Presidente mexicano plantea a organismos autónomos revertir reforma energética

Ciudad de México, 5 ago (Sputnik).- El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó a entidades autónomas energéticas la política de su Gobierno para “rescatar” a las compañías estatales Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE), sin descartar “una nueva reforma” del sector, según un memorando al que tuvo acceso Sputnik.

“Debemos avanzar hasta el límite que permita el marco actual jurídico. No obstante, si para poder aplicar la nueva política de rescate a Pemex y a CFE fuera necesario proponer una nueva reforma energética, no descartamos esa posibilidad”, se lee en la página tres de un memorando de ocho páginas.

Esa posible reforma mencionada revertiría las modificaciones aprobadas en diciembre de 2013 para el sector.

El documento sin membrete oficial ni firma, fechado el 22 de julio de 2020, dirigido a funcionarios de entidades autónomas del Estado, como la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE), comenzó a publicarse este martes en medios financieros nacionales y extranjeros con versiones concordantes con la copia obtenida por esta agencia.

“Con absoluto respeto a la autonomía de los organismos que representan y a cada uno de ustedes, mujeres y hombres libres expongo con total transparencia los lineamientos básicos de la nueva política energética que considero deben aplicarse en beneficio del pueblo y de la nación”, indica el primer párrafo del documento dirigido a los funcionarios de esas entidades.

El texto hace una reseña de tres décadas de políticas energéticas que considera lesivas para Pemex y la CFE, según la cual “en el marco de la política neoliberal” se fue imponiendo “un proceso de privatización para debilitar y transferir empresas públicas a particulares y despojar a los mexicanos de la riqueza y de la industria eléctrica nacional”.

EL “RESCATE DE PEMEX Y LA CFE”

El documento plantea en el punto 15, de los 17 numerales que trazan la nueva política energética en marcha, apoyar a Pemex y la CFE “para que no sigan perdiendo participación en el mercado nacional”.

Argumenta que “es urgente profundizar en los cambios ya iniciados para rescatar a Pemex y a la CFE, considerando a estas empresas públicas como estratégicas e indispensables para el desarrollo independiente y soberano de la nación”.

El texto confirmado por funcionarios de entidades autónomas subraya, no obstante, que para ese rescate “debe mantenerse abierta, entre otras, la opción de presentar una iniciativa de reforma constitucional ante el Congreso de la Unión para hacer valer, sin lugar a dudas, el principio de dominio de la nación sobre sus recursos naturales”.

También ofrece a las empresas privadas del sector energético, que ya han invertido miles de millones de dólares desde que comenzaron en 2015 las rondas de licitación de contratos de exploración y extracción de hidrocarburos, y generación de energías fotovoltaicas y eólicas, poder seguir participando en el sector como “contratistas de Pemex”.

Las empresas que han firmado contratos con la CFE podrán tener acceso a un máximo de 46 por ciento de la generación nacional de electricidad.

Entre las medidas destaca la decisión de alcanzar autosuficiencia energética, suprimiendo las importaciones de gasolinas, que proceden sobre todo de EEUU, que ronda el 80 por ciento del consumo interno.

En numeral dos establece la meta de “alcanzar la autosuficiencia energética en bien de nuestra soberanía nacional”.

El tercero plantea “no exportar petróleo, sino extraer solamente el que se necesita para las refinerías del país y dejar de importar combustibles”.

México exporta alrededor de un millón de barriles al día, y procesa el resto en seis refinerías.

La cuarta directriz señala “aplicar el siguiente programa de producción (de petróleo crudo): 1,8 millones de barriles diarios (promedio) en 2020; 1,9 en 2021; 2,0 en 2022; 2,1 en 2023, y 2,2 en 2024”.

La meta original de López Obrador era mayor, de 2,4 millones de toneles diarios.

El quinto punto propone continuar con la rehabilitación de las seis refinerías del país, y “alcanzar para 2022 un nivel de procesamiento de 200.000 barriles diarios”.

Ese mismo año, propone “terminar la construcción de la refinería de Dos Bocas en paraíso, tabasco (Golfo de México, sureste) que agregaría otros 340.000 barriles, con lo cual estaríamos cerca de la autosuficiencia en gasolinas y diésel”.

La meta es alcanzar la autosuficiencia en combustibles antes de que termine la actual administración en 2024. (Sputnik)

Presidente López Obrador señala a empresas de energía eléctrica por presuntos fraudes

Ciudad de México, 30 jun (Sputnik).- El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, denunció este martes presuntos contratos fraudulentos para el cobro excesivo de energía fotovoltaica y eólica que compra a particulares la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), luego de que la Suprema Corte de Justicia ordenó suspender las políticas del Ejecutivo federal para el sistema eléctrico nacional.

“Es un delito, estamos obligados a denunciarlo, puede tomar uno a cuatro años, pero no vamos a ser cómplices, se acaba la corrupción”, dijo el mandatario en conferencia de prensa en respuesta a una controversia presentada por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece, autónoma) ante el Poder Judicial.

La decisión de continuar la vía judicial es la respuesta del Poder Ejecutivo a un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que ordena suspender las medidas de una política para garantizar la confiabilidad técnica del sistema eléctrico, emitida por la secretaría federal de Energía, en mayo pasado.

“Vamos a respetar lo que decidió la Corte Suprema y vamos a defender el interés público, no le hace que nos lleve tiempo, pero no vamos a ser cómplices de corrupción, vamos a interponer las denuncias contra quienes resulten responsables en contratos fraudulentos”, anunció el gobernante.

Hasta que la Suprema Corte dictamine sobre el fondo de la controversia, quedó suspendida la política del Ejecutivo federal que establecía nuevas reglas para la interconexión de la empresas generadoras de energías renovables, generadas con luz solar y viento.

El objetivo de esas medidas del Gobierno federal, que cambia las reglas y eleva las tarifas de interconexión, según la queja del organismo autónomo que regula la competencia económica, limita el acceso a las compañías privadas, nacionales y extranjeras, para favorecer a la estatal CFE.

UNA LARGA SAGA

López Obrador se refirió a un proceso que habría comenzado 26 años atrás.

Relató que “durante mucho tiempo se abusó del pueblo de México y se cometieron fraudes, se entregaron contratos a particulares para generar energía eléctrica cuando la Constitución no lo permitía en el Gobierno de Carlos Salinas (1988-1994)”.

En aquel tiempo se reformó una ley secundaria para “comenzar la privatización de la industria eléctrica (…), estos contratos se hicieron de manera fraudulenta en la mayoría de los casos”, prosiguió.

Según el mandatario, el “modus operandi” se basó en acuerdos de funcionarios con las empresas particulares para que la estatal CFE comprara energía eléctrica a los particulares.

“Inmediatamente después de firmado el contrato, se suscribía otro sin licitación, administrativo, con otra tarifa más elevada”, explicó el jefe de Ejecutivo.

Como resultado, la CFE compra energía eléctrica a firma privadas “a un precio elevadísimo, por un subsidio mediante un procedimiento ilegal”.

El máximo tribunal admitió examinar el recurso legal del organismo autónomo sobre la inconformidad de empresas particulares y extranjeras, que generan energía eléctrica y no aceptan las nuevas condiciones, que el Gobierno aplica con el argumento de “defender el interés público”.

López Obrador explicó que el argumento de las empresas es que las nuevas políticas afectan la generación de energía limpia.

El señalamiento a la política energética del Gobierno es que quiere “regresar al combustóleo para contaminar, pero no es el fondo del asunto” replicó.

Enfatizó que su administración es respetuosa de la legalidad y que este país existe el Estado de derecho.

“Lo digo para que otros países como España y EEUU no se piense que se actúa de manera arbitraria”, atajó.

Según el presidente, hay funcionarios que firmaron estos acuerdos, luego de haberse llevado a cabo la licitación y el acuerdo principal, sobre el cobro de tarifas.

Desde que comenzó la polémica, a principios del año en curso, esta es la primera vez que el presidente esgrime que en el proceso de conectar la energía de generadores privados y extranjeros fue fraudulento.

El presidente criticó que las presas hidroeléctricas no pueden subir al sistema nacional la energía que producen y causan inundaciones en la represas.

El jefe del Ejecutivo cuestiona que primero se conectan las firmas particulares, “con el argumento de que no contaminan porque generan energía con el viento y el sol”.

El embajador de EEUU, Christopher Landau, denunció la semana el riesgo de un “cambio de reglas” que afecte la confianza de los inversionistas extranjeros en este país. (Sputnik)