Hay rebrote por el frío y salir más de casa

La combinación entre el descenso de la temperatura y el desconfinamiento acelerado explica el repunte de la pandemia de Covid-19 en México, donde por el tamaño del territorio hay distintas realidades. Si bien la transmisión del virus se ha mantenido activa en la mayor parte del país, destaca la situación de Campeche, que desde agosto empezó a bajar la cantidad de enfermos y hospitalizados.

El fin de semana pasado la ocupación hospitalaria en Campeche estaba en 3 por ciento, igual que Chiapas, donde a mediados de julio se registró el pico más alto con casi 4 mil 200 personas portadoras del corovirus y desde entonces registra un descenso sostenido.

Para la semana 46 (del 8 al 14 de noviembre) registró menos de 50 nuevas infecciones y de los 18 pacientes que estaban internados el pasado domingo, ninguno estaba intubado.

Campeche y Chiapas son los únicos estados con semáforo de riesgo color verde, es decir, baja transmisión de la infección.

En cambio, Chihuahua y Durango están en rojo. El primero porque, de una tendencia constante de baja transmisión e internamientos, creció rápidamente en octubre. De 200 a mil camas ocupadas pasó en ese periodo, mientras que los casos confirmados de Covid-19 subieron de mil a 4 mil.

Estos son los extremos de la pandemia en el país y de acuerdo con el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, el repunte de casos observado a partir de octubre se considera un rebrote, porque veníamos en reducción y de repente la curva cambió de trayectoria y se fue hacia arriba.

A nivel fisiológico se explica por el descenso de la temperatura que causa cambios en el aparato respiratorio: las secreciones se vuelven más espesas, la expulsión de partículas se vuelve lento y el sistema de defensas en el tejido pulmonar es menos eficiente por el frío.

También influye el comportamiento social. Las personas tienden a congregarse y permanecer más tiempo en espacios cerrados, además de que cuando el clima es frío, las gotas, gotículas y aerosoles (donde se encuentra el virus) duran más tiempo viables en el aire.

Con información vía La Jornada