Consejo sindical estadunidense pide al presidente López Obrador apoyo para trabajadores agrícolas

El Consejo Sindical para el Progreso de los Latinoamericanos (Labor Council for Latin American Advancement, en inglés) de la AFL-CIO, con sede en Estados Unidos, solicitó al presidente Andrés Manuel López Obrador que su administración apoye a los trabajadores agrícolas de San Quintín en su empeño de contar con un sindicato democrático, que remplace a los de protección existentes en la zona.

En una carta, Desirée Rojas, hija de Albert Al Rojas, luchador por los derechos de la fuerza laboral del sector en ambos lados de la frontera, recientemente fallecido, refiere que “nuestra familia le pide a usted y a su administración que extiendan su más completo apoyo a estos trabajadores agrícolas en San Quintin”.

También, que “insistan, con el pleno respaldo de la nueva Ley Federal del Trabajo de México, en que Driscoll’s y Andrew & Williamson deben permitir a los trabajadores formar el sindicato de su elección, con un contrato que contenga un salario digno y todas las demás pretaciones, poniendo fin así a los contratos de protección con los sindicatos de empresa. Esto es lo que nuestro padre quería más que nada y lo que organizó hasta el final de su vida”.

Resalta: “Creemos firmemente que una de las mejores maneras de honrar su memoria es que su administración” respalde a dichos trabajadores.

Albert Rojas falleció el 20 de marzo en Sacramento, California. “Le escribo esta carta porque nuestro padre fue también un viejo amigo suyo”, detalla Desirée, y agrega que la historia de su padre es la “de millones de familias migrantes de México”.

Fue uno de los fundadores del Sindicato Independiente de Trabajadores Agrícolas Unidos-Sindicato Internacional de Camioneros (UFW-IBT), el que a mediados de los años 60 se fusionó con la Asociación Nacional de Campesinos, dirigida por César Chávez, y con el Comité Organizador de Trabajadores Agrícolas, AFL-CIO. El fruto fue la United Farm Workers of America (UFW), AFL-CIO.

En México “luchó férreamente” por el derecho a no verse obligados a emigrar a Estados Unidos y “se le rompió el corazón” al ver cómo las comunidades indígenas eran “desmanteladas bajo los efectos del TLCAN”.

Defendió con “fervor la lucha” que comenzó el 17 de marzo de 2015 en San Quintín, Baja California, cuando unos 80 mil trabajadores agrícolas se alzaron en demanda de un “sindicato independiente y un contrato colectivo justo con las gigantescas empresas Driscoll’s y Andrew & Williamson”

Con información vía La Jornada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s