Ahorro para el retiro y remesas han sido respaldo para sortear la crisis: Amafore

A falta de apoyos gubernamentales los mexicanos encontraron refugio en sus Afore y en las remesas, pues según Bernardo González, presidente de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), estas dos entradas se convirtieron en un alivio frente a la crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19.

En una de las peores crisis de la historia, esos dos elementos apoyaron, dijo en conferencia a distancia.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), durante el año pasado 1.7 millones de mexicanos retiraron parte de su ahorro pensionario, lo que representó una cifra de 20 mil millones de pesos, la más alta desde que hay registro, es decir, 2005.

En tanto, según las cifras más recientes del Banco de México, entre enero y noviembre llegaron al país remesas por 36 mil millones de dólares.

Por otra parte, Bernardo González destacó que pese a la incertidumbre en los mercados a raíz de la pandemia, los resultados de las Afore fueron históricos, pues consiguieron plusvalías inéditas para los trabajadores.

Los activos crecieron 18 por ciento en 2020, y dos terceras partes de ese incremento se dieron gracias a rendimientos otorgados a los trabajadores. Las plusvalías de 2020 ascendieron a 552 mil millones de pesos, un aumento anual de 14 por ciento, apuntó.

Los rendimientos, según un comparativo de la Amafore, fueron de 10.2 por ciento en 2020, mismo nivel de Suiza y 30 por ciento más alto respecto de la media que obtuvieron los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Asimismo, el presidente de la Amafore resaltó la reforma pensionaria que entró en vigor este año, con la cual, gracias al aumento en la contribución obligatoria (asumida por los patrones), los trabajadores tendrán una mejor vejez.

Tras 23 años de haber entrado en vigor, durante este año se registrarán los primeros trabajadores que se jubilen bajo el esquema Afore, y según González, hasta la fecha un total de 100 mexicanos han comenzado su trámite de retiro.

Dichos trabajadores, han cumplido con el requisito de tener 65 años y por lo menos 750 semanas cotizando en el sector formal. Esto último es posible gracias a la reforma pensionaria, dado que hasta el año pasado eran necesarias mil 250 semanas.

Esa cantidad de solicitudes, dijo el presidente de la Amafore, irá creciendo con el tiempo, dado que al cierre de 2024 habrá alrededor de 300 mil trabajadores que cumplan con los requisitos necesarios para acceder a una pensión a través de su Afore al final de su vida laboral.

Con información vía La Jornada

En 2 años, 3.1 millones de mexicanos desempleados retiraron de su Afore

En los pasados dos años, 3 millones 110 mil 523 mexicanos han recurrido de emergencia a su fondo de pensiones, según cifras oficiales, ante el aumento en el índice de desempleo que comenzó en 2019 y por la destrucción de cientos de miles de plazas laborales durante 2020 a causa de la pandemia de Covid-19.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), en 2019 un millón 401 mil 86 mexicanos retiraron dinero de su Administradora de Fondos para el Retiro (Afore), mientras en 2020 se sumaron a la estadística un millón 709 mil 437 trabajadores.

Ambas cantidades son las más altas desde que hay registros oficiales en el Sistema de Ahorro para el Retiro, es decir, desde 2005.

En total, en los dos años anteriores, de acuerdo con cifras de la Consar, los más de 3.1 millones de mexicanos que han decidido usar recursos de su Afore al quedarse sin empleo han dispuesto de 32 mil 212 millones de pesos. Para dimensionar el tamaño de la cifra, con ese dinero sería posible financiar la aplicación de la vacuna contra el Covid-19 para todos los mexicanos, tal como tiene presupuestado el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

A detalle, en 2020 los mexicanos retiraron de su Afore un monto de 20 mil 60 millones de pesos, 65 por ciento más respecto de los 12 mil 152 millones de pesos que se registraron en 2019, registrando así una cantidad sin precedente en los registros de la Consar.

Respecto a 2019, de acuerdo con especialistas, el aumento en los retiros parciales de Afore por concepto de desempleo estuvo ligado directamente a la baja creación de empleo que se registró en el país ante un menor crecimiento económico.

De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en 2019 se registraron en el país un total de 342 mil 77 empleos formales, mientras en 2018 fueron 660 mil 910 empleos, es decir, una reducción de 48 por ciento.

En tanto, en lo que se refiere a 2020, la causa de que los retiros por desempleo se dispararan a un nivel récord tiene que ver con la afectación económica que ha dejado la pandemia en el país.

Según estimaciones de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos, durante 2020 cerraron definitivamente un millón de empresas; en tanto, según el IMSS, se perdieron en total 647 mil empleos, todo a causa de la pandemia.

No obstante, en el punto más álgido de la pandemia, se registró la pérdida de 1.7 millones de empleos formales en el país, lo que se debe a sumar a alrededor de 12 millones de trabajadores informales que quedaron sin ingresos.

Ante dicha crisis, muchos de esos trabajadores formales (o que en algún momento laboraron en la formalidad) decidieron recurrir a disponer de su ahorro para el retiro, conscientes o no de que esa acción afectará al momento de su vejez, pues significará que tendrán una pensión más baja de lo estimado.

Con información vía La Jornada

La Consar descarta que el tope de comisiones de las Afore sea de 0.54%

Como parte de la reforma pensionaria, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) tiene hasta los primeros 30 días de 2021 para decidir cuál será el tope a la comisión que podrán cobrar las Afore a los trabajadores a partir de 2022, informó su presidente, Abraham Vela Dib.

De acuerdo con el funcionario, el tope a las cuotas no será de 0.54 por ciento como estableció en un principio el gobierno en la propuesta de reforma, sino que “será mucho más alto”, aunque no quiso dar una cifra concreta por tratarse de un tema sensible que podría generar incertidumbre en el mercado.

En un inicio se mencionó que la comisión máxima de las Afore sería 0.54 por ciento anual debido a que es el promedio que se cobra en Estados Unidos, Chile y Colombia; sin embargo, de acuerdo con Vela Dib, después de analizarlo se llegó a la conclusión de que los sistemas pensionarios de esas tres naciones no son iguales que el de México.

Por este motivo, apuntó, la junta de gobierno de la Consar trabaja en la elaboración de una fórmula que permita encontrar la mejor manera de comparar los sistemas pensionarios de los cuatro países y así decidir cuál será el tope al que se tendrán que alinear las 10 Afore que operan en México a partir de 2022.

“La manera de cobrar comisiones en esos países es diferente a México, no son modelos equivalentes. En los primeros 30 días de 2021 trabajaremos para encontrar una metodología para encontrar la comisión que se cobrará, pero lo que puedo decir es que no será ese 0.54 por ciento, sino que será mucho más alta”, dijo Vela Dib.

Para 2021 la comisión promedio que cobrarán las 10 Afore del sistema a los trabajadores por administrar sus recursos pensionarios será de 0.80 por ciento anual, 0.12 puntos menos respecto del 0.92 por ciento que cobraron durante 2020.

A detalle, la Afore que cobrará la comisión más alta del mercado en 2021 será Invercap, con 0.87 por ciento; seguida de Inbursa y Azteca, ambas con 86 por ciento. Principal y Coppel, con 0.85 por ciento; Sura y Profuturo, con 0.83 por ciento.

Con información vía La Jornada

Disminuyó 10% el número de trabajadores que cambiaron de Afore

Durante los primeros 11 meses de 2020 el número de trabajadores que ha cambiado de Administradora de Fondos para el Retiro (Afore) ha disminuido 10 por ciento en su comparación anual, lo que contrasta con el crecimiento de 27 por ciento que mostraron en el mismo lapso del año pasado.

Según datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) entre enero y noviembre un total de 2 millones 543 mil mexicanos optaron por cambiar de Afore, cuando en el mismo periodo de 2019 fueron 2 millones 837 mil, cifra que se disparó respecto de los 2 millones 235 mil de 2018.

La cantidad de traspasos entre las Afore está lejos de la suma más alta desde que hay registro, que fue de 3 millones 300 mil en 2008.

En años recientes la Consar ha hecho un esfuerzo por transparentar el tema de los traspasos, pues ha detectado que muchos promotores de distintas Afore caen en prácticas ilegales, como por ejemplo ofrecer tramitar el retiro por desempleo a los trabajadores, o inclusive hacer el cambio sin la aprobación del titular de la cuenta.

Lo anterior ha dado como resultado, según estimaciones el organismo, que aproximadamente 50 por ciento de los cambios se hagan hacia una Afore que le ofrece menor rendimiento al trabajador, lo que posteriormente se verá reflejado en su pensión.

Recientemente Abraham Vela, presidente de la Consar, criticó la manera de operar de las Afore, pues desde su punto de vista éstas no compiten con menores comisiones para los trabajadores, sino a través del gasto en publicidad y con promotores para atraer clientes de otras administradoras.

En publicidad, el mayor gasto de las Afore

De acuerdo con cifras del organismo regulador y supervisor, en los primeros 11 meses del año las Afore han destinado 57 por ciento de sus gastos totales a publicidad y en el pago de promotores, dado que de los 13 mil 715 millones de pesos de sus gastos operativos, 7 mil 931 millones han sido en acciones de afiliación y traspasos.

La Consar recomienda cambiarse de Afore sólo en caso de que sea a una que ofrezca mayores rendimientos o bien, mejores servicios. Sin embargo, es enfática en evitar migrar a otra administradora en periodos de volatilidad en los mercados como el actual, pues en caso de tener minusvalías en sus recursos, éstas se convertirán en pérdidas una vez que se concrete el cambio, lo que afectará a la pensión.

Con información vía La Jornada

Destinan Afore más de la mitad de su gasto a publicidad para atraer clientes

En los primeros 11 meses del año las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore) han destinado 57 por ciento de sus gastos totales en publicidad y en el pago de promotores para atraer clientes de otras administradoras, revelan datos oficiales.

Según cifras de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), de enero a noviembre de 2020 el costo de operación de las Afore asciende a 13 mil 715 millones de pesos, de los cuales 7 mil 931 han sido en acciones de afiliación y traspasos.

El alto gasto de las Afore en publicidad se da en un contexto en el que éstas han criticado el tope a las comisiones que pueden cobrar a los trabajadores, aprobado en la reforma pensionaria, con el argumento de que reducirá sus ingresos, poniendo en riesgo su operación y viabilidad.

Al respecto, Abraham Vela, presidente de la Consar, hizo énfasis en que las Afore tienen un gasto excesivo en acciones para atraer cuentas de otras administradoras, por lo que fácilmente podrían reducir sus montos en por lo menos 30 por ciento.

Uno de los argumentos que han dado las Afore es que el tope a las comisiones va contra la sana competencia, pero es totalmente falso porque ellas no compiten vía comisiones, sino con gasto comercial. Queremos que haya competencia verdadera vía precios, que el trabajador no esté subsidiando este gasto comercial que no lo beneficia, dijo el funcionario.

De acuerdo con datos de la Consar, las Afore que más porcentaje de su gasto operacional dedican a publicidad son Invercap e Inbursa, con 70 por ciento. La primera enfoca 687 millones de 974 millones, mientras que la segunda 299 millones de 434 millones de pesos totales.

Pese a no ser la Afore más grande del sistema, Profuturo es la que tiene el mayor gasto en acciones para atraer clientes de otras administradoras, pues en lo que va del año ha destinado mil 622 millones de pesos, lo que equivale a 66 por ciento del total de sus costos operativos.

En tanto, Banorte, la Afore más grande del sistema por monto de recursos administrados, ha gastado en cuestiones de publicidad mil 358 millones de pesos, lo que representa 59 por ciento de los 2 mil 95 millones de pesos a los que ascienden sus gastos de operación de enero a noviembre de 2020.

En tanto, Azteca y Coppel, dos de las Afore que más promotores para atraer cuentas tienen, han destinado 55 y 48 por ciento de su gasto operativo a la publicidad.

El elevado monto que usan las Afore en acciones de afiliación y traspaso, como el pago de publicidad y comisiones a trabajadores ha sido criticado en múltiples ocasiones por el actual presidente de la Consar, pero también por el de la administración pasada, Carlos Ramírez.

Ambos han coincidido en que las Afore pueden disminuir su gasto en publicidad para reducir de manera más importante las comisiones que cobran a los trabajadores.

Con información vía La Jornada

OPINIÓN: Se debe reconsiderar la fuerza del movimiento unitario del sindicalismo

POR ISRAEL QUIÑONES GONZÁLEZ (@IsraelQDigital)

Los sindicatos han dado una batalla ejemplar y con intención o sin ella, el gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador ha tomado y abanderado exigencias añejas e históricas del movimiento obrero, como la modificación o desaparición del “Outsourcing” o “subcontratación”, esto con miras a beneficiar a miles de trabajadores en nuestro país.

La discusión de este asunto ha generado una polarización política, ya que, el sector empresarial se opone rotundamente a modificar o regularizar la subcontratación, mucho menos, están dispuestos a enfrentar la desaparición de este modelo abusivo.

La realidad de todo este tema radica en los beneficios laborales, fiscales y económicos que este modelo representa para empresas de gran tamaño. La no generación de derechos laborales como la antigüedad de los trabajadores o el desvío de recursos fiscales, como el registrar a un trabajador con menores ingresos ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y las Afores. Esto significa para los empresarios “ahorros”, pero, realmente estamos hablando de un sistema de abusos en contra de los trabajadores, a los que tampoco se les permite organizarse en sindicatos libres, autónomos y democráticos.

El apoyo significativo e histórico que los sindicatos democráticos y los otrora oficiales, han aportado de manera conjunta al Presidente en su iniciativa para reformar la subcontratación, ha sido determinante para enfrentar obstáculos que la rama conservadora de la élite empresarial le han interpuesto al gobierno federal, a pesar de ello, hace una semana se consiguió firmar un acuerdo histórico tripartito en Palacio Nacional.

Sí bien es cierto que la discusión legislativa se recorrió hasta febrero de 2021, también es cierto que los trabajadores por medio de sus representantes sindicales tendremos un lugar en la mesa de discusión, esto con el fin de plantear demandas históricas y realmente tener una influencia directa en el desarrollo de la legislación sobre un tema que afecta a los trabajadores mismos, no solamente al empresariado, quienes habían tomado la negociación como propia, sin embargo, la política y estrategia sindical rindió frutos claros y esto se ve reflejado en la participación del movimiento obrero de la firma de un acuerdo entre gobierno, empresarios y sindicatos (tripartismo).

Ahora, la cuestión se basa en el proyecto que la unificación del movimiento obrero mexicano pueda mantener. La influencia de las fuerzas sindicales es mayor cuando este movimiento social de los trabajadores va en una demanda unificada y no solamente, se recarga en la parte oficial del mismo, sino que, requiere de una visión amplia y progresista, que realmente recoja el sentir de los trabajadores.

La proliferación que se tuvo en el régimen anterior del favoritismo neoliberal a los acumuladores del capital fue causa constante de daños tan severos como la caída del salario y, por ende, del poder adquisitivo del mismo. Además de una pérdida en los derechos laborales adquiridos, colectivos e individuales. Pocas fueron las organizaciones y centrales sindicales que se mantuvieron firmes y que realmente realizaron revisiones salariales y contractuales reales, tal y como fue el caso de la UNT y los sindicatos que forman parte de esta central.

Se requiere de una planeación que fortalezca el posicionamiento unitario del movimiento obrero para enfrentar lo que viene para este 2021. En definitiva, un gran avance que han tenido los liderazgos del sindicalismo mexicano, ha sido el de impulsar un movimiento unitario que recoja las demandas históricas del sindicalismo, al mismo tiempo que, el sindicalismo se abre camino para encontrar un lugar en la mesa de discusión, a pesar de las problemáticas que cada organización enfrenta y que se han recrudecido a partir de la crisis económica y social derivada de la Covid-19, sin embargo, la posibilidad de mejoramiento de los derechos laborales y un crecimiento en la organización de los trabajadores beneficiados con la regularización y desaparición del Outsourcing abusivo. La batalla por el mejoramiento de los derechos laborales colectivos, a penas va comenzando. Es necesario entender que la reconsideración de objetivos comunes, será la base de logros trascendentales para los trabajadores, por ello, el movimiento unitario de los sindicatos es solamente el principio para alcanzar metas derivadas de exigencias y demandas históricas con una perspectiva progresista del sindicalismo mexicano.

En 11 meses, mexicanos retiraron 18.3 mil mdp de su Afore

De enero a noviembre, los retiros por desempleo de las Afore acumularon 18 mil 281 millones de pesos, 66.4% más comparado con el mismo periodo de 2019, según datos de la Comisión del Sistema de Ahorro para el Retiro.

Solamente en noviembre se retiraron por desempleo mil 810 millones de pesos, 53.8% más respecto al penúltimo mes del año pasado. Si se compara con octubre del año en curso, cuando se alcanzó la cifra máxima de retiros parciales por desempleo, con un total de 2 mil 94 millones de pesos, en noviembre se presentó una reducción de 13.5%.

Los retiros por desempleo de las Afore reflejan el impacto económico de la pandemia del Covid-19 en términos laborales, con lo que al cierre de 2020 se alcanzarán cifras nunca vistas en el sistema, debido a que los trabajadores utilizan este recurso, al cual tienen derecho por ley, como una forma para enfrentar el complicado escenario económico.

Los retiros parciales por desempleo son una prestación que tienen los trabajadores con cuenta de Afore y la cual puede ejercerse una vez cada cinco años, luego de un periodo de 45 días en que se registró el despido.

Por Afore, Coppel registró el mayor monto en retiros por desempleo, con un total de 384 millones de pesos. Le siguió XXI Banorte, con 359 millones, y Afore Azteca, con 280.3 millones. En cuarto lugar, Afore CitiBanamex, 241 millones de pesos; Sura, con 169 millones, y Profuturo, con 136 millones de pesos.

Sin impacto. Ante los máximos históricos en retiros parciales por desempleo que se han registrado durante 2020, la Asociación Mexicana de Afores, explicó que representan apenas 0.4% del total de recursos administrados por las Afore, superiores a los 4.5 billones de pesos.

Con información vía El Universal

Reforma en pensiones, se aprobó en ambas cámaras

Habrá control de precios en las Administradoras de Fondo para el Retiro. Ayer 9 de diciembre, por la noche en el Senado se aprobó la reforma en materia de pensiones, por votación unánime y previa dispensa de todos los trámites y fue remitida al Ejecutivo para su publicación.

Horas antes, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó con 336 votos a favor, 123 en contra y tres abstenciones, la iniciativa de reforma a la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Congreso a finales de septiembre.

Durante la discusión en el recinto de San Lázaro, se presentaron 41 reservas por el PAN, PRI, PRD y PT; sin embargo, todas fueron rechazadas por los morenistas y sus aliados.

El artículo 37 de la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro fue la manzana de la discordia entre opositores y la mayoríamorenosta que acusaban a las afores de tener comisiones altas que no benefician al trabajador. El bloque opositor dijo que no es recomendable homologar por decreto presidencial las comisiones de las administradoras.

Se aprobó un tope máximo de 0.54% a las comisiones que cobran las afores sobre el saldo del trabajador. Este porcentaje es un promedio de los sistemas de capitalización individual de Chile (0.54%), Colombia (0.62%) y Estados Unidos (0.45 por ciento).

Este punto ha generado tensión entre el gobierno y la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondo para el Retiro (Amafore) porque si bien se ha dado una reducción paulatina a lo largo de los años, en 1997 la comisión promedio fue de 14.95% y al 2020 es de 0.92 por ciento, bajarla 0.54%, generaría un impacto en la industria de las 10 afores con posibles quiebras o fusiones entre las mismas y por lo tanto perjudicarán al trabajador, argumentó.

En su momento la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) recomendó no aprobar un tope máximo en las comisiones que cobran las afores.

Más allá del valor del tope de las comisiones, la reforma generaría inflexibilidad para adaptar la regulación conforme el mercado vaya cambiando. En caso de requerirse un tope distinto se necesitaría una nueva reforma a la ley, expresó el pleno del órgano de competencia.

Vaticinan que habrá amparos.

En su participación, Antonio Ortega, diputado del PRD, argumentó que “al no quitar de la iniciativa el tope máximo a las comisiones, las afores se podrían amparar e inclusive recurrir a la Suprema Corte de Justicia y fallará en su favor”.

Por su parte, la reforma de la Ley del Seguro Social contará con el incremento de las cuotas para la seguridad social. Actualmente, la cuota que pagan trabajadores, empleadores y gobierno, corresponde a 6.5% del Salario Base de Cotización (SBC), mientras que con la reforma aumentaría gradualmente a 15% del SBC en un periodo de ocho años, del 2023 al 2030.

También se propone reducir el número de semanas de cotización para tener de 1,250 a 1,000; en este sentido, la reducción de las semanas iniciará con la entrada en vigor de la reforma y paulatinamente bajará hasta llegar a las 1,000 semanas en el 2031. En esta primera etapa, un trabajador que tenga 750 semanas cotizadas podrá tener derecho a una pensión mínima.

De tal manera y sin cambio alguno la aportación del trabajador se mantendrá en 1.13%; la aportación patronal se elevará gradualmente hasta llegar a 13.87 desde 5.15% en el periodo del 2023 al 2030; y el Estado reorientará su aportación para beneficiar sólo a los trabajadores de menores ingresos.

Otro de los objetivos de la reforma es aumentar a 4,345 pesos el monto de la Pensión Mínima Garantizada (PMG) que otorga el Gobierno a los trabajadores que no tienen los recursos suficientes en su cuenta individual. Actualmente la PMG es de 3,289 pesos.

Con información vía El Economista

Reforma a sistema de pensiones no incentiva el ahorro voluntario

La reforma al sistema de pensiones que se discute en la Cámara de Diputados –y cuyo dictamen fue aprobado ayer en la Comisión de Hacienda– ha sido bien recibida por la mayoría de los participantes del sistema, debido a que incrementará el ahorro obligatorio de los trabajadores; sin embargo, inquieta que no contemple ningún tipo de mecanismo para incentivar la aportación voluntaria de recursos para el retiro, según participantes del sector.

Desde el punto de vista de la iniciativa privada, encabezada por las 10 Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore), la propuesta de reforma es positiva para el sistema; sin embargo, han resaltado la falta de un esquema que invite a los trabajadores a que ahorren por su cuenta para tener mejor pensión.

La propuesta para reformar el sistema pensionario está en manos del Poder Legislativo y se espera sea aprobada esta semana, pues según el presidente Andrés Manuel López Obrador, tiene prioridad, incluso por encima de las modificaciones al outsourcing.

Bernardo González Rosas, presidente de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), señaló que en la propuesta original de reforma pensionaria del sector privado había un esquema de enrolamiento automático para que los trabajadores ahorraran para su retiro, el cual fue eliminado por el gobierno.

La medida, que al final no fue tomada en cuenta por el gobierno, consistía en que las empresas descontarán de manera automática a los trabajadores con ingresos de más de tres salarios mínimos, entre 2 y 5 por ciento de su salario mensual para mandarlo directamente a su cuenta de ahorro para el retiro.

No obstante, esto no sería obligatorio, pues el trabajador tenía la posibilidad de pedir a su empleador ser excluido de dicho esquema y recibir su salario de forma íntegra.

Un esquema de este tipo, conocido como enrolamiento automático, explicó en su momento González Rosas, ha dado buenos frutos en países como Reino Unidos, donde más de 90 por ciento de los trabajadores que son incluidos optan por no salirse y ahorrar de manera voluntaria.

Con información vía La Jornada

Afores con menores incentivos para invertir

La rápida reducción en las comisiones de las afores, podría afectar su capacidad para implementar estrategias de inversión más sofisticadas de los recursos de los trabajadores.

De acuerdo con la calificadora Fitch Ratings, la nueva estrategia podría llevar a la consolidación de afores y con eso la competencia disminuirá en detrimento de la capacidad de los administradores para encausar los recursos de los trabajadores.

El pasado 25 de septiembre, el Ejecutivo Federal, envió al Congreso de la Unión una propuesta para bajar las comisiones que cobran las afores a los afiliados al sistema de pensiones.

Se propone que las comisiones de las administradoras de fondos para el retiro estén topadas y se presente un decremento en las mismas del 40% para 2021.

La calificadora, en un análisis, destacó que lo anterior llevaría a que las afores tuvieran menores incentivos para buscar mejores instrumentos de inversión, lo que se traduciría en más recursos para los trabajadores a la hora de retirarse.

“Tendrían estrategias de inversión más pasivas”. Actualmente el 50% de los recursos de las afores, en promedio, están invertidos en bonos gubernamentales y existen cajones de inversión que no se aprovechan al máximo.

Mata la velocidad de la bala

El analista Juan Pablo Haro, destacó que las comisiones son un factor determinante para el resultado de las pensiones, ya que costos menores representarán rendimientos mayores, si se mantienen otros factores constantes.

“Sin embargo, la velocidad de la implementación, en conjunto con la magnitud de la reducción de comisiones propuestos en el proyecto de reforma, incrementa los incentivos para que las administradoras de pensiones, utilicen estrategias de inversión más pasivas si son forzados a adaptarse a comisiones menores en tan corto tiempo”.

Lo anterior, dijo el experto, puede resultar en menores rendimientos para los beneficiarios de las pensiones respecto al máximo potencial del sistema.

Enrique Solórzano, director de inversiones de Sura, que tiene una de las administradoras más grandes del sistema de pensiones en México, se mostró convencido de que las comisiones en México deben bajar.

Los recursos, de aprobarse esa propuesta, crecerán de manera paulatina y las comisiones tendrían que bajar.

El experto reconoció que la bala no es la que mata, sino la velocidad de la misma.

Por ello espera que se llegue a un acuerdo con el Congreso de la Unión, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Consar, para que se realicen las disminuciones en las comisiones, pero que no generen distorsiones en el mercado.

Juan Pablo Haro destacó que no se esperan cambios en las calificaciones de las administradoras en el corto plazo.

Con información vía El Economista