VIDEOCOLUMNA_ Los movimientos obreros toman las calles del orbe

Por Israel Quiñones

Es necesario preguntarse hacia dónde se encamina el movimiento obrero y que dirección debe seguir ante el escenario tan complicado que se presenta para la clase trabajadora. Y es que, las condiciones económicas postpandemia, la falta de cumplimiento de parte de la patronal y gobiernos, así como la planeación de automatización y acumulación del capital han forzado a las organizaciones sociales y sindicales a tomar las banderas de lucha, han llevado a definir una ruta de movilización a penas en el inicio de este 2023.

La crisis económica, social y energética provocada por el conflicto bélico en Ucrania, además de las consecuencias derivadas de la pandemia, que aún no ha llegado a su final según la Organización Mundial de la Salud (OMS), han generado una cadena de estridentes conflictos obrero-patronales en el orbe. Las grandes movilizaciones en Francia, la reciente huelga de maestros en Reino Unido, además de las movilizaciones unitarias en México, son una muestra clara de que los sindicatos y los trabajadores en su conjunto han decidido enfrentarse a las imposiciones planteadas desde los grandes organismos económicos, tales como el FMI, el Foro de Davos o del Banco Mundial.

El crecimiento desmesurado del fenómeno inflacionario global ha llevado a millones de personas a la pobreza, mientras que las políticas monetarias no terminan por entender cómo mantener controlado el avance del precio de los alimentos y los energéticos, tales como combustibles y electricidad principalmente.

En este marco, la clase trabajadora ha decidido exigir mejoras sustanciales en sus salarios y prestaciones, además de encontrarse envuelta en una batalla decisiva en lo que se refiere a las pensiones.

Francia se ha convertido en un bastión en el tema de las pensiones de los trabajadores, ya que en medio del aumento de los denominados “comodities”, el acceso de los trabajadores a agua caliente o contar con electricidad en casa se ha convertido en una verdadera odisea, aunado a esto, la baja en las pensiones se convierte en una autentica catástrofe, por ello, la radicalización que han adoptado las centrales sindicales francesas, con grandes victorias en las calles de las principales metrópolis de esta nación europea que, sin embargo, no han logrado frenar las reformas promovidas por el gobierno de derecha liberal que encabeza Emmanuel Macron.

Por otro lado, el estallamiento de la gran huelga de maestros en Reino Unido, movilización que no se veía hace más de una década, va en busca de mejoras salariales sustanciales para este gremio, de manera que este 1 de febrero, Inglaterra y Gales quedaron prácticamente paralizadas, ya que a los educadores se les sumaron los trabajadores ferroviarios, organizaciones estudiantiles, entre otros gremios laborales. La justa búsqueda por un salario adecuado se ha transformado en una batalla por la dignidad de la educación en una nación que se supone, ha sido ferviente luchadora de los derechos que rigen en occidente, siempre y cuando estos derechos y libertades no entorpezcan el crecimiento de los grandes capitales privados.

En nuestro país tenemos a los medios de comunicación enajenados con el rompimiento amoroso que ha sufrido el expresidente Peña con Tania Ruíz, somos testigos de la disputa entre los dirigentes priistas, peleándose las migajas de lo que queda de ese partido, mientras que los trabajadores por millares toman las calles reclamando mejores condiciones, pero sobre todo dignidad.

El Sutnotimex marchaba exigiendo solución a una huelga con más de mil días de haber sido estallada, el Sutin y los centros de investigación gritaban por más presupuesto para la ciencia, tecnología y la cultura y mientras los consejeros del INE presentan libros, cosa que no tiene nada que ver con el trabajo por el que ganan más de 300 mil pesos mensuales, los trabajadores del Suntnafin luchan por el respeto a su organización y a la bilateralidad, así como todas las organizaciones sindicales y sociales hacían un pase de lista frente al antimonumento de la Avenida Reforma en exigencia por la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

La lucha por la dignidad es encabezada por el movimiento obrero, asunto no reconocido por los capitales privados y los poderes políticos, sin embargo, es importante comprender que los recientes acontecimientos son resultado de políticas depredadoras, excluyentes y acaparadoras.

Los trabajadores deben tener claro que su unidad, así como su capacidad de organización y movilización serán cruciales para alcanzar las metas trazadas, así mismo, la izquierda deberá retomar y accionar con las banderas históricas con las que ha venido caminando, los movimientos progresistas nacieron en el seno obrero y hoy se convierten en luchas por la dignidad humana que deberemos afrontar, enfrentar y ganar en unidad.

Defender y negociar siempre a favor del trabajador, dice el STRM tras el nuevo esquema de jubilación en Telmex

Francisco Hernández Juárez es desde hace 45 años el líder del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), un gremio conformado por alrededor de 60,000 trabajadores de Telmex, que lo hacen junto con los sindicatos magisterial, petrolero, de electricistas y minero, el sindicato más poderoso del país y adherido además a la Unión Nacional de Trabajadores (UNT).

Esta semana el sindicato que dirige Hernández Juárez y Telmex llegaron a un acuerdo para resolver un conflicto laboral que duró tres años y que congeló la contracción de nuevo personal por todo ese tiempo, lo que afectó a unas 2,000 plazas y los servicios que reciben los consumidores. El acuerdo incluye que los telefonistas podrán adquirir acciones de Telmex de manera voluntaria y podrán mantener también una pensión digna, esto también posterior a un arbitraje de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), que acompañó un nuevo esquema de jubilaciones.

Para Francisco Hernández Juárez el acuerdo es un logro para los telefonistas sindicalizados, pues confía en que a mediano plazo la situación financiera de la empresa cambie para mejor y la prestación del servicio que recibe el usuario mejore también en su calidad con un próximo proceso de contratación de 1,942 plazas conforme a la Cláusula 149 Quater del contrato colectivo de trabajo. Telmex paga hoy pasivos laborales por 19,870 millones de pesos y tuvo una pérdida neta de 2,731 millones de pesos en el tercer trimestre de 2022, cifras que a consideración del líder sindical deberían cambiar con el tiempo, lo mismo que los sindicatos orientarse hacia los procesos democráticos.

—Dicen que en la guerra uno consigue lo que negocia, no lo que se merece. Siendo así, ¿se siente vencedor en este conflicto laboral?

—Logramos mantener vigente uno de los mejores contratos colectivos del país, esto por el tipo de prestaciones y el nivel salarial que presenta. La nómina de los telefonistas es de las que más protegen al trabajador en este país. Y la jubilación también es de las mejores en este país, con todo y que sufrió una disminución; con todo eso, sigue siendo una de las mejores jubilaciones, muy sólida y muy identificada y muy resultado de la lucha sindical.

Ese resultado y esos niveles de confianza que tenemos se logra sólo si se entiende que el conseguido fue un buen acuerdo. Claro, hubiéramos preferido que no se modificara, pero entendemos que la situación financiera de la empresa es complicada. Entendemos que está pasando por un momento difícil, aunque transitorio y que atañe mucho a decisiones de la empresa, porque han sacado muchos de los negocios más rentables para Telmex, como el manejo de datos. Aun con ello, nosotros, en el sindicato, seguimos estando dispuestos a apoyar a la empresa.

Y por su parte, logramos que el gobierno se diera cuenta que la empresa estaba haciendo algo ilegal: que no quería cumplir el contrato colectivo y el mismo gobierno tuvo que venir a ayudarnos a ajustar eso con la empresa, y así la empresa rectificó y el gobierno también se dio cuenta que nuestra lucha es legal y en defensa de los derechos consagrados en el contrato colectivo de trabajo.

Hubo ajustes, sí. Pero también salimos fortalecidos al hacernos escuchar en el gobierno y mantener activo nuestro contrato colectivo de trabajo con una de las mejores jubilaciones, sí con ajustes y con algunas alternativas de prestaciones. Nos parece entonces que se puede considerar un saldo muy positivo de esta lucha.

—Ese fue el resultado hacia afuera, pero adentro ¿qué radiografía haría de las batallas internas y cómo queda parado su liderazgo allí?

—Quiero decir que en esa materia tenemos un nivel de participación de al menos 85 por ciento. Los trabajadores participan en las consultas, en los procesos y en los acuerdos que se toman en todas las secciones, en nuestras asambleas y de hecho, allí es donde tenemos niveles de participación del 90% y claro que hay siempre que no está de acuerdo con la abrumadora mayoría, pero aquí les digo a los trabajadores que las condiciones del sindicato se sienten muy sólidas y francamente yo creo que esos niveles de confianza sólo se logran si estoy yo en lo correcto, si los trabajadores observan que estoy defendiendo sus intereses y sus derechos, porque eso me permite tener un liderazgo sólido.

—¿Esos niveles de confianza y el acuerdo que deja con Telmex son su herencia en el sindicato de telefonistas?

—Me gustaría, eventualmente cuando llegue esa condición en el sindicato, que se dé un liderazgo con una persona que se mantenga sólida siempre en la defensa de los trabajadores. Que esa sea su prioridad siempre, aun cuando se tengan que tomar las decisiones difíciles, pues como decía usted: defender y negociar siempre a favor de ellos. Si el liderazgo que venga se guía siempre por lo que realmente quieren los trabajadores, no hay riesgo de equivocarse.

Pienso entonces en un liderazgo para el sindicato con esas características, siempre ganándose la confianza de los compañeros y definiendo muy claramente las estrategias con ellos. Sin demérito de apoyar a la empresa y sin demérito de impulsar las cosas que sean buenas para el país, el trabajo fundamental es y ha sido concentrarse en la defensa de los intereses de los trabajadores. Eso es lo que dejaría.

—A tres años de conflicto y con un contexto de reforma laboral distinto y contrato colectivo que pudiera calificarse como diferente, ¿es con todo este un buen momento para contratarte en Telmex?

—A México, recientemente, le habían cerrado mucho la puerta a seguir participando en acuerdos comerciales, porque a otros actores no le parecía correcto que la principal ventaja competitiva de México fuera su mano de obra barata, y parte de eso era lo que hacía posible la política económica entonces, de que el salario estuviera sacrificado a cambio de inversiones y el sindicalismo tampoco tuvo capacidad de responder y además las leyes no eran muy favorables para impulsar un sindicalismo fuerte y democrático.

Lo nuevo e importante con la llegada de este gobierno es que con la nueva ley laboral vamos a tener realmente de un impulso de poder lograr una mayor sindicalización, mayor democracia en los sindicatos para legitimar los contratos de manera que le digo a los compañeros, porque tenemos una nueva generación de ellos en el sindicato de telefonistas, que no se les olvide que no hay mucho hacer frente a empresas y gobiernos si no hay sindicatos fuertes. Por ello hay que impulsar un sindicalismo con democratización y legitimación; hacer sentir siempre la presencia de los trabajadores con ánimos constructivos y ánimos fuertes para que mejore la situación de la empresa y eso es lo que justamente se está ofreciendo hoy en Telmex a los trabajadores que quieran venir.

En estos tres años se cerró la puerta a los trabajadores de nuevo ingreso, pero ya se deberían abrir las plazas. Por lo pronto el martes tengo una reunión con el director general y su equipo y ellos con nuestro equipo para impulsar nuevas contrataciones, y para definir una nueva agenda de trabajo, para dar así una mejor atención a los clientes, porque una democratización con el sindicalismo también atraerá mejores profesionales y eso más que nada se deberá traducir en mejores servicios en línea y calle al consumidor.

—¿Cree usted que la Red Nacional Última Milla atraiga a trabajadores muy calificados en medio de ese amparo que tienen ustedes todavía contra la separación funcional de Telmex?

—Todo tiene que mejorar, la situación de la empresa debe cambiar y eso es parte de la agenda, pues es bien sabido que no estamos de acuerdo con la separación funcional de Telmex y ese amparo pretende revertir esa decisión, para conseguir la posición de Telmex en relación a su capacidad competitiva que merece. Todos esos temas de telecomunicaciones están en la agenda y los vamos a seguir persiguiendo.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

STRM_ 19.01.2023 Conferencia Matutina de Presidencia. Convenio STRM-Telmex

19.01.2023/ STPS Mtra. María Luisa Alcalde Luján. Convenio STRM-Telmex

STRM_ Firma de Convenio STRM-Telmex

«La empresa Teléfonos de México (Telmex) y el Sindicato de Telefonista de la República Mexicana (STRM), con la mediación activa de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), alcanzaron diversos acuerdos sobre las condiciones jubilatorias para el personal de nuevo ingreso y, simultáneamente, garantizan la mejora continua en los servicios que ofrecen a sus clientes.»

Sigue leyendo el resto del COMUNICADO Conjunto 002/2023 (STRM, STPS, TELMEX)

  • CONVENIO STRM-TELMEX
  • COMUNICADO STPS

STRM ASAMBLEA NACIONAL_ Propuesta de la STPS

Circular informativa del 9 de enero de 2023 (LINK DE ACCESO AL PORTAL STRM)

CRONÓLOGICO (Presentado a la Asamblea Nacional de Representantes del STRM el 09.01.2023)

CIRCULAR RESULTADOS DE LA ASAMBLEA (LINK DE ACCESO AL PORTAL STRM)

PROPUESTA SECRETARÍA DE TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL (STPS)

VIDEOCOLUMNA_ «Todo mundo al pendiente de lo que viene»

Por Israel Quiñones

En estas fechas todo mundo está al pendiente de lo que vendrá y automáticamente dejamos de lado lo que pasamos durante todo un año. Aunque no contemos con la mística capacidad de adivinar el futuro, cuando el nuevo año llega nos llenamos de expectativas sobre los acontecimientos que llenaran el tiempo de un nuevo ciclo terrestre alrededor del sol.

Cuando llenamos nuestro tiempo que transcurre durante el año, se trata de la acumulación de experiencias, aprendizajes y con ello, fortalecemos nuestra capacidad de quedarnos con ese cumulo de actividades y resultados para nuestro bienestar y el de aquellos que nos rodean, más cuando nuestro trabajo se trata de compartir y compartirnos para lograr un bien común.

La idea es que nuestro recorrido por el tiempo, por los años no quede en el vacío, sino que dejemos un rastro digno de recordar, de heredar a aquellos que nos siguen. La generación de proyectos se trata de compartir nuestras ideas para mejorar las condiciones de nuestro entorno y por supuesto, busca la trascendencia para que otros continúen la tarea que iniciamos en su momento y el momento se vuelve efímero si no se logra compartir en colectividad.

Podemos prever acontecimientos importantes que se darán en este inicio de año 2023, tal como ocurrirá en el Sindicato de Telefonistas, donde ya se tiene una planeación importante para las primeras dos semanas de este mes de enero. Se puede visibilizar que la capacidad de decisión de esta organización va encaminada en pro del bienestar de aquellos trabajadores de nuevo ingreso y al mantenimiento de nuestro Contrato Colectivo de Trabajo, de modo que la tarea sindical se basa en luchar contra el abuso del capital y mantener el bienestar de la clase trabajadora jubilada, activa y futura.

La primera confrontación que tienen las decisiones importantes se da entre las particularidades y la colectividad, es decir, siempre existirá quien pretende imponer sus necesidades inmediatas sobre las de una mayoría, sin embargo, para esto tenemos procesos democráticos claramente establecidos en los estatutos sindicales y en la Ley Federal del Trabajo, donde la decisión mayoritaria se impone sobre las individuales, además contamos con asambleas nacionales y votaciones que se realizan en un formato personal, libre, directo y secreto, de manera que la reflexión personal se convierte en un acto colectivo.

La posibilidad que tenemos de decidir nuestro camino es un acto implícito de libertad y en ese sentido, este acto debe de asumirse con la responsabilidad suficiente y esta llega cuando la acumulación de experiencias y conocimientos que los años nos han otorgado, con esto podemos diferenciar entre la realidad y la falsedad, entre la mentira y la verdad que se emite por medio de los canales a los que tenemos acceso. Al mismo tiempo, que nuestra capacidad de consensar se convierte en una herramienta fundamental para empatizar con las razones del otro o en su defecto, en mantenernos firmes con nuestros argumentos y razones que nos llevan a decidir lo mejor de manera colectiva.

Las épocas decembrinas se prestan para recargarnos en la reflexión, pues de forma natural somos seres cíclicos y el fin de año es un cierre que se presta para pensar y repasar lo que ha sucedido durante los 12 meses anteriores, para cuestionarnos y reafirmarnos o también, para poder cambiar la metodología de nuestros actos. Se trata de renovarse y proponerse una continuidad o un cambio, ya sea radical o en pasos cortos y seguros, pero esto depende de cada uno; sin embargo, en la mayoría de esta toma de decisiones sobresale nuestro entorno inmediato, los nuestros.

Es verdad que este humilde “juntaletras” no puede darles certeza de los acontecimientos que se resguardan tras los siguientes 12 meses que estarán transcurriendo durante este 2023, simplemente podemos compartir buenos deseos y proyectos que posiblemente tendremos la capacidad de impulsar juntos, de manera colectiva y en consenso. Podremos compartir y debatir ideas, pero siempre con la finalidad de encontrar el bien común.

Este inicio de año nos embarga la tristeza por la partida de nuestro amigo Jorge Belarmino. Que la tierra te sea leve. ¡Hasta siempre compañero!

Telefonistas insisten en mejora de jubilaciones

El Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) espera una nueva propuesta de jubilación para los trabajadores de nuevo ingreso, lo que contribuiría a avanzar en el proceso de revisión de su contrato colectivo de trabajo y evitar una mayor tensión en la revisión salarial de 2023.

En entrevista Francisco Hernández Juárez, secretario general de los telefonistas, explicó que, “después de la instalación de la mesa técnica se demostró que el sindicato tenía razón en cuanto al impacto en las finanzas de la empresa, no es cierto que la entrada de nuevos trabajadores pudiera poner de cabeza a Telmex”.

Se hizo un cálculo actuarial del pasivo laboral que tendría la empresa por la jubilación, “demostramos que la empresa magnificaba el problema y que en realidad ella decía que eran 20,000 millones y nosotros que eran 500 millones y resultaron ser 300 millones el costo de la jubilación a valores actuales; en ese sentido, avanzamos y logramos que la empresa retirara su propuesta de aplicar las Afores a los trabajadores de nuevo ingreso, y estamos trabajando con la empresa de una propuesta de jubilación que no será la misma que antes, pero será una jubilación”, explicó el líder de los telefonistas.

Cabe destacar que este proceso de revisión contractual del Sindicato de Telefonistas lleva ya casi tres años de discusiones, cuyo problema de fondo son las jubilaciones, hecho que significó el estallamiento de huelga el pasado 21 de julio.

En ese sentido, Hernández Juárez no destacó que haya tensión el próximo año en su revisión, “si no logramos que se arregle –en lo que resta del año– seguramente la empresa no nos va a querer cubrir las vacantes, impulsar salarios diferenciados, y afectar otras prestaciones, el problema es que la gente ya no tiene paciencia, y la posibilidad de la huelga, si el problema no se resuelve es altísima a dos meses de las elecciones”.

La Secretaría de Trabajo y Previsión Social, expuso, sigue trabajando en la propuesta como parte del arbitraje que se realiza, y se están afinando los detalles, “han estado trabajando duro y tengo la confianza de que se pueda resolver este problema, para que el sindicato se concentre en otros proyectos y apoyar a Telmex a mantenerse de la menor manera en el mercado”.

Destacó que el STRM ya realizó el proceso de legitimación de contrato, “y la verdad se le preguntó a la gente si está apoyado o no su contrato y logramos participación del 87% de los telefonistas y de ellos 98% estuvieron a favor de respaldar el contrato. Así es que no hay duda de que vamos a defender con todas las fuerzas que como organización el histórico contrato de los telefonistas”.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Un final y comienzo de año significativo para los Telefonistas

Por Israel Quiñones

El Sindicato de Telefonistas ha realizado un anuncio formal que hace de conocimiento de los trabajadores que en enero de 2023 citará a una asamblea nacional para tomar una importante decisión sobre la propuesta que estaría realizando la Secretaria de Trabajo y Previsión Social, esto como resultado de la negociación entre Sindicato, empresa y la autoridad laboral después de haber levantado la huelga el pasado 22 de julio de 2022.

A partir de que la empresa Telmex recibió la denominación de Agente Económico Preponderante y con ello, una regulación asimétrica y la baja en sus ingresos, esta también decidió emprender una embestida en contra del Contrato Colectivo de los trabajadores afiliados al STRM, con la única visión de disminuir los derechos plasmados en dicho Contrato, de modo que los ingresos económicos se han ido concentrando en su mayoría en empresas filiales de América Móvil, mismas que dependen completamente de la red de Telmex y no tienen empleados directos.

Telmex siendo la principal empresa del sector de las telecomunicaciones en México, ha sido desmantelada, sobre todo para no cumplir con los trabajadores y su sindicato, todo esto con una visión empresarial neoliberal y deshumanizada. Por ello, el STRM emprendió varias jornadas de lucha que impulsarían una negociación equitativa, además de defender la fuente de trabajo y el acceso de los ciudadanos a un internet digno, que diera la posibilidad de un proceso igualitario de acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación, mismo que está consagrado en nuestra Constitución en el artículo sexto.

Después de varios intentos de negociación, se decidió por la Asamblea Nacional de Representantes del Sindicato estallar la huelga el 21 de julio de 2022, una acción histórica que no se realizaba desde hace 37 años y que llamó la atención de propios y extraños, a tal punto que el propio Presidente López Obrador realizó un llamado a la conciliación entre empresa y Sindicato desde la tribuna de la conferencia matutina. Este llamado fue importante para que ese mismo 22 de julio, en la sede de la STPS se estableciera un acuerdo de negociación por medio de una Mesa Técnica, misma que tuvo una temporalidad para exponer datos fríos por las partes y abrir la puerta a una negociación que daría como resultado que la Secretaria realizará un arbitraje, mismo que podría ser expuesto en enero de 2023 para ponerlo a decisión de los trabajadores en una Asamblea Nacional y una consulta por medio del voto personal, libre, directo y secreto de todos los afiliados al STRM.

Han sido meses muy complicados, sobre todo por la lentitud en que se han resulto las negociaciones con intermediación de la STPS, sin embargo, este 26 de diciembre el STRM ha dado a conocer una circular informativa y un citatorio para la consulta que se llevará a cabo los próximos 12 y 13 de enero de 2023, de esta forma la propuesta de la STPS se daría a conocer por medio de una Asamblea Nacional en los primeros días del mes de enero, con la intención de que la información fuese difundida con prontitud a los trabajadores en todos los Centros de Trabajo del país, al mismo tiempo en que se combate una infodemia malintencionada y elaborada por grupos que pretenden realizar un proceso de desunión en la organización, con la única intención de acarrear beneficios políticos y económicos a su causa, pues la unidad es la mayor fortaleza para los trabajadores, ya que la desinformación solamente beneficia al capital, el cual no descansa.

Los momentos que se viven en el STRM son definitorios y tendrán importantes resultados para los trabajadores de nuevo ingreso. Por esto es importante impulsar la continuidad de nuestro Sindicato, de modo que el mantener un Contrato Colectivo como el que ostenta actualmente la organización se convierte en un ejemplo vivo para otros Sindicatos que se encuentran en condiciones de lucha, tal y como ocurre con nuestros compañeros del Monte de Piedad, donde la empresa con artimañas dignas de mitad del siglo XX ha querido debilitar la unidad de su organización con despidos injustificados y amedrentando a los trabajadores con amenazas, pero la unidad del movimiento obrero y la capacidad de lucha, como la que ha demostrado el STRM deben ser promovidas en todo el país para la dignificación del trabajo y el mejoramiento democrático de las organizaciones y sus agremiados.