Carece México de leyes que garanticen la igualdad salarial de las mujeres: BM

México no tiene una legislación que garantice salarios iguales para mujeres y hombres que realicen el mismo trabajo, condiciones similares para el cuidado de los hijos, ni tampoco cuenta con esquemas que promuevan un acceso a pensiones equitativo, evidenció el Banco Mundial.

Como parte de su informe Mujeres, empresas y derecho 2021, el organismo mostró que si bien hay un marco legal que da los mismos derechos a ellas y ellos en cuanto a movilidad, lugares de trabajo, emprendimiento, matrimonio y tenencia de activos, el país está rezagado en otros aspectos.

Con una calificación general de 88.8 con base de 100, las evaluaciones de la legislación en México para promover tanto salarios como pensiones equitativas son de 75 puntos en ambos casos, mientras la base legal para dar los mismos derechos a los trabajadores que tienen encima también la crianza de los hijos es el rubro de más rezago con 60 unidades.

En la mayoría de las economías “las mujeres tienen sólo las tres cuartas partes de los derechos legales concedidos a los hombres. Las mujeres ya estaban en desventaja antes de la pandemia y las iniciativas de gobierno para amortiguar algunos de sus efectos, aunque innovadoras, han sido limitadas en muchos países”, indica el reporte.

Predomina la negligencia para legislar condiciones de igualdad. Sólo 90 economías de 190 evaluadas tenían un marco regulatorio para que se pagara igual a hombres y mujeres por el mismo trabajo; y antes de la pandemia menos de una cuarta parte garantizaban legalmente a los padres empleados cualquier tiempo libre para cuidado de los niños.

Con el cierre de escuelas, alrededor de 40 economías adicionales introdujeron políticas de licencia o beneficios para ayudar a los padres con el cuidado de los niños. “Aun así, estas medidas son probablemente insuficientes para abordar los desafíos que muchas madres trabajadoras enfrentan, o la crisis del cuidado infantil”, subraya el reporte.

A la falta de políticas de cuidado se suma el incremento de la violencia de género. Una investigación preliminar muestra que desde inicios de 2020 los gobiernos introdujeron cerca de 120 nuevas medidas incluidas líneas directas, asistencia sicológica y refugios para proteger a las mujeres. También se agilizaron los procesos judiciales en el rubro familiar.

El martes también se llevó a cabo la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, donde autoridades de la región enfatizaron que la inclusión digital y la construcción de una sociedad del cuidado son indispensables para una recuperación igualitaria y sostenible en la región.

Durante su intervención, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, alertó sobre el aumento de la pobreza y sobrecarga de trabajo no remunerado en las mujeres.

Con información vía La Jornada

Pese a pandemia, México mejora en igualdad de género en 2020: Banco Mundial

A pesar del impacto negativo de la pandemia, con el confinamiento y el incremento de la violencia de género, México mejoró en el Índice Mujeres, Empresas y Derecho 2021 del Banco Mundial (BM).
 
De acuerdo con el indicador (WBL), que mide la equidad entre hombres y mujeres, la calificación de nuestro país pasó de 83.8 a 88.8 puntos, debido al avance en los derechos en el matrimonio que subió de 60 a 100 puntos.
 
El indicador de matrimonio mide las restricciones legales relacionadas con este aspecto como la discriminación que incluye los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres para dirigir un hogar y la familia.
 
Esto quiere decir que si bien México no está en pie de igualdad con los hombres en las ocho áreas que mide el BM, ha mostrado pasos hacia delante para derribar restricciones legales.

Mantuvo los 100 puntos que alcanzó en movilidad, lugar de trabajo, emprendimiento y activos, respectivamente; en salario o paga no hubo avances al quedar en 75 puntos, paternidad siguió con 60, lo mismo en pensión con 75 de calificación.
 
Aún nos falta estar a la altura de las 10 economías que obtuvieron una puntuación de 100: BélgicaCanadá, Dinamarca, Francia, Islandia, Irlanda, Letonia, Luxemburgo, Portugal y Suecia.
 
En el indicador del 2021 se sumaron dos con la máxima calificación: Irlanda y Letonia.
 
Por arriba de México destacan Perú con 95; Paraguay con 94.4, y Ecuador con 89.4. En el mismo nivel se encuentran Bolivia, Malta y Paraguay.
 
Además, superamos a Brasil, que resultó con 85 de calificación, Colombia con 81.9 y Chile con 80.
 
Los peores lugares para el desarrollo de las mujeres son West Bank Gaza con 26.3 seguido de Yemen con 26.9, Kuwait con 28.8, Sudán y Qatar con 29.4 cada uno e Irán con 31.3 puntos.
 
El promedio general para las 190 economías analizadas fue de 76.1 sobre 100 una mejoría respecto al 2020 cuando el indicador se colocó en 75.2 unidades.
 

PANDEMIA Y MUJERES

El Banco Mundial destacó que los países están progresando poco a poco hacia una mayor igualdad de género, pero las mujeres en general continúan enfrentando leyes y regulaciones que restringen sus oportunidades económicas.

 
Con la pandemia por Covid-19, se enfrentó a nuevos desafíos para su salud, seguridad y seguridad económica, según el nuevo informe que dio a conocer hoy, en el cual dedica un capítulo especial sobre el tema de la pandemia y mujeres 
 
Las mujeres ya estaban en desventaja antes de la pandemia, y las iniciativas gubernamentales para amortiguar algunos de sus efectos, aunque innovadoras, han sido limitadas en muchos países, dice el informe.

PERSPECTIVAS: Por cada nuevo pobre en el mundo en 2020, magnates ganaron 18 mil dólares

Los hombres y mujeres más acaudalados del mundo aumentaron su riqueza 18 mil dólares durante el año pasado por cada nuevo pobre que, según estimados del Banco Mundial (BM), ha dejado la crisis por el Covid-19. El organismo financiero estima que 100 millones de personas se sumaron a la pobreza el año pasado. Es la primera vez que esta tendencia crece desde 1998 y, como secuela, la desigualdad aumentará en 78 de las 91 economías de las que se disponen datos.

La búsqueda para acabar con la pobreza ha sufrido su peor revés y “con toda seguridad, los efectos de la actual crisis se mantendrán en la mayoría de los países hasta 2030; (…) a largo plazo, es probable que la crisis aumente la desigualdad dentro de los países por primera vez en una generación”, proyecta el Banco Mundial.

Mientras la economía tuvo su mayor caída en 90 años y millones de personas perdieron sus empleos, las 500 personas más ricas del mundo –que equivalen a 0.001 por ciento de la población mundial– vieron el mayor crecimiento de sus fortunas en ocho años, muestra el Índice de Multimillonarios que realiza Bloomberg. Ganaron un billón 800 mil millones de dólares el año pasado, 31 por ciento más que al cierre de 2019.

Como resultado, cinco personas –cuatro de ellos estadunidenses y dueños de los principales negocios de tecnología cuya regulación tributaria sigue en vilo a nivel mundial– ahora poseen una riqueza que supera 100 mil millones de dólares. Son Elon R. Musk (Tesla), Jeff Bezos (Amazon), Bill Gates (Microsoft), Bernard Arnault (Louis Vuitton-Moët Hennessy) y Mark Zuckerberg (Facebook).

También seis mexicanos se encuentran en el listado: Carlos Slim con una fortuna de 57 mil 600 millones de dólares, al sábado pasado; la familia Larrea, Sara Mota y Germán, con una riqueza conjunta de 26 mil 140 millones de dólares; Ricardo Salinas, con 13 mil 200 millones; Alberto Bailleres, con 10 mil 600 y Juan Beckmann, con 8 mil 470 millones de dólares.

Mientras los multimillonarios de la tecnología abultaron su riqueza en medio de la crisis, el Banco Mundial expuso que, aun sin la pandemia, reducir la pobreza extrema a menos de 3 por ciento para 2030 –que nadie sobreviva con menos 1.90 dólares al día (alrededor de 38 pesos)– ya daba visos de ser una meta irrealizable. Ahora, dada la crisis, es más difícil de alcanzar que nunca, reconoció.

En el informe Un cambio de suerte, explicó que antes del Covid-19, millones de personas habían conseguido eludir la pobreza extrema por escaso margen, pero la recesión de 2020 se recargó en los más pobres y vulnerables; y abrió el perfil de la pobreza.

Además de los que el Banco Mundial llama pobres crónicos –población rural dedicada al agricultura y la ganadería–, la pandemia evidenció nuevos pobres en las ciudades, entre personas con mayores grados educativos, dedicada a los servicios, la construcción y la manufactura, y sobre todo entre la población más joven (hasta hace dos años la mitad de los pobres en el mundo eran niños menores de 15 años).

El Banco Mundial estima que con una contracción de hasta 8 por ciento en el producto interno bruto (PIB) per cápita el año pasado, la pobreza extrema habría aumentado hasta 1.5 puntos porcentuales en 2020 y 1.9 puntos porcentuales en 2021. Eso significa una tasa de pobreza extrema de 9.4 por ciento para ambos años, similar a los niveles que se tenían en 2017.

En adelante, aún con escenarios optimistas los efectos empobrecedores de la pandemia serán colosales, advirtió. Para 2030, las proyecciones más positivas muestran que 6.7 por ciento de la población mundial vivirá con menos de 1.9 dólares al día, prácticamente el doble de la meta del organismo. Pero esta podría llegar hasta 8.6 por ciento si siguen avanzando los indicadores de desigualdad.

El Banco Mundial subrayó que la pandemia, los conflictos armados y el cambio climático son los tres factores cuya confluencia está impulsando la crisis actual y extenderá su impacto hacia el futuro. Así que sin intervenciones enérgicas, la crisis puede desencadenar ciclos de mayor desigualdad de ingresos, menor movilidad social entre los grupos vulnerables y menor resiliencia frente a futuras conmociones, manifestó.

Con información vía La Jornada