“No queremos huelga ni aumento salarial, queremos certeza laboral”: Siintracátedras

El Sindicato Independiente de Trabajadoras y Trabajadores de Investigación de Cátedras Conacyt (Siintracátedras) realizó una manifestación virtual en la que también dieron a conocer los resultados de la negociación con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), iniciada en junio pasado y que en días recientes ha descalificado las demandas del sindicato al negarse a hacer efectivo su derecho a la contratación colectiva.

Denunciaron que después de dos meses de sentarse a dialogar con la Secretaría del Trabajo, la propuesta de contrato colectivo presentada a Conacyt no ha sido tomada en cuenta para una negociación bilateral; contrario a ello, el Conacyt presentó en las audiencias una propuesta que consiste en la modificación de la normativa que rige el programa de Cátedras, específicamente los lineamientos y el Estatuto de Personal Académico (EPA) bajo la suposición de que se aceptarían estas condiciones de trabajo.

La contratación del programa Cátedras Conacyt durante 2014 fue de 342 personas, para 2020 se hicieron solo 7 contrataciones. “Estas cifras evidencian una pausa en la apertura anual de convocatorias y un desmantelamiento paulatino del programa, pues también la tasa anual de despidos se incrementó en un 633% en 2019 con respecto a 2015 (…) Las principales causas, evaluaciones que se usan como mecanismos punitivos para rescindir los contratos”, dice Mateo Mier y Terán Jiménez Cacho, secretario general del sindicato.

A pesar de que el Consejo ha reiterado su disposición al diálogo, dijeron que el proceso por el cual se han realizado las modificaciones a esta normativa no es congruente “con un espíritu de escucha a la comunidad académica”.

Detallaron que las reuniones con Cátedras fueron convocadas a través de YouTube sin que existiera la posibilidad de diálogo real entre las autoridades y los investigadores; “hasta la fecha no se sabe a través de qué mecanismos se incorporaron las propuestas enviadas por correo electrónico de parte de la comunidad académica”.

Además, las 1,273 cátedras contratadas hasta el momento, seguirían regidas por la normatividad anterior “o peor aún en un limbo normativo que dará margen a mayor discrecionalidad”. Esta situación, dicen, no solo genera incertidumbre entre las cátedras acerca de las condiciones que rigen su trabajo científico sino que preocupa también por su carácter regresivo en términos de garantías para el trabajo académico y derechos laborales.

Saraí Miranda Juárez, secretaria de Relaciones Exteriores de Siintracátedras expresó que después de una revisión exhaustiva por comisiones de trabajo del sindicato, concluyeron que los nuevos lineamientos de Cátedras y el EPA conservan y acentúan la vulneración de los derechos humanos laborales de las cátedras, no cuentan con perspectiva de género y son unilaterales. Por eso insisten en su derecho legítimo para la firma de un contrato colectivo de trabajo, pues consideran que es la única vía legal para establecer relaciones bilaterales en la definición de sus condiciones laborales.

El 10 de agosto, Carlos Martínez Tarelo, subdirector de Evaluación y Seguimiento del Programa Cátedras Conacyt, indicó que no estaban en condiciones de negociar un contrato colectivo de trabajo por situaciones ajenas a sus facultades y del propio Conacyt y lo citan: “No es el momento para hacerlo en un corto plazo”.

Esto es el Siintracátedras

Durante la manifestación virtual de este jueves, Vera Camacho, secretaria de Finanzas, explicó que son una organización gremial de 308 trabajadoras y trabajadores de la ciencia, organizada de manera autónoma e independiente, con solicitudes por ratificar y en franco crecimiento, esta cifra la coloca como una de las agrupaciones con mayor base sindical dentro del sector de CTI. Por ahora, 54% de sus agremiados son hombres y 46% mujeres, entre 33 y 50 años de edad.

Eligen a sus representantes a través de mecanismos demostrativos y toman decisiones colectivas en asambleas y reuniones de trabajo, las personas que integran el sindicato fueron seleccionadas mediante concursos abiertos por el Conacyt a partir de 2014 y obtuvieron una plaza con rigurosos mecanismos de selección y evaluación.

Decidieron organizarse en el marco de la reforma a la Ley General del Trabajo de 2019, que establece mayores garantías para la libertad sindical y la defensa de los derechos laborales.

Siintracátedras cuenta con registro ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social con fecha del 20 de febrero de 2020, que los reconoce como trabajadores del Estado regidos por el apartado A del Artículo 130 Constitucional. Este registro los habilita para negociar legalmente con Conacyt sus condiciones laborales y para representar al sector de Cátedras en el marco de las leyes vigentes.

Las investigaciones de los catedráticos giran en torno a temas como: sociedad, salud, energía, desarrollo tecnológico, ambiente, conocimiento del universo y desarrollo sustentable. Más de la mitad (58%) pertenece al Sistema Nacional de Investigadores nivel 1, 24% está en el nivel de candidatos, 16% en proceso de obtención o reingreso y el 2% en nivel 2. El sueldo bruto de los Catedráticos es de 30,676.06 pesos sin un aumento desde el 2014 y que en términos reales ha sufrido una pérdida constante frente a la inflación.

Algunos de los reclamos durante la reunión:

La desaparición del programa es paulatina, bajo despidos injustificados, justificados y cerrando la convocatoria al ingreso de nuevos catedráticos.

Hay presiones para publicar, pero no apoyan económicamente las investigaciones. Denuncian casos de hostigamiento laboral.

La presión para mantenerse en el programa es muy alta y eso genera ansiedad. En el caso de las mujeres se acentúa cuando son madres, por lo que las científicas reclaman el derecho de hacer ciencia en condiciones de igualdad.

Las evaluaciones se hacen sin conocer la situación en la que se desarrollan los proyectos, en algunos casos carecen de internet, equipos básicos de laboratorio, ni insumos, personal administrativo, personal de apoyo en campo y en laboratorio, ni con estudiantes… Pero cada año se les exige titulación de estudiantes y producción de artículos científicos.

En muchos lugares no existe la infraestructura y/o los insumos necesarios para cumplir con los objetivos de las cátedras, mismos que en muchos casos tienen que ser alcanzados con recursos propios de los catedráticos.

“Nos evalúa la institución, nos evalúa el Conacyt y debemos permanecer al SNI o nos despiden”.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s