CELAC firma plan conjunto de acción con China en áreas clave como 5G

En medio del cambio de la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que ahora asume Argentina, se realizó también la firma de un acuerdo de cooperación entre China y los Estados miembros que aborda la realización de “consultas amistosas en igualdad de condiciones” en áreas clave como seguridad, desarrollo sostenible, acción social e infraestructura, incluida el despliegue de redes 5G.

El pasado 7 de enero, Argentina asumió la Presidencia Pro Tempore 2022 de la CELAC, con lo que le tocará a la representación de este país la ejecución del Plan de Acción Conjunto de Cooperación en Áreas Claves China-CELAC (2022-2024), que fuera firmado en los últimos días de la presidencia mexicana.

La firma del acuerdo llega en un momento de alta complejidad diplomática y geopolítica, en la que Estados Unidos y China se encuentran en una disputa por el liderazgo económico, que incluye el aspecto tecnológico, uno de los componentes más relevantes para la definición de la competitividad global de cada nación hacia la siguiente década.

La mayor diferenciación de las redes 5G es que no atenderán únicamente las redes de consumo de comunicaciones e Internet, sino que habilitarán el salto tecnológico de múltiples industrias. En ese sentido, quien domine la siguiente generación celular, tendrá un alcance económico sin precedentes.

El Plan firmado entre China y la CELAC se compone de siete grandes áreas: Cooperación Política y de Seguridad; Cooperación Económica y Pragmática, Cooperación en Infraestructura de Alta Calidad; Cooperación en Materia Social, Cultural y de Pueblo a Pueblo; Desarrollo Sostenible; Asuntos Internacionales y Cooperación Subregional e Interregional; Implementación.

Bajo el punto dos, Cooperación Económica, se aborda el tema sobre la industria y tecnología de la información, bajo el cual se establece la cooperación entre los Estados miembros de CELAC y China para fortalecer los cambios industriales, la cooperación en áreas como cadenas de suministro, digital e industrias verdes.

El acuerdo firmado buscará “fortalecer cooperación mutuamente beneficiosa entre gobiernos, empresas e instituciones de investigación en infraestructura digital, equipos de telecomunicaciones, 5G, Big Data, computación en la Nube, Inteligencia Artificial, Internet de las cosas, ciudades inteligentes, Internet+, servicios de telecomunicaciones universales, gestión del espectro de radio y otras áreas de interés común, y explorar la construcción de laboratorios conjuntos”, señala uno de los puntos.

Los firmantes también acordaron explorar el establecimiento del Foro de Cooperación en Tecnología Digital China-CELAC.

Bajo el pretexto de la seguridad nacional, Estados Unidos ha impuesto restricciones comerciales a múltiples compañías chinas, entre las que se encuentra Huawei, que en pocos años se convirtió en el proveedor líder de equipo de telecomunicaciones en el mundo. Durante el año pasado, el país norteamericano realizó visitas diplomáticas a algunos países de América Latina para que se sumaran al veto en contra de la tecnología china.

En una de estas visitas, Juan González, asesor para América Latina del gobierno de Joe Biden, indicó que “nuestra preocupación es que Huawei es más que una compañía, tiene afiliación con el gobierno chino, y la expansión en la región tiene implicaciones en términos de inteligencia china pero también de presión que puede usar China”, según cita La Nación.

Mientras que en Estados Unidos, Huawei mantenía una pequeña cuota de mercado, en regiones en desarrollo como América Latina, África y parte de Asia el proveedor chino había logrado una fuerte presencia, favorecida por el atractivo de su oferta basada en precios más competitivos y mejores condiciones de financiamiento.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

China se lanza a la conquista de América Latina

En su afán por consolidarse como el mayor mercado comercial del mundo, China se ha lanzado a la conquista de América Latina. Prueba de ello, coincidieron especialistas, son sus múltiples inversiones en infraestructura en toda la región; a lo que se suma una oferta de colaboración hecha por su presidente, Xi Jinping, durante la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) celebrada el sábado pasado en México.

Para Enrique Dussel Peters, coordinador del Centro de Estudios China-México (Cechimex) y Fernando de Mateo, coordinador de Negociaciones Comerciales Internacionales del Colegio de México (Colmex), el videomensaje del presidente de China no es un detalle menor, pues abre la puerta a un mejor entendimiento que seguramente se traducirá en una mayor intensidad en los intercambios comerciales.

En su breve mensaje del sábado en la cumbre de la Celac, Xi Jinping ofreció ayuda a los países de América Latina y el Caribe para contribuir con su pronta recuperación tras la pandemia y para avanzar en el rubro socioeconómico, para lo cual, dijo, su país está dispuesto a trabajar coordinadamente para crear oportunidades en la región y construir un futuro compartido.

Dussel Peters resaltó la ausencia de Estados Unidos en la cumbre, lo cual apuntó, fue aprovechado por el mandatario chino para “lanzar un anzuelo” a la región.

“China es el segundo socio comercial de América Latina, desde hace tres o cuatro años desplazó a la Unión Europea y ahora representa 15 por ciento del comercio de la zona. China está invirtiendo masivamente desde las Malvinas hasta Mexicali y todo indica que se va intensificar la relación.”

De acuerdo con el Cechimex, organismo que pertenece a la Universidad Nacional Autónoma de México, China tiene 138 proyectos de infraestructura en América Latina, los cuales representan una inversión aproximada de 94 mil millones de dólares, que han generado 600 mil empleos directos en toda la región.

Para De Mateo, América Latina está inmersa en el centro de un juego geopolítico entre las dos economías más poderosas del mundo.

“China es el principal socio comercial de varios países de AL y segundo de México. Al igual que EU quiere intensificar la relación comercial con la región, aunque por distintos motivos: los estadunidenses para detener la migración, y los chinos para más comercio, sobre todo de materias primas”, explicó el especialista.

Falta estrategia

En el caso concreto de México, apuntó, China se ha dado cuenta que representa un “trampolín” para llegar a EU a un menor precio, pues enviar un producto desde su territorio enfrenta un arancel de 20 por ciento, mientras desde México lo puede hacer de manera libre.

“China ya está invirtiendo en México, por ahora es poco, pero eso cambiará en los siguientes años para aprovechar el tema de los aranceles de EU.”

Si bien China no esconde su interés de aumentar su relación con AL, para Dussel Peters el problema radica en la “parálisis” de los países de la región, pues por diferentes circunstancias ninguno tiene una estrategia a largo plazo para aprovechar los beneficios que puede ofrecer la mayor economía del mundo, medida por exportaciones e importaciones.

“México no ha respondido a China sobre su propuesta de firmar un tratado de libre comercio. Eso lleva años, no importa el color del partido, nadie ha sabido qué hacer con China. Hay parálisis, no hay propuestas para estrechar la relación, no hay un programa de trabajo y en definitiva faltan actores interesados en realizarlo”, puntualizó.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Integrantes de la CELAC piden terminar con bloqueo a Cuba

Las y los Jefes de Estado y de Gobierno, reunidos en la Ciudad de México con ocasión de la VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), reafirmaron su rechazo a las medidas económicas coercitivas no sustentadas en el Derecho Internacional y pidieron poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba.

Los mandatarios instaron al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo contra Cuba, y al Congreso estadounidense a proceder a su eliminación, toda vez que es contrario a los principios de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho Internacional.

En Declaración Especial, manifiestan además, su más profunda preocupación por el recrudecimiento de esta política, sobre todo en el contexto de la pandemia del Covid-19 y su rechazo a la dimensión extraterritorial del bloqueo, que impacta severa y negativamente las transacciones financieras internacionales de Cuba y el bienestar de su pueblo.

Y solicitan a todas las partes involucradas el cumplimiento de las sucesivas resoluciones aprobadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas y que atiendan a los reiterados llamados de la comunidad internacional para poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene contra la Isla.

Reafirman su rechazo a las medidas económicas coercitivas no sustentadas en el Derecho Internacional, incluidas las acciones unilaterales aplicadas contra países soberanos que afectan el bienestar de sus pueblos, concebidas para impedirles que ejerzan su derecho a decidir por su propia voluntad sus sistemas políticos, económicos y sociales.

Asimismo, recordaron que desde 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha solicitado, en 29 resoluciones, la necesidad de poner fin al bloqueo impuesto a Cuba por el gobierno de los Estados Unidos y destacan el apoyo abrumador de los Estados miembros de la ONU a la más reciente Resolución A/RES/75/289, aprobada el 23 de junio de este 2021.

CON INFORMACIÓN VÍA EL SOL DE MÉXICO

El Gobierno cubano agradece y aplaude discurso de AMLO

“Gracias presidente Andrés Manuel López Obrador por su trascendental discurso. Gracias, México, por su liderazgo y solidaridad. Ratificamos el compromiso invariable de Cuba con la integración regional, y con la condición de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz”.

Así respondía el ministro de Exteriores cubano Bruno Rodríguez ante el principal eje discursivo del presidente AMLO durante la XXI Reunión de Cancilleres de la Comunidad de estados latinoamericanos y del Caribe (Celac) celebrado el sábado en el Castillo de Chapultepec.

Lo dicho por Bruno Rodríguez no era para menos. El presidente mexicano mencionó lo que el gobierno de Díaz-Canel quería escuchar: “Washington nunca ha dejado de realizar operaciones abiertas o encubiertas contra los países independientes situados al sur del río Bravo” y que “la influencia de la política exterior de Estados Unidos es predominante en América”.

Acto seguido apareció la dialéctica del amo y el esclavo de Hegel faltaba la rosa a Cuba. El presidente mexicano dijo: “Solo existe un caso especial, el de Cuba, el país que durante más de medio siglo ha hecho valer su independencia, enfrentando políticamente a los Estados Unidos. Podemos estar de acuerdo o no con la revolución cubana, pero al haber resistido 62 años sin sometimiento, es toda una hazaña”, remató.

El presidente mexicano consideró que Cuba “merece ser declarada patrimonio de la humanidad” y nueva numancia por su ejemplo de resistencia” frente al embargo.

Era el día y el discurso ideales para enviar un mensaje a Estados Unidos desde el icónico Castillo de Chapultepec, escenario de una batalla ocurrida el 13 de septiembre de 1847 contra los estadounidenses donde un grupo de niños héroes se enarbolaron con la bandera de México antes de entregar su vida.

¿Adiós a la OEA?

Fue entonces cuando el presidente quiso recordar que la Organización de Estados Americanos (OEA) es un ente manejado por los estadounidenses; es necesario pensar en algo similar a la Unión Europea para fijar distancia con los vecinos del norte. En efecto una Unión de América Latina y el Caribe “apegado a nuestra historia, a nuestra realidad y a nuestras identidades”.

“En ese espíritu, no debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie, sino mediador, a petición y aceptación de las partes en conflicto, en asuntos de derechos humanos y de democracia”, propuso el presidente reconociendo que puede ser una utopía.

Este planteamiento fue rechazado el día de ayer por el gobierno de Colombia al defender la permanencia de la OEA, liderada por el uruguayo Luis Almagro, criticado recurrentemente por México.

“Pese a que algunas voces pidieron sustituir la OEA, defendí esta organización y propuse su complementariedad y convergencia con Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Asimismo, planteé que la cooperación extraregional debe incluir relaciones más estrechas con Bandera de Estados Unidos y Bandera de Canadá, como se han venido desarrollando con China”, detalló la canciller de Colombia Martha Lucía Ramírez en su cuenta de Twitter.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA