MUNDO LABORAL_ El Director General de la OIT advierte de la amenaza a la justicia social en la reunión con el Canciller Scholz y otros dirigentes de organizaciones internacionales

El Director General de la OIT, Gilbert F. Houngbo, ha destacado el impacto de la fuerte desaceleración del mercado laboral mundial, y ha dicho que la incertidumbre actual «pinta un panorama muy preocupante para la justicia social».

El Director General se pronunció tras la reunión anual en Berlín de jefes de organizaciones internacionales y del Canciller alemán, Olaf Scholz.

Los grupos de bajos ingresos, dijo, se han visto especialmente afectados por el aumento de la inflación y el crecimiento negativo de los salarios, que han reducido el poder adquisitivo de los consumidores.

También destacó el crecimiento de los empleos informales en los países en desarrollo y la continua divergencia en el crecimiento del empleo entre los países de ingresos altos y los de ingresos medios.

«Nuestro sistema económico, al tiempo que proporciona abundancia a unos pocos, no está proporcionando recursos suficientes a la creciente mayoría que los necesita», afirmó.

Houngbo pidió que se restablezca la justicia social que, según él, es necesaria para forjar «una recuperación inclusiva y resiliente».

Acuerdos sobre creación de empleo, protección social y trabajo decente

La OIT ha acordado aumentar la cooperación con el Banco Mundial y el gobierno alemán para ampliar y coordinar mejor el trabajo sobre protección social y trabajo decente.

La OIT y el Banco Mundial aprovecharán sus respectivos puntos fuertes e integrarán su apoyo de forma más estratégica, con el fin de proporcionar más apoyo a las economías en desarrollo y emergentes en la construcción de sus sistemas de protección social y la creación de empleos decentes.

El anuncio se hizo en una conferencia de prensa conjunta, durante la visita del Director General de la OIT, Gilbert F. Houngbo, a la capital alemana, Berlín. Su viaje incluyó una reunión sobre protección social y trabajo decente, organizada en el marco de la presidencia alemana del grupo G7. El Director General de la OIT, la Ministra de Desarrollo alemana, Svenja Schulze, y la directora gerente de Políticas de Desarrollo y Alianzas del Banco Mundial, Mari Pangestu, también acordaron ampliar el apoyo conjunto a las soluciones digitales en materia de protección social, y garantizar un papel importante para los sistemas de protección social en el Escudo Global contra los Riesgos Climáticos, que fue lanzado conjuntamente por Alemania, en su calidad de presidente del G7, junto con los V20 (Veinte Vulnerables), durante la conferencia sobre el cambio climático COP27 celebrada en Egipto a principios de este mes.

«Es sencillamente inaceptable que la mitad de la población mundial (4.000 millones de personas) esté desprotegida, y que muchas más no puedan contar con una protección social adecuada», dijo Houngbo. «El apoyo conjunto que hemos acordado hoy mejorará nuestras capacidades para apoyar a los países en el refuerzo de sus sistemas de protección social y contribuirá al Acelerador Mundial del Empleo y la Protección Social para Transiciones Justas del Secretario General de la ONU, y a nuestra agenda común para el desarrollo sostenible, el trabajo decente y la justicia social».

Pangestu destacó las lecciones aprendidas de la pandemia de COVID-19 sobre la importancia de la protección social para evitar los efectos negativos de la crisis.

«Compartimos una visión común, expresada en el Acelerador Mundial y en el Compás para la Protección Social y el Trabajo (SPJ) del Banco Mundial, para fortalecer los sistemas de protección social adaptables como columna vertebral para construir sociedades más cohesionadas, resilientes y justas. Esperamos unir fuerzas con los socios nacionales, internacionales, del sector privado y de la sociedad civil para emprender una acción colectiva, de manera que los sistemas de protección social y de empleo integrales y adaptables puedan ayudar a construir la resiliencia y engendrar una salida sostenible de la pobreza, bajo el liderazgo de los países», dijo.

Declaración conjunta OIT-BMZ

Gilbert F. Houngbo (OIT), Svenja Schulze (Ministra de Desarrollo alemana)

Por otra parte, la OIT y el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania acordaron una declaración conjunta para ampliar la cooperación en la promoción del trabajo decente en todo el mundo.

La declaración conjunta se centra en la creación de empleo y el trabajo decente, la protección social, las cadenas de suministro mundiales sostenibles y la igualdad de género en el mundo del trabajo.

Confirma los ámbitos de cooperación existentes y establece las áreas en las que debe ampliarse la colaboración para abordar los retos a los que se enfrentan los mercados laborales mundiales, especialmente en las economías en desarrollo y emergentes.

Entre ellos se encuentran:

  • La creación de empleo y el apoyo a la integración de los refugiados, los desplazados internos y las poblaciones vulnerables en las comunidades de acogida y en situaciones de crisis.
  • Mejora de las condiciones de trabajo, la seguridad y la salud en el trabajo, la productividad, el diálogo social y los procesos de fijación de salarios mediante la creación de empleo y la cooperación con el sector privado.
  • El desarrollo de competencias que respondan a las necesidades del mercado laboral y el fortalecimiento de las instituciones del mercado laboral.
  • Transformación de las cadenas de suministro mundiales, incluida la eliminación del trabajo forzoso y del trabajo infantil, en particular de las peores formas de trabajo infantil.
  • Creación de empleo y fomento de las competencias en los sectores verdes.
  • La protección social de los trabajadores en el empleo formal e informal, con especial atención a la economía de los cuidados como área de promoción del empleo.
  • Promoción de la igualdad de género y de la participación en el mundo del trabajo, especialmente dirigida a las mujeres, las niñas y los grupos marginados.

«El trabajo decente es una palanca fundamental en la lucha contra la pobreza», dijo Schulze. «Ayuda a aumentar la resistencia en tiempos de crisis y tiene un efecto estabilizador en la cohesión social. Por ello, la creación de puestos de trabajo decentes y la mejora de las condiciones laborales en las cadenas de suministro mundiales son tanto un objetivo como una aspiración de la política de desarrollo alemana. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) es un socio estratégico clave para el BMZ. Estoy muy satisfecha de que, en mi reunión de hoy con el nuevo Director General de la OIT, Gilbert Houngbo, hayamos podido trazar prioridades conjuntas para trabajar juntos en una asociación de cooperación aún más estrecha en el futuro».

El grupo de países del G7 se ha comprometido a aumentar su apoyo a los empleos verdes y al desarrollo de competencias verdes en los países en desarrollo y emergentes hasta 2025. La OIT está aportando su experiencia para apoyar el cumplimiento de este compromiso. Un primer proyecto conjunto entre la OIT y el BMZ promoverá el empleo femenino en sectores verdes en Senegal, a partir de 2023.

CON INFORMACIÓN VÍA OIT/ILO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s