“Sería como en un sismo”: el colapso telefónico por la inminente huelga en Telmex

Hay una huelga en el horizonte cercano de Teléfonos de México.

El Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) mantiene dos emplazamientos para cerrar operaciones de la telefónica, que están programadas a cumplirse la próxima semana.

La empresa y el sindicato están en negociaciones para evitar el paro.

Pero si las pláticas no progresan Telmex dejará de operar en todas sus áreas, lo cual impactaría severamente a la red de telecomunicaciones del país.

Hasta el momento, reconoce el secretario general del STRM, Francisco Hernández Juárez, no parece existir un buen ambiente para alcanzar un acuerdo.

“Estamos tratando de terminar el arreglo esta semana. Pero la verdad lo veo muy complicado, no hemos logrado avanzar lo suficiente y el vencimiento es la semana próxima. Sí veo altas posibilidades de conflicto”, dice el líder sindical.

La raíz del problema es que la empresa mantiene inamovible su planteamiento de cancelar el derecho a la jubilación de los trabajadores de nuevo ingreso.

El Sindicato ha planteado varias alternativas para conservar esa cláusula del contrato colectivo de trabajo.

Las propuestas no han sido atendidas. Las consecuencias de una huelga -si el gobierno federal no aplica una requisa en Telmex- serían graves para el país. 

“Sería como en un sismo”, advierte Francico Hernández Juárez.

“No dejaremos de apoyar al sindicato de Notimex”

El líder de los telefonistas revela la crisis de Teléfonos de México durante una larga conversación en el noticiero Momentum, formado por la alianza entre Pie de Página y Rompeviento TV.

Hernández Juárez explica la historia de las dificultades financieras en la empresa que fue el puerto del que zarpó el barco de la enorme fortuna de Carlos Slim, su propietario.

Responde a las denuncias de la dirección de Notimex, la agencia de noticias del Estado Mexicano que señala al STRM de financiar la huelga que el SUTNOTIMEX mantiene desde hace más de un año.

“No los vamos a dejar de apoyar, si a la señora (Sanjuana Martínez, directora de Notimex) no le gusta, pues lo lamento”, advierte.

“No puede pretender correr a la gente y no tener consecuencias de ello. Que demande. Que nos disculpe la señora pero no vamos a dejar de apoyar a los trabajadores”.

Y ante los cuestionamientos sobre su largo período al frente del Sindicato, el dirigente se compromete:

En la próxima elección del secretario general no aceptará un nuevo mandato. “Aquí lo dejo firmado con ustedes”, jura.

Pero la mayor parte de la entrevista se concentra en la huelga que puede estallar dentro de unos días.

De hecho, informa, existen dos emplazamientos hacia Telmex que se negocian desde hace varios meses. 

Uno se refiere al intento de violación al contrato colectivo de trabajo con la intención de cancelar el derecho de jubilación a los nuevos trabajadores.

Y el otro es la revisión salarial que cada año se lleva a cabo, y que legalmente debe reclamarse con un emplazamiento a huelga.

La situación actual es compleja por el entorno en que se encuentra la compañía, que en algún momento se consideró como un modelo de empresa telefónica.

Los emplazamientos a huelga vencen el 19 y el 20 de mayo.

Hernández Juárez hace un recuento de lo ocurrido en la empresa telefónica desde su privatización hasta estos últimos años, en que aparece en números rojos. 

Entre las normas y obligaciones establecidas con la privatización de 1990, estaba invertir 2 mil millones de dólares al año, tener crecimiento de 10% anual, llevar el servicio telefónico a todas las poblaciones de más de 500 habitantes.

Los derechos de los trabajadores en el contrato colectivo se mantendrían sin afectar, lo mismo que la plantilla de los trabajadores.

A partir de 2000, señala el sindicalista, Grupo Carso utilizó a Telmex como plataforma para convertirse en el grupo financiero más poderoso del país.

«Empieza un desmantelamiento de Telmex, empezaron a sacar los servicios más rentables; les parecía que nuestro contrato y nómina era muy caros. Obviamente los ingresos de la empresa se cayeron. Además, dejaron de ponerse los recursos que se requerían para el fondo de pensiones».

Las finanzas de la empresa comenzaron a tener problemas.

«Viene una nueva ley de telecomunicaciones en el gobierno de Peña Nieto donde el Ifetel le impone una serie de sanciones a Telmex que hace que caigan más sus ingresos. Las malas decisiones por tratar de no incluir a los trabajadores en el servicio de la empresa para evitar pagar el costo del contrato colectivo de trabajo hacen que la situación de la empresa se dificulte», continúa.

Luego de algunas concesiones por parte de los trabajadores, llegó un desacuerdo cuando la empresa propuso que los nuevos trabajadores carezcan de jubilación.

«La empresa unilateralmente para tratar de obligarnos a aceptar el acuerdo ha dejado de contratar personal, y para ello nosotros estamos utilizando los recursos que la ley nos permite con un emplazamiento a huelga por violaciones al contrato que traemos arrastrando hace tres años y ahora con la revisión salarial que nos corresponde. Estamos tratando de terminar el arreglo esta semana, pero la verdad yo lo veo muy complicado, no hemos logrado avanzar lo suficiente y el vencimiento es la semana próxima. Y sí veo altas posibilidades de conflicto. Si no logramos un acuerdo es probable que tengamos que ir a esa decisión, pero la asamblea se va a instalar el lunes 18 presencialmente… Ahí valoraremos la situación, pero la verdad las posibilidades de un conflicto son muy altas.

¿Qué implicaría una huelga en Telmex?

-Tenemos alrededor de 22 millones de clientes con línea telefónica, tenemos 300 mil kilómetros de fibra óptica, es la principal del país, podría decir que la otra parte de los clientes que no están en Telmex se tienen que comunicar a través de la red de Teléfonos de México.

– ¿De qué pasivo hablamos en Telmex?

-Nosotros somos 63 mil telefonistas. El pasivo laboral es de 240 mil millones; comparado contra el de Pemex o la CFE no es de esa dimensión. En realidad la empresa sólo ha puesto 140 mil millones, no ha puesto todo el pasivo que la ley le obliga.

Como cambiaron las reglas de contabilidad, una empresa que no tiene completa la bolsa, antes eso no pasaba, ahora con estas disposiciones sí, la cantidad que falta se lo apuntan en sus finanzas y con ese faltante no hay finanzas que resistan. Si tuviera la bolsa completa no tendría este problema, si no hubiera sacado los servicios más rentables, tampoco, y con lo que hemos ayudado la situación de la empresa sería inmejorable…

Estamos tratando de llegar  a un acuerdo para que el pasivo disminuya, que los trabajadores cambien una parte de su pasivo laboral, una parte de su salario, por un paquete accionario por el mismo valor de lo que ellos quieran hacer. Es voluntario, es en el porcentaje que quieran, ese paquete accionario es permanente. Cuando se jubila un compañero y fallece se acaba el ingreso, no le queda nada a su familia, el paquete accionario le queda a la familia y lo puede vender, queda como un patrimonio.

Está la propuesta literalmente armada, sí tratamos de llegar a un acuerdo con la empresa…

Cada año le debieron hacer aportaciones al fondo para que se tuviera la cantidad que se requiere, no lo hicieron, lo invirtieron en la red, bueno, no está mal tener una red como la que tenemos ahora pero no lo pusieron en el fondo de pensiones, no lo pusieron, no está…¡Telmex tiene tres años con pérdidas?

Dos, va para el tercero, pero por esa nueva contabilidad cargan ese pasivo a sus finanzas y eso pone en números rojos. No es porque la empresa pierda, es porque contablemente al cargar lo que le falta de fondo de pensiones aparece en números rojos. La empresa tiene ingresos para salir adelante.

Para no complicarnos, ¿el dinero está, que no lo quieran destinar a lo que plantean que forma parte del contrato es otra cosa?

Así es.

¿Ha participado Slim en las negociaciones?

-Sí he tenido reuniones con él…

¿Cuál es el impacto que tendría una huelga en las telecomunicaciones?

-En la primera huelga bajamos el switch y no hubo servicio telefónico. En la segunda huelga no fue posible, el gobierno requisó la empresa y no nos dejó bajar el switch, y con eso tuvimos que trabajar, el servicio no se suspendió, pero nosotros sí dejamos de trabajar.

No sabemos qué va a hacer el gobierno, si no requisa se suspende el servicio telefónico, y con el internet, la fibra óptica, hay muchos servicios que van a ser automáticos, esos no suspenden, pero los otro sí se suspendería. Ahí depende lo que haga el gobierno, pero este gobierno dice que no tiene intención de requisar este recurso. Creo que en estos días nos van a mandar llamar para que intervenga el gobierno y ayudarnos a solucionar el problema…

De manera concreta, específica para un usuario de la telefonía, ¿cómo afectaría la huelga?

-Tendría dificultades para conectarse, de todas maneras habría posibilidades de conectarse pero sería como esos momentos de sismo, cuando se saturan las llamadas las comunicaciones y se empieza a dificultar. No moriría totalmente hay otras empresas, otras redes, pero impactaría cuando menos a la tercera parte de los usuarios. La otra parte se saturaría y se alentaría, espero que no tengamos que llegar a eso.

Usted dice que en el siguiente período de elección de secretario ya no va a participar.

-Así es. Por eso si a la empresa le interesa que me vaya me debería ayudar a resolver el problema, si el gobierno quiere que me vaya que ayude a resolver el problema, aquí lo dejo firmado con ustedes.

CON INFORMACIÓN VÍA PIE DE PÁGINA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s