Pandemia arrasa con 255 millones de empleos: OIT

La pandemia de coronavirus hizo perder el equivalente a 255 millones de empleos en el mundo, cuatro veces más que durante la crisis financiera de 2009, cuando quebraron varios bancos de inversión en Estados Unidos, informó ayer la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el conjunto de 2020 “se perdieron 8.8 por ciento de las horas de trabajo en todo el mundo, respecto del cuarto trimestre de 2019, lo que equivale a 255 millones de puestos de tiempo completo”, subrayó.

Si no se consideran los recientes planes de apoyo económico, estas pérdidas masivas provocaron una caída de 8.3 por ciento de los ingresos laborales mundiales, es decir, 3.7 billones de dólares o 4.4 por ciento del producto interno bruto mundial, precisó la OIT en su séptimo informe dedicado al impacto de la pandemia en el mundo laboral.

Para el organismo, sin embargo, el impacto de la pandemia en el desempleo se subestima, pues 71 por ciento de estas pérdidas de puestos laborales (81 millones de personas) fue a consecuencia de “una salida de la fuerza de trabajo, más que del desempleo propiamente dicho; es decir, se produjo una salida del mercado por no poder emplearse, debido tal vez a las restricciones de la pandemia o porque las personas afectadas dejaron de buscar un trabajo”, consideró.

Desde que se detectó el Covid-19 en China, a finales de 2019, la pandemia ha sumido al mundo en una grave crisis económica, además de provocar más de 2.1 millones de muertes y 100 millones de contagios.

Escenarios de recuperación

Para 2021, la OIT pronosticó que en la mayoría de los países “habrá una recuperación relativamente sólida en el segundo semestre, luego de que los programas de vacunación comiencen a surtir efecto”; pero advirtió que esa será “lenta, desigual y aleatoria” si los responsables políticos no toman las medidas correctas.

La OIT planteó tres posibles escenarios. El caso de referencia vaticina una pérdida de 3 por ciento de las horas de trabajo en el mundo, siempre y cuando la pandemia esté bajo control y aumente la confianza de los consumidores y de las empresas.

Las regiones más afectadas serían América, Europa y Asia central. y señala también “una recuperación dispar y no sostenible, con desigualdad e inestabilidad al alza que agravarían la crisis”.

Con información vía La Jornada

De cada cuatro que perdieron su trabajo por el Covid sólo uno no lo ha recuperado

De cada cuatro personas que perdieron su trabajo en abril, con el inicio de la contingencia por Covid-19, sólo uno no logró recuperarlo una vez terminado 2020, muestra el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). De 12 millones 460 mil trabajadores que dejaron de emplearse con el confinamiento, ocho meses después 2 millones 916 mil no habían regresado a sus ocupaciones.

Sólo en diciembre se necesitaban 11 millones 890 mil puestos de trabajo para cubrir desempleados abiertos, subocupados que buscan un trabajo adicional y a la población no económicamente activa (PNEA) disponible para trabajar, exhibe la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo nueva generación (Enoen).

De acuerdo con los datos, en diciembre el ritmo de la recuperación en el país cedió, se redujo la población económicamente activa (PEA), los ocupados en la informalidad y lo hizo también el desempleo, pero sólo para abultar la proporción de personas que no buscan trabajar.

De hecho, la PNEA absorbió a la mayor parte de quienes perdieron o dejaron su trabajo con el confinamiento. Hasta los datos más recientes, contiene a 43.5 por ciento de la población en edad de trabajar.

En diciembre, de los 42 millones 451 mil personas que se encontraban en la PNEA, uno de cada cinco estaba dispuesto a trabajar en caso de que le ofrecieran un empleo, no lo hizo porque ya desistió de buscar un empleo, como fue el caso de 205 mil 481 personas, pero lo más extendido es el desencanto.

Entre las personas que no trabajan ni buscan un empleo, 9 millones 208 mil prefiere no intentarlo porque considera que no tiene posibilidades de encontrar algo dada la coyuntura. Esta situación es 37.5 por ciento más alta entre mujeres que entre hombres.

Por otro lado, la PEA –que se compone de los ocupados y desempleados que buscan activamente un trabajo– durante diciembre registró la salida de 425 mil personas respecto de noviembre, como resultado hay 2 millones 514 mil personas menos en el mercado laboral que en marzo pasado, antes de la pandemia en México.

Asimismo, al cierre del año se registraron 330 mil 745 desempleados menos que en noviembre, dando como resultado un total de 2 millones 88 mil personas que a pesar de esforzarse por encontrar un trabajo no lo logró, al tiempo que también cayó en 95 mil 20 el número de ocupados, informó el Inegi.

Menos personas buscan ocuparse

Como resultado, la tasa de desempleo bajó de 4.4 por ciento registrando en noviembre a 3.8 por ciento en diciembre, y los ocupados pasaron de 95.6 a 96.2 por ciento. Ello no refiere una recuperación del mercado laboral, sino que hay menos personas buscando activamente un empleo.

En el mismo diciembre, la sub-ocupación registró a 7 millones 477 mil trabajadores en esa condición, menos que los 8 millones 424 mil de noviembre. No obstante, estas personas con necesidad o tiempo para trabajar más, pero para las que el mercado de trabajo no tiene capacidad, es 47 por ciento más alto que en marzo, antes de la pandemia.

El Inegi también informó que la población que trabaja en la informalidad, ya sea que su empresa no le reconoce derechos laborales o a que el negocio en el que se ocupa no es formal, fue de 29 millones 504 mil en diciembre, 289 mil 473 menos que en noviembre.

Pese a la baja, más de la mitad de los trabajadores de México, 51.1 por ciento, trabajan en la informalidad, es decir, sin reconocimiento patronal, sin regulación de actividad y sin derechos laborales.

Con información vía La Jornada

PERSPECTIVA: Desempleo se acentúa en personas con estudios universitarios

En los últimos 20 años el desempleo ha crecido en mayor medida entre las personas con estudios universitarios o de bachillerato, en comparación con quienes cuentan únicamente con educación básica.

Mientras en el año 2000 casi 17 por ciento de los desocupados tenían estudios universitarios, en 2020 representaron 27 por ciento, de acuerdo con cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) actualizadas al tercer trimestre del año pasado, es decir, después del mayor impacto de la pandemia en cuanto a la pérdida de fuentes de trabajo.

Los desocupados con educación media superior pasaron de 13 por ciento en 2000 a 22 por ciento el año pasado.

El perfil laboral nacional emitido por la dependencia en el presente mes indica que, en contraste, el nivel de desocupados que cursaron la primaria bajó del 31 a 14 por ciento en 20 años; en tanto la desocupación de trabajadores con nivel de secundaria bajó de 36 a 35 por ciento en el mismo periodo. También, el grado de desempleados sin instrucción bajó de 3 a uno por ciento.

Desocupados, 2.7 millones

Además, en el reporte se indica que al cierre del tercer trimestre del año pasado había 2 millones 769 mil 491 personas desocupadas por 51 millones 11 mil 33 que estaban ocupadas, de las cuales 35 millones 36 mil son asalariados, 11 millones 369 mil son trabajadores por cuenta propia, 2 millones 396 mil son empleadores y 2 millones 210 mil no reciben pago, en ocasiones porque laboran en negocios familiares.

Entre la población en edad de trabajar, hay 43.1 millones de personas catalogadas como población económicamente no activa.

La red de organizaciones civiles Acción Ciudadana Frente a la Pobreza estimó que al concluir 2020 en el país había en realidad cerca de 6 millones de trabajadores desempleados, ya que cuando alguien deja de buscar empleo por varias semanas en las cifras reportadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía no son considerados en esta categoría.

Con información vía La Jornada

Se pierden 69 mil empleos en diciembre; alistan recuperación

En diciembre pasado se perdieron 69 mil empleos en la capital, 3 mil menos que los 72 mil reportados en el mismo mes de 2019, informó el gobierno capitalino, al señalar que el mejor remedio para la reactivación de la economía es la vacunación contra el Covid-19.

Por lo pronto, agregó, como parte de la estrategia se impulsa a las industrias de la construcción y manufacturera, y para el segundo semestre se prevé lanzar un programa muy intenso para promocionar el turismo local.

Como han dicho los organismos internacionales y el secretario de Hacienda (Arturo Herrera Gutiérrez), lo que buscamos es que, en la medida de lo posible, las personas vulnerables puedan ser vacunadas en los primeros meses del año, por lo menos en los primeros cuatro; de tal manera que esto va a ser el mejor remedio para que pueda reactivarse la economía, expresó.

La administración capitalina destacó que con la pandemia, la caída más importante en este rubro ocurrió en abril, mayo y junio, y partir de ahí se registró una recuperación.

Abundó que hay que esperar los datos de enero de este año para saber la condición de la ciudad en materia de empleo, independientemente de que se trabaja en el fortalecimiento del plan de reactivación económica para la capital.

De acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, de 647 mil 610 empleos formales que se perdieron el año pasado, 6.4 por ciento correspondieron a la capital del país, que se ubicó como la cuarta entidad con más fuentes de trabajo perdidas.

En abril y mayo se registró la mayor caída de plazas formales en la Ciudad de México, con 105 mil 804 y 57 mil cuatro, respectivamente.

Ante la segunda declaratoria del semáforo epidemiológico en color rojo en la Ciudad de México, el gobierno capitalino puso en marcha dos programas: uno de apoyos económicos de 2 mil 200 pesos a trabajadores del sector restaurantero, de los cuales hasta el lunes se habían entregado 14 mil 555, y otro de créditos de 10 mil pesos a micro y pequeñas empresas, para el cual ese mismo día se tenían 13 mil 68 solicitudes.

Con información vía La Jornada

Pandemia ha eliminado 646 mil empleos formales

La pandemia de COVID-19 y su impacto en la economía dejó una pérdida de 646 mil 890 empleos formales en 2020, la mayor cifra de bajas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) desde la crisis de 1995 conocida como el “error de diciembre”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que en diciembre de 2020 se perdieron 277 mil puestos de trabajo, cifra que resultó menor a la pérdida de empleos récord observada en 2019 y la más baja para el mes desde 2014.

Con el dato de diciembre que compartió el presidente en un video a través de su cuenta de Twitter, se puede estimar de forma preliminar que en todo 2020 se perdieron un total de 646 mil 890 empleos, la mayor cifra en los registros del IMSS desde 1995, cuando se eliminaron 814 mil puestos.

Asimismo, los empleos que se habrían perdido en todo el año pasado son casi cuatro veces más que los que se perdieron en la recesión de 2009, pues en ese año se dieron de baja 171 mil 713 plazas formales.

Los empleos formales que se habrían perdido en todo el año anterior, se quedaron por debajo del rango estimado por el Banco de México, ya que el banco central previó una baja de trabajadores asegurados en el IMSS de entre 700 y 850 mil plazas.

Los datos preliminares muestran que al cierre de año, el número de trabajadores registrados en el IMSS fue de 19 millones 775 mil, 3.2 por ciento menos que en 2019, y esta fue la primera cifra negativa desde la crisis de 2009.

Bajas no son solo outsourcing

El presidente López Obrador atribuyó la pérdida de empleos al outsourcing, al argumentar que es una forma de contratación de las empresas para evadir pagos de aguinaldos y prestaciones.

“Íbamos muy bien, como se dice en mi pueblo, ‘tan bien que íbamos’. En la pandemia perdimos un millón de empleos y llevábamos 600 mil recuperados, pero en diciembre que es un mes atípico desde que está el famoso outsourcing, la subcontratación, se despide a muchos trabajadores inscritos en el Seguro Social para no pagarles prestaciones y aguinaldo. Perdimos por ese motivo 277 mil empleos en diciembre”, expuso.

Sin embargo, expertos consultados por El Financiero señalaron que no todas las bajas de diciembre son atribuibles a la subcontratación, sino que se trata de la combinación de los impactos económicos de la pandemia y la ausencia de una política para estimular el empleo formal.

José Luis de la Cruz, director general del IDIC, sostuvo que el dato de diciembre refleja el cierre de ciclos de producción y de ventas de fin de año, mientras que el dato global de 2020 es resultado de optar por la estrategia de no endeudamiento y no apoyos fiscales.

“Se optó por entrega de apoyos asistenciales en lugar de buscar incentivos para que se conservaran empresas y empleos, y en ese aspecto creo que la pérdida de empleos refleja que si bien no hubo un costo para las finanzas públicas porque no hubo deuda ni programas de rescate, sí hay un costo laboral que se va a traducir en costo social”, afirmó.

Jesuswaldo Martínez, investigador del Instituto Belisario Domínguez del Senado, aseguró que “la gestión de la política pública no logró revertir una tendencia de debilidad del empleo iniciada desde 2018 y lo peor de todo es que no se instrumentaron medidas fuertes, drásticas y decisivas para contrarrestar el impacto de la crisis iniciada en abril por la pandemia”.

Jorge Sales Boyoli, coordinador del Comité de Derecho Laboral de la ANADE, señaló que no hay una correlación seria con los datos disponibles sobre la pérdida de empleos en diciembre a causa de la subcontratación, “se pasa por alto una variable que todos los años ocurre que es estacionalidad y trabajos temporales que ya venían de estar afectados”.

Elías Micha, de TallentiaMX, apuntó que la caída de empleos en diciembre sucede desde hace más de 20 años, “es equivocado atribuir este fenómeno al outsourcing, está comprobado que este fenómeno obedece a una estacionalidad de larga duración vinculada con ciclos económicos, la asignación del presupuesto público y la creación de trabajos temporales en octubre y noviembre”.

Con información vía El Financiero

Por outsourcing, se pierden cada año 100 mil empleos

Cada año, entre diciembre y enero, se pierden en la Ciudad de México alrededor de 100 mil empleos debido al esquema de outsourcing (terciarización o subcontratación), por medio del cual las empresas cierran contratos cada tres meses, pero en particular en estas fechas, entre otras cosas para no dar aguinaldo, afirmó la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Al dar a conocer el avance en el registro de trabajadores para la entrega de apoyos emergentes para mitigar la afectación por el cierre de actividades, la mandataria indicó que esta pérdida de empleos es histórica, pues se ha dado en los 15 años recientes.

A su vez, la secretaria del Trabajo y Fomento al Empleo, Soledad Aragón, refirió que el año pasado, antes de la pandemia, en diciembre se perdieron 70 mil empleos y en enero 35 mil.

“Entonces, seguramente va a haber pérdida de empleos este mes y en enero, y responde a los ciclos económicos. A ello se sumará, evidentemente, el impacto de la emergencia sanitaria”, reconoció.

Normalmente en febrero se inicia la recuperación, pero todo dependerá del tránsito hacia el semáforo naranja, indicó.

Ayer, las autoridades capitalinas informaron que se han recibido 34 mil 526 registros de trabajadores del sector restaurantero que solicitan el apoyo emergente de 2 mil 200 pesos que otorgará la administración capitalina a partir del 4 de enero de 2021.

Sheinbaum resaltó que siguen abiertas las convocatorias para recibir uno de los cuatro apoyos que se otorgarán: apoyo emergente de 2 mil 200 pesos para 100 mil trabajadores del sector restaurantero; 50 mil microcréditos de 10 mil pesos para micro y pequeñas empresas; adelanto del pago para útiles y uniformes de Mi Beca para Empezar y condonación del impuesto sobre nómina a comercios del Centro Histórico.

El secretario de Desarrollo Económico, Fadlala Akabani, precisó, a su vez, que los registros que se tienen hasta el momento están en proceso de validación e incluyen a todo el personal vinculado al sector gastronómico. “Los oficios van desde administrador de restaurante, chefs, baristas, parrilleros, taqueros, hostess, ayudantes de meseros y ayudantes de cocinero; en fin, toda la gama. Son alrededor de 32 oficios diferentes vinculados al sector gastronómico de la ciudad que van a ser beneficiarios con estos 100 mil apoyos de 2 mil 200 pesos en una sola exhibición”, detalló.

Con información La Jornada

Inegi: subocupación y desempleo crecen por primera vez en 6 meses

Por primera ocasión en seis meses, el número de personas desempleadas y subempleadas aumentó en noviembre, de acuerdo con datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, el número de personas que no realizó ninguna actividad ni buscó hacerla fue de 2.4 millones, mientras las subempleadas, que son aquellas que están ocupadas, pero tienen la necesidad y disposición de trabajar más tiempo, fue 8.4 millones.

Esta última cifra es mayor si se compara con los 5.1 millones de personas subocupadas que había en marzo, cuando la pandemia de Covid-19 inició en el país.

En su cuenta de Twitter, Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México (BdeM), resaltó el avance de ambos datos, pues muestran la evolución de la recuperación del mercado laboral tras el impacto de la pandemia del covid-19. Comentó que las cifras publicadas por el Inegi no son buenas noticias, pues ambos indicadores aumentaron.

Ricardo Aguilar Abe, analista de Invex, señaló que la recuperación del empleo en México ha sido dispar, con ganancias en sectores que fueron muy afectados al inicio de la pandemia y con algunas pérdidas en sectores que comenzaron a recuperarse antes.

Agregó que se prevé que el desempleo se mantenga por encima de 4 por ciento en los siguientes meses e incluso puede acentuarse si las restricciones de movilidad por la pandemia se aplican en otras entidades, además de la Ciudad de México, estado de México y Morelos.

“La recuperación económica definitivamente reactivará el empleo; no obstante, es poco probable que la tasa de desocupación regrese a los niveles prepandemia en 2021”, puntualizó.

Desaceleración

Después de sumar cuatro meses de avance, en el undécimo mes del año 226 mil personas salieron de la población económicamente activa (PEA).

Julio Santaella, presidente del organismo, señaló que la tasa de participación fue menor al ubicarse en 56.8 por ciento, cuando se compara con el 57.4 por ciento reportado en octubre y es inferior respecto de noviembre del año pasado, cuando se encontró en 60.5 por ciento.

Aunque el número de trabajadores empleados en la industria de la construcción incrementó 266 mil, en diversos sectores de servicios se perdieron 307 mil empleos, esto a pesar del crecimiento de 351 mil personas en los restaurantes y servicios de alojamiento.

La reducción de puestos de trabajo es el resultado de la merma que ha sufrido el sector servicios derivado de la contingencia sanitaria, apuntó el Inegi.

Durante noviembre la población ocupada fue de 53 millones, cifra similar a la de octubre del mismo año. La cantidad de hombres ocupados en ese mes fue de 32.5 millones, que significó 110 mil menos, mientras la población femenina agregó 75 mil para ubicarse en 20.5 millones.

Santaella destacó que la cifra aún se encuentra 3 millones por debajo de la ocupación registrada en noviembre del año pasado.

El Inegi destacó que la informalidad en el mercado laboral continuó con una tendencia al alza, pues incrementó en 142 mil el número de trabajadores cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo, de tal forma que sumó 29.8 millones de personas.

Esto se explicó por el descenso de los ocupados dentro del sector informal que pasó de 14.9 millones en octubre a 14.8 millones en noviembre, así como el aumento de los ocupados fuera del sector informal de 14.7 millones a 15 millones en el mismo periodo.

El Inegi señaló que el número de trabajadores que laboran de 35 a 48 horas semanales cayó 487 mil.

En contraste, el número de personas ocupadas que trabajan menos de 15 horas semanales aumentó en 346 mil.

Santaella también hizo notar que en noviembre el número de personas que percibe hasta dos salarios mínimos aumentó 0.1 por ciento, mientras los que ganan más de dos salarios mínimos disminuyó 0.2 por ciento.

Con información vía La Jornada

Van contra caída estacional de empleo con campaña para evitar despidos “irregulares”

El gobierno federal inició una campaña, a través de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), para evitar que los patrones cancelen plazas laborales en el mes de diciembre con la intención de recontratarlas en enero, bajo el argumento de que es una práctica que rompe con los derechos laborales de los trabajadores.

En promedio, durante los meses de diciembre de la última década se han cancelado 277,000 puestos de trabajo, aunque el año pasado se alcanzó un nivel récord de 382,210 despidos, cifra que representó 53% de las contrataciones netas realizadas de enero a noviembre de ese año (724,287 plazas). Ese porcentaje fue mayor en 17 puntos porcentuales respecto del nivel del 2018, cuando se observaron 387,561 despidos, luego de contabilizarse un millón 39,471 contrataciones de enero a noviembre.

De acuerdo con la autoridad federal, al menos la mitad de los trabajadores despedidos en diciembre del año pasado fueron recontratados al inicio del 2020, “lo que da cuenta de las malas prácticas que se presentan, sólo para cortar la antigüedad de los trabajadores”.

La campaña del gobierno, en la que participan conjuntamente el IMSS, el Infonavit y la STPS, incluye llamadas a los centros de trabajo de grandes empleadores, así como el envío de cartas para que eviten cancelar el empleo al cierre de diciembre del 2020, si bien se esperan semanas complicadas debido a la vuelta de medidas de confinamiento ante el repunte en el número de casos de Covid-19.

“El gobierno de México ha identificado a patrones que durante el mes de diciembre están dando de baja a sus trabajadores ante el IMSS e Infonavit, mismos que históricamente son recontratados en enero del siguiente año. Las bajas injustificadas impactan negativamente en la continuidad de los derechos laborales, de seguridad social y de vivienda de los trabajadores”, indica un comunicado conjunto.

En este, detallaron que de los 382,210 puestos de trabajo dados de baja entre noviembre y diciembre del 2019, 65% correspondían a trabajadores registrados como permanentes, a pesar de que un argumento esgrimido por los empresarios para justificar la caída del empleo, es que se trata de puestos de trabajo de carácter eventual.

Las bajas no son todas por outsourcing

De acuerdo con firmas de recursos humanos consultadas, el despido estacional de trabajadores que están registrados ante el IMSS no es una práctica exclusiva de las empresas que utilizan la subcontratación laboral (outsourcing), como popularmente se cree.

En el 2019 el sector que tuvo más despidos entre noviembre y diciembre fue el de la construcción -que prácticamente no utiliza subcontratación laboral-, con 121,153 trabajadores dados de baja por obras temporales. Le siguió el sector de industrias de la transformación (110,565 despidos), servicios para empresas y personas (53,241 bajas), servicios sociales y comunales (53,241 bajas) y el comercio (49,286 despidos).

A nivel geográfico, hubo despidos en 30 de las 32 entidades federativas del país, concentrándose la mayor cantidad en los estados de: Ciudad de México con 70,765; Nuevo León con 38,916, y el Estado de México con una cancelación de 37,438 plazas.

Las autoridades laborales informaron que “la STPS, el IMSS y el Infonavit, enviamos cartas a los patrones que identificamos pudieran haber incurrido en estas prácticas, con el propósito de que revisen si el manejo de su plantilla laboral, se encuentra acorde al marco normativo vigente, y eviten realizar acciones que afecten los derechos de sus trabajadores mediante la elusión ilegal de las obligaciones en materia laboral y de seguridad social”.

Ricardo Martínez Rojas, especialista laboral del despacho D&M Abogados, comentó que si bien las acciones que ha tomado la autoridad laboral van en línea con el acuerdo que firmaron en semanas pasadas empresarios y sindicatos para regularizar la subcontratación laboral, “se vuelve un asunto muy complejo, sobre todo cuando volvemos a estar en semáforo rojo, que implica confinamiento, y tomar nuevos acuerdos con los trabajadores para poder mantener el empleo”.

El cierre de año trae un panorama complicado para muchos empleadores, además, la autoridad federal dejó en claro que el incumplimiento de obligaciones laborales y de seguridad social traerá consecuencias legales que pueden poner en riesgo las finanzas de las empresas e incluso llevar a los patrones a enfrentar responsabilidades de tipo penal y administrativo, afirmó el abogado.

Con información vía El Economista

STPS, IMSS e Infonavit llaman a no usar prácticas irregulares para despedir a personal en diciembre

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) hicieron un llamado a los patrones para no usar prácticas irregulares despedir a personal permanente en diciembre.

“El Gobierno de México ha identificado a patrones que durante el mes de diciembre están dando de baja a sus trabajadores ante el IMSS y ante el Infonavit, mismos que históricamente son recontratados en enero del siguiente año”, advirtieron la autoridad en un comunicado conjunto emitido este viernes.

Indicaron que las bajas “injustificadas” impactan negativamente en la continuidad de los derechos laborales, de seguridad social y de vivienda de los trabajadores.

Señalaron que entre noviembre y diciembre de 2019 se perdieron 382 mil 210 puestos de trabajo, de los cuales 65 por ciento corresponden a trabajadores registrados como permanentes. Durante enero de 2020, se recontrataron con la misma empresa 130 mil 359 trabajadores que fueron dados de baja en diciembre de 2019.

“Si bien existen contrataciones temporales legítimas, lo cierto es que muchos de los trabajadores dados de baja en diciembre y recontratados en enero están registrados por los patrones en el IMSS como permanentes. Estas bajas son una práctica totalmente irregular”, sostuvo la autoridad.

En virtud de los anterior, la STPS, el IMSS y el Infonavit enviaron cartas a los patrones que identificaron pudieran haber incurrido en esas prácticas, con el propósito de que revisen si el manejo de su plantilla laboral se encuentra acorde al marco normativo vigente y eviten realizar acciones que afecten los derechos de sus trabajadores mediante la elusión “ilegal” de las obligaciones en materia laboral y de seguridad social.

“Es importante enfatizar la relevancia de que los trabajadores y sus familias estén siempre protegidos con todas las prestaciones a las que tienen derecho y más aún en el contexto de la emergencia sanitaria por el COVID-19 que estamos enfrentando”, subrayaron.

El Gobierno de México advirtió que el incumplimiento de obligaciones laborales y de seguridad social tiene consecuencias legales que puede poner en riesgo las finanzas de las empresas e incluso llevar a los patrones a enfrentar responsabilidades administrativas y penales.

Las dependencias pusieron a disposición de los patrones los siguientes datos de contacto para cualquier duda:

En materia del IMSS: Teléfono 800 623 23 23 opción 5, luego opción 1.

En materia del Infonavit: Infonatel Patrones 91 71 50 50 CDMX y Zona Metropolitana, 800 008 3900 Lada sin costo.

En materia de derechos laborales: Profedet 800 717 29 42 y 800 911 7877.

Con información vía El Financiero

Outsourcing ilegal realiza 237 mil despidos temporales en fin de año: SAT

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) llamó a las empresas a evitar manejos de nómina irregulares este fin de año como hicieron el año pasado 37 mil empresas y personas físicas con actividad empresarial que redujeron su plantilla en 237 mil 108 empleos, para luego volver a contratarlos al arranque de este 2020.

En 2019, se observó que diversos empleadores redujeron su nómina en más de 80% para posteriormente incrementarla en magnitudes similares durante los primeros meses del año, o bien, transferir a sus trabajadoras y trabajadores a una nueva empresa”, expuso la dependencia.

Añadió que estas disminuciones atípicas del personal son un foco rojo para la autoridad respecto de las prácticas ilegales de subcontratación laboral, y se observan mayormente en nóminas de la industria de la construcción, manufacturas, tecnología y diversos servicios, tales como despachos, cadenas de restaurantes, agencias de personal o de publicidad, entre otros.

Explicó que estos movimientos en el manejo de personal se detectaron debido a que, a partir de la facturación de nómina de 2019 y 2020, se determinó el número de empleadas y empleados que las empresas y personas físicas con actividad empresarial reportan mes con mes.

Entre noviembre y diciembre de 2019, las empresas que redujeron su nómina a por lo menos 100 personas y representaron una pérdida, tan solo en diciembre, de 237 mil 108 empleos”.

Finalmente, el organismo fiscal exhortó a esas 37 mil empresas y personas físicas que manejan nóminas a no incurrir en prácticas irregulares y cumplir con sus obligaciones fiscales.

Con información vía Aristegui Noticias