TENDENCIAS_ Interrogantes sobre Televisa-Univisión

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó la compra por parte de Univisión de la unidad de negocio de contenidos de Televisa. El regulador dijo que no encontró problemas de competencia porque la presencia de Univisión en México es marginal. La transacción se anunció el 13 de abril de 2021; la nueva empresa fusionada se denomina Televisa-Univisión. Surgen algunas interrogantes sobre quién es responsable de los contenidos que ya no son de la televisora, pero se van a transmitir a través de sus canales e infraestructura.

¿Qué adquirió Univisión y qué vendió Televisa? La televisora mexicana tiene los siguientes segmentos de negocio: telecomunicaciones que incluye cable (video, banda ancha, voz fija y móvil) y satélite (Sky), contenidos y otros negocios (casinos, sorteos, revistas, distribución de publicaciones, de largometrajes y fútbol).

Televisa se desprendió del segmento de contenidos (excepto noticias, bienes inmuebles y concesiones de radiodifusión). Estos contenidos incluyen la biblioteca de programas en español más grande del mundo, el portafolio de propiedad intelectual y los derechos deportivos globales.

Los ingresos por contenidos se obtienen de la venta de tiempo publicitario en TV abierta, venta de canales (servicios de programación a otros sistemas independientes de TV por cable) y venta de programas y licencias (regalías por derechos de transmisión). En 2020 Televisa produjo más de 86 mil horas de contenido, inferior a las 94 mil horas producidas en 2014.

Aunque no son despreciables, los contenidos ya no son la principal unidad de negocio de Televisa. Al término de 2020 los contenidos aportaron 31.2% (32,613 mdp) de los ingresos totales de la empresa (97,351 mdp). Las telecomunicaciones (cable y Sky) contribuyeron con 64.7% de los ingresos (45,367 mdp por cable y 22,134 por Sky). Es histórico que una vez que se cierre la transacción, Televisa dejará de consolidar los resultados del segmento de contenidos.

¿Qué pasa con las noticias? La producción de contenidos noticiosos para México queda en poder de Televisa; será subcontratada a una empresa de la familia Azcárraga. Con ello, Televisa garantiza que la producción de noticias -incluida la influencia y el relacionamiento políticos- permanezca en manos mexicanas. Sin embargo, la empresa fusionada Televisa-Univisión mantendrá todos los activos, la propiedad intelectual y la librería con la división de noticias de Televisa.

Para mayor claridad, Televisa produce las noticias pero Televisa-Univisión es propietaria de esos contenidos informativos.

¿Cuánto pagó Univisión? Televisa recibirá 4,800 millones de dólares en efectivo (3,000 mdd), acciones ordinarias y preferentes de Univisión Holdings (1,500) y un acuerdo comercial por 300 mdd.

¿Cómo se financió la transacción? El fondo japonés SoftBank Latin American Fund invirtió mil mdd en Televisa-Univisión, mientras que Google y The Raine Group contribuyeron con 2.1 mil mdd en compromisos de deuda coordinados por el banco J.P. Morgan.

¿Cómo queda Televisa? La televisora tiene una participación accionaria de 36% en Univisión Holdings y será propietaria de 45% de la nueva empresa combinada Televisa-Univisión.

¿Qué conserva Televisa? En contenidos mantiene la producción de noticias, los inmuebles y las concesiones de TV abierta. Univisión no compra ni adquiere frecuencias de televisión. Televisa aporta -pero no vende- sus cuatro canales de TV abierta, 27 canales de TV de paga, su estudio cinematográfico Videocine, su plataforma de streaming de video por suscripción Blim TV y la marca.

Televisa pierde diversificación de fuentes de ingresos, pero se enfoca en telecomunicaciones y sus otros negocios. La transacción es histórica: Televisa deja de ser una empresa principalmente de medios y contenidos y se convierte en un operador de telecomunicaciones. Televisa firmará contratos con Univision Holdings para proporcionar contenidos a Sky y los sistemas de cable.

En el informe que Televisa envía a la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (Form 20-F), reconoce que “estos acuerdos contractuales pueden no ser tan eficaces como la propiedad directa a la hora de proporcionarnos el control sobre dichos contenidos. Por ejemplo, Univisión Holdings podría seguir una estrategia de desarrollo y producción de contenidos diferente a la que hubiéramos seguido nosotros, o podría incumplir sus acuerdos contractuales con nosotros o, de otro modo, tomar medidas que resulten perjudiciales para la empresa o tomar medidas que vayan en detrimento de nuestros intereses. Además, si no se resuelve cualquier conflicto relacionado con nuestros acuerdos contractuales, es posible que tengamos que hacer valer nuestros derechos en virtud de estos contratos a través de litigios u otros procedimientos legales”.

¿Quién es responsable de los contenidos? Éstos se encuentran bajo un régimen regulatorio que incluye al IFT y la Secretaría de Gobernación. En 2013, Televisa fue declarada por el IFT como agente económico preponderante en el sector de radiodifusión. Le impuso medidas asimétricas en materia de contenidos audiovisuales relevantes. Pero Televisa ya no es dueña de esos contenidos sino Univisión.

El IFT le impuso a Televisa no adquirir en exclusiva derechos de transmisión sobre contenidos relevantes (partidos de la selección mexicana de futbol; las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Verano; los partidos de inauguración, cuartos de final, semifinales y final de la Copa Mundial y la final de la primera división); ofrecer sus canales a cualquiera que los solicite; participar en clubes de compra de contenidos previa autorización del IFT; publicar e informar sobre servicios y tarifas de publicidad en TV abierta y no condicionar ni discriminar los espacios publicitarios. ¿Televisa libra la preponderancia en contenidos, publicidad e información?

La Dirección de Radio, Televisión y Cinematografía de la Segob supervisa los contenidos para su clasificación, transmisión, comercialización, distribución y exhibición. Salvo los noticiarios, los contenidos serán propiedad de Univisión aunque se transmitan en las plataformas de Televisa.

¿Si Televisa ya no es una empresa de contenidos, deja de ser regulada y tiene sentido la preponderancia? ¿Los contenidos de Univisión no podrán ser comprados por terceros? ¿Podrá adquirir derechos en exclusiva y participar en clubes de compra sin autorización? ¿Univisión puede ser declarada con poder sustancial de mercado en contenidos de TV abierta? ¿Televisa en publicidad? ¿La información sobre servicios y tarifas de publicidad volverá a ser opaca? ¿Quién es responsable de los derechos de las audiencias, Univisión que produce o Televisa que transmite?

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s