PERSPECTIVAS_ “El trabajo desde casa es cada vez más lamentable —las empresas utilizan la realidad virtual para imponer a sus empleados remotos los peores aspectos de la oficina”

Facebook entró en el reino del metaverso con su nuevo producto Horizon Workrooms, un espacio de trabajo de oficina de realidad virtual. En este tú y tus compañeros de trabajo pueden recrear la sensación de estar en una habitación y hablar. Puedes ver hacia dónde mira la gente, e incluso ver sus brazos y manos en movimiento. También es posible escribir en un pizarrón del mundo virtual ya que aparentemente, es bueno para la «colaboración».

Tiene un aspecto categóricamente horrible —una versión profesional de Max Headroom, incómoda, llena de errores e inquietante—. Y lo que es más importante, no ayuda para nada a la experiencia de hacer el trabajo.

Todo forma parte del plan de Zuckerberg para convertir a Facebook en «una empresa metaversa», una afirmación sin sentido que ya llevó hasta la puerta de los inversores de capital riesgo. Su significado varía desde «es un mundo virtual en el que trabajamos» hasta «en cierto modo implica a las redes sociales».

La puñalada de Facebook en el mundo del espacio de trabajo profesional va más allá del concepto de oficina virtual. Se vende claramente a las empresas a las que no les gusta el trabajo a distancia porque significa que no pueden ver a su gente trabajando.

Puede parecer que es una empresa que regala a sus trabajadores un espacio, pero en todo caso es una oportunidad para estas empresas de quitarles la individualidad e introducir más medios de control. Es una vuelta a lo que es el verdadero objetivo de la oficina —atrapar a la gente, hacerla trabajar el mayor tiempo posible y asegurarse de que está trabajando— enmarcado en el espurio lenguaje de la «colaboración» y la «cercanía» a tus compañeros.

Drew Harwell, del Washington Post, escribió un artículo en el que reflexionaba sobre el lado más preocupante del trabajo digitalizado: la aparición de software de vigilancia. Y que estos mundos virtuales sean cómplices voluntarios de microgestores cuya existencia se basa en el chisme. También habla del «tattleware», un término término para los programas informáticos que registran tus clicks y te fotografían mientras trabajas. Incluso te asignan una «puntuación de productividad», para asegurarse de que utilizas las ocho horas de manera productiva.

Se trata de una industria verdaderamente insidiosa, que sigue haciendo crecer sus ramas en la vida de los empleados. Un estudio reciente reveló que más de la mitad de las herramientas de monitoreo de los empleados vigilan los movimientos del teclado y el mouse. Y que tres cuartas partes de ellas miden la actividad en tiempo real, incluidos los sitios web que se visitan. Casi la mitad de estas herramientas pueden realizar esas mediciones sin que lo sepas; y un preocupante 43.75% de estos programas pueden rastrear tus clicks.

El negocio está en auge en la industria de los programas informáticos de vigilancia. Se trata de un esfuerzo concertado para introducir la paranoia y la miseria en el mundo del trabajador a distancia; a pesar de que este tipo de herramientas informáticas demostraron ser un lastre para la productividad y la moral. En mi opinión, existen para dar a los directivos —que no tienen ningún propósito más allá de ser monitores de pasillo— algo que hacer, ahora que no pueden resoplar dramáticamente en la oficina y fingir que están ocupados.

Gran parte de estos problemas provienen de una crisis de identidad dentro del empleo: ¿pagamos por el trabajo o por el tiempo de la gente? Cuando teníamos gente en la oficina, podíamos decir: «Ok, están presentes. Parecen ocupados». Eso jugaba un papel muy importante a la hora de saber si alguien era bueno en su trabajo. Sin ello, las empresas tienen que empezar a evaluar a las personas en función de lo que realmente hacen. Les aterra la idea de que —aunque la persona esté haciendo su trabajo— no estén obteniendo la «experiencia a tiempo completo» de esa persona.

De ahí creo que viene el crecimiento de estos mundos virtuales. No creo que sean malos por defecto, pasé casi una década en juegos multijugador en línea dentro de mundos virtuales; e hice amistades duraderas en «EverQuest» y «World of Warcraft». Pero me preocupa que algunos mundos virtuales se conviertan en oficinas virtuales por el hecho de pasar lista.

De la misma manera que estas empresas disfuncionales exigen que la gente tenga siempre la cámara encendida, pueden exigir que la gente esté siempre «en su oficina virtual»; una manera realmente extraña pero inevitable de juzgar a la gente.

Si se manejan correctamente, podrían parecer divertidos espacios de reunión en línea que también sirven como lugares que se visitan para hacer el trabajo; si se hacen mal, adoptarán los defectos del estándar de trabajo en persona, nivelando los prejuicios contra las personas en función de su raza, género y capacidad.

Esta es parte de la razón por la que encuentro las Salas de Trabajo Horizonte tan absolutamente aborrecibles. Facebook simplemente creó otra manera de volver a la oficina. Una oficina que beneficia a los que «hablan» y «parecen comprometidos», un entorno óptico que beneficia enormemente a los hombres blancos; que casualmente son los más entusiasmados por volver a la oficina, según una investigación de FiveThirtyEight. Probablemente en parte porque la cultura de la oficina se creó para ayudar a los hombres blancos sin discapacidad.

Si los próximos mundos virtuales consisten simplemente en encontrar maneras de hacer las mismas cosas que hacíamos en la oficina pero virtual, internet hará lo que siempre hace: agravar y agitar esos problemas, a la vez que los hace portátiles y clonables.

¿Y realmente queremos estar «inmersos» en el trabajo? ¿Es necesario? ¿Debemos aspirar a un punto en el que nuestra mente y nuestro cuerpo estén total e inseparablemente atrapados en la computadora para hacer ganar dinero a otra persona?

Todo se reduce a por qué la gente está invirtiendo en estas oficinas virtuales: ¿es porque realmente quieren que la gente pase el rato y encuentre una forma de acercarse? ¿O es porque quieren tener a todo el mundo en un mismo lugar y vigilarlo por si decide dejar de rezar a los dioses todopoderosos de los negocios? A juzgar por las ambiciones de la empresa, me temo que lo segundo es mucho más probable.

CON INFORMACIÓN VÍA BUSINESS INISDER MÉXICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s