Google instalará su primera región de Google Cloud en México

El gigante tecnológico Google instalará su primera región de nube (Google Cloud) en México, según anunció la compañía junto con la Secretaría de Hacienda y la Coordinación de la Estrategia Digital Nacional del gobierno federal. Se trata de la región 34 de Google Cloud a nivel global y la tercera en Latinoamérica, después de las que se encuentran en Sao Paulo, Brasil, y en Santiago, Chile.

Aunque no se reveló el monto de la inversión que se destinará a esta región de nube en México ni dónde estará ubicada, de acuerdo con los ejecutivos de Google que hicieron el anuncio, ésta forma parte de los 1,200 millones de dólares de inversión para Latinoamérica que Google realizará en los próximos cinco años y que anunció su CEO, Sundar Pichai, durante la Cumbre de las Américas a principios de junio pasado.

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, dijo durante el anuncio que la nueva región de nube de Google en México permitirá que el país se convierta no sólo en un hub digital sino en un hub financiero, ya que hará posible que las instituciones financieras ofrezcan más servicios al mismo tiempo que cumplen con la legislación mexicana en materia de localización de datos.

“La región nube (de Google) generará un impulso importante en la productividad, competitividad y crecimiento de nuestra economía en general, pero sobre todo de la economía digital en nuestro país”, dijo.   

Plan futuro

Aunque se trata de un plan futuro, por lo que la compañía no ofreció información sobre la inversión que realizará, sobre la ubicación de la infraestructura de nube que instalará o sobre sus características, Julio Velázquez, director de Google Cloud en México, dijo que una región de Google Cloud significa infraestructura dedicada a atender servicios de nube para sus clientes y para el gobierno.     

“No es un centro de datos para prestar servicios tradicionales de Google sino invertir y crear una gran infraestructura de software, hardware y servicios de excelencia para garantizar la continuidad operativa de los negocios en México”, dijo.

Velázquez agregó que uno de los beneficios de esta región es el mejoramiento de la latencia, es decir reducir los tiempos para aprovechar la información que está ocurriendo en el mundo de los negocios y en las ciudades y estados, para poder tomar decisiones en tiempo real que puedan diferenciar la vida de las personas.     

“No hay favoritos”

Emiliano Calderón, coordinador de la Estrategia Digital Nacional del gobierno federal, dijo que hay confianza en el país debido a que “México ha cambiado con la lucha del gobierno contra la corrupción y del esfuerzo en aplicar modelos diferentes que han marcado paradigmas en varios rubros esenciales.

Calderón agregó que esta confianza se ve reflejada en inversiones de grandes empresas de todo tipo y, en este caso, de una empresa de tecnología, un ámbito dentro del cual, según el coordinador de la EDN, ha cambiado la relación entre el gobierno y sus proveedores, al eliminar favoritismos.

“Aunque pareciera extraño, por la forma en la que se llevaban a cabo estas contrataciones en administraciones pasadas, existían empresas y en muchos casos grandes empresas, que siempre quedaban fuera de los contratos, pues había empresas favoritas que sin ser las mejores eran las premiadas con las adquisiciones gubernamentales”, dijo.

Calderón concluyó que la inversión y construcción de infraestructura de nube en México agilizará los tiempos de visualización y comunicación a través de internet en todo el país, además de que también servirá para mejorar esta comunicación con los países del hemisferio sur, con lo que México se convertirá en un hub de conectividad que agilizará los procesos de datos en el continente americano. 

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

TELECOM: Los diez de 2021

Se acaba 2020 con claroscuros en materia de telecomunicaciones y medios de comunicación, pero sobre todo con muchas indefiniciones. En esta última columna del año, le propongo 10 temas a los que resultará interesante seguir la pista en el año que está por comenzar:

1. Telmex en problemas

Existe un emplazamiento a huelga para el 20 de enero de 2021, sus dificultades financieras no son retóricas. El 2 de diciembre, la empresa informó a sus trabajadores que dispuso de 5 mil 800 millones de pesos de su fondo de pensiones para cumplir con sus compromisos.

2. Estrategia digital

La Coordinación de Estrategia Digital de la Presidencia no ha dicho cómo conectará a todos, cómo transitaremos a lo digital en la salud, el gobierno, el trabajo, etc. Se han limitado a promocionar el proyecto de la red compartida de Altán, sí, de Peña Nieto. Si en 2021 no hay agenda digital, ya no habrá en este sexenio.

3. Medios públicos

Con la triste disminución del presupuesto a casi todos los medios públicos, veremos cómo se las arreglan y también qué cambios generará el Sistema Público de Radiodifusión que sí tuvo un incremento importante para construir infraestructura y aumentar su cobertura. También habrá seguramente un desenlace del “affaire” Notimex.

4. Economía digital

Los países avanzan hacia la incorporación, en sus marcos económicos y jurídicos, de los nuevos retos que presenta la economía digital.

5. Covid-19

Aunque el Covid-19 continuará en 2021, las telecomunicaciones y los medios seguirán siendo un bastión muy relevante en la vida de todos durante el año. Seguirán las clases virtuales y se continuará consolidando un nuevo modelo de negocios y sociedad. Las cosas ya no volverán al lugar que tenían antes de la pandemia.

6. Organismos autónomos

Se deberán designar dos nuevas comisionadas y también al presidente(a) del Instituto Federal de Telecomunicaciones. Pero probablemente la toma hostil de los autónomos marcará 2021.

7. Nuevas licitaciones

 Se llevará a cabo una licitación para radio AM y FM y otra para servicios de radiocomunicación privada. En enero se lanzará licitación IFT-10 para servicios móviles (800 MHz, PCS, AWS y 2.5 GHz). También se pondrán a consulta las bases de licitación de las bandas 3.3. GHz, Banda L y 600 MHz, propicias para 5G.

8. Cambios legislativos

El nuevo Renaut —ya aprobado por la Cámara de Diputados— parece difícil de frenar en el Senado, pero no es la única modificación legislativa que espera su turno, recuerde usted la iniciativa de Monreal —violatoria del T-MEC— que pretende obligar a las plataformas de video en streaming, como Netflix, a que su catálogo cuente con 30% mínimo de contenidos de producción nacional.

9. Audiencias

Aún está por resolverse en la SCJN la acción de inconstitucionalidad contra la modificación legislativa que eliminó al IFT la facultad para dictar lineamientos de las audiencias. Y aunque ya un amparo se ganó para algunos efectos en favor de las audiencias, esta acción sería concluyente en el tema.

10. En materia tecnológica

 a nivel mundial, 1) continuará el conflicto jurídico de las llamadas GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon), 2) la tecnología 5G será protagonista, y 3) veremos una recomposición de la relación entre China y Estados Unidos con la llegada de Joe Biden, lo que podría modificar el ecosistema tecnológico mundial.

El 2020 no fue un año fácil para el mundo. Le deseo una transición a 2021 llena de ilusión y paciencia. Gracias por acompañar a esta columnista durante el año que termina.

Opinión de Irene Levy vía El Universal

La austeridad de AMLO como política de gobierno digital ha sido insuficiente

La estrategia digital del presidente Andrés Manuel López Obrador durante los dos años que lleva su administración ha hecho énfasis en el recorte del gasto y la austeridad al adquirir productos y servicios y no en una política pública que permita hacer más cercana y eficiente la relación entre el gobierno y los ciudadanos, coincidieron expertos consultados por El Economista

“Su eje como gobierno ha sido la austeridad y cuando hablas con las dependencias subrayan de manera importante y genuina un ahorro en el gasto en inversión tecnológica», dijo Ricardo Zermeño, director de Select, consultoría de mercado especializada en el sector TIC

En los dos años de su gobierno, el presidente López Obrador ha recortado de forma importante el presupuesto destinado a la adquisición de productos y servicios tecnológicos que el gobierno utiliza para ofrecer servicios públicos. Entre 2018 y 2019, el recorte en tecnología fue de 22% y aunque para 2020, el presupuesto proyectaba un gasto 13.4% mayor que el del año anterior, este crecimiento se evaporó con la llegada de la pandemia de Covid-19 y el consiguiente recorte de 17% en el segmento TIC del gobierno.    

Para Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), el gobierno digital es un concepto que supone que todos los trámites y procedimientos, además de los planes de gobierno estén digitalizados, con el fin de que el usuario pueda acceder a servicios públicos a través de las TIC y así las instituciones sean más eficientes; tengan un mejor control de los recursos y sean más cercanos a la ciudadanía.

“México está más avanzado en gobierno digital que otros países de América Latina, pero aún así está muy atrasado, porque no ha sido claro a la hora de implementar una política de gobierno electrónico para un plazo más o menos cercano, como pueden ser cinco años”, dijo Bravo.

Uno de cada tres mexicanos interactuó con el gobierno por internet

En 2019, según datos de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) realizada por el Inegi, un tercio de la población mexicana mayor de 18 años tuvo al menos una interacción con el gobierno a través de internet, lo que supone un crecimiento de 3.4% respecto de 2017, un año antes de que terminara la administración de Enrique Peña Nieto.

Según la encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la mayoría de los ciudadanos (18.8%) han usado internet para llenar o enviar algún formato para comenzar, continuar o concluir un trámite; mientras que 16.2% consulta páginas de los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal) y 11.2% realizó el pago por un servicio en las páginas de internet del gobierno. Para el Inegi, estas mediciones revelan cambios significativos con respecto al ejercicio anterior.

Desde la perspectiva internacional, que menciona Jorge Bravo, México ha mejorado de forma moderada en el Índice de Desarrollo de Gobierno Electrónico elaborado por la ONU en 2020, que mide la capacidad de los gobiernos para desarrollar políticas públicas que faciliten el uso de las tecnologías de la información como medio de acceso e inclusión a los servicios públicos, al pasar del puesto 64 en 2018 al 61 de un total de 193 países miembros de la organización. La Ciudad de México destaca en el Índice de Servicios Digitales Locales (LOSI) al ocupar la posición 20 de 86 ciudades, con un nivel “alto” de este tipo de servicios, aunque se mantiene por debajo de otras urbes latinoamericanas como Bogotá, Buenos Aires y Sao Paulo. 

De acuerdo con Ricardo Zermeño, de Select, la austeridad como política digital del gobierno es insuficiente, debido a que ninguna organización ─ni pública, ni privada─ puede tener como meta el recorte de gastos. Éste es solamente una condición para lograr un uso eficiente de los recursos, pero debe ser ponderado con la oferta de valor y los beneficios que le vas a ofrecer a los ciudadanos, lo que se conoce como balance costo-beneficio. 

“Más allá de la austeridad, hay una falta de una propuesta de gobierno digital y de fomento a la industria de desarrollo de tecnología, algo que sí veo en los estados”, dijo Zermeño, quien añadió que los funcionarios de los estados sí están más abocados al desarrollo del gobierno digital, con portales ciudadanos, interoperabilidad y métodos de identificación basados en su mayoría en la firma electrónica del SAT.

Bravo coincide en que la administración del presidente López Obrador ha confundido una estrategia de gobierno digital con una ventanilla que compra equipo o software y no como una estrategia que contemple el diseño, la implementación, la ejecución y el diseño de una política pública digital. “Eso no existe en el actual gobierno”, dijo. 

Presupuesto aumenta 60%

El presupuesto proyectado por el gobierno federal para 2021 ha sido una sorpresa para Zermeño, pues la administración planea incrementar su gasto en tecnología al menos 60%, un crecimiento que supone recursos adicionales por 10,500 millones de pesos. Este aumento, junto con la reciente aprobación por parte de los diputados ─por lo que aún falta la anuencia del Senado─ para la creación de una cédula de identidad, hacen pensar al director de Select que hay un reconocimiento por plantear una oferta de gobierno digital más moderna.  

“No puedes integrar los procesos si no tienes datos de calidad y por ende, modelos de gobernanza de datos y eso es lo que representa la cédula de identidad, con el riesgo que lleva esto”, dijo Zermeño, quien planteó dos escenarios: uno en el que el gobierno atiende de forma personalizada a sus ciudadanos y los “deja de usar de mensajeros de sus propios documentos” y otro de control absoluto del ciudadano, al estilo de 1984 de George Orwell. 

Pero para Jorge Bravo, el panorama inmediato es menos optimista pues el director de la Amedi cree que actualmente lo único que existe en México respecto a una política digital “es un mercado y una industria que crecen a la manera de sus posibilidades”.

Con información vía El Economista