Abandono escolar

Organismos internacionales, como el Banco Mundial, consideran que la crisis educativa que se está viviendo en Latinoamérica es total y absolutamente alarmante, decenas de millones de niñas, niños, adolescentes y jóvenes han desertado de los sistemas educativos escolarizados, siendo un efecto, entre muchos otros, generado por la pandemia de covid-19, que el cierre de escuelas en términos generales ha rebasado más de 480 días, periodo de tiempo mayor del cerrado a los planteles escolares en otras zonas del planeta.

La educación ha sido junto con la salud y la alimentación la principal herramienta para realizar una interrupción generacional de la pobreza, motivo por el cual los logros que se vinieron presentando en las últimas décadas en América Latina han sido vulnerados por los efectos globales de la pandemia, que incorpora en sus efectos el empobrecimiento de millones de familias, hasta llegar a la multiplicación de las carencias multidimensionales que dan como resultado la pobreza extrema.

En México, de acuerdo con los datos de la Encuesta para la Medición del Impacto Covid-19 en la Educación (ECOVID-ED) del Inegi se desprende que de las 33.6 millones de personas entre 3 y 29 años de edad inscritas en el ciclo escolar pasado, 5.2 millones no se inscribieron en el actual ciclo y 740 mil no lo concluyeron, de los cuales el 58.9% fue por algún motivo relacionado con la pandemia, 8.9% por falta de recursos y 6.7% por tener que trabajar; de la matrícula escolar que no terminó el curso por motivos específicos asociados al patógeno el 28.8% perdió el contacto con los docentes o no pudo hacer tareas, 22.4% porque alguien de la vivienda se quedó sin trabajo o redujeron sus ingresos, 20.2% la escuela cerró definitivamente y el 17.7% carecía de computadora, otro dispositivo o conexión a internet; si bien sólo 2.3 millones reporto que dejó la escuela por motivos de pandemia, el Inegi expuso que las respuestas “por falta de dinero o recursos” o “porque tenía que trabajar” pueden haberse intensificado por los efectos de la crisis, aunque directamente no se haya asociado al fenómeno de covid-19, por todas estas causas la cifra subiría a 8.4 millones de personas de 3 a 29 años; de los 1.8 millones que manifestaron que no se inscribieron por falta de recursos, 1.5 millones provenía de escuelas públicas y 243 mil de escuelas privadas, aunque no se dio una “migración educativa”, ya que sólo el 1% cambió de escuela privada a pública y el 0.9% de escuela pública a privada; en el caso de los jóvenes de 19 a 24 años que no se inscribieron resalta el que el 12.5% no lo hizo por falta de recursos y el 13.1% porque tenían que trabajar, este dato se subraya a partir de que avanza la edad de los educandos, quienes han buscado integrarse a la economía preponderantemente de manera informal.

Somos en América Latina la zona geográfica más afectada por la pandemia, con menos del 10% de la población mundial representamos casi un tercio del total de muertes a nivel mundial registradas por covid, lo que impacta en la desarticulación de millones de familias en donde el eje mayoritario son las madres de familia. Se requiere la más comprometida política pública de reinserción educativa como la gran prioridad de México y Latinoamérica.

CON INFORMACIÓN VÍA EXCÉLSIOR

Publican en el DOF adecuaciones al calendario escolar 2020-2021

La Secretaría de Educación Pública (SEP) oficializó el periodo extraordinario de recuperación que abarcará desde el inicio del ciclo escolar 2021-2022 hasta el primer periodo de evaluación, así como diversas acciones educativas con la finalidad de garantizar la continuidad de los estudiantes de México y disminuir el rezago escolar que estiman hasta de dos años.

A través de un acuerdo publicado en la edición vespertina del Diario Oficial de la Federación (DOF) que entrará en vigor desde este martes, la Secretaría determinó regular las acciones específicas y extraordinarias para la conclusión de este ciclo escolar y el inicio del siguiente.

Según lo establecido, para establecer calificaciones finales en el ciclo en curso se tomarán en cuenta los aprendizajes obtenidos a la distancia, considerando los niveles de comunicación y participación conforme a las siguientes medidas:

  • Los alumnos que mantuvieron la comunicación y participación durante los tres periodos de evaluación, serán acreditados.
  • Los alumnos que se comunicaron y participaron en uno o dos niveles, el docente deberá realizar una valoración general de los conocimientos logrados. Los profesores también deberán de valorar si los alumnos tienen alguna discapacidad que les impida seguir en forma con el curso a distancia

Tanto en educación primaria como secundaria, se asignará una calificación final de grado o asignatura y la calificación mínima deberá de ser seis. Y en el caso de que no existan las condiciones para la valoración general, el proceso se hará hasta que concluya el periodo extraordinario de recuperación (inicio 2021-2022 hasta el primer periodo de evaluación). En estos casos, los profesores deberán registrar observaciones y sugerencias sobre los avances de aprendizaje.

La valoración diagnostica deberá realizarse a todos los educados, de todos los niveles, sin excepciones. Además se podrán ampliar horarios de tutorías u acciones que permitan la recuperación de aprendizaje de grado.

Para llevar este proceso, las instituciones educativas deberán de considerar que:

  • Las entidades en semáforo epidemiológico en verde deberán de priorizar la atención de los estudiantes que durante el ciclo escolar en línea no se comunicaron.
  • En las entidades en amarillo, las escuelas podrán organizar jornadas de atención para los alumnos que no se comunicaron durante las clases en línea.

A principios de junio, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) detalló que por el cierre de las escuelas por la pandemia del covid-19, los estudiantes mexicanos podrían haberse atrasado un equivalente a dos años, según estimaciones del Banco Mundial.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Reducir brecha de género en STEM, el objetivo

De acuerdo con cifras de la OCDE, sólo el 3% de las mujeres que llegan a cursar la Universidad se inclinan hacia una carrera STEM (relacionadas con ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y aunque son las profesiones del futuro, la brecha de género aún es grande en este rubro.

Ante estos números, Mercado Libre lanzó la iniciativa Conectadas en la región América Latina, con el objetivo de disminuir la brecha de género en la industria apoyando la formación académica de jóvenes en el mundo de la tecnología “hay una deuda histórica de que las mujeres no servimos para carreras enfocadas en ciencia y tecnología, solo el 10% de los programadores en Latinoamérica son mujeres, nosotros queremos demostrar que una mujer puede lograr lo que quiere en el ámbito que desee”, comentó en entrevista Sandra Velasco, gerente de sustentabilidad de Mercado Libre.

El programa tendrá, de 10 encuentros con un total de 30 horas, tendrá tres ediciones en el año, a través del mismo número de convocatorias con el objetivo de alcanzar hasta 1,200 chicas de siete países en la región América Latina:  Brasil, Argentina, Chile, Perú, Uruguay, Colombia y México.

Debido a la pandemia el proceso se llevará a cabo a distancia, por lo que el requisito indispensable es contar con un dispositivo conectado a internet para seguir los videos transmitidos y que reciban la asesoría que requieran. La primera convocatoria cerró el pasado 7 de mayo, pero quienes deseen pueden registrarse para la siguiente convocatoria que será del 24 de junio al 8 de julio y la tercera será del 2 al 16 de septiembre a través de la página https://conectadaslatam.la/es/home.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Alistan diputados reforma educativa que fortalezca enseñanza vía remota

La Comisión de Educación de la Cámara de Diputados prevé aprobar este martes una reforma a la Ley General de Educación, para fortalecer la enseñanza vía remota, al incluir las clases a distancia, híbridas, en línea, flexibles, virtuales o semipresenciales, y ampliar las opciones escolares debido a que prevalece el cierre de planteles por la pandemia.

El proyecto resalta que cuando se acuerde la suspensión de clases presenciales, por declaratoria de emergencia sanitaria o desastre, y para garantizar el ejercicio del derecho a la educación, la Secretaría de Educación Pública informará la opción educativa a implementar, así como los mecanismos de evaluación y acreditación de los alumnos.

Además se busca regular los acuerdos con las televisoras, suscritos desde el año pasado para llevar a cabo el programa Aprende en casa.

Plantea que, en caso de suspensión de clases presenciales por emergencia sanitaria o desastre, las autoridades podrán celebrar convenios de colaboración con concesionarios que presten servicios públicos de radiodifusión y con aquellos que presten servicios públicos de telecomunicaciones, de Internet de banda ancha y telefonía móvil.

Esto “con objeto de lograr mayor cobertura y mejores horarios en estaciones de radio y televisión, así como para brindar acceso gratuito a los sitios web que se habiliten como parte de los programas que se implementen de las diversas opciones educativas”.

Para hacer efectivas las nuevas modalidades de enseñanza, se agregará en la ley que las autoridades, “de forma gradual y progresiva, de acuerdo con la suficiencia presupuestal promuevan que tanto alumnos como maestros cuenten con dispositivos electrónicos que favorezcan el proceso educativo en las opciones de educación a distancia, en línea o virtual y semipresencial o híbrida, y que en el mismo sentido se promueva dotar a las escuelas públicas del tipo básico y medio superior del servicio de Internet”.

Según la comisión, ello repercutirá en beneficio de las comunidades escolares, principalmente de los planteles en comunidades rurales y en zonas de alta y muy alta marginación, “al contribuir a cerrar la brecha digital y las desigualdades”.

Asimismo, incluir, además de la televisión, la radio como medio para difundir y fomentar las opciones educativas, particularmente a distancia y semipresencial.

La comisión tiene listo un proyecto de reforma a la ley reglamentaria del artículo 5 de la Constitución, en materia del ejercicio de las profesiones, para permitir que el servicio social pueda cumplirse de manera presencial o vía remota.

Con información vía La Jornada

Las universidades mexicanas necesitarán ayuda para respirar tras la pandemia

Ciudad de México, 1 jun (Sputnik).- Las universidades mexicanas han tenido que cerrar sus puertas y privilegiar la educación virtual ante la pandemia del covid 19, y aunque su aporte en conocimiento e investigación ha sido vital para atender la emergencia sanitaria, el futuro inmediato podría ser desalentador si se cumplen los pronósticos de deserción y falta de financiación.

“Ya tenemos a doce universidades en crisis financiera, pero la tendencia es que se pueda extender al conjunto”, dijo a la prensa local el subsecretario de Educación Superior de México, Luciano Concheiro.

Esa cifra citada por el funcionario, un viejo militante comunista, equivale a una de cada 10, y son 116 universidades públicas en México, que sobreviven conectadas a recursos del Estado para recibir al grueso de los estudiantes pobres y de escasos recursos.

Durante la gestión de la crisis sanitaria, tanto el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador como los gobiernos de los 32 estados han sido recurrentes en agradecer el respaldo que se ha recibido desde los claustros universitarios.

Rápidamente, esos centros de estudios superiores generaron respuestas para atender la emergencia: desde el diseño de respiradores para enfermos; la generación de data focalizó la atención en sectores sociales en riesgo; incluso destinaron esfuerzos internacionales para obtener una vacuna.

UNA DISTANCIA INSANA

Pero una vez que pase la emergencia, podría ser la propia universidad la que requiera de respiración asistida según coinciden estudios y expertos.

El panorama que dejará la crisis sanitaria en la educación superior “implicará prepararse para un regreso a clases en medio de la crisis económica, de recesión y con recortes en la inversión pública”, advierte por su parte un informe de Instituto Internacional para la Educación en América Latina y el Caribe.

“Esto afecta especialmente a las poblaciones más pobres, rurales o indígenas de existencia en precariedad urbana o semiurbana”, dijo a Sputnik el analista Axel Didriksson, del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La cifra de 4,2 millones de estudiantes inscritos en educación superior, incluyendo un 8 por ciento de ellos en estudios de posgrado, podría verse seriamente disminuida tras la crisis.

Ante la disminución de ingresos familiares muchos estudiantes optarán por incorporarse al mundo del trabajo.

Estos pueden ser unos sectores “que vean frustradas sus aspiraciones de escolaridad y que deserten o entren en una situación de rezago, dado que los estudios a distancia requieren de una alta tasa de conectividad de calidad”, indica Didriksson.

Las universidades estatales también podrían ver disminuido los recursos de financiación que reciben ante la previsible baja en el recaudo de impuestos.

Una vez iniciada la crisis de la pandemia, las universidades optaron por dar sus clases a través de Internet con modelos de formación a distancia, que a pesar de ser una solución temporal, resulta apenas parcial pues no todos los estudiantes tienen el mismo nivel de acceso a redes con calidad.

No solamente las universidades, principalmente las públicas pero también las privadas, deberán hacer procesos de reingeniería interna para mejorarlos procesos de educación virtual sino también que deberán diseñar nuevas estrategias para socializar el conocimiento y los resultados de la investigación, que es otra de sus tareas históricas.

Didriksson autor del libro “Retos y paradigmas: el futuro de la educación superior en México” y exsecretario de Educación del Gobierno de la capital mexicana, sostiene que las universidades deberán “centrarse ahora en el diseño de estrategias que permitan articular y coordinar de nuevo modelos de aprendizaje social”.

Estos modelos deben incluir “tareas para la construcción de la transmisión de saberes de los profesores e investigadores sobre la base de una mayor flexibilidad” puntualizó.

Según el subsecretario de Educación una investigación reciente arrojó que el 58 por ciento de las instituciones oficiales de educación superior reportaron carencias en equipos de computo o en el acceso a Internet.

Además, un 55 por ciento de los estudiantes y docentes admitieron que tienen desconocimientos en el manejo de las plataformas utilizadas para la educación virtual.

Estas cifras reflejan las dimensiones de la problemática y de una desigualdad enorme que crece y se profundiza en las aulas, mientras los políticos discuten reformas sobre los fondos públicos para la investigación y la ciencia.

Una iniciativa del partido gobernante eliminaría los fideicomisos que sobrevivieron a un reciente decreto presidencial, que eliminó todos esos fondos constituidos por decretos del Ejecutivo, cuyo monto total ascendía a más de 30.000 millones de dólares.

Con esa medida, quedarían sin fondos públicos 26 centros de investigación, becas en el extranjero, atletas de alto rendimiento, deportistas olímpicos; periodistas y defensores de derechos humanos amenazados, entre otro.

El presidente replicó esta semana a una carta de protesta, firmada por 1.300 científicos, que los investigadores no deben preocuparse: las becas académicas llegarán de nuevo en forma directa, “sin intermediación”, de la Tesorería del Palacio Nacional, sede del Ejecutivo, a las manos del beneficiarios. (Sputnik)