ECONOMÍA DIGITAL_ Mercado Libre invertirá mil 475 mdd en México este año

Mercado Libre invertirá mil 475 millones de dólares este 2022 en México, la cifra más alta desde 2017, reveló David Geinsen, director de la plataforma de comercio electrónico en México.

En videoconferencia comentó que entre 2017 y 2021 Mercado Libre invirtió en el país 2 mil 195 millones de dólares, por lo que el nuevo monto representa 67 por ciento de este total.

Señaló que las inversiones se destinarán, principalmente, para el desarrollo logístico y de infraestructura en el país, aumentar las innovaciones tecnológicas en la plataforma, ampliar los beneficios de las cuentas digitales y las soluciones de cobro que tiene e incrementar su presencia en el mercado de créditos al consumo.

“Buscamos crecimientos en el país y la inversión está en línea con esto. México y Brasil son los mercados principales y lo seguirán siendo este 2022. Seguimos 100 por ciento comprometidos con Latinoamérica para el desarrollo económico y financiero”, planteó.

Geinsen destacó que los ingresos netos en 2021 tuvieron un aumento de 96 por ciento, el más alto en las regiones donde operan, mientras que las ventas avanzaron 33 por ciento, por encima del promedio de Latinoamérica.

Además, puntualizó, hubo un crecimiento de 530 por ciento en la originación de créditos al consumo y a la fecha ya se tienen 10 millones de líneas de financiamiento.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

PERSPECTIVAS_ Las TIC y el amor en reconstrucción

El distanciamiento debido a la pandemia causó estragos en las relaciones de todo tipo e inevitablemente en la vida sexual; pero pese a la incertidumbre, aumentó la conciencia y el interés en informarse sobre la sexualidad, como un elemento esencial de la salud, así como en la búsqueda de pareja usando las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Las redes sociales han sido el escaparate donde se han manifestado comportamientos preexistentes, pero también donde a partir de la pandemia ha destacado el mayor interés de las usuarias en informarse sobre su salud emocional y sexual.

“Es muy marcado en las mujeres. En los varones, desde esa mirada de las masculinidades tradicionales se tiene la premisa de que lo sabe todo, que no tiene que atenderse o no tiene que aprender o tomar terapia… pero las mujeres están cada vez más aplicadas, en si no están teniendo orgasmos, si está bajando su deseo o no están disfrutando; están más atentas a su vida erótica y buscando más información”, destacó la psicóloga Nélida Padilla Gámez.

La doctora en psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aclaró que el confinamiento afectó a todos, hombres y mujeres, a personas con pareja y sin pareja, casadas y solteras.

En el caso de quienes viven con su pareja, explicó, la convivencia 24 horas, 7 días de la semana, causó conflictos que muchos no pudieron superar, como darse cuenta que su vida sexual no era tan placentera, y ahora forman parte de las estadísticas de separaciones y divorcios. Y las personas solteras, algunas que estaban en búsqueda de conocer a alguien, tuvieron que detener sus encuentros.

“Muchas personas se separaron e ingresaron a redes o aplicaciones para volverse a emparejar… pero hubo un impresionante incremento de separaciones, divorcios y el tema de infidelidad también se visibilizó… Y encontramos algunos casos que presentaban cierta depresión porque extrañaban a la pareja fuera del matrimonio y esto también sigue impactando”.

La especialista señaló que se ha vivido con miedo de salir y relacionarse, puesto que en el principio de la pandemia el desconocimiento sobre los contagios de COVID-19 impidieron a muchas personas continuar con su vida sexual.

“Instancias recomendaban no tener contacto sexual, porque no se sabía mucho de cómo era el proceso del virus, y se promovió que no se tuvieran encuentros sexuales con personas con las que no se cohabitara o encuentros casuales”.

Esto provocó un desgaste importante en la vida de muchos; sin embargo, reconoció que al relajarse el nivel de alerta aunado a la conectividad, ya sea a través de aplicaciones para citas, ligue por mensajería instantánea o videollamadas, algunas personas comenzaron a contactar a otras para mantener relaciones casuales o para la búsqueda de pareja.

En México, de acuerdo con Statista, existen 6.3 millones de usuarios del servicio de citas online; 48 por ciento corresponden a Tinder, 29 por ciento Bumble y 9.0 por ciento Badoo.

Además, una encuesta realizada en febrero de 2020 en México reveló que WhatsApp es la red social preferida entre usuarios para entablar relaciones amorosas o ligar. El 33 por ciento la señaló como su preferida y Facebook ocupó el segundo lugar, con un poco más de 25 por ciento.

CON INFORMACIÓN VÍA CONSUMO TIC

Taxistas por aplicación se manifiestan en Glorieta de la Diana

Decenas de operadores de taxi por aplicación se reunieron en la Glorieta de la Diana cazadora la mañana de este lunes para manifestarse.

Los trabajadores del volante exigen mejores condiciones de trabajo, así como una reducción en los impuestos y las comisiones que les cobran.

«Pertenecemos a diferentes aplicaciones Cómo Uber Didi y Cabify, el motivo de la protesta es por la manera en que nos está cobrando los impuestos el gobierno de la Ciudad de México, lo queremos platicar con la jefa de Gobierno; y en el caso de las aplicaciones, las altas comisiones que nos han cobrado últimamente”, señaló Salvador Godínez González, el dirigente.  

Los trabajadores del volante mencionaron que el pasado mes de diciembre hubo protestas por parte de los usuarios debido a las altas tarifas en el servicio. Aseguraron que las aplicaciones se estaban quedando con el 75% del viaje.

Los inconformes estacionaron más de 50 vehículos en la Glorieta de la Diana Cazadora ubicada en el Paseo de la Reforma y Río Misisipi con la intención de desplazarse al Zócalo de la Ciudad de México para dialogar con las autoridades capitalinas.

Personal de atención ciudadana les gestiona una reunión en la que participe una comisión de 6 personas en un diálogo con las autoridades correspondientes, sin que tengan que mover sus unidades.

CON INFORMACIÓN VÍA EXCÉLSIOR

Impuesto del 2% a apps: Repartidores de la CDMX presentan oficio contra pago por ‘derecho de piso’

El colectivo Ni Un Repartidor Menos presentó un oficio para impugnar el 2 por ciento de impuesto por hacer uso de la infraestructura de la capital que el Gobierno de la Ciudad de México empezará a cobrar a partir de este 15 de Enero de 2022.

Dicho oficio fue presentado ante la Secretaria de Comunicaciones y Transportes. (SCT), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. (CNDH), y el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED).

El Congreso capitalino aprobó en diciembre de 2021 la Ley de Ingresos para el Ejercicio Fiscal 2022, donde se establecen nuevos impuestos, sobre todo enfocados en servicios digitales, entre ellos, un impuesto del 2 por ciento a las aplicaciones de reparto de comida.

Tanto el Gobierno de la CDMX, como el Congreso han insistido que este pago no se trasladará a repartidores, usuarios y comerciantes, sino a las plataformas como DiDi Food o Uber Eats.

“La Ciudad de México pretende, sin decirlo abiertamente, establecer el pago de un aprovechamiento (impuesto), por el uso de la infraestructura, siendo en sí, el equivalente a cobrar un derecho de piso por transitar en la Ciudad de México, cuando el libre tránsito se encuentra garantizado por la propia Constitución”, apuntó el colectivo en su oficio.

Agregan que el uso de la infraestructura de la Ciudad de México, lo hacen todas las personas que viven y transitan por ella, incluyendo vehículos de reparto de las empresas como: refresqueras; de alimentos; vestido; calzado; artículos de belleza y demás.

Alertaron que el impuesto que inicia en la Ciudad de México podrían replicarlo otras entidades, “como opción para allegarse de recursos”.

Refieren que el Gobierno de la Ciudad de México se ha reunido con las distintas Cámaras de Comercio, quienes en realidad no son los verdadera y directamente afectados por el pago del aprovechamiento del impuesto del 2 por ciento.

Termina afectando al repartidor de los artículos, ellos en promedio ganan 20 pesos por cada entrega, dichas entregas son en general de 200 pesos cada una, la aplicación del 2 por ciento sobre las entregas vendría a representarles el 20 por ciento de sus ingresos más el ISR correspondiente”, apuntan en el documento.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO

A la precariedad laboral de repartidores de comida se suma ahora discriminación

Los repartidores de comida que trabajan por medio de aplicaciones digitales fueron fundamentales y nunca dejaron de trabajar durante la pandemia; sin embargo, 20 meses después de ésta, sus condiciones laborales siguen siendo precarias, carecen de derechos e incluso enfrentan discriminación.

“Te voltean a ver como si hubiera algo malo. Los restaurantes y las plazas comerciales ya no te permiten ingresar por los pedidos porque damos ‘una mala imagen’”, cuenta Nathan López, abogado de profesión que se emplea en la plataforma Rappi.

Inestabilidad, extenuantes jornadas, ausencia de seguridad social y exposición a riesgos sanitarios y de trabajo son algunas condiciones que enfrentan y que los llevaron a salir a las calles de la Ciudad de México la semana anterior para exigir que se reconozcan los derechos al gremio de repartidores (de las plataformas Rappi, Uber Eats, Didi Food y Postmates), en el que hay profesionistas, quienes encontraron en esta actividad un ingreso tras el desempleo ocasionado por la emergencia sanitaria.

Se sumaron al quinto Paro Internacional de Repartidores. Ésta no es la primera vez que recurren a la movilización para mostrar la precariedad laboral en que se desempeñan y, en el caso de las mujeres, el acoso sexual.

Saúl Gómez, fundador del movimiento Ni Un Repartidor Menos, indicó que una vez que comenzó a reactivarse la economía, algunos restaurantes y plazas se volvieron muy déspotas, por no permitirles ingresar a sus establecimientos por el solo hecho de ser repartidor, aunque la mayoría son comprensivos.

Comentó que en centros comerciales, como el de Viaducto y avenida Cuauhtémoc, implementaron la entrega de pedidos en las zonas de descarga de materiales y de basura, que son insalubres. No dejan pasar a la zona de restaurantes.

Otro reclamo recurrente es poner fin al acoso hacia las repartidoras, como el caso de Betania, de 36 años, quien relata que en las ocho horas diarias que trabaja para obtener un promedio de 300 pesos ha sido sufrido esta agresión. El colectivo estima que a ocho de cada 10 trabajadoras las han acosado sexualmente o han pasado violencia de restauranteros, personal de seguridad de las plazas y clientes.

Nathan expresó que el propósito de movilizarse es lograr un trato digno. Las plataformas digitales sólo buscan aumentar la capacidad de repartidores disponibles, sin importar que podemos tener sólo dos pedidos con una ganancia de 60 pesos en todo el día.

De acuerdo con un estudio del Colegio de México (que entrevistó a mil repartidores) más de 40 por ciento ingresaron a esta labor en los primeros meses de la pandemia y para ocho de cada 10 es su único empleo.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Conductores y repartidores de Uber, DiDi y Rappi deben tener seguridad social y pago semanal: así es la nueva propuesta de regulación

Una nueva propuesta en el Senado en México plantea que todo conductor, repartidor o mensajero de apps deben ser considerados trabajadores formales y tener una relación de subordinación «típica» con las apps, aunque seguirían teniendo el derecho de trabajar para más de una al mismo tiempo. El salario debería, dice la propuesta, ser cubierto semanalmente.

Se trata del nuevo documento que tiene como propósito regular a trabajadores de gig economy; en esta ocasión la propuesta proviene de la senadora Lilia Margarita Valdez Martínez de Morena y se suma a una larga lista de propuestas que tienen el mismo fin, aunque matices distintos. En especial la de la senadora Valdez presentada este 21 de octubre se retoma que conductores y repartidores no solo tienen inseguridades sociales, sino que enfrentan importantes riesgos laborales.

«En 2020 la Ciudad de México reportó 25 decesos relacionados con trabajadores de aplicaciones de entrega«, se lee en la propuesta.

Los mismos derechos que un trabajador formal

La demanda no es nueva; es precisamente una de las que ha hecho el movimiento «#Niunrepartidor menos» desde hace varios años ya.

Hace apenas unas semanas el IMSS abrió una prueba piloto para que conductores y repartidores pudieran inscribirse y recibir una serie de beneficios, incluido seguro médico.

No obstante se trata de una invitación al Régimen Obligatorio de Personas Trabajadoras Independientes, que reconoce a trabajadores precisamente como no formales, como su nombre adelanta. Incluso Uber, DiDi, Rappi y Beat se comprometieron a impulsar el programa entre los socios conductores y repartidores.

La propuesta en el Senado plantea que los trabajadores deben recibir beneficios como el seguro médico por la relación de subordinación con apps, lo que obligaría a las empresas a cubrir una parte de la cuota. Esquemas similares se han adoptado en Italia, Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Argentina, Colombia y Uruguay, detalla la iniciativa.

En específico la propuesta modificaría la Ley Federal del Trabajo en donde se incluirían nuevos artículos. Uno de ellos dice a la letra «(…) los trabajadores de plataformas digitales quienes gozarán de todos los derechos emanados del Apartado A del artículo 123 de la Constitución Política (…) y de la Ley del Seguro Social«. En todo caso, el salario fijado nunca podría ser menor al salario mínimo y podría fijarse por viaje realizado, por entrega, o por cualquier otra forma que las partes convengan, según la propuesta.

«Con el reconocimiento de los derechos laborales y con una definición clara sobre quienes serán los empleados y los empleadores, se dará certeza y certidumbre sobre las relaciones obrero-patronales derivadas del trabajo efectuado mediante las plataformas digitales».

Nueva propuesta de regulación al trabajo en apps de transporte

Para que la iniciativa avance debería ser discutida en comisiones del Senado. Aunque esta propuesta no sea la definitiva, es muy probable que las discusiones sobre si regular el trabajo de apps sí sea un tema a tratar próximamente en el congreso, pues la propia Secretaría del Trabajo ya ha dicho que está interesada en regular a conductores, repartidores y mensajeros de apps. En agosto pasado la secretaria del trabajo, Luisa María Alcalde, dijo a Bloomberg que estaría trabajando en un plan para la regulación, aunque también mencionó que hay varias vías para hacerlo.

CON INFORMACIÓN VÍA XATACA MÉXICO

Un acuerdo para la seguridad social de los trabajadores de entregas a domicilio (sin aporte de las empresas) desata la polémica en México

El gobierno federal anunció este jueves que iniciaría una prueba piloto para incorporar al régimen de seguridad social a los trabajadores informales de grandes plataformas de servicios de transporte privado o reparto a domicilio, luego de que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) firmara convenios con ejecutivos de Uber, Beat, DiDi y Rappi.

De esta manera, el IMSS informó que los usuarios conductores y repartidores de dichas plataformas podrán acceder a los distintos seguros incorporados al régimen obligatorio: vida o enfermedades; riesgos de trabajo; invalidez; vejez; guarderías; y retiro por edad. 

Polémica

Pese a que el director del IMSS, Zoé Robledo, afirmó que el convenio tiene como objetivo «que nadie se quede fuera» de la seguridad social, el anuncio generó polémica entre los colectivos de repartidores, debido a que serían los propios trabajadores quienes tendrían que aportar esas cuotas mensuales. 

En el comunicado de prensa difundido por el IMSS, se hizo una invitación pública a las compañías firmantes para «difundir activamente» entre sus usuarios conductores y repartidores para que, «a partir de una aportación menor a 40 pesos diarios (menos de 2 dólares), ellos y sus beneficiarios pueden gozar de todos los privilegios de la seguridad social». 

Desde la red #NiUnRepartidorMenos, formada por trabajadores de las distintas plataformas de entrega a domicilio, cuestionaron el programa piloto al no tratarse de una política tripartita —gobierno, empresa y empleado—, sino que serían ellos quienes al final terminarían por destinar, de sus propios recursos, los montos necesarios para acceder a los beneficios de seguridad social. 

«Es hacer algo que podríamos hacer sin tanta maroma o ficción«, cuestionó el colectivo de repartidores. Como ejemplo, explicaron que aquellos trabajadores que ganen 5.000 pesos al mes (aproximadamente 242 dólares), tendrán que destinar 1.382 pesos (67); a quienes perciben 10.000 pesos mensuales (484), les costaría 2.245 pesos (108). 

Pues revisando la prueba pilito del IMSS y Las APPS a final de cuentas no es TRIPARTITA es hacer algo que podriamos hacer sin tanta maroma o ficxión.Si ganas 5 mil al mes pagarias $1382.36 y si llegas a ganar 10 mil $2,245.32¿En donde esta el beneficio? MENTIROSOS — #NiUnRepartidorMenos (@repartidorr) September 30, 2021

Estas aportaciones voluntarias implicarían entre el 22 y el 27 % de los ingresos mensuales de los trabajadores que se encuentran en la informalidad por falta de responsabilidad de las grandes empresas, pese a que arriesgan sus vidas todos los días durante las entregas a domicilio.

Una internauta afirmó que el convenio «viola abiertamente la ley y exime de toda responsabilidad en la relación laboral a los monopolios de Uber, DiDi y Rappi», al transferir el «costo de la seguridad social al bolsillo del trabajador y el erario público», sin tocar las «millonarias ganancias» de las compañías. 

Un usuario de Twitter cuestionó a Robledo y a las compañías firmantes. «¿Cuál es la colaboración que gritan a los cuatro vientos las aplicaciones como DiDi Food Mx?». «No hay nada más nefasto que tratar de timar a la clase trabajadora con una ‘conquista’ o ‘avance’ de sus derechos, que además labora con total precariedad», agregó.

CON INFORMACIÓN VÍA RT NOVOSTI

4T buscará regular trabajo de repartidores y choferes de apps como Uber y Rappi

México está evaluando cómo regular las condiciones de los trabajadores en la economía colaborativa, conocida como “gig”, de rápido crecimiento en el país, lo que podría implicar cambios legales, dijo la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde.

El país está trabajando con el Instituto de Seguridad Social (IMSS) y las autoridades de Ciudad de México en un plan para regular las plataformas digitales, indicó Alcalde en una entrevista este jueves. Aún no hay una propuesta, indicó, pero en los próximos meses debería haber un plan más claro.

Contratistas de aplicaciones de todo el mundo han presionado para que se amplíen los derechos laborales, lo que llevó a la Corte Suprema del Reino Unido a dictaminar que los conductores de Uber Technologies Inc. son trabajadores a los que se les debe pagar por el tiempo de espera, y al Ministerio de Trabajo de España a prometer el acceso a la seguridad social. Empresas como Uber y y DiDi Global Inc argumentan que el acuerdo actual les da a los conductores la libertad de ser sus propios jefes y de utilizar recursos que de otro modo estarían inactivos.

“Hay varias vías” de hacerlo, dijo Alcalde. “Puede ser más bien paulatino, por ejemplo, buscar un mecanismo flexible en el IMSS que no requiera necesariamente de una modificación legislativa. Pero, también, una reforma a la ley sería necesaria para dar certeza a esas actividades que resultan ser nuevas”.

Las empresas han estado involucradas en algunas de las conversaciones relacionadas con el otorgamiento de seguridad social, señaló. En la economía gig, los conductores, mensajeros y repartidores de alimentos se emplean a través de aplicaciones creadas por empresas de tecnología para teléfonos inteligentes, pero los trabajadores no se consideran empleados.

Prohibición de subcontratación

El mes pasado, conductores de Uber y Lyft Inc. en las principales ciudades de Estados Unidos organizaron una huelga para exigir mejores salarios y el derecho a sindicalizarse, una señal de la lucha cada vez más intensa de los trabajadores subcontratados por más garantías laborales.

En abril, México prohibió la subcontratación laboral como parte de los esfuerzos del Gobierno para combatir la evasión fiscal. Durante mucho tiempo, algunas empresas habían utilizado entidades independientes para emplear a sus trabajadores a fin de evitar los impuestos sobre la nómina y las cuotas de seguridad social. La nueva ley está funcionando, dijo Alcalde, y los principales empleadores han absorbido recientemente a más de 2,6 millones de empleados.

La funcionaria advirtió que no habrá una nueva prórroga del plazo que tenían las empresas para poner fin a la práctica de subcontratación más allá de principios de septiembre.

Trabajo de medio tiempo

En cuanto a la economía gig, la secretaria dijo que la pandemia impulsó la demanda de servicios como la entrega de paquetes, por lo que es una prioridad para el Gobierno regular el sector.

“Queremos llegar a un punto de equilibrio”, señaló Alcalde. “Hay muchos que trabajan en esas aplicaciones, pero lo hacen de manera eventual y solo conducen un Uber en su tiempo libre. Y es diferente de la subcontratación porque no hay un reconocimiento como trabajadores”.

Recientemente, México ha buscado que las empresas cumplan con una ley laboral nacional de 2019 y las disposiciones de derechos de los trabajadores descritas en un acuerdo de libre comercio renovado de América del Norte. Esta semana, trabajadores de una planta de General Motors Co. en Silao, Guanajuato, votaron para cancelar su contrato sindical. La votación surgió como un caso de prueba importante para el acuerdo comercial, luego de informes de violaciones de los derechos laborales en la planta.

“El sector automotriz y todas las empresas ubican como foco rojo lo sucedido en GM y tomarán sus precauciones, digamos, las medidas necesarias para que este fenómeno no se repita”, dijo Alcalde.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO

Economía digital le deja 177 mdp al fisco

En el primer trimestre de 2021, choferes de Uber, Didi y repartidores de comida, entre otros prestadores de servicios contratados por medio de plataformas digitales, pagaron impuestos por 177 millones de pesos.

A un año de que las personas físicas con actividades empresariales con ingresos a través de este nuevo régimen tributario, el fisco está recaudando recursos.

En los primeros seis meses a la entrada en vigor de la nueva disposición, la recaudación generada ascendió a 165 millones de pesos.

Desde el pasado 1 de junio de 2020, las personas físicas que realizan actividades como venta de bienes, prestación de servicios o conceder el uso y goce temporal de bienes a través de plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares, tenían que actualizar su estatus fiscal y obligaciones ante el Registro Federal de Contribuyentes (RFC).

Es decir, que los conductores de Uber, repartidores de comida y los que dan servicios de hospedaje como Airbnb, logran ingresos por venta de bienes y comercio electrónico vía Amazon, y deben pagar impuestos.

Tributan en el Régimen de Actividades Empresariales con Ingresos a través de Plataformas Tecnológicas, por lo que ya no podrán estar en el anterior, es decir, en el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) que se conocía antes como Repecos o para pequeños contribuyentes.

El año pasado, como parte de la miscelánea fiscal 2021, el Congreso de la Unión aprobó cambios a la tasa del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que deben enterar los prestadores de dichos servicios al SAT.

Los choferes de transporte de pasajeros y entrega de bienes deben pagar una tasa del ISR dependiendo de sus ingresos, que va de 2% a 8%.

Por servicios de hospedaje un gravamen de 2% a 10%, y por la venta de bienes y prestación de servicios una tasa del ISR de 0.4% a 5.4%.

Están obligados a cobrar el IVA manifestándolo de forma expresa y por separado en el comprobante fiscal digital por internet o factura electrónica que están obligados a emitir.

No tienen derecho al acreditamiento o disminución alguna por sus gastos e inversiones respecto del impuesto calculado.

Empresas extranjeras

Esta recaudación es independiente de las obligaciones que tienen las empresas extranjeras sin establecimiento en México.

Al cierre del 30 de abril se han dado de alta ante el Servicio de Administración Tributaria 101 empresas con domicilio fiscal en el exterior para efectos del IVA.

Entre las empresas que integran el padrón de prestadores de servicios digitales inscritos en el Registro Federal de Contribuyentes, figuran Twitter, Facebook, Nintendo, Spotify, Zoom, Airbnb, Claro Video, Uber y Amazon entre otras.

Hasta el momento no ha sido necesario bloquear temporalmente la señal o bajar el switch a alguna empresa de la economía digital, como lo establece la normatividad fiscal como sanción en caso de incumplimiento.

Además de cobrar el IVA e inscribirse en el RFC, deben contar con un representante legal y proporcionar un domicilio en territorio nacional para notificaciones y vigilancia de cumplimiento.

CON INFORMACIÓN VÍA EL UNIVERSAL

Revisan condiciones de los repartidores a través de apps

La mayoría de los ciclistas de la ciudad son repartidores, reveló el secretario de Movilidad, Andrés Lajous, en días recientes a este diario. Ello habla del incremento exponencial de estos trabajadores a través de apps, pero también de su situación laboral precaria, señalan legisladores y expertos, quienes plantean revisar esas condiciones.

¿Los repartidores son o no son trabajadores de la empresa? Por ejemplo, el caso de Uber ha sido muy controversial: Uber se reconoce únicamente como empresa prestadora de un servicio de aplicación, pero no reconoce a los que trabajan para la aplicación como sus empleados”, señala la doctora María Xelhuantzi López, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, quien lleva 40 años investigando sobre derechos laborales.

Sin embargo, al menos dos países europeos han logrado que las empresas de aplicaciones ya los reconozcan como sus empleados.

El 16 de marzo, el Ministerio del Trabajo en Reino Unido emitió un comunicado en el que se establece que quienes laboran para Uber son reconocidos como sus trabajadores.

En tanto, el pasado 11 de marzo, el gobierno de España y las plataformas de reparto de bienes lograron negociar un acuerdo mediante el cual “los repartidores de las plataformas son asalariados y no (trabajadores) autónomos”.

Ahora el acuerdo será plasmado en un real decreto que entrará en vigor dentro de tres meses y será obligatorio para empresas como Uber Eats, Amazon y otras.

El decreto incluirá la obligación de las plataformas de reparto de informar a los sindicatos de los trabajadores cuáles son “los parámetros, reglas e instrucciones en los que se basan los algoritmos o sistemas de inteligencia artificial” que inciden en sus condiciones de trabajo, el acceso al empleo y el mantenimiento del mismo.

En la ciudad, en un sondeo con repartidores, Xelhuantzi López encontró que “en promedio ganan 260 pesos diarios (poco más del salario mínimo).

Sin embargo, “uno de los temas que más les aflige son los accidentes en la calle, pues no tienen seguro médico, y la otra cuestión es que si se les descompone la bicicleta ellos deben pagar la reparación, no cuentan con el apoyo de la empresa”.

Sobre si la capital y el país mismo deberían seguir la ruta de Europa, el vicecoordinador de la bancada del PRD en el Congreso local, Jorge Gaviño, consideró: “Sí, porque en México vamos al revés: vamos hacia la informalidad, hacia no tener seguridad social ni tener prestaciones y, al contrario, los países desarrollados están adelgazando las plataformas de trabajo informal y están fortaleciendo los esquemas formales de trabajo”.

Aunque asegura que la tarea está en el legislativo federal: “La Ley Federal del Trabajo tendría que reformarse y eso le corresponde a las cámara de Diputados y de Senadores, pero les tiembla la mano para imponer esos derechos; son valientes para otros temas, pero cuando les corresponde mejorar las condiciones de trabajo de los empleados y cargar más responsabilidad a las empresas, allí no se avientan”.

Xelhuantzi López coincide en que el marco legal en materia de trabajo es anacrónico en México.

(El artículo 123 de la Constitución federal) “es muy obsoleto, fue hecho para los trabajadores industriales de fines del siglo XIX y no contempla los cambios en el trabajo, en particular en el sector servicios”.

La académica de la UNAM dice que se necesita “garantizarles a los repartidores el derecho a una negociación colectiva, para poder establecer ciertas condiciones de trabajo con los dueños de las plataformas”, e incluso se requiere una reforma al artículo 123 constitucional que les garantice a los repartidores poder negociar con Uber Eats, DiDi, Rappi o cualquier otra plataforma.

Soy partidaria de que puedan negociar sin necesidad de tener un sindicato, pues es tal el nivel de degradación de los sindicatos en México, que el primer obstáculo que tiene el trabajador es el propio sindicato. Son más un instrumento de control político que de defensa de los derechos”.

En muchos casos la negociación podría ser simplemente que los inscriban al Seguro Social, que si sufren un accidente de trabajo tengan garantizada la atención médica, así como las reparaciones de sus bicicletas, porque actualmente ellos pagan todo; tienen incluso que comprar la bolsa en la que reparten la comida”, dijo la académica.

José Luis Rodríguez, vicecoordinador de la bancada de Morena, señala que el Congreso de la Ciudad de México tendría que considerar regular la forma en la que operan las plataformas de entrega de productos.

Las aplicaciones tienen un impacto local y necesitamos analizar si es factible su regulación”, consideró.

Estamos en el último periodo (de sesiones) de la primera legislatura, y éste concluye en mayo. No nos dará tiempo de aprobar una iniciativa, pero quizá sí para empezar a proponer una”.

Margarita Saldaña, presidenta de la Mesa Directiva y presidenta de la Comisión de Asuntos Laborales, Trabajo y Previsión Social del Congreso local, consideró que ese tipo de trabajadores podría acogerse a la iniciativa de ley de no asalariados, la cual está detenida.

Los repartidores entran en la categoría de no asalariados: no tienen salario fijo, dependen de cuántas entregas hagan, no tienen horario fijo y no tienen contrato”.

Una vez que tú te declaras no asalariado, te registras ante el gobierno de la ciudad y, de acuerdo al dictamen que ya elaboramos, tendrían el aval para acceder a prestaciones que tiene la ciudad o programas sociales; tendrían estatus de preferencia para acceder a créditos en el Invi, cierto estatus de preferencia para acceder a los servicios de salud, etcétera”, dijo la diputada.

Saldaña y Rodríguez coincidieron en la necesidad de destrabar en el Congreso local el tema y elaborar un dictamen final de Trabajo No Asalariado, el cual tome en cuenta las diferentes iniciativas.

Con información vía Excélsior