La primera licitación 5G de México se llamará IFT-12, aceptaría postores de otras industrias y arranca en septiembre

Con información de El Economista

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) ya organiza la primera licitación mexicana de bandas radioeléctricas que son idóneas para la prestación de servicios de quinta generación o 5G, una tecnología que puede redefinir la experiencia de comunicación de los 90 millones de clientes celulares que atiende el mercado masivo de este país y que también puede propulsar la planta industrial y el intercambio comercial de México con el mundo, valorado en 2,000 millones de dólares por cada día del 2021.

La venidera subasta de 5G se trata de un proceso identificado como “Licitación IFT-12” e iniciará su primera etapa en septiembre con la presentación de una propuesta de bases de licitación que irá a consulta pública, para que la industria y otros actores interesados hagan allí retroalimentación con el IFT y entonces la subasta salga bien pulida semanas después.

Las bandas ya consideradas de manera oficial para este concurso son aquellas de los 600 MHz, de los 800 y 850 MHz; de los 1.5 Gigahertz (GHz), también llamada “Banda L”, y de los 3.5 GHz; todo un paquete heterogéneo de frecuencias con distinta naturaleza técnica para llevar capacidad y cobertura de 5G por todo México, basado en lo que el mercado demande de esa tecnología en cada región en particular.

Una de las novedades de este concurso de bandas para servicios de telecomunicaciones de nueva generación como es la 5G está en que se perfila aceptar a concursantes que no sean operadores del servicio como son Telcel, AT&T, Movistar u otros; pero que su objeto de negocio sí pueda estar relacionado o necesitado de alguna manera de una banda o bandas anteriormente mencionadas.

Alejandro Navarrete Torres, director general de la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT, defiende que México es puntero en el despeje y disponibilidad de bandas radioeléctricas para la composición de productos 5G, después de que Brasil, Chile, Uruguay, la República Dominicana y Puerto Rico ya hicieron sus primeras demostraciones con esa tecnología, y por lo que se acusa al IFT de rezagos. “México será pionero de 5G en América Latina y a los hechos, el IFT se remite”, dice Navarrete en esta entrevista, la primera que concede en 2022.

Los operadores y los vendors nos vienen ilusionando con los despliegues de 5G desde el 2017, pero aún no hay algo masivo. ¿Cree usted que México tendrá mejor suerte con esa tecnología en 2022?

—Este 2022 será, indiscutiblemente el año de 5G para México. No sólo por la madurez de la tecnología y por las condiciones y anuncios que se están dando, como el que hizo AT&T. En términos de 5G, traemos buenas noticias para próximas semanas y meses:

Ya estamos trabajando en lo que llamaremos la licitación IFT-12. En este proceso tenemos pensado poner a disposición del mercado varias bandas que claramente son susceptibles para el despliegue de servicios de 5G. Nosotros somos neutrales y no obligamos a que se preste un servicio con una tecnología en particular. Pero sí, como se va desarrollando el mercado, vemos que estas bandas irán para esos servicios.

Las bandas L, de 3.5 GHz y de los 600 MHz… se sabía ya que iban para concurso de 5G. ¿Qué podría agregar sobre la explotación de esos espectros?

—La banda de los 600 MHz ya se licitó en Estados Unidos y Canadá, y por supuesto que para servicios de 5G en esos países, por lo que se prevé que también se ofrezcan con ella servicios de 5G en México. Allí, en los 600 MHz, estamos con un bloque de 35 más 35 Megahertz, un total de 70 MHz. Es una banda de espectro bajo que significa que puede cubrir grandes regiones geográficas, pero no necesariamente con altas tasas de transmisión.

Vamos a incluir además otras dos bandas de espectro bajo, que son las 800 MHz y de 850 MHz. La de 800 MHz la pusimos a disposición del mercado en las regiones celulares 5 a 9 en la licitación IFT-10, y vamos a volver a someterlas a consideración del mercado, pero con mejores condiciones para que haya más interesados. Y para las regiones 1 a 4, vamos incluir el espectro de los 850 MHz. Con todo eso vamos a tener espectro a nivel nacional en espectro bajo, a través de las bandas de los 800 y 850 MHz.

Para que funcione mejor, la idea es colocarlo a nivel de Área Básica de Servicio (ABS), para que puedan haber muchos más operadores, digamos, no sólo los grandes y que entonces puedan entrar al mercado los operadores medianos y especialmente los chicos o locales. No queremos más como IFT-10, donde la única ABS que se asignó fue la 9.01 de la Ciudad de México.

En cuanto las bandas medias, vamos con la Banda L, que va de los 1427 a los 1518 Megahertz. Es un espectro que generalmente se utiliza para aquello que se conoce en la industria como servicio descendiente complementario. Esta banda se puede vincular bien con la banda que va de los 3.33 a los 3.80 GHz.

Traemos entonces una combinación de espectro muy interesante para el mercado. Tenemos así: dos bloques muy importantes de espectro radioeléctrico, considerando lo que tenemos en los 600 MHz y los 800 y 850 MHz, más las porciones de bandas medias en 1.5 GHz y de 3.5 GHz. Esta es la oferta que pondremos a disposición del mercado. Nuestra idea es sacarlo a mediados de este año en su etapa de consulta pública, para que la industria y el Comité de 5G nos ayuden a dar luz, y salgamos con un concurso que atienda las necesidades y naturalezas del mercado y las propias bandas. Por eso este sería el año de 5G para nuestro país e independientemente de los esfuerzos que están haciendo y seguirán haciendo los operadores con el espectro que ya tienen.

¿Podría detallar un poco más la manera en que se concursaría la banda de los 600 MHz? ¿Cuántos operadores pueden caber en esa banda?

—Aún estamos previendo cómo segmentarla, tanto el tamaño de los bloques y cuántas áreas geográficas para ponerla a disposición del mercado. No quiere decir que habrá sólo bloques nacionales o bloques regionales. Aún hay margen para que pueda haber una combinación de algunos bloques nacionales con algunos bloques regionales. Los bloques nacionales tendrían un tamaño y los regionales, otros.

Pensando en voz alta… Los operadores podrían tener allí bloques de 5 más 5 MHz o de 10 más 10 MHz, o combinaciones de bloques de hasta 15 más 15 MHz. Si tenemos un total de 35 más 35, se pueden segmentar de la manera más eficiente para tanto la provisión de los servicios, como la promoción de la competencia a nivel nacional con operadores grandes, medianos y los locales. Queremos abrir la puerta para todos.

¿Sigue viendo entonces el IFT que la entrada de un nuevo gran actor al mercado es posible?

—Nuestra misión es promover la máxima concurrencia. Esperamos que los grandes estén presentes en esta licitación, pero queremos promover también la oferta de estas frecuencias entre operadores que no necesariamente tengan cobertura nacional. ¿Se ve más difícil que entre un nuevo proveedor nacional? Sí, pero no imposible y mientras sí vemos muy factible que entren no uno, sino varios tiradores locales que tengan mucho interés por atender su propio mercado. Varios ya nos han manifestado su interés propio. Hay empresas que quieren dejar de depender del espectro libre o del arrendamiento con terceros.

En la industria hay quien dice que las inversiones para 5G son tan intensivas y tan abultadas, que llegará un momento en que los promotores de esa tecnología serán empresas que no tienen nada que ver con telecomunicaciones… Entonces, ¿aceptaría el IFT que en esta subasta entren consorcios partiendo de esa premisa?

—Sí. En la licitación se contempla tres figuras: que se pueda participar por persona física, por persona moral o por consorcio. Ya tuvimos un ejemplo con una licitación de radio. Ahora, abriremos oportunidad a que empresas que tengan un interés común en participar, que pueda participar y que nos entreguen toda la información que quiénes son los que integran ese consorcio y si ganan las bandas, que demuestren la conformación y explotación como consorcio. Este es un esquema y legalmente podrían funcionar sin ningún problema.

Está claro que esto de 5G no es solamente un Internet ultrarrápido para ver YouTube… Cada banda puede ser más idónea para un sector productivo o el mercado masivo. Por ejemplo, una banda más apta para la minería, otra en el sector automotriz y una más para las comunicaciones celulares… ¿Podría entonces el IFT en esta licitación determinar frecuencias muy precisas para cada caso en particular?

—Esto es un nuevo ecosistema, es más que un Internet rápido. 5G es cobertura, capacidad, penetración; es mercado, región, industria… Es naturaleza técnica de las bandas.

Entonces, una de las ideas que tenemos en la mesa es poner a disposición del mercado todo el espectro disponible para los servicios de los operadores comunes. Pero estamos evaluando como posibilidad si partes de todos esos bloques se pueden reservar para lo que se llaman verticales y que se puedan asignar por procesos de asignación pública u otro proceso que permita la ley, a empresas de sectores industriales en lo particular.

Sobre las empresas… Telcel y AT&T, según sus reportes a Bolsa, tienen el recurso para comprar bandas, y Movistar ya dijo que usará las bandas de la segunda. ¿Creen en el IFT que Altán se interesará por la subasta 5G, aun viviendo un atribulado momento financiero?

—Dependerá de la propia empresa y por las circunstancias en la que se encuentra. Pero cierto es que una empresa que tenga una combinación más rica de espectro podrá tener una mejor oferta, un portafolio más robusto y atractivo para sus clientes. En ese sentido, sí pudiera ser atractivo entrar al concurso si están en posibilidades. Eso hay que preguntárselos a ellos por la circunstancia que atraviesan.

Hace un año, el IFT preveía que al final del 2021 saldría la licitación 5G de México, ahora dice que va a septiembre. ¿Qué diría a quienes alegan que el país ya se rezagó y que se durmió otros seis meses?

—Esto no es un concurso y si fuera, traemos un buen juego. México será pionero en 5G en toda América Latina, sin lugar a dudas. A los hechos, el IFT se remite:

México es el único país de Latinoamérica que ya tiene completamente liberada la banda de los 600 MHz y ahora vamos a concursarla para 5G; hay que recordarlo, nadie más la tiene libre y nadie más la puede licitar; sí, Colombia está en eso, pero todavía no puede. Y los otros países ni siquiera han terminado el apagón analógico. Muchos todavía tienen espectro ocupado en la banda de los 700 MHz y algunos ha liberado esa banda parcialmente.  

Entonces es que allí, México va muy adelante. ¿Por qué alguien diría que México va atrasado? No hay que ver lo que se va licitar, sino lo que ya está asignado y construido. Los que dicen que ya nos ganaron porque otros ya asignaron espectro, perdón, pero ese mismo espectro México lo asignó hace varios años, pues, insisto, no es lo mismo asignar espectro, que construir una red nacional con ese espectro. Hay que ver las señales, como lo que hizo AT&T y lo que está por venir: que México será claramente un líder de la región en los despliegues de 5G.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s