Revelan cuánto costó en sobornos el Pacto por México del Gobierno de Peña Nieto

El monto representa 2,1% de los 404 millones de pesos (casi 31 millones de dólares) que, según la denuncia del exdirector de Petróleos Mexicanos Emilio Lozoya Austin ante la Fiscalía General de la República (FGR), la administración de Peña Nieto repartió entre legisladores y dirigentes de partidos políticos para asegurar la aprobación de 13 reformas legales en el Congreso mexicano.Según información del portal SinEmbargo, tanto la página de transparencia del Gobierno mexicano destinada a informar sobre la contratación de proveedores de servicios, así como el Portal de Obligaciones y Transparencia (POT), reportaron algunos gastos por eventos y estudios bajo la etiqueta «Pacto por México» en el periodo 2012-2018.

Bajo ese concepto, tanto la Secretaría de Gobernación, entonces a cargo de Miguel Ángel Osorio Chong como el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), el Gobierno reportó la organización y renta de servicios para eventos, así como el pago de estudios relacionados con el convenio entre el Gobierno federal, en manos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y los principales representantes de oposición en el Congreso.

Los registros muestran que, para las reuniones privadas de los actores involucrados en el Pacto, se rentaron salones de hoteles, servicios de café, papelería y edecanes. Tras diez reuniones, la Secretaría de Gobernación reportó una erogación de 2.465.920 pesos mexicanos (alrededor de 195.000 dólares), lo que implica un gasto promedio de 246.592 pesos (19.500 dólares) por evento.El Inacipe, a su vez, firmó 145 contratos por un promedio de 43.993 pesos (2.850 dólares) entre 2013 y 2018. La mayoría de los documentos se concentró en temas relacionados con derecho penal y victimología, con enfoque en las 13 propuestas de reforma presentadas al Congreso por el entonces presidente Enrique Peña Nieto.

Según el exgobernador del estado de Oaxaca José Murat, el Pacto por México se concibió entre los dos principales miembros del equipo de transición de Enrique Peña Nieto: Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong. También participaron el entonces dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano y su expresidente, Jesús Ortega, junto al entonces presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero y el exsecretario de Gobernación durante el Gobierno de Vicente Fox, Santiago Creel.

Mediante este acuerdo, durante los primeros tres años de la administración de Peña Nieto se logró la aprobación de reformas en matera laboral, de competencia económica, telecomunicaciones, financiera, hacendaria, político-electoral, educativa, de seguridad social, energética, de transparencia y de procedimientos penales.

En un mensaje difundido el 11 de agosto, el fiscal general Alejandro Gertz Manero explicó que, en primera instancia, Lozoya entregó 120 millones de pesos a cinco senadores y un diputado, cuyos nombres no han sido publicados, por orden del presidente Peña Nieto y su entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso.

Posteriormente, Lozoya recibió la instrucción de pagar 84 millones de pesos a varios legisladores, así como a un secretario de finanzas de un partido político. Al último de ellos también le entregó más de 200 millones de pesos con la intención de asegurar su aprobación a las reformas impulsadas por el Gobierno de Peña Nieto.

Con información vía Sputnik News

SAT: EPN y Calderón condonaron 413,258 millones. La prioridad es “parar corrupción, y piso parejo”

Los gobiernos de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nietocondonaron un equivalente a 413 mil 258 millones de pesos en forma acumulada, informó este lunes el Servicio de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“En el recuento histórico de la condonación de impuestos de periodos anteriores, la información de 2007 a 2018 nos muestra que la condonación de impuestos correspondientes a las obligaciones fiscales, convertidas a pesos de 2020, equivalen a 413 mil 258 millones de pesos”, detalló el SAT en un comunicado.

En este sentido, el SAT aseveró que la actual administración no ha realizado una condonación de impuestos, sino que ha fortalecido sus esfuerzos para incrementar la recaudación, pese a la crisis financiera que atraviesa el país.

Al cierre del año pasado México alcanzó la cifra más alta de recuperación por fiscalización, con 123.4 pesos por cada peso invertido, es decir, se obtuvieron 385 mil 800 millones de pesos, la mayor recaudación de la historia por este tipo de actos, de acuerdo con el informe tributario y de gestión del cuarto trimestre de 2020 del SAT.

Pero fueron los grandes contribuyentes los que representaron el gran colchón en tiempos de crisis: inyectaron al menos 1.3 billones de pesos al Gobierno federal, lo que representó el 52 por ciento de los ingresos tributarios totales de 2020.

A pesar de que en 2020 el SAT logró una cifra récord en recaudación, México sigue ocupando el último lugar de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en recaudación tributaria respecto al Producto Interno Bruto (PIB).

En el reporte anual Estadísticas de Ingresos Tributarios 2019, divulgado el año pasado, México sufrió un ligero deterioro al pasar de 16.2 por ciento del PIB en el 2017 a 16.1 por ciento en el 2018, que es el año más actual de comparación.

“Se ha avanzado, pero sabemos que la recaudación tributaria en México aún es baja si lo comparamos con otros países de América Latina”, explicó la doctora Eufemia Basilio a SinEmbargo. “Queda mucho por hacer porque hay que situarnos en el contexto de que somos una economía donde la mayor parte de impuestos la paga la clase media y también sabemos que tenemos un gran sector en la economía informal que no paga impuestos”.

Con información vía Sin Embargo MX