Las resoluciones de la SCJN limitan el derecho a la información: bibliotecarios

La Asociación Mexicana de Bibliotecarios (AMBAC) y el Colegio Nacional de Bibliotecarios (CNB) manifestaron su inconformidad contra las recientes resoluciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en respuesta a dos amparos promovidos por las editoriales, debido a que han sido “malinterpretadas” y “limitan el ejercicio del derecho de acceso a la información y la cultura”.

Los representantes de ambas instancias informaron que ante dichas medidas se retomará el Foro Nacional de Armonización Legislativa Bibliotecaria, cuyo desarrollo será el próximo 13 y 14 de julio en formato virtual.

La finalidad de esta actividad es “analizar cada tema con expertos, investigadores, legisladores, editores, bibliotecarios, entre otros, con el propósito de construir propuestas claras, congruentes y, sobre todo, legales en beneficio de los usuarios de las bibliotecas, aunado a que se permita la divulgación y consulta del patrimonio bibliográfico nacional”, señala el comunicado difundido el 1° de julio en el sitio web https://bit.ly/3RbOUqu

Como bibliotecarios, añade el boletín, “reiteramos nuestro compromiso con la legalidad, la protección de los derechos de autor y con nuestra función social para hacer posible el libre acceso al conocimiento y a las fuentes culturales existentes en las bibliotecas para todos los mexicanos”.

La AMBAC y el CNB reconocieron que las decisiones de la Corte, emitidas en respuesta a los amparos 132/2022 y 164/2022, tienen implicaciones “para las bibliotecas depositarias” en lo particular y para la “sociedad mexicana” en lo general, ya que se pueden interpretar como una limitación al ejercicio del derecho de acceso a la información y a la cultura.

Consideramos que las bibliotecas depositarias deben establecer con transparencia las políticas planteadas en el artículo 38 de la Ley Federal de Derecho de Autor (LFDA), que, además, puntualizan las limitaciones a los derechos patrimoniales en términos de que las obras literarias y artísticas (ya divulgadas) “podrán utilizarse, siempre que no se afecte la explotación normal de la obra, sin autorización del titular del derecho patrimonial y sin remuneración, citando invariablemente la fuente y sin alterar la obra.

“Para sustentar nuestras afirmaciones, identificamos que el artículo 35 de la Ley General de Bibliotecas (LGB), en vigor desde el 1º de junio de 2021, declara que las instituciones depositarias reconocidas son la Biblioteca de México, la Biblioteca Nacional de México y la Biblioteca del Congreso de la Unión.

“Este apartado indica que, en el caso de las obras publicadas en formato electrónico, analógico o digital, se entregará un solo ejemplar por institución con los materiales complementarios que permitan su consulta y preservación.”

El artículo 38 de la LGB establece que cada uno de los repositorios del depósito legal establecerá sus políticas de almacenamiento, custodia, conservación y consulta pública, con base en las disposiciones aplicables.

El documento, firmado por María Guadalupe Vega Díaz y Gerardo Zavala Sánchez, presidentes de la AMBAC y el CNB, respectivamente, recalca que la LGB (vigente) tiene como propósito fomentar y garantizar la conservación del patrimonio documental, bibliográfico, hemerográfico, auditivo, visual, audiovisual, digital y, en general, cualquier otro medio que contenga afín, estableciendo instrumentos para la difusión cultural, la consolidación de la memoria comunitaria y el progreso educativo.

“Con el propósito de servir a nuestro país, proponemos trabajar en la elaboración de las políticas de información y reglamentos que integren el desarrollo humano y social, así como los criterios, tiempos, excepciones o límites, en correspondencia con los derechos humanos en beneficio del derecho de autor con la debida protección y fomento del acceso al conocimiento y la cultura”, concluye el boletín.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

TENDENCIAS. Facebook bloquea el contenido periodístico en Australia por críticas a propuesta de ley

Facebook Inc. bloqueará el contenido de las noticias que se lean y compartan en su canal en Australia, ahondando la disputa por una propuesta de ley que requiere que la red social y Google de Alphabet Inc. paguen a los editores de noticias del país por el contenido.

La medida, anunciada en un blog el miércoles, representa una divergencia en las respuestas entre los grandes gigantes tecnológicos atacados por los editores de noticias, que han culpado a las empresas de destruir su negocio publicitario.

El gobierno federal australiano ha dicho que tiene previsto someter a votación en las próximas semanas la legislación, que en la práctica obliga a Google y Facebook a llegar a acuerdos con las empresas de medios de comunicación o a que se les fijen tarifas.

Google también ha amenazado con cerrar su motor de búsqueda en el país para evitar leyes de contenido «inviables», pese a que ha conseguido acuerdos con editores en el Reino UnidoAlemaniaFranciaBrasil y Argentina para su producto Google News Showcase.

El miércoles, Google llegó a un acuerdo global histórico con News Corp de Rupert Murdoch, propietario del Wall Street Journal y de dos tercios de los principales periódicos de las ciudades australianas, para desarrollar una plataforma de suscripción y compartir los ingresos por publicidad.

Facebook dijo que la ley propuesta «malinterpreta fundamentalmente» la relación con los editores, y argumentó que los medios de comunicación publican voluntariamente enlaces de sus artículos en Facebook, lo que ayudó a los editores australianos a ganar unos 407 millones de dólares australianos en 2020.

Emily Bell, directora del Tow Center for Digital Journalism en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, tuiteó el miércoles que la relación no era tan voluntaria como parece y que la mayoría de los editores se sienten obligados a estar en Facebook debido a su dominio del mercado.

Facebook, que ha sido criticado durante mucho tiempo por permitir que la desinformación florezca en sus plataformas, se encuentra ahora en la peculiar posición de bloquear también a los medios de comunicación que han proporcionado una comprobación de hechos sobre contenido falso.

A partir del miércoles, los usuarios australianos no podrán leer ni compartir contenidos informativos en los canales de noticias de Facebook, y los editores de noticias australianos no podrán publicar ni compartir contenidos en las páginas de Facebook.

Con información vía El Economista