Anticipan cascada de quejas laborales bajo el T-MEC

Susana Prieto Terrazas, representante legal de los trabajadores en el sector de la maquila en el norte del país, tiene claridad en que el camino por la defensa de los derechos de los trabajadores en materia de libertad sindical y contratación colectiva real es el del mecanismo de respuesta rápida que se implementó en el Capítulo Laboral del T-MEC al entrar en vigor julio del 2020.

En entrevista con El Economista, quien tendrá un cargo como diputada federal en la bancada de Morena en la próxima legislatura, detalla que la corrupción y contubernio entre las autoridades locales, así como el consentimiento de las empresas con líderes sindicales “charros”, impiden la aplicación real de la reforma laboral en México, por lo que se vuelve indispensable presentar quejas ante los nuevos mecanismos, de tal manera que prepara más de 40 denuncias por violaciones derechos laborales.

Prieto Terrazas promovió una de las primeras quejas en el marco del T-MEC, apoyada por organizaciones sindicales como la central obrera más importante de Estados Unidos (AFL-CIO), para denunciar violaciones a la libertad de los trabajadores para decidir la titularidad del contrato colectivo con la empresa Tridonex. La siguiente podría ser contra Fisher Dynamics, fabricante de autopartes en Matamoros, Tamaulipas.

Producto de la queja, admitida el pasado 9 de junio, el gobierno de Estados Unidos pidió al gobierno de México atender el problema, de tal manera que corresponde a las autoridades laborales presentar una respuesta para evitar que se llegue a la instalación de un Panel de Controversias –en caso de que no haya acuerdo conciliatorio previo– y para ello tienen 45 días.

“Ellos (la autoridad) van a querer hacer un convenio con la empresa Tridonex; no obstante, la libertad y democratización sindical no debe ser sólo para nosotros; estamos peleando la de la industria trasnacional maquiladora que representa a obreras y obreros sobre todo en Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas; pero debe aplicarse con empresas nacionales y trasnacionales”, comentó Prieto Terrazas.

Tras señalar que esperarán a conocer la respuesta que dé el Estado Mexicano, destacó que “por lo pronto represento a los trabajadores de la industria maquiladora y vamos a ver si hay una solución integral, porque no me interesa para nada que sólo se arregle el problema de Tridonex, sino de toda la inversión extranjera que hay en los 33 municipios en los que se encuentra la industria maquiladora en el país”.

Tridonex, sentará precedente

Prieto Terrazas, quien trabaja de la mano con el Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias, Movimiento 20/32 (SNITIS) y que encabeza Jaime Guarneros, el cual surgió de aquella huelga masiva en 28 maquiladoras, afirma que la queja en contra de Tridonex sentará un precedente “y por ello, terminando esta demanda vendrán las otras 39 y a lo mejor las otras 80 que puedan faltar de Matamoros y entonces empezar a difundir. Algunas ya estaban en trámite y no le dieron consecución en el Estado de Tamaulipas”.

En ese sentido, están trabajando con la AFL-CIO -sobre todo antes de presentar las siguientes quejas por denegación de derechos laborales- ya que si admite la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, dado que por los tiempos de implementación de la reforma laboral aún no entra en operaciones el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, las demandas de titularidad de las maquilas que se encuentran sindicalizadas, “será algo impresionante y sentaremos un precedente” y ya no llegarían a los mecanismos de respuesta rápida.

Así funciona el mecanismo laboral del T-MEC

  • Una vez presentada una queja laboral el gobierno estadounidense tiene 30 días para determinar si el caso tiene mérito y, de ser el caso, puede que acordar una solución con el gobierno mexicano en los siguientes 55 días para evitar un panel de solución de diferencias.
  • De levantarse el panel, se cuenta con un plazo de cuatro meses para resolver; si se decreta la culpabilidad de la empresa, se podrían bloquear sus exportaciones o retirárseles los beneficios arancelarios del T-MEC.
  • El nuevo mecanismo de “respuesta rápida” del T-MEC –único en los tratados comerciales en el mundo– prevé una investigación de un panel independiente sobre la negación de derechos laborales en sectores prioritarios del tratado, definidos como aquellos que producen bienes manufacturados, suministran servicios o involucran a la minería.
  • El T-MEC permite que observadores estadounidenses y mexicanos acompañen al panel en cualquier visita que realice a la instalación para verificar las reclamaciones en la petición.
  • En general, el mecanismo se aplicará siempre que una Parte (la Parte reclamante) cree de buena fe que a los trabajadores de una instalación cubierta se les niega el derecho de libre asociación y negociación colectiva.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s