El riesgo cibernético en tiempos del teletrabajo

A más de un año de distancia del inicio de la pandemia de covid-19, es claro que como sociedad hemos tenido que adaptarnos a nuevas condiciones hábitos en el ámbito laboral. El teletrabajo, que en alguna medida había estado presente en las organizaciones, de pronto se convirtió en la norma para salvaguardar la salud de los trabajadores y, al mismo tiempo, procurar la continuidad en las operaciones de los negocios

De un día para otro, las organizaciones se vieron obligadas a acelerar y consolidar su transformación digital; tuvieron que rediseñar procesos y formas de liderazgo, e implementar herramientas tecnológicas para hacer frente a la nueva realidad. 

Se estima que el trabajo remoto generalizado ha traído consigo un aumento del 2 mil por ciento en el riesgo de sufrir un hackeo, un robo de datos o de identidad. Estar conectados permanentemente para trabajar, sin duda, incrementa de forma considerable nuestra exposición a vulnerabilidades en los sistemas y al riesgo cibernético, más si se resta importancia a los controles de seguridad más básicos y habituales. 

Muchos ciberataques han tenido a las empresas como objetivo, pero como individuos estamos expuestos a los mismos riesgos. Hoy muchos de nosotros no solo trabajamos de forma remota, sino que vivimos conectados a un ecosistema digital: publicamos información en redes sociales y la almacenamos en la nube, compramos por internet, hacemos transacciones bancarias en línea, y el creciente desarrollo y penetración del internet de las cosas nos permite utilizar el celular para guiarnos en el tránsito, medir cuánto ejercicio hacemos o conectarnos a dispositivos para controlar nuestra casa inteligente. 

En fin, estamos conectados a la red de redes cada vez más y de muchas maneras diferentes. Y este mundo hiperconectado genera potenciales puntos vulnerables en los accesos, tanto para las empresas como para las personas. 

Los datos: el nuevo oro 

Hoy por hoy, los cibercriminales no solo buscan paralizar la operación de una compañía para extorsionarla y pedir rescates millonarios, quieren las bases de datos personales, bancarios o médicos de personas físicas. Y es que, cada vez más, los datos tienen mayor valor en el mercado negro. 

El robo de datos o de identidad pueden ser fatales para una persona. Por ejemplo, un día podría recibir la noticia de que han contratado subrepticiamente un crédito hipotecario por millones de pesos a su nombre. O bien, el ciberdelincuente podría cometer fraudes y otros delitos utilizando el nombre de la víctima. 

Así, entonces, tal como cuidamos de nuestra salud física, mental y emocional, es importante también vigilar nuestra salud digital y la seguridad de nuestros datos, de nuestra información personal: es preciso ser muy conscientes de a quién se los proporcionamos. 

El ciberdelito en cifras 

AIG fue la primera aseguradora en ofrecer un seguro cibernético para proteger a las organizaciones ante un ataque digital. 

En 2020, hemos visto un aumento de 150 por ciento en las extorsiones por hackeos desde 2018, y estos ataques no discriminan por tamaño de empresa ni tipo de industria. 

Si se midiera como un país, el ciberdelito sería hoy la tercera economía más grande del mundo, después de Estados Unidos y China. Se estima que para 2025 los daños causados por la ciberdelincuencia ascenderán a 10.5 trillones de dólares a nivel mundial. 

Las compañías, y los individuos que trabajan en ellas, son cada vez más conscientes de este riesgo, lo que se refleja en los resultados de AIG en México: CyberEdge, nuestro seguro cibernético, ha tenido un crecimiento de doble dígito en los últimos tres años y ha sido uno de los productos estrella de la compañía. 

Es claro que la aceleración en la transformación digital de nuestras sociedades está creando nuevas formas de trabajar y de hacer negocios, pero también que hoy, más que nunca, nuestra ciberseguridad como personas y como organizaciones tendrá un papel preponderante en nuestra nueva realidad.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s