Tres de cada 10 adultos mayores, víctimas de fraudes por teléfono

En México, 3 de cada 10 adultos mayores son víctimas de los fraudes que se realizan por teléfono en los que supuestamente se comunican de una institución bancaria, informó este miércoles la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Óscar Rosado Jiménez, presidente del organismo, indicó que en el pasado año, este tipo de fraudes a adultos mayores han sido los que más han crecido.

El fraude a distancia, generalmente por teléfono, la ingeniería social, aquí sí hay un crecimiento; con este mecanismo entre enero y junio de 2019 había mil 800 quejas y en ese mismo periodo pero de este año hay 4 mil, es decir, un crecimiento de 135 por ciento, dijo en videoconferencia.

Precisó que actualmente, entre las autoridades del sistema financiero y las instituciones bancarias, hay una intensa campaña para disminuir este problema.

Lo que se ha logrado es que el impacto en este tipo de defraudación entre octubre, noviembre y diciembre de 2020, de manera gradual y sostenida ha venido bajando, pero a pesar de ello tenemos un rezago con lo que ocurrió en el segundo semestre del año pasado, mencionó Rosado Jiménez.

Se trata de una modalidad en que las personas reciben llamadas de supuestos trabajadores de un banco, y se les informa que tienen cargos no reconocidos o que sus tarjetas han sido clonadas. Los estafadores solicitan el número de la tarjeta y los códigos de seguridad para supuestamente confirmar la información y es en ese momento cuando se les roban sus datos para después vaciar sus cuentas.

Educación financiera

En este sentido, el presidente de la Condusef, insistió en que al recibir este tipo de llamadas, los usuarios se comuniquen directamente al banco para ratificar la información o colgar de inmediato, ya que seguramente se tratará de un fraude.

Por su parte, Daniel Becker, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), dio a conocer que gracias a todas las medidas y campañas que han tomado los bancos, las reclamaciones de los usuarios por fraudes en terminales punto de venta disminuyeron 41 por ciento y en cajeros automáticos 38 por ciento.

Además, recalcó, las reclamaciones que procedieron en favor de los usuarios de la banca pasaron de 62 a 64 por ciento.

En este sentido, la Condusef y la ABM presentaron una serie de medidas para mejorar el servicio y la atención a los adultos mayores.

Así, entre las acciones que se tomarán por las autoridades y los bancos está respetar los derechos y la dignidad de los adultos mayores; mantener el compromiso por contar con las competencias para atender a esta población; tener responsabilidad social; poner en marcha modelos de atención específicos, y dar claridad en la oferta y contratación de productos o servicios vía telefónica.

También, se pondrán en marcha campañas de educación financiera práctica, principalmente para reducir la brecha digital; se aplicarán programas de asesoría y apoyo en servicios básicos; se impulsarán campañas de prevención de fraudes; se dará asesoría remota a los adultos mayores por conducto de los call center, y se establecerán nuevos modelos de atención para este segmento.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Tenía la banca subcontratados a 46 de cada 100 empleados

Prácticamente 46 de cada 100 empleados que trabajan en el sector bancario estaban contratados hasta junio pasado en un esquema de outsourcing, reveló la Asociación de Bancos de México (ABM).

Daniel Becker, presidente del organismo, refirió que hasta la fecha, los bancos han contratado directamente a 92 mil trabajadores que estaban en un esquema de outsourcing o indirectos y en la gran mayoría de los casos, con mejores prestaciones.

En septiembre vence la ampliación de la ley que obliga a las empresas a la terminación del outsourcing, mecanismo que permitía a empresas contratar a través de otras compañías a trabajadores y, bajo ese mecanismo, disminuir el pago de prestaciones al empleado y de impuestos al fisco, según los promotores de la nueva legislación, que fue apoyada por el gobierno federal. Con dicha reforma las firmas ya no podrán contratar a personas bajo esquemas de outsourcing más que los que la misma ley permite.

En conferencia de prensa, Becker refirió que la banca hasta junio tenía contratadas 260 mil personas, de las cuales 46 por ciento o 119 mil 600 laboraban bajo un esquema de subcontratación.

“Todos los empleados del sector bancario ya están en la nueva normatividad… Los trabajadores de la banca que se internalizaron tienen el mismo sueldo; sin embargo, la gran mayoría incrementaron sus prestaciones”, precisó Becker.

Al ser interrogado sobre si anteriormente los bancos pagaban utilidades a los trabajadores subcontratados, Becker manifestó desconocer esa información.

No tengo registro de cuál haya sido el esquema de reparto de utilidades anteriormente, nuestro trabajo es ver números agregados, no tengo respuesta a cómo haya funcionado ni por cuántos años, declaró.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Plantean banqueros remplazar reparto de utilidades por bonos

En la segunda mesa de diálogo sobre la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas (PTU), en el marco de la reforma en materia de subcontratación, Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), destacó que la única manera de alcanzar la meta de mantener empleos en México para la reactivación económica es elevando la competitividad de las empresas mediante el remplazo del PTU por bonos de productividad y permitir el insourcing y outsourcing con estricto cumplimiento de la ley.

Álvaro García Pimentel, presidente de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB), planteó que se ponga un máximo al pago de PTU, por ejemplo, a un mes de salario. Al respecto, Fernando Salgado, secretario general adjunto de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), pidió que mejor la propuesta parta de cuál sería el mínimo a recibir y recordó que no está a debate el derecho de los trabajadores al pago de las utilidades “que se generen fruto de su trabajo”.

En el foro digital organizado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Niño de Rivera expuso que en el sector bancario cuentan con 250 mil colaboradores “a los que siempre hemos cumplido puntualmente con sus derechos laborales que por supuesto incluyen su participación en las utilidades de los bancos. Esto dentro de la subcontratación interna, que es una práctica esencial en la banca”.

Sin embargo, agregó, la distribución de las utilidades solamente en función del tiempo laborado en el año correspondiente “se vuelve altamente inequitativo al considerar la aportación a la productividad y a los resultados”.

Añadió que en la ABM “estamos totalmente de acuerdo en poner topes a la participación de los trabajadores en las utilidades para que tengamos una mayor equidad y reconozcamos con mejor puntualidad a quienes aportan más a que las empresas sean mayormente competitivas. También estamos de acuerdo en abrir espacios de tiempos suficientes para que se puedan implementar todos los cambios que se proponen para la subcontratación y para la aplicación” de la PTU.

García Pimentel expuso que las estadísticas del censo económico indican que los pagos que hoy se hacen por concepto de reparto de utilidades son entre seis y 26 días de salario, por lo que retiró su propuesta de que “se acuerde con las partes involucradas un número de días que beneficie a los trabajadores pero que no destruya la competitividad de nuestras empresas que al final de cuentas son quienes mayoritariamente generan el empleo formal y el pago de los impuestos que permiten a nuestro país seguir adelante”.

Agregó que “cambiar el sentido de la propuesta y estimular un ejercicio en el que la productividad se premie con un PTU que esté limitado a ciertos meses de salario base de los trabajadores es seguramente un esquema que favorecerá la creación de nuevas empresas y sobre todo dará la capacidad a las ya existentes de mantener el curso aún en estos tiempos de contingencia sanitaria y de difícil ambiente económico”.

Sofía Belmar Berúmen, presidenta de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), planteó acordar un umbral para el PTU “que logre que este derecho realmente contribuya a incentivar la productividad de los empleados y permita al mismo tiempo el desarrollo de las empresas y la reinversión de sus utilidades”.

También destacó que la subcontratación de personal “es una figura que debería de seguirse permitiendo ya que contribuye a que las empresas sean competitivas” y que en todo caso se prohíban y sancionen las malas prácticas y el uso abusivo de este esquema.

En su turno, José Carlos Torres García, secretario general de la Federación Nacional de Sindicatos Bancarios (Fenasib), propuso que en común acuerdo entre las organizaciones sindicales, las empresas y las autoridades laborales, se establezca un piso a repartir de la PTU para todos los trabajadores, y con el restante se establezcan esquemas que permitan la competitividad de los empleados, considerando la “meritocracia individual”, en cuanto a productividad, eficiencia, desempeño, compromiso, y preparación.

Con información vía La Jornada

Bancos respaldarían al Banxico contra iniciativa de efectivo en moneda extranjera

Los bancos más grandes de los que operan en México darían su espaldarazo al Banco de México (Banxico) contra la iniciativa presentada en el Senado de la República sobre el efectivo en moneda extranjera que, grosso modo, obligaría al organismo central a comprar dólares en efectivo, incluso con el riesgo que representaría en materia de lavado de dinero, según un reporte de Bloomberg.

De acuerdo con su informe, que atribuye a personas familiarizadas con conversaciones, altos ejecutivos de bancos como BBVA, Citibanamex y Santander, habrían sostenido una reunión virtual privada en días pasados con funcionarios del banco central, para analizar la iniciativa.

Ni la Asociación de Bancos de México (ABM) ni los bancos aludidos han ofrecido una postura.

Bloomberg reportó que, de acuerdo con una de las personas que asistieron a la reunión, el proyecto de ley presentado por la bancada de Morena, podría impedir que los bancos globales con estrictas reglas contra el lavado de dinero, realicen transacciones con el banco central.

Precisa que los funcionarios del banco central no ven una forma de modificar el proyecto de ley actual y discutieron alternativas con los banqueros el viernes, incluso el uso de bancos de desarrollo controlados por la secretaría de Hacienda como compradores de dólares de último recurso, dijeron las fuentes.

Una mesa de trabajo

La semana pasada el gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León, informó que se había acordado con la Comisión de Hacienda del Senado, instalar una mesa de trabajo para el análisis de la iniciativa en materia de captación de divisas y reiteró que el organismo coincide en la conveniencia de que el efectivo en moneda extranjera, por actividades legítimas, fluya de manera segura, sencilla y económica en beneficio de los mexicanos y las familias que lo reciben.

“Confiamos en que se podrán alcanzar las mejores alternativas de solución, que permitan lograr dos objetivos: por un lado, reforzar y mejorar el circuito de manejo de moneda extranjera en efectivo en beneficio de la población que hace operaciones lícitas en moneda extranjera; y el segundo, evitar los riesgos en la operación del propio Banco de México y conservar la plena disponibilidad de las reservas de activos internacionales”, puntualizó.

Días antes el Banxico había señalado que la iniciativa implica que los riesgos, como los relacionados con lavado de dinero, se transfieran al organismo al imponerle la obligación de recibir dichos recursos en efectivo.

“Lo anterior podría dar como resultado acciones cautelares y sanciones por parte de autoridades del exterior que incluyen, entre otras, la imposibilidad de llevar a cabo transacciones en moneda extranjera en sus jurisdicciones, y el congelamiento de cuentas y recursos e incluso la confiscación de los mismos”.

Con información vía El Economista