ASPA vende su claim a Barclays como parte de reestructura de Aeroméxico

La venta de una porción de los derechos de acreedores de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA) a Barclays Bank, como parte de la reorganización financiera bajo el Capítulo 11 de Grupo Aeroméxico es parte del proceso normal de una reestructura y una prueba del trabajo de reconocimiento de las aportaciones laborales de los trabajadores de la aerolínea, señalaron fuentes con conocimiento del tema.

Recientemente, ASPA informó de una transferencia por una parte de sus derechos de acreedores a un precio no especificado, pero que fue calificado de “castigadísimo” por diversos especialistas. Sin embargo, “este tipo de transacciones son totalmente comunes y esperadas durante un Capítulo 11, y existen un poco más de 30 antecedentes en las que esto ha sucedido, y de manera específica, durante bancarrotas del sector aéreo”, indicó una fuente que solicitó el anonimato.

Por su parte, ASPA señaló que se concretó la venta de una parte del claim (deuda) que los pilotos tienen reconocido como acreedores en el proceso de Capítulo 11 que lleva Grupo Aeroméxico.

“Respecto del porcentaje restante, nos encontramos estudiando los escenarios con el objetivo de proteger los intereses de nuestros pilotos, pero manteniendo el respaldo que hemos dado a nuestras aerolíneas en este proceso del cual, estamos seguros, saldrán fortalecidas”, añadió el sindicato a pregunta expresa de A21.

El monto vendido es parte del claim laboral de la deuda que Aeroméxico reconoce con ASPA y que se deriva de los convenios firmados entre ambas partes durante 2020 y 2021 y que ayudaron a la reestructura de la aerolínea del caballero águila.

Lo que hizo ASPA fue vender una parte de ese reconocimiento de la deuda a Barclays con el fin de recuperar una parte de lo que se cedió durante la negociación con Aeroméxico y repartirlo entre los pilotos, señaló la fuente. ASPA mantiene como posibilidad vender más parte de su deuda reconocida. 

Asimismo, el único claim laboral reconocido en América Latina es el de los pilotos de ASPA y gracias a lo que nosotros lo conseguimos se le cedió a otros sindicatos en México.

“Fuera del claim laboral de ASPA, no hay otro entre las aerolíneas de América Latina. Esto surge gracias a que se dieron cuenta de que lo que aportan los trabajadores debe ser reconocido. Esto es algo que no sucedía en prácticas anteriores”, indicaron.

En los procesos de Capítulo 11 de Avianca y LATAM, ninguno de los grupos de trabajadores fueron mencionados durante la petición, ni sus contribuciones para la reorganización de las aerolíneas fueron reconocidos.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Pemex debe 52 mil mdp a proveedores

Al cierre del primer semestre del año, Petróleos Mexicanos (Pemex) adeuda 51 mil 646 millones de pesos a sus proveedores y contratistas.

El monto representa una disminución de casi 23 por ciento respecto al adeudo reportado a finales de marzo, que fue de 66 mil 642 millones de pesos, de acuerdo con información de la compañía.

“Mientras más sigan creciendo los adeudos, Pemex corre el riesgo de quedarse sin contratistas, porque será vista como una mala pagadora, además de frenar sus proyectos por la falta de socios”, señaló Ramsés Pech, analista energético.

De acuerdo con el especialista, una de las posibles razones por las que existen adeudos es porque Pemex no ha recibido los recursos en tiempo y forma por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para el pago de sus obligaciones operativas.

Del total adeudado al cierre de junio, 46 mil 82 millones de pesos son por cuentas que ya tienen una factura tramitada por los proveedores, mientras que cinco mil 564 millones de pesos son por recibos pendientes de facturar.

Casi 96 por ciento de la deuda fue adquirida este año, mientras que el resto corresponde a pagos atrasados desde 2020.

“Lo cierto es que Pemex no está en las mejores condiciones financieras desde hace años, eso complica aún más que pueda hacerle frente a sus deudas en el corto plazo”, agregó Gabriela Aranda, analista del sector energético.

Otro de los riesgos del impago de la empresa, consideró, es que podría retrasarse aún más la producción y extracción del crudo y con ello también habrá una caída en los ingresos petroleros.

Pemex, considerada como una carga fiscal para el país por diversas instituciones financieras, es una de las principales beneficiadas por la actual administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde que inició la Cuarta Transformación, el mandatario aseguró que recataría a Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con el fin de alcanzar una soberanía energética.

Así, de 2018 a la fecha, se han presentado diversas iniciativas para fortalecer a la compañía que dirige Octavio Romero Oropeza sobre otros participantes del sector privado.

Cuando la empresa comenzó a reportar sus adeudos con contratistas y proveedores en marzo, el presidente López Obrador aseguró que se debía transparentar y proteger su situación financiera, debido a la importancia de la empresa para la economía nacional.

La información comenzó a publicarse luego de que Pemex y la Asociación Mexicana de Empresas del Sector Petrolero lograron un acuerdo para transparentar y calendarizar el pago de adeudos a proveedores y contratistas.

«La Secretaría de Hacienda y Crédito Público continuará reduciendo los impuestos a Pemex para garantizar la ejecución de su programa de inversión, mantenimiento y operación. Pemex es una empresa de la nación y siempre contará con el apoyo del gobierno de la república», aseveró el mandatario en marzo al presentar un informe por los 100 días de su tercer año de gobierno.

En la opinión de BBVA México, es“cuestionable” que en los siguientes años, Pemex pueda recibir paquetes de apoyos financieros similares a los de 2020 y 2021, cuando se le redujo la carga fiscal.

CON INFORMACIÓN VÍA EL SOL DE MÉXICO