PIB de comunicaciones en México crece durante 2020 pese a Covid-19

El Producto Interno Bruto (PIB) del sector de Telecomunicaciones y Radiodifusión creció alrededor de 1.15 por ciento durante 2020, a pesar de la pandemia de la Covid-19 y a diferencia del PIB general de México que cayó 8.5 por ciento el año pasado.

A pesar de los números positivos para el sector, se trata de una desaceleración respecto al 2019, pues en aquel año el PIB de Telecomunicaciones logró un crecimiento de 3.1 por ciento.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el sector de Telecomunicaciones aportó en 2020, en conjunto con el de Radio y Televisión, 2.1 billones de pesos, mientras que en 2019 la aportación fue de 2 billones de pesos.

De los cuatro trimestres de 2020, fue en el de octubre-diciembre en el que el sector mostró mejores números al lograr una suma de 565 mil 115 millones de pesos. En cambio, el tercer trimestre fue el más bajo con 511 mil 837 millones de pesos.

Las telecomunicaciones han sido de los pocos sectores que soportaron la embestida de la crisis sanitaria, pues prácticamente todas las industrias registraron una caída durante 2020. 

De acuerdo con las cifras del Inegi, las actividades secundarias, integradas por el sector industrial, cayeron en promedio 10.2 por ciento. El sector de servicios también cayó en promedio 7.9 por ciento durante el año pasado.

Además de las telecomunicaciones, sólo la agricultura, ganadería y pesca tuvieron un crecimiento promedio del 2 por ciento.

El sector de las telecomunicaciones ha demostrado durante la pandemia de Covid-19 que se trata de una industria primordial para evitar que la economía se desplomara aún más, pues gracias a sus servicios permitió que otras industrias continuaran con sus actividades de manera remota.

Por ejemplo, las telecomunicaciones permitieron el funcionamiento de actividades financieras y bancarias, educativas, comercio electrónico, restaurantes, incluso gobiernos, por mencionar algunas.

Es por ello que la propia industria ha pedido al gobierno federal que exista certeza jurídica y regulatoria para que las inversiones en el sector no detengan su curso o miren a otros países.

Con información vía DPL News

Pegan a CFE efecto cambiario y ajuste en régimen de pensiones

Los ingresos acumulados de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) al cierre del cuarto trimestre de 2020 ascendieron a 503,636 millones de pesos, con lo que tuvo una reducción de 10% en comparación con el año anterior por una menor demanda de energía, para cerrar el año una pérdida neta de 78,919 millones de pesos, en contraste con los 25,673 millones que obtuvo como utilidades el año anterior.

Así, la CFE reportó que ha duplicado su nivel de ingresos en una década, luego de que en 2010 reportó que por venta de energía y servicios obtuvo 254,417 millones de pesos. Pero la reducción de este año en esas percepciones fue la menor desde el 2018, según ha reportado a la Bolsa Mexicana de Valores. 

Por otro lado, la pérdida acumulada del año, de 78,919 millones de pesos negativos fue la primera que ha reportado desde el 2015, ya que desde entonces la estatal había registrado utilidades netas en cada ejercicio que fueron desde 41,924 millones hasta el récord de una utilidad neta de 108,185 millones de peso en 2017, en que el precio del gas natural que la empresa comenzó a comercializar se mantuvo estable al alza. 

Pero de acuerdo con el reporte de la estatal eléctrica, en 2020 presentó una caída en la energía entregada de 12,244 gigawatts por hora, originada principalmente por una disminución en las ventas de energía eléctrica en el sector industrial como resultado de la contingencia sanitaria por el Covid-19, esto a pesar del incremento en el consumo de electricidad en el sector doméstico.

Al cuarto trimestre de 2020, los costos de operación de la CFE sumaron 484,197 millones de pesos, lo que significó un incremento de 4,829 millones, equivalente al 1%, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Este efecto neto obedece a dos factores importantes: una reducción en los costos de energéticos y combustibles de 80,216 millones y al reconocimiento de las obligaciones laborales por 84,889 millones derivado de las modificaciones en el contrato colectivo de trabajo para el bienio 2020-2022. Esta última cifra no representó una erogación de flujo de efectivo durante 2020, detalló la empresa en su reporte.

La depreciación de 5.9% del peso mexicano frente al dólar y el hecho de que la CFE tiene una posición en moneda extranjera pasiva, generó una pérdida por fluctuación cambiaria de 31,770 millones, lo que afectó el resultado integral de financiamiento, el cual pasó a 90,314 millones en 2020 en comparación de 27,965 millones de 2019. Este efecto de valuación de fluctuación cambiaria en el resultado integral de financiamiento revirtió así la utilidad operativa y origina una pérdida neta de 78,920 millones de pesos.

Cabe resaltar que al término del cuarto trimestre del 2020 se generó utilidades antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (Ebitda, que es el valor que expone el rendimiento operativo real de una empresa) de 97,453 millones de pesos, incluido los efectos de la modificación del contrato colectivo de trabajo y la disminución en los ingresos derivados del impacto de la pandemia de Covid-19.

Respecto al Estado de Situación Financiera, el valor total de los activos de la CFE al cierre del cuarto trimestre de 2020 registró un crecimiento del 3% respecto al cierre de 2019, al ubicarse en 2,168,410 millones de pesos, lo cual se explica por el incremento en el rubro de efectivo y equivalentes (28%), activos por derecho de uso (1%) e instrumentos financieros derivados (260%), este último para mitigar los riesgos financieros asociados a la deuda contratada.

Por otra parte, el pasivo total de la CFE se incrementó en 8%, como resultado de la revaluación del pasivo por arrendamiento y de la deuda contratada en dólares, debido a la depreciación del peso frente al dólar por 5.9% al cierre de diciembre 2020. Adicionalmente, el pasivo por arrendamiento se incrementó en 40,831 millones de pesos, equivalente al 7.2%, mientras que la deuda incrementó en 10,119 mdp, cifra superior en sólo 2.9% con respecto al 2019.

En 2020 la CFE detalló que implementó estrategias de optimización de sus pasivos financieros, mediante el acceso al mercado de diferentes mercados de capitales que han permitido disponer de recursos para el programa de inversión y de refinanciamiento de obligaciones crediticias en condiciones preferentes. Destaca la emisión en marzo de 2020 en las Bolsas de Valores de Formosa y Luxemburgo, alcanzando un monto de 900 millones de dólares con la menor tasa de interés en notas de plazos similares (4.05% en dólares a un plazo de 30 años y vida media 15.5 años).

Con información vía El Economista

Utilidad de América Móvil crecen casi 80%

La utilidad neta del gigante de telecomunicaciones América Móvil aumentó 79.6% en el cuarto trimestre de 2020 frente al mismo periodo del 2019, a 37,312 millones de pesos.

Lo anterior debido a ganancias cambiarias y al fortalecimiento del peso mexicano frente al dólar estadounidense y el euro.

Además, la empresa del magnate Carlos Slim reportó un ligero avance de 1.3% en el flujo operativo (EBITDA) en el periodo referido, para cerrar en 82,862 millones de pesos, muestra el reporte publicado en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

No obstante, los ingresos totales se vieron reducidos en el último tercio del año pasado en un 3.1%, los cuales ascendieron a 255,029 millones de pesos.

En los resultados consolidados del 2020, comparados con el 2019, la compañía dijo que sus ganancias cayeron 30.8%, a 46,853 millones de pesos. En tanto el flujo operativo aumentó 5% y los ingresos totales mostraron una ligera alza de 0.9 por ciento. 

De acuerdo con un análisis de Monex Casa de Bolsa, los resultados de octubre a diciembre del 2020 reflejan principalmente el “aumento en el segmento de prepago de 4 millones de clientes (30% corresponden a México), un importante incremento en el rubro de postpago de 2.7 millones de suscriptores móviles (2 veces respecto al crecimiento del tercer trimestre del 2020)”.

Crecen suscriptores

América Móvil informó que agregaron 6.8 millones de suscriptores móviles entre octubre a diciembre del año pasado, el doble que en el trimestre anterior. En el segmento de prepago sumaron 4 millones de clientes, con Brasil y México aportando 1.2 millones de suscriptores cada uno.

En el documento la empresa de telecomunicaciones destacó que el negocio de banda ancha fija sigue siendo el principal impulsor de la plataforma de línea fija, pues conectaron 208,000 nuevos accesos, equivalente a un 5.4% más de la base instalada.

“Nuestro flujo de caja nos permitió cubrir inversiones de capital por 129,600 de millones de pesos, distribuciones a accionistas de 14,700 millones de pesos, 18,200 millones de pesos de pensiones y otros pasivos laborales, así como reducir nuestra deuda neta en 64.9 miles de millones de pesos durante el año”, abundó la firma en el reporte financiero trimestral.

Analistas de Monex calificaron de “neutral” el resultado de América Móvil porque logró un ligero crecimiento en el EBITDA y porque los números reflejan una recuperación importante en el segmento de servicios, aunque con retos en los ingresos.

“Hacia futuro, será importante evaluar el avance de la pandemia de Covid-19 (la emisora ha resultado de las más resilientes ante dicho contexto), así como las expectativas de crecimiento económico a nivel mundial”, opinaron.

En otro tema, América Móvil reveló que el consejo de administración aprobó un plan para escindir la infraestructura de torres para servicios móviles en América Latina, ello con el objetivo de maximizar el valor de los activos, al conformar entidades independientes con gestión y personal propios, enfocadas únicamente en la construcción y despliegue de torres.

“Esperamos completar la reorganización de activos en 2021”, adelantó la compañía en su reporte correspondiente al cuarto trimestre del 2020.

Con información vía El Economista

Hubo saldo positivo en revisiones salariales, indica la Conasami

A pesar de la crisis económica derivada de la pandemia por Covid-19, durante las revisiones salariales entre sindicatos con registro federal y las respectivas empresas hubo en promedio un saldo positivo con incrementos salariales de 4.7 por ciento en términos nominales y 0.92 por ciento en términos reales.

No obstante, al separar los resultados de las negociaciones del sector público y el privado, los empleados de empresas tuvieron incrementos reales a su salario contractual que en promedio fueron de 1.82 por ciento, en contraste con los burócratas, quienes promediaron una caída de 0.47 por ciento.

De acuerdo con el informe mensual sobre el comportamiento de la economía nacional emitido por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), y en el que tras registrarse los datos de diciembre hace además un balance del año pasado, las autoridades registraron 6 mil 10 revisiones salariales en la jurisdicción federal, que involucraron a 2 millones 180 mil 286 trabajadores, cifra menor en 12.48 por ciento respecto a la de 2019.

“Es importante recalcar que, a pesar de la actual crisis económica y la pérdida de empleos observada en 2020, los trabajadores involucrados en las negociaciones colectivas no vieron disminuido su poder adquisitivo, de hecho, en los dos últimos meses los salarios acordados retomaron su senda de recuperación observada el año pasado”, se indica en el reporte, aunque acota que de 2.1 millones de trabajadores, 61 por ciento laboran en empresas privadas y el 39 por ciento restante en instancias públicas, en las cuales se registró un decremento salarial promedio.

Respecto a la jurisdicción local, en el informe se detalla que en los primeros 10 meses del año pasado se realizaron 17 mil 420 revisiones salariales en el ámbito estatal, involucrando a 571 mil 216 trabajadores. En promedio obtuvieron un incremento de 5.9 por ciento en términos nominales y 2.21 por ciento en reales.

“Desde inicio de año, los incrementos otorgados han crecido a menor ritmo, aunque no han caído en terreno negativo, por lo que su recuperación adquisitiva se mantiene”, se indica en el reporte de la Conasami.

A la par, durante 2020 estallaron nueve huelgas en sindicatos con registro federal, cinco de las cuales continúan vigentes, en las que se involucra a 544 trabajadores.

Con información vía La Jornada

La dinámica de los segmentos telecom en 2020

En este pandémico 2020, medido por el valor de sus ingresos, el sector de las telecomunicaciones en su conjunto decrecerá 1.1% en promedio, al alcanzar un monto absoluto de 493,600 millones de pesos, año en que la conectividad se convirtió en una suerte de vacuna. Esta dinámica se enmarca con la expectativa de caída de 9.0% del PIB, conforme a la “Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado” publicada recientemente por el Banco de México.

A pesar de la mayor demanda de conectividad y servicios digitales para el teletrabajo y la teleeducación, esta y otras industrias integrantes del aparato productivo nacional, han sufrido los estragos de la pandemia en términos de su contribución económica.

No obstante, este impacto contiene comportamientos marcadamente contrastantes entre sus segmentos integrantes, a decir: televisión de paga y servicios convergentes, telecomunicaciones móviles (voz y datos) y telecomunicaciones fijas (telefonía y banda ancha fija).

TV de Paga al Alza. El único segmento que registraría un desempeño positivo durante 2020 es el de la TV de paga, que comprende el conjunto de servicios convergentes provistos por los operadores tradicionales de cable, triple (video, telefonía e internet) y cuádruple play (+móvil), que conjuntamente crecerán en términos anuales 7.5% en términos de ingresos, con un monto de $113.2 mmp y una contribución de 22.9 de cada 100 pesos al agregado sectorial.

La creciente preferencia y demanda por la contratación de servicios empaquetados (internet, telefonía, TV de paga y/o plataformas de contenidos bajo demanda), especialmente a partir de la implementación del eTrabajo, la eEducación, eEntretenimiento, eCultura, eCommerce, etcétera, todo en el hogar, conjuntamente han impulsado la dinámica de ingresos de estos operadores.

Segmento Móvil en Números Rojos. Por primera vez en muchos años, el segmento móvil registraría una contracción de ingresos, en esta ocasión de 2.6% anual, al acumular $286.0 mmp durante el año. La dinámica de este componente explica en buena medida la disminución de los ingresos sectoriales al aportar 6 de cada 10 pesos (57.9%) del total.

Sin embargo, es previsible que este segmento resulte en el de mayor repunte al superar la drástica caída de -18.2% registrada durante el 2T-2020. Este mercado fue impactado por dos frentes: el primero, al tener lugar una crisis económica, la propensión a gastar en servicios móviles por parte de los mexicanos fue menor; y el segundo, al restringirse la movilidad y el acceso a espacios públicos, se redujo de manera importante el tráfico de voz y datos cursado desde las redes celulares.

Telecom Fijas en Racha Negativa. El segmento que durante 2020 continuó con su trayectoria a la baja, a pesar de la creciente necesidad y preferencia por contar con acceso a la banda ancha en el hogar fue el de las telecomunicaciones fijas.

La reducción del consumo de servicios de voz, así como el continuado proceso de ajuste de tarifas a la baja provocarían ingresos 5.7% inferiores a los de 2019, con un monto de $94.4 mmp, es decir 2 de cada 10 pesos que se generan en el sector.

En términos agregados, se proyecta una recuperación de la acostumbrada dinámica sectorial durante 2021, ante la llegada de la vacuna contra el coronavirus y las optimistas proyecciones de crecimiento de la actividad económica mexicana.

La redinamización en la demanda por servicios móviles, acompañada del impulso que registró la adopción de la conectividad por la crisis pandémica, causarán un repunte en los ingresos de todos los segmentos, con la expectativa de que superen la dinámica registrada en 2019.

Con información vía El Economista