vez un problema de tráfico de armas (unas 200.000 al año ingresan ilegalmente a México) que es parte de la problemática de seguridad fronteriza”, indica investigadora de Instituto “José María Luis Mora”, especializado en historia contemporánea y cooperación internacional.

Por esa razón, la nueva relación bilateral “se debe leer con dos tonos”, señala.

Por un lado, resurge el tradicional relato estadounidense del ‘Tío Sam’, “pero el otro lado es un mensaje implícito de que la relación bilateral va a cambiar”, anticipa.

Y ese cambio no es solo en el ámbito discursivo, que fue muy agresivo de parte de Trump, “sino más en lo ejecutivo de parte de Biden”, con una advertencia de que Washington estará más presente en la región.

DOS GOBIERNOS FUERTES

¿Cómo se recibe ese mensaje de la nueva administración del Partido Demócrata en el vecino latinoamericano?

“El elemento diferente es que en México hay un Gobierno muy fuerte en la actualidad, que cambia la correlación de fuerzas en el ámbito bilateral”, dice la especialista en procesos migratorios y sus consecuencias, como la hospitalidad, la integración y la xenofobia.

La también presidenta del patronato de la asociación “Sin Fronteras” sugiere que la frase ‘nadie sabe para quién trabaja’, que se refiere a un beneficio no esperado, se puede aplicar a los que recibirá a mediano plazo la administración de López Obrador de ese cambio.

“Aunque la migración es un complejo tema doméstico en EEUU, las políticas que se propone implementar Biden son cambios que benefician a millones de mexicanos”, subraya.

Como consecuencia, “bajará la presión para la gente que podría ser deportada, las políticas fiscales ante las causas de la pandemia les permitirán recibir recursos económicos”, anticipa.

Asimismo, se abren las posibilidades a la reunificación familiar, el apoyo a los llamados “dreamers” (soñadores), que llegaron en su infancia a EEUU, y ya está en marcha el fin de la política llamada “Quédate en México”.

Con esa estrategia impuesta por Trump a López Obrador, las cortes migratorias devolvían a territorio mexicano a los solicitantes de asilo, de los cuales 25.000 aún tiene expedientes abiertos, entre los casi 70.000 que llegaron a la frontera común desde 2019.

Las medias ejecutivas que dependen de Biden en la frontera ya están en marcha y le bajan la presión al Gobierno mexicano, que durante toda la administración Trump “estuvo agazapado, reaccionado como podía, sin una política migratoria a la altura de lo que se esperaba”.

UN BENEFICIO INESPERADO

En suma, las órdenes ejecutivas de Biden en materia migratoria “tendrán un beneficio muy directo si se suspende la ola de deportaciones de mexicanos”.

Los efectos de esas políticas se multiplicarían si avanza la reforma migratoria que la Casa Blanca impulsará en el Congreso de EEUU.

El resultado sería que 11 millones de indocumentados podrían tener el acceso a un visado, de los cuales alrededor del 70 por ciento son mexicanos.

Como consecuencia, una nueva relación en los casi 3.200 kilómetros de frontera común “puede acabar siendo un regalo no pensado para el Gobierno de López Obrador y Centroamérica”.

La diferencia en el trato con Biden se origina en que el líder de la izquierda nacionalista mexicana captó que Trump “tenía una personalidad que necesitaba el alago permanente”.

Por lo tanto, elegir una constante pelea con el magnate republicano “habría sido insostenible”.

Lo que se avizora Calderón es “una relación entre dos políticos profesionales veteranos, que se tratan entre iguales y evitan los desencuentros”.

El secretario de Estado (canciller) estadounidense, Antony Blinken, lo resumió en una entrevista con la cadena mexicana Televisa, en el marco del encuentro virtual de ambos presidentes: “Tenemos que asegurarnos de que sea una frontera viva y dinámica que genere oportunidades y crecimiento para ambas comunidades, que sea segura y se gestione de manera eficaz”. (Sputnik)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s