Home office detonó alzas en niveles de estrés y violencia entre las mujeres trabajadoras

El teletrabajo, impulsado por la pandemia, “modificó la vida cotidiana y se reflejó en un aumento del estrés familiar y en las violencias de género ocurridas en los hogares”, señala un informe del Consejo Ciudadano para la Seguridad y la Justicia de la Ciudad de Mexico. Las llamadas en busca de orientación jurídica y psicológica por agresiones incrementaron 1,500% de 2019 a 2021, y los apoyos ante riesgo suicida, 679 por ciento.

Aunque no es la instancia encargada de denuncias en temas de trabajo, de 2020 a los primeros meses de 2022 sus especialistas apoyaron “a 1,187 mujeres por problemas laborales», indica el reporte Ciberseguridad y costo emocional de los trabajos. La cifra de casos de mujeres superó a la de los hombres, la cual llegó a 921. Acoso sexual, discriminación de género y despidos por embarazo son algunos de los asuntos que han revisado.

El consejo identificó que en los últimos dos años, “la salud mental se vinculó directamente con los problemas laborales”. De enero a febrero de este año, el estrés por el trabajo es la principal causa por la cual las mujeres buscan apoyo emocional, con 26% de los reportes. Esas llamadas desplazaron al segundo sitio al desempleo, que registra 18% de las atenciones.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el Consejo Ciudadano presentó este informe sobre las diversas desigualdades y violencias de género registradas en estos años de covid-19 en el entorno digital y en los ámbitos “familiar, social, laboral y emocional”.

Las mujeres en México, no cuentan con las mismas condiciones “para generar ingresos y recursos propios a partir del acceso a un trabajo remunerado. Además, concentran la mayor parte del trabajo no remunerado en el hogar y por cuidados”, reconoce esa organización.

El análisis de las 118,835 atenciones que brindó a mujeres de todo el país en 2021, y en lo que va de este año, “revela que las brechas y la sobrecarga de labores no remuneradas afectan la salud mental. Frustración, ansiedad, enojo y desesperanza son algunas de las causas principales por las que solicitan nuestro apoyo”.

Los intentos por no contagiarse de covid-19 incrementaron las tareas en el hogar. La limpieza para mantener todo desinfectado fue como nadar contracorriente en un confinamiento con varias personas que antes pasaban el día en el trabajo o la escuela. El problema fue, en su mayoría, para las mujeres, quienes siguen encargándose de la inmensa mayoría del cuidado.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el valor económico del trabajo doméstico y de cuidados incrementó 14% de 2019 a 2020, al pasar de 5.6 a 6.4 billones de pesos. Las mujeres contribuyeron con el 73.3% de ese monto y los hombres, con 26.7 por ciento. Es decir, ellas aportaron casi tres veces más que ellos.

¿Qué hace el Consejo Ciudadano?

El Consejo Ciudadano es un organización civil que promueve de la procuración de justicia en la capital y en los municipios colindantes de la Ciudad de México. Entre sus ejes de trabajo están la salud mental, el combate a la trata de personas, a las extorsiones, la violencia hacia las mujeres y la infancia y personas mayores.

Para la atención de mujeres cuenta con tres canales: Línea Mujer y Familia, en el teléfono (55) 5533-5533; el Chat de Confianza, vía mensajes de WhatsApp al mismo número, y el Chatbot Adelita Sindelito, por messenger de Facebook. Todos sus servicios son gratuitos, algunos de ellos son:

  • Atención jurídica y psicológica 24/7
  • Terapia virtual y presencial de 9 a 12 sesiones
  • Si la víctima lo requiere, una de sus abogadas puede acompañarla al Ministerio Público para iniciar su denuncia
  • Canalizan los casos a instituciones aliadas, como la Secretaría de Seguridad Ciudadana, la Fiscalía General de Justicia, la Secretaría de las Mujeres, el DIF, entre otras.

En este periodo pandémico, “la necesidad principal, que ocupa el 27% de llamadas, es el apoyo psicológico”. Las orientaciones jurídicas y psicológicas brindadas desde la Línea Mujer y Familia aumentaron 1,500%, al pasar de 330 en el año 2019 a 5,326 el año pasado. En los primeros dos meses de este 2022, ya suman 763 apoyos.

No están seguras ni en casa ni el trabajo

“Desde marzo del 2020, que recién comenzaban a aplicarse las medidas sanitarias, en el Consejo Ciudadano advertimos de la tendencia al alza en la violencia familiar. Los reportes indican, ahora, que el 70% de las solicitudes de apoyo registradas entre 2021 y 2022 corresponden a mujeres de entre 18 y 40 años”.

El 84% de los agresores son novios, cónyuges, concubinos o exparejas. “El amor romántico ha normalizado las actitudes de control y de poder en la pareja, lo que pone en riesgo la integridad física y emocional de las mujeres”, señala el reporte.

La forma en la que son atacadas no siempre les deja huellas en el cuerpo, pero sí en su salud física y mental. “En algunos casos, la persistencia de las agresiones es tal que puede llevar a algunas mujeres a ideaciones, planeación o ejecución suicida”.  Las llamadas al programa DiSí a la Vida, que atiende a personas en riesgo suicida en México y otros países, incrementaron de manera lastimosa, en 2019 atendieron a 675 mujeres y para 2021 fueron 5,261, lo que representa un aumento de 679 por ciento.

En ese entorno, en el que piensan en quitarse la vida, muchas han tenido que seguir  trabajando, aunque su rendimiento se ve afectado y eso le suma otro problema a su vida. O les ha sido mucho más difícil buscar y encontrar empleo.

Mientras eso sucede en el lugar que más seguridad les debería dar, en el trabajo muchas enfrentan otro espacio de violencia. El 72% de las mujeres que ha buscado el apoyo del consejo durante la pandemia señala discriminación por enfermedad —incluida la covid-19—, por edad u orientación sexual. El 65% de los reportes de acoso u hostigamiento laboral ha venido de las mujeres y el 35%, de hombres. Y en despidos injustificados ellas tienen el 60% de los casos.

El reporte cita el caso de una mujer que laboraba en una empresa de limpieza. La trabajadora consideró necesario avisar a su supervisora que estaba embarazada, pero ella le recriminó por “una supuesta falta de compromiso con el empleo por haberse embarazado. Desde ese momento, no la volvieron a buscar para realizar trabajos”.

Pero incluso si no han experimentado violencia en sus hogares o en su trabajo, el consejo identificó que en 2021 cuatro de cada cinco mujeres se sienten agotadas por el cuidado de su familia y las restricciones del confinamiento, lo cual les ha causado fatiga pandémica.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s