PERSPECTIVA. En México, el machismo laboral se ha trasladado a mecanismos que deberían favorecer equidad —este es el nuevo techo de cristal para las mujeres

La ONU señaló en 2018 que la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres se alcanzaría en 83 años. Pero con la pandemia, se espera un retroceso de 10 años más. Por si no fuera poco, con los recortes al presupuesto y la poca atención a problemas de género por parte del gobierno, se espera que México tarde todavía más en eliminar el machismo en diversos sectores, señaló en entrevista Isabel Sánchez, psicóloga perito y capacitadora del Centro de Empoderamiento y Acceso a la Justicia Renacer. 

Si bien muchas mujeres ya no están confinadas al hogar como hace décadas debido a las batallas ganadas por el movimiento feminista, el machismo se ha trasladado a mecanismos que actualmente deberían promover la equidad de género. Estos mecanismos perpetúan que las mujeres ganen menos que los hombres y tengan menos representación política en México, situación que se agravó por la pandemia. 

En México existe una brecha salarial de género que se profundizó con la contingencia. En 2020, las mujeres percibieron 857 pesos menos que los hombres en promedio, según datos del Coneval. A pesar de que la legislación mexicana prohíbe este tipo de discriminación a través de la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, existen lagunas que ocultan esta discriminación laboral. 

Categorías que reflejan el machismo y simulación en paridad de género

Por ejemplo, en instituciones gubernamentales se han instalado categorías en distintos puestos para designar el salario de funcionarios públicos. Esto según las competencias de cada individuo para favorecer la construcción de una meritocracia. Estos funcionarios pueden ganar según sus aptitudes en un rango que se designa de la letra A a la D. 

“Pero en muchos casos, encontramos que los hombres generalmente ocupan la categoría más alta, mientras que a las mujeres generalmente se les brinda la más baja. Si observamos datos de la página de transparencia, tenemos esta diferencia, a pesar de que las mujeres trabajan en el mismo puesto o posean más aptitudes”, señaló Sánchez. 

Esto ocasiona que la desigualdad salarial se institucionalice y pase desapercibida bajo el mismo techo legal, pero con las mismas diferencia de salario que va de 50% a 60% en algunos casos, indicó la especialista. 

Esta situación también se observa en la participación de la mujer en la política con la Paridad de Género. “Los partidos políticos tienen que cumplir con la paridad de género y que por lo menos la mitad de sus candidatas sean mujeres. Pero los partidos ponen a las mujeres en las candidaturas donde nunca se ha ganado en esa región”, añadió.  

Sánchez indicó que también queda por resolver el problema de las candidatas “Juanitas”. Es decir, aquellas que compiten en los comicios, pero existe un acuerdo previo en el que acceden pedir licencia si ganan la elección, dejando a un varón del mismo partido para operar el cargo político. De esta forma, las mujeres tienen menos oportunidad de ocupar cargos de elección popular.  

¿México ha alcanzado una igualdad sustantiva?

Según Sánchez, México ha tenido avances importantes en la igualdad de jure, es decir, en otorgar derechos a través de la legislación. Sin embargo, todavía no se alcanza la igualdad en la conducta diaria diaria de las personas; es decir, igualdad de facto. Estos dos tipos, son prerrequisitos para alcanzar una igualdad sustantiva que garantice pleno acceso y ejecución de los derechos de las mujeres, sobre todo en el ámbito laboral.

«El año pasado con el movimiento 9M se llamo a un día sin mujeres en donde no fuimos a laborar o participar en actividades domésticas para demostrar que pasaría si las mujeres no estuviéramos en el mundo. Este movimiento generó 30,000 millones de pesos en pérdidas», señaló Isabel Sánchez.

La especialista indicó que siete de 10 mujeres participaron en el paro, y de ellas, cuatro de cada 10 realizó paro en actividades remuneradas.

Con información vía Business Insider México