TENDENCIAS_ El trabajo remoto refuerza el compromiso de las personas con su empresa, comprueba un estudio

Uno de los principales miedos que siempre han tenido las empresas a la hora de implantar el trabajo remoto ha sido el temor a que las personas colaboradoras se distanciasen de su organización y de sus compañeros.

Esa brecha podría generar un desapego que hiciese que las personas les diesen más importancia a otras facetas de su vida. También que se sintiesen más atraídos por otras organizaciones.

Es por esto que, cuando las empresas se vieron obligadas a implantar el trabajo remoto durante la pandemia, temieron que se diesen altos índices de desapego y una caída de la productividad como nunca habían sufrido.

Por suerte, salvo en contadas excepciones, la realidad es que las personas empleadas siguieron laborando igual que lo hacían en las oficinas (en ocasiones, incluso más).

El mundo de vuelta a sus sitios de trabajo

Las restricciones pandémicas se relajaron y pudieron volver a la modalidad presencial, pero muchas pelearon porque este formato permaneciera.

Algunas compañías decidieron adoptar un modelo híbrido, pero la preocupación por el desapego continuó y surgieron propuestas como la posibilidad de laborar por todo el mundo para conocer el país o la ciudad natal de los compañeros. 

Gigantes de la talla de Microsoft, por ejemplo, han indicado que existe una «paranoia de la productividad» respecto al trabajo remoto.

Han asegurado que estos miedos se basan en la desconexión que existe entre las expectativas de los jefes, que piensan que su plantilla laboral no rinde lo suficiente. También en las de las personas empleadas, que sienten que son muy productivas.

¿Qué pasa con el compromiso?

Un nuevo estudio dio la razón a quienes piensan que esos temores son infundados.

La consultora Vyopta publicó un informe centrado en analizar las videoconferencias y cómo estas afectan a la colaboración en entornos laborales.

El estudio apunta que las personas trabajadoras que han laborado o actualmente lo hacen en casa, esto entre 2020 y 2022, incrementaron su compromiso con el resto de sus colegas.

El informe, que recoge TechSpot, fue elaborado comparando las reuniones en línea que mantuvieron integrantes de compañías como Zoom, Microsoft Teams o Webex en las seis semanas comprendidas entre principios de abril y mediados de mayo de los años referidos.

Los resultados constataron que las organizaciones han aumentado 60% el número de juntas virtuales; pero han empezado a acortar la duración de las mismas y a priorizar aquellas con un número pequeño de personas.

La media de reuniones en línea semanales por integrante es de ocho, cuando antes era de cinco. Pero el tiempo pasó de 43 a 33 minutos en promedio, y el número de integrantes de 20 a 10.

Según Vyopta, las personas que dejaron las empresas durante el periodo de estudio participaban menos en las reuniones en esta modalidad.

20% más bajo que sus colegas en las reuniones en grupo, 22% menos en las reuniones individuales y hasta una caída de 67% en un modelo de reunión que la consultora cataloga como «interacciones individuales espontáneas».

A modo de conclusión de su estudio, desde la firma aconsejan a las organizaciones intentar fomentar la participación de las personas empleadas en las reuniones en línea.

No obstante, no deben imponer la asistencia a todas las que se celebren y no obligar a la gente a conectar su cámara; esto que las interacciones de audio también facilitan los vínculos sociales y evitan la denominada «fatiga Zoom».

CON INFORMACIÓN VÍA BUSINESS INSIDER MÉXICO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s