Guerra fría y el futuro en disputa

Por Eduardo Torres Arroyo – @etarroyo

La crisis de la hegemonía norteamericana en el mundo como parte de la crisis del capitalismo globalista manifestada por una policrisis climática ambiental, de salud pública, alimentaria, de gran desigualdad social y la caída de la productividad, nos llevó a una guerra por encargo e híbrida en Ucrania. Para recuperar esa hegemonía los norteamericanos han obligado a la Unión Europea y a varios países que se encuentran en su órbita como Canadá, Australia y Japón a no negociar con Rusia y China y, en contrapartida, ellos asumir el rol de proveedores de los energéticos, alimentos y fertilizantes que dejarán de comprar a Rusia y, claro está, suministrar seguridad ante la supuesta amenaza chino-rusa. Esa es la gran jugada imperial, donde Europa y el mundo son los grandes perdedores. La idea ha sido planeada con años de anticipación, pero no pudieron implementarla hasta que obligaron a Rusia a defender a las comunidades rusófonas de Ucrania acosadas durante más de ocho años.

Las consecuencias son que el mundo ha quedado nuevamente divido en dos grandes bloques. Una nueva guerra fría entre el occidente dominado por el sector financiero, que, para ello, previamente desindustrializó las economías y desplazó la industria manufacturera hacia el sur global y dos potencias nucleares China y Rusia con una economía mixta que buscan apoyarse en la producción industrial para la creación de riqueza y con fuertes inversiones gubernamentales en infraestructura. En pocas palabras, un capitalismo industrial que evoluciona hacia el socialismo. La guerra en Ucrania clarifica, pues, una crisis de la globalización, donde, por un lado, hay una expansión de la OTAN como brazo armado del capitalismo militar-financiero y, por otro lado, un cuestionamiento de la centralidad de occidente en el marco de una búsqueda de alternativas multipolares y multicéntricas.

No deja de sorprender que en pleno siglo XXI y en la era de la información Europa, cuna de la civilización moderna, haya aceptado acríticamente subordinarse a EUA y sumarse al discurso mediático de que Vladimir Putin es el malo de la película, responsable de la crisis energética y de alimentos y que China es una amenaza para su seguridad, a los cuales hay que detener. Los más críticos europeos, incluyendo parte de la izquierda, no pueden quitarse de la cabeza que el malo a destruir en esta historia se llama Vladimir Putin, por lo que impulsan y aprueban que debe ser castigado, aislándolo del mundo occidental, junto con los chinos. Los europeos no ven que hay otra cara de esta crisis, pues la exclusión de Rusia del mercado tiene la función de elevar mucho los precios de energéticos y alimentos beneficiando la balanza de pagos de EE.UU. y, al mismo tiempo, les da poder para volver a controlar un mercado que se les ha salido de las manos. Queda claro quién va ganar y quién va a perder. En este punto entra en juego Venezuela, habrá que ver qué es lo que sucede.

Por ello, alarma que países como Francia y Alemania con tantos recursos de intelectuales que tienen, hayan aceptado la versión de que Rusia se desgastaría gracias a las sanciones y, más aún, admitir quedar bajo el mando y dependencia norteamericana, como se vio en la visita del presidente Biden a Alemania y el cierre del gasoducto Nord Stream II. ¿será que aceptaron por mantener entre su población el estilo de vida occidental? Pero, entonces, nos preguntamos ¿cómo es posible mantener el nivel de vida frente a la desindustrialización? ¿dónde se generará la riqueza? Mientras tanto, el cambio climático puede esperar pues Alemania y otros países buscan utilizar el carbón norteamericano y polaco como salida para paliar su crisis energética como consecuencia de las sanciones al gas ruso. Todo está permitido y ¡oh! sorpresa, los combustibles del futuro inmediato son el petróleo y el carbón, no hay la llamada transición energética. Más aún, el costo de las sanciones europeas contra Rusia en beneficio de los proveedores norteamericanos, está afectando a la población mundial.

Quizás lo más contradictorio en esta crisis hegemónica y del capitalismo es la militarización que se acuerda que en el marco de la reunión de los países del G-7 y de la reunión de la OTAN en Madrid. En ambas reuniones se conviene una gran inversión militar en sus países y de paso, en un punto secundario, fortalecer a Ucrania con más armas de mayor alcance y apoyo económico. Lo amarran con deuda. Además, se acordó que los países deberían invertir como piso el 2% de sus respectivos PIB e incrementarlo según cada economía. Es la manera en la que piensan deben defenderse ante la amenaza de seguridad que les plantea el sur global encabezado por los países BRIC y mantener la expansión global hacia la explotación de los nuevos recursos naturales necesarios para las nuevas tecnologías. Principalmente les está interesando invertir en el Sahel, en la parte media de África que va de océano a océano, rica en estos materiales y, al mismo tiempo, crear vallas para detener las grandes migraciones a los países desarrollados.

Los norteamericanos han dicho que la otanización de Europa bien vale la pena porque con las ganancias de las ventas de los energéticos y alimentos pagarán los gastos realizados en Ucrania. Negocio rentista redondo que se enmarca perfectamente dentro del modus operandi de imperialismo. Los europeos en mayor cantidad, pero en general la población mundial, está subsidiando los gastos de defensa, la guerra pues, incluso los programas de gasto interno de los EE.UU. Quienes hemos vivido bajo el yugo militar y financiero de los norteamericanos, la estrategia de subdesarrollo, nos damos cuenta, entonces, que esta nueva guerra fría, este proyecto armamentista,  no se libra sólo contra Rusia y China, sino que puede ser contra cualquier país que se resista a la privatización y la financiarización bajo el patrocinio de Estados Unidos. Si no, recordemos qué pasó con el Movimiento de los Países No Alineados surgido en la epoca de los años sesenta.

El problema para EE.UU. es que el mundo está cambiando en el sentido de que ya varios países han entendido el juego y se están preparando para no depender y construir alternativas propias, unas con más éxito que otras. La ventaja que tienen es que la economía capitalista mundial ha perdido fuerza. Las tensiones en los mercados de energía y alimentos ya eran claras desde el 2021 por las restricciones de la pandemia que no termina, al igual que la inflación que se ha acelerado con las alzas de precios derivados de la guerra. Los norteamericanos dicen que todo esto se puede controlar sin sacrificar ganancias, aunque haya algunas cifras no respalden esa afirmación, pues según el Banco Mundial el precio de la guerra nos lleva a un riesgo de estanflación y a una fuerte desaceleración del crecimiento de los países desarrollados; además, de que la guerra significa es un desastre humanitario con la muerte de miles de personas y obliga a otros tantos a migrar. En ese sentido, el Banco mundial prevé que las economías avanzadas se desaceleren y que derivado de la pandemia y la guerra habrá crecimientos muy por debajo de las tendencias de los años anteriores. Para los exportadores de petróleo y alimentos el impacto será menor cosa que no sucederá con el resto del mundo que está pagando un alto costo.

Estados Unidos como todos los imperios dependen del tributo extranjero y del monopolio de la llamada diplomacia de dólar. Hoy Europa está pagando el déficit norteamericano, pero ya están saliendo voces o problemas alertando de que esa etapa de crecimiento constante y estable del que habla el gobierno norteamericano, depende de Europa. En ese sentido, el manifiesto en defensa de la humanidad acordado en junio de 2022 en la Asamblea Internacional No Más OTAN, reivindica lo que tanto teme occidente, esto es, que “hay esperanza y que esta florece con la emergencia de un mundo pluripolar y multicéntrico, y el creciente anhelo de construir alternativas antisistémicas para la humanidad.” Francia está punto de declararse economía de guerra, Alemania, por su parte, busca declararse en emergencia energética, Austria ordena cambiar de gas a petróleo donde se pueda y en España la alianza de la izquierda en el gobierno se tambalea por el presupuesto de guerra.

Los norteamericanos y aliados están pensando en alargar la guerra para provocar el mayor daño a Rusia, de tal manera que se vuelva totalmente subordinada de ellos y, al mismo tiempo, darse un espacio para recuperar la inversión lo antes posible. Empero, como se observa, Rusia no se ha desgastado pues conociendo al imperio se ha preparado bien y poseen en abundancia lo que otros países europeos no tienen. Más bien, vemos que los que se han desgastado son los países europeos que van a comprar más caros alimentos, energéticos y fertilizantes, deben destinar parte de su presupuesto para recuperar las armas y el dinero que enviaron a Ucrania y para el presupuesto destinado a los gastos de defensa, disminuyendo lo destinado a programas prioritarios, y han olvidado el tan anhelado programa de hacer una transición energética.

Nada fácil la tienen, pues mientras más se alargue el conflicto en Ucrania más se tiene que aumentar el apoyo bélico, económico y la gente se irá dando cuenta de los verdaderos intereses en juego generando un descontento. Por lo pronto, ante esas voces iniciales que ya se manifiestan en mundo, se ha incentivado la propaganda culpando a Rusia y a Vladimir Putin de la situación. El presidente Biden mismo ha dicho repetidamente la palabra rusia para indicar al culpable. Pero la propaganda y la guerra por encargo en Ucrania no puede mantenerse en el tiempo sin desgastarse. La guerra tiene su propia lógica y sus límites y cuando el negocio de la guerra ya no da ganancias y las pérdidas humanas y económicas son muchas, lleva a la retirada, que para muchos puede calificada como un fracaso. De Vietnam a Afganistán hay innumerables muestras de ello.

La guerra fría demuestra los temores que todo imperialismo tiene de perder su economía rentista global ante la aparición de otro sistema; no accidentalmente tiene regados por todo el mundo bases militares. A pesar de ello, la guerra en Ucrania nos muestra que estamos ante una inminente ruptura global. La guerra fría es una lucha por imponer el capitalismo financiero, donde los recursos naturales y humanos serán privatizados y concentrados en pocas manos, frente a un grupo de países que defienden un mundo multipolar y multicéntrico, encabezados por Rusia y China, basado en la autosuficiencia y una prosperidad interna generalizada. Básicamente podemos hablar de un conflicto entre el capitalismo financiero y un capitalismo que tiende hacia el socialismo como sistema económico. El futuro está en disputa, por lo que tenemos que avanzar en el sur global para el desarrollo responsable.

Más mujeres jóvenes temen perder su empleo; digitalización, un arma de doble filo

El 41% de las mujeres teme perder sus trabajos debido a la mayor automatización tras la pandemia de covid- 19.

De acuerdo con el estudio AXA Report on Women & Digital, la cifra es más alta entre mujeres jóvenes, menores de 29 años, y aquellas que trabajan en profesiones como administración o ventas.

En México, Nigeria y Tailandia, los tres países en desarrollo donde se aplicó la encuesta, si bien durante la crisis sanitaria, la digitalización fue un salvavidas al permitirles cumplir con sus responsabilidades profesionales y mantenerse en contacto con su familia, la consecuencia de esta tendencia es una frontera cada vez más difusa entre el trabajo y la vida familiar que han transcurrido en el mismo lugar durante la contingencia sanitaria.

AXA Report on Women & Digital concluye que la digitalización es un “arma de doble filo” ya que por un lado les da a las mujeres flexibilidad para el cumplimiento de sus tareas laborales y, por otro, aumenta la carga de sus responsabilidades, porque ya están haciendo más de lo que les corresponde en las tareas del hogar y el cuidado de los niños.

El estudio deja claro que también enfrentan otros riesgos: la pérdida de privacidad, por ejemplo, y el abuso continuo en línea.

El estudio revela que, 68% de las mujeres encuestadas trabajó desde casa durante los confinamientos por la pandemia y más de la mitad (51%) señalaron la pérdida de privacidad derivado de uno de los principales riesgos de lo digital.

Además, casi tres cuartas partes (73%) dijeron que fue difícil mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada, al hacerse cargo de tareas domésticas como cocinar, ir de compras o cuidar a los niños.

Aun así, las participantes de la encuesta de Axa ven claras oportunidades: aprender nuevas habilidades, socializar y simplificar sus vidas.

Entre las ventajas que ofrece la digitalización 40% eligió la “flexibilidad laboral y profesional” como una oportunidad que surge del mayor uso de lo digital.

En tanto, 22% dijo que el covid-19 abrió oportunidades para cuidar mejor su salud y bienestar: 40%, en el caso de las nigerianas; 35% de las tailandesas, y 29% de las mexicanas.

CON INFORMACIÓN VÍA EXCÉLSIOR

PERSPECTIVAS: Transformarse para transformar, reto del sector telecom.

Aunque en los últimos dos años, la acelerada digitalización demostró la capacidad resiliente de muchos sectores, es necesario reconocer que no es suficiente, sino que se requiere un nuevo modelo de desarrollo basado en un cambio cultural corporativo de todas las organizaciones, en especial las que participan en el sector de telecomunicaciones pues «tiene que transformarse para poder transformar».

“Necesitamos un sector, un país, que siga un nuevo modelo de desarrollo pero con inclusión y para eso se necesitan políticas y estrategias deliberadamente creadas para cerrar las brechas… Esto nos hace más resilientes, flexibles, más adaptables, para que los avances puedan ser sostenibles y permanentes”, aseguró María Elena Estavillo.

La directora general del Centro-i para la Sociedad del Futuro reconoció la importancia de aprovechar las experiencias que ha dejado la pandemia, para impulsar nuevas prácticas que contribuyan a revertir la exclusión digital, que no es un tema aislado, sino que se suma a otras brechas existentes, como la económica, de género, de acceso a salud y al empleo.

“El cierre de brechas, de la brecha digital no deben verse como un resultado colateral, como un buen impacto, deseado en los planes de reactivación económica, sino como uno de sus motores centrales, es un insumo central de cualquier estrategia empresarial, sectorial”.

Al presentar su ponencia “Impulsando transformación sí o sí”, en el contexto del foro Conecta México, la especialista subrayó el enorme reto que tienen tanto el sector de las telecomunicaciones como el país, de no regresar a un escenario prepandemia, aunque la socialización sea una parte importante para complementar lo que se ha podido realizar de manera remota mediante plataformas tecnológicas.

“En los países donde estaban más desconectados, la pandemia generó mayores costos, causó más retrasos y por eso hay que estar conscientes, retomar el camino, volver a la normalidad, pero no a la misma sino a una nueva normalidad… la brecha digital genera otras brechas… Si regresamos a hacer las cosas exactamente como se hacían antes, no vamos a estar cerrando brechas”.

La inclusión y el cierre de brechas, destacó la experta en competencia, regulación, ecosistema digital y género, tienen que incorporarse en todas las actividades de las organizaciones, tienen que estar entre las prioridades del sector.

En este sentido, la transformación digital corporativa, abundó, tiene que ver con empresas que sean eficientes e innovadoras hacia afuera y hacia adentro, pero esto va más allá de la adopción de tecnología, implica un cambio de paradigma en la forma de hacer las cosas.

Esta innovación nos ayuda a ampliar las fronteras del mercado; la flexibilidad a tener mayor diversidad en la composición de las organizaciones y en los espacios de toma de decisiones; ser adaptables para contar con esquemas de teletrabajo.

Asimismo, mediante acciones concretas se pueden eliminar sesgos, ambientes hostiles, discriminación y la brecha salarial, porque no es suficiente sólo tener buenas intenciones, sino definir cómo hacerlo, fijar objetivos, medir avances, corregir sobre el camino.

“Todo esto genera un círculo virtuoso de una nueva cultura corporativa, al tener mayor diversidad, inclusión, trabajo ético, nos va a ayudar a generar tecnología, servicios, aplicaciones que también sean innovadoras, éticas e incluyentes.. este sector tiene que transformarse para poder transformar”.

CON INFORMACIÓN VÍA CONSUMO TIC

PERSPECTIVA_ La e-democracia en México, realidad posible bajo ciertas condiciones

La idea de un México digitalizado hace pensar en bienes y servicios a través de aplicaciones móviles o incluso en el metaverso; sin embargo, es necesario pensar en otros conceptos que relacionan a la tecnología con la política y la interacción con los ciudadanos, como la e-democracia.

En el documento “La política digital en México. Derechos, ciudadanía y gobierno”, Perla Carolina Gris Legorreta y Fernando Rocha Rosario destacaron que la incorporación de la tecnología en la política ha motivado al menos desde la segunda mitad del Siglo XX, la creación de conceptos con los que se puede reconocer la innovación técnica en la actividad gubernamental y ciudadana.

El uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) para eficientar la provisión de bienes y servicios públicos no es su única contribución, ya que “han sido objeto también de un uso más sofisticado para ampliar y mejorar la interacción entre autoridades y ciudadanos”.

Los expertos analizaron tres casos: República de Malta, como el país con mejor desempeño en términos de gobierno electrónico en Europa; Islandia, por su experiencia en el uso de crowdsourcing para elaborar una nueva constitución; y Brasil, con el voto electrónico, para un entendimiento más preciso de los alcances y limitaciones de esta modalidad en el ejercicio democrático.

En el capítulo “La transición hacia la e-Democracia: Lecciones para México” del documento del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, los autores destacan que se requieren ciertas condiciones para transitar hacia un uso efectivo y establecer relaciones de intercambio entre los distintos actores que participan en el espacio público.

Una condición necesaria es la existencia de infraestructura tecnológica que, por una parte, posibilita la automatización de procesos y servicios, y por otra, el establecimiento de canales de interacción entre distintos actores. Sin embargo, la existencia de infraestructura tecnológica per se no garantiza la adopción efectiva del gobierno electrónico ni de la e-democracia.

Si bien el gobierno electrónico es una una herramienta que busca simplificar y aumentar la eficiencia de sus tareas y, con base en esto, se establece una relación “top-down” entre gobierno y ciudadanía; la participación electrónica representa una interacción más compleja, al involucrar relaciones tanto “top-down” como “bottom-up” entre el gobierno y la ciudadanía.

“Esto amplía la capacidad de injerencia de los ciudadanos al trascender del ámbito de los servicios públicos a la capacidad de involucrarse en distintas etapas del proceso de políticas públicas… Más allá del uso de las TIC en distintos procesos gubernamentales, la e-democracia implica múltiples niveles de utilización que pueden derivar en un mayor nivel de interacción entre sector público, privado y social”.

Asimismo, recalcaron que la literatura también hace referencia a la libertad del Internet, siendo una condición necesaria de la e-democracia para garantizar la libre interacción entre ciudadanos y gobierno.

El gobierno electrónico, la participación electrónica y, en un nivel de mayor desarrollo, la e-democracia funciona con condiciones específicas, las cuales trascienden la mera disponibilidad de infraestructura tecnológica.

“Requieren, según sea el modelo, la digitalización estratégica, la reglamentación que otorgue certidumbre a los actores en sus interacciones digitales, un internet libre, la promoción de la utilización de las TIC y la posibilidad de canales electrónicos para que los ciudadanos, con un menor costo de participación y mayor eficiencia, incidan en los procesos decisionales de las autoridades”.

CON INFORMACIÓN VÍA CONSUMO TIC

Competencias digitales y formación continúa contra automatización

Ante el futuro digital ya presente, los profesionales deben dominar más que nunca, la adaptación constante al cambio y para poder ubicarse laboralmente, es necesario contar con formación continua, competencias digitales y redes de contactos, además de tener claro que todo aquello que pueda “ser hecho de manera automática, será así”.

“La automatización destruirá empleos, pero también creará nuevos. Suponiendo que no haya una gran disrupción por nuevas tecnologías, los empleos del futuro requerirán de personal más cualificado en tecnología y estudios superiores”, destacó Eva Rimbau Gilabert profesora de Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Uso de la información y datos, comunicación, creación de contenidos, resolución de problemas y pensamiento crítico serán competencias con mayor demanda, pero también competencias no cognitivas, como flexibilidad a nuevas circunstancias, resiliencia, espíritu emprendedor e iniciativa, además de cognitivas avanzadas, como la definición de problemas, síntesis de ideas, pensamiento creativo y evaluación de ideas.

Aunque recomienda no descartar las competencias digitales y elegir entre las sociales o cognitivas avanzadas, no será necesario abarcar todas las disciplinas, lo importante es planificar y elegir entre aquellas en las que se crea hay mayor predisposición para desarrollarlas.

“Además, hay que tener presente que las formas de trabajo se diversifican. Hay nuevas formas de trabajo cogiendo fuerza en todo el mundo y que rompen con los esquemas convencionales de lo que entendemos por trabajo”.

En contraste indicó que los empleos que pueden ser más afectados por los procesos de automatización tienen características comunes: requieren un nivel de educación formal relativamente bajo y una interacción social sencilla”, explica la también experta en teletrabajo.

Rimbau Gilabert destacó que las actividades más difíciles de automatizar, independientemente del trabajo, son todas aquellas no rutinarias ya sea por su complejidad de realizar, o por ser susceptibles de presentar variantes impredecibles o un entorno cambiante.

“Aquellos trabajos que parecen tener menos riesgo de sucumbir a la tienda de la automatización reúnen estas características: Alto nivel educativo; Alta interacción social; Alta coordinación, planificación y gestión”, detalló.

Esto significa que los procesos de automatización si bien destruirá empleos, esto no sucederá en todos los sectores, sólo entre aquellos que tengan más riesgo de ser automatizados, siendo la manufactura, los empleos de la construcción y el comercio los más débiles ante el presente contexto.

Rimbau comentó que otras de las tendencias a las que se habrá que adaptar en el mercado laboral, será que mucho de la oferta laboral carecerá de opciones de Seguridad Social, e incluso episodios de inestabilidad, el reto será integrarse a esa dinámica, “hacerlo bien, protegiendo tus intereses de salud” , con cierta flexibilidad en las circunstancias personales para aprovechar las oportunidades que se presenten.

CON INFORMACIÓN VÍA CONSUMO TIC

TENDENCIAS_ La ciencia es la respuesta para enfrentar los retos del agro hacia el futuro: Bayer

México y el mundo enfrentarán diversos retos hacia el futuro, ya que para el año 2050 la población va a aumentar 30 por ciento y se necesitará producir el doble de alimentos para estas fechas.

“Nosotros en Bayer estamos convencidos de que estos retos serán resueltos, será la capacidad creativa, la capacidad de innovación de las personas las que permitirán hacer frente a estos retos y obviamente nos permitirán resolverlos, estamos convencidos de que la respuesta está en la ciencia”, dijo Manuel Bravo, presidente y director general de Bayer en México en el Foro EF Agro. “Agricultura en tiempos de pandemia: Motor de desarrollo económico”.

Señaló que los retos no solo consisten en la producción, si no hacerlo de manera amigable con el medio ambiente.

“Esta producción se tendrá que dar en el marco del cambio climático, la necesidad de reducir el uso de recursos naturales, y de una preocupación real por moderar el impacto que tiene la agricultura y en general toda la actividad humana sobre nuestro planeta. (Son) desafíos muy relevantes y que obviamente no permiten respuestas únicas, ni tienen soluciones mágicas, pero nosotros en Bayer, estamos convencidos de que estos retos serán resueltos”, apuntó.

Al igual que en muchas otras industrias y actividades del día a día, Manuel Bravo puntualizó que la transformación digital y la disrupción es una realidad, es una nueva forma de cómo se producen los alimentos. “Estamos avanzando a pasos agigantados, hacia el futuro”.

A modo de ejemplo, el directivo de Bayer ejemplificó como un agricultor, llamado Vicente, ya utiliza la ciencia y la tecnología a su favor.

“Hoy un agricultor tiene a su disposición herramientas que le brindan información como nunca en la historia para tomar sus decisiones. Por ejemplo, Vicente es un productor de maíz en el norte de México y para empezar hoy cuenta con la posibilidad de sembrar una semilla que le permite tener 40 por ciento más de plantas en la misma superficie, además de que son plantas con mucho más baja estatura y eso hace que no se caigan con los vientos huracanados que suceden en la zona”, dijo.

Con este tipo de semillas se puede mejorar y soportar mucho mejor el estrés hídrico, además de que se requiere menos agua y menos fertilizante.

“Para aprovechar esta nueva genética y poder optimizar un recurso tan valioso como el agua, ese agricultor utiliza ‘Hidro’, una herramienta que le permite identificar el momento exacto en el que su cultivo necesita agua de acuerdo con las características del suelo y clima, y con estas buenas prácticas en el uso del agua, y probablemente usando sistemas de irrigación de última generación, Vicente no solo asegura el buen desarrollo de su cultivo, sino que le permite ahorrar más del 40 por ciento de la cantidad de agua que ha usado históricamente”, subrayó.

El especialista consideró que esto no solo es bueno para el planeta, sino también le abre una oportunidad de un segundo ciclo de cultivo en el mismo año.

Otro ejemplo fue que mencionó Manuel Bravo es que un agricultor necesita tomar más de 40 decisiones durante el desarrollo de su cultivo, y cada una de estas decisiones puede tener impacto muy importante en el resultado final, en el rendimiento y en la calidad de su cosecha.

“Para ello utilizo una plataforma digital que a través de imágenes satelitales, datos generados por sensores en su maquinaria, datos generados en estaciones meteorológicas de la zona, puede monitorear el establecimiento de su cultivo la salud de las plantas, las condiciones que tiene para optimizar el uso de productos par a proteger su cultivo, y ese monitoreo lo puede obtener a través de sus dispositivos digitales las 24 horas del día todos los días de la semana”, indicó.

Resaltó que todos estos ejemplos no son ciencia ficción, “todas estas herramientas digitales ya existen y son realidad en México, lo que le permite a Vicente utilizar menos recursos, gastar eficientemente en los productos que necesita, y tener mejores rendimientos en su campo”, enunció.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO

Argentina pide ante el G20 impulsar la digitalización para un desarrollo equitativo

Buenos Aires, 6 ago (Sputnik).- Argentina instó este viernes al Grupo de los Veinte (G20) a que promueva la digitalización para favorecer el desarrollo económico y social de los países durante una reunión de los ministerios responsables de las áreas de ciencia, tecnología e innovación.

«Es fundamental discutir de manera realista cómo integrar las tecnologías digitales al desarrollo económico y social de nuestras democracias», expresó el secretario de Planeamiento y Políticas del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Diego Hurtado, durante su discurso.

De cara a la cumbre de jefes de Estado que se celebrará en octubre en Italia, país que ostenta la presidencia del G20 este año, el político argentino requirió que la digitalización sea la herramienta «para una recuperación más equitativa, inclusiva y resiliente».

Este instrumento permitirá «alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, basado en principios éticos que garanticen el acceso abierto a todas las iniciativas de investigación y educación de manera de alcanzar el desarrollo y uso responsable, confiable y seguro de la Inteligencia Artificial», añadió Hurtado.

El Gobierno de Alberto Fernández, a través de la cartera de Ciencia, pretende emplear los recursos digitales para la educación superior, la investigación y la innovación.

«En este marco, necesitamos un creciente compromiso internacional para generar consensos en torno a cómo concebir la era digital», señaló el representante argentino.

Los ministerios reunidos en el foro, por lo tanto, deben fortalecer «la tecnología digital teniendo en cuenta que la prioridad es construir una sociedad más equitativa», añadió Hurtado.

Esta fue la primera reunión de las áreas de ciencia y tecnología de los miembros del G20, que tuvo por objetivo acordar los principios y valores que se promoverán en la investigación y la educación superior.

Durante el encuentro también intervino la ministra de Universidades e Investigación de Italia, Maria Cristina Messa, seguida de los dos integrantes de la Troika del G20: el ministro de Educación de Arabia Saudí, Hamad Al-Sheikh, por ser representante del país que ostentó la presidencia del grupo en 2020, y el director de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación de Indonesia, Laksana Tri-Hankodo, cuya nación asumirá la de 2022.

El G20 reúne a las principales economías del mundo, dado que sus integrantes representan más del 80 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) mundial, el 75 por ciento del comercio mundial y el 60 por ciento de la población del planeta. (Sputnik)

Revitalizan a la Profeco con digitalización y redes

Un uso intensivo de las redes sociales, digitalización y el respaldo público del presidente Andrés Manuel López Obrador es lo que le ha permitido a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) fortalecer la defensa de los consumidores, pero sobre todo revitalizar la labor de una institución con más de 40 años de historia. 

Todos los lunes acompaña al presidente Andrés Manuel López Obrador en sus conferencias matutinas para exhibir a las gasolineras que no dan litros de a litro, a las empresas que dan más caro el gas LP y a las remesadoras que cobran más comisiones a los mexicanos que envían dólares al país. Siempre pulcro, Ricardo Sheffield, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), es la renovada imagen de la institución que este año causó dolores de cabeza a aerolíneas, productores de lácteos y gasolineros por igual.

En conversación con MILENIO, Sheffield es directo y no titubea en reconocer que parte de los logros conseguidos en Profeco se deben al respaldo del Presidente, quien laboró en el organismo durante cuatro años y medio a inicio de la década de los 80.

“Tenemos un presidente que es sensible del tema y conoce la institución”.

Un ejemplo del impacto que la institución ha tenido, dice, es que en 2019 las denuncias por venta de litros de gasolina incompletos, atendidas por Profeco, incrementaron 117 por ciento respecto a 2018. Este 2020 cerrará con un avance bianual de 140 por ciento.

Además del apoyo federal, el funcionario considera que la digitalización de muchos proyectos permitió una mayor cercanía con los consumidores.

La Revista del Consumidor, una publicación que tenía más de 40 años publicándose de forma impresa, migró a un formato 100 por ciento digital, además se desarrolló una aplicación específicamente para denunciar estaciones de servicio que alteran sus mangueras despachadoras

“La revista del consumidor dejó de imprimirse en papel y es solamente electrónica; empezó a distribuirse por plataformas de redes sociales y gracias a eso crecimos de 2 millones de usuarios en 2018 a 35 millones de usuarios en 2020”. 

La aplicación móvil Litro X Litro tiene 225 mil usuarios y las multas por verificación superaron en 2019 los 440 millones de pesos (mdp), mientras que en 2020 llegaron a 382 mdp.

“Eso se vuelve una fuerza del consumidor muy grande, eso se ha visto reflejado en un incremento de las denuncias en 117 por ciento en 2019 y de 140 por ciento en 2020, respecto a 2018”, argumentó.

Pese a los avances, el funcionario levanta la voz para decir que la institución ya está en el “límite” y no aguantará más recortes a su presupuesto sin bajar su eficiencia.

El próximo año la Profeco recibirá mil 11 mdp, 18.2 por ciento menos de lo aprobado para este 2020, y solo para cambiar el equipo de cómputo de la institución se necesitan 100 mdp.

El organismo tiene lista una nueva aplicación móvil desde la que cualquier persona podrá iniciar una queja o denuncia y completar el proceso sin necesidad de acudir a ninguna oficina física, sin embargo ésta no puede subirse a la red porque no la soporta el sistema del organismo. 

“Necesitamos invertir en Profeco cerca de 100 mdp para fortalecer toda el área virtual y no se nos caiga el servicio. El punto es que puedas cargar a la Profeco en la bolsa, a donde quiera que vayas y tengas toda la información disponible que te empodere como consumidor; que cuando se pase de rosca un proveedor ahí mismo lo puedas resolver en caliente. Para eso nos hacen falta 100 mdp, para que aguante el sistema de cómputo que tiene 20 años de antigüedad y está en la prehistoria”, afirmó.

Consecuencias

Para el director de El Poder del Consumidor, Alejandro Calvillo, la actual administración de Profeco marca un cambio en la historia del organismo en el sentido de que, teniendo la Ley del Consumidor como respaldo, actúa y retira productos del mercado “cuando están violando la normatividad o cuando están dando falsa información sobre el producto, entonces creo que eso es muy importante”.

“En administraciones anteriores estaban los estudios de laboratorio de Profeco, pero no se traducían en acciones; en muchos casos a lo que más se llegaba era tratar de negociar con las empresas que mejoraran su prácticas, pero nunca fueron acciones disuasivas, es decir que se vuelva un ejemplo”, dijo en entrevista.

En esto coincide el propio Sheffield al puntualizar que los estudios elaborados por el laboratorio de la Profeco, y publicados en la Revista del Consumidor, no pueden ser inconsecuentes desde el punto de vista legal, por lo que desde antes de ser socializados se establecen procesos legales y mesas de diálogos con las marcas. 

Los señalamientos de Profeco se han extendido a prácticamente todos los sectores productivos del país, incluidas las aerolíneas que a decir del funcionario “antes se les permitía hacer y deshacer lo que se les viniera en gana”. 

Sheffield detalló que el incremento de quejas por incumplimiento de las líneas aéreas en el país fue de 31 por ciento en 2019 y 38 por ciento en 2020, respecto a lo registrado en 2018.

Este año, por primera vez en la historia del organismo, se emitió una alerta a los usuarios sobre comprar boletos a la aerolínea Interjet, la cual acumula 4 mil 220 quejas en los últimos tres años por cancelaciones y retrasos injustificados en sus vuelos, con un alto porcentaje de conciliación a favor de los consumidores. 

“Como ha dicho el Presidente, nadie por arriba de la ley, nadie al margen de la ley y eso hemos hecho. Aquí no hay ninguna empresa protegida, favorecida, ni producto alguno o servicio alguno que esté al margen o por arriba de la ley. Todo esto es el motivo por el cual estamos más presentes, porque la gente se da cuenta que servimos para algo”, aseguró. 

Con información vía Milenio

Digitalización, clave para recuperación económica: Huawei

Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) son la clave para fomentar un entorno más fértil para la recuperación económica, señalaron directivos de Huawei, compañía líder en telecomunicaciones, durante un encuentro digital con representantes de distintas organizaciones internacionales y del sector público.

El vicepresidente Global de Asuntos Públicos de Huawei, Mark Xue, afirmó que “la fuerza de la recuperación económica mundial sigue siendo una incertidumbre”, por lo que recomendó a los gobiernos de América Latina a liderar un esfuerzo de renovación y mejoramiento de estructuras para incentivar las habilidades digitales.

“Hoy la evidencia sugiere que la inversión en infraestructura y economía digital proporcionará los mejores multiplicadores fiscales y retornos de la inversión a largo plazo”, anotó Xue.

Al respecto, Héctor Guerrero Herrera, subjefe de la Oficina de la Presidencia de la República, recalcó el papel que juegan las TICs y la influencia que tienen para contribuir a la recuperación económica, en particular ahora ante la contingencia sanitaria y económica que se vive por la pandemia de Covid-19, además de hacer énfasis en la necesidad de adoptar diferentes herramientas digitales en esta etapa.

«Se creó en el marco del Consejo Nacional para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico (COFINECE) el Grupo de Trabajo de Economía Digital, en donde se identificaron los temas de urgencia derivados de la pandemia, y que obligó a ejecutarlos de inmediato para la reactivación económica, basados en la transformación digital de las micro, pequeñas y medianas empresas”, subrayó Guerrero Herrera.

En este sentido y de manera coordinada con la Secretaría de Educación Pública (SEP), Huawei señaló recientemente que implementará las bases para otorgar certificaciones relacionadas con las tecnologías de la Información a más de 50 mil alumnos en México, y anunció que también busca ampliar este programa en convenio con distintas universidades alrededor del mundo.

Durante su intervención, César Funes, Vicepresidente de Huawei en América Latina, comentó que la infraestructura digital será clave para la reactivación económica en el corto, mediano y largo plazo a través de tecnologías innovadoras como el 5G, Big Data, IoT e IA.

“Esta inversión debe ser transversal, es decir, para todos los sectores de la cadena de valor con miras a impulsar esta nueva agenda digital, a través del desarrollo de la tecnología y las capacidades para la implementación exitosa del crecimiento económico en México y América Latina”, puntualizó Funes. En ello coincidió el director general de Innovación, Servicios y Comercio Interior de la Secretaría de Economía de México, Leonardo Álvarez Córdoba, quien expuso que “la capacidad que han mostrado las economías del continente para enfrentar un reto de esta naturaleza se debe, en gran medida, a las inversiones que se han realizado en TICs en las últimas dos décadas en México y la región”.

Al evento acudieron representantes de organizaciones internacionales como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Centro de la Organización y Cooperación para el Desarrollo Económico en México para América Latina, así como del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y la consultoria Digital Policy&Law.

Con información vía Milenio