Más mujeres jóvenes temen perder su empleo; digitalización, un arma de doble filo

El 41% de las mujeres teme perder sus trabajos debido a la mayor automatización tras la pandemia de covid- 19.

De acuerdo con el estudio AXA Report on Women & Digital, la cifra es más alta entre mujeres jóvenes, menores de 29 años, y aquellas que trabajan en profesiones como administración o ventas.

En México, Nigeria y Tailandia, los tres países en desarrollo donde se aplicó la encuesta, si bien durante la crisis sanitaria, la digitalización fue un salvavidas al permitirles cumplir con sus responsabilidades profesionales y mantenerse en contacto con su familia, la consecuencia de esta tendencia es una frontera cada vez más difusa entre el trabajo y la vida familiar que han transcurrido en el mismo lugar durante la contingencia sanitaria.

AXA Report on Women & Digital concluye que la digitalización es un “arma de doble filo” ya que por un lado les da a las mujeres flexibilidad para el cumplimiento de sus tareas laborales y, por otro, aumenta la carga de sus responsabilidades, porque ya están haciendo más de lo que les corresponde en las tareas del hogar y el cuidado de los niños.

El estudio deja claro que también enfrentan otros riesgos: la pérdida de privacidad, por ejemplo, y el abuso continuo en línea.

El estudio revela que, 68% de las mujeres encuestadas trabajó desde casa durante los confinamientos por la pandemia y más de la mitad (51%) señalaron la pérdida de privacidad derivado de uno de los principales riesgos de lo digital.

Además, casi tres cuartas partes (73%) dijeron que fue difícil mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada, al hacerse cargo de tareas domésticas como cocinar, ir de compras o cuidar a los niños.

Aun así, las participantes de la encuesta de Axa ven claras oportunidades: aprender nuevas habilidades, socializar y simplificar sus vidas.

Entre las ventajas que ofrece la digitalización 40% eligió la “flexibilidad laboral y profesional” como una oportunidad que surge del mayor uso de lo digital.

En tanto, 22% dijo que el covid-19 abrió oportunidades para cuidar mejor su salud y bienestar: 40%, en el caso de las nigerianas; 35% de las tailandesas, y 29% de las mexicanas.

CON INFORMACIÓN VÍA EXCÉLSIOR

Flexibilidad laboral, prioridad de trabajadores

La flexibilidad se encuentra entre las tres principales prioridades para los trabajadores de todas las edades, géneros y geografías, así como el segundo factor más importante para aceptar un empleo entre la población de 25 a 44 años, los llamados millennials.

De acuerdo con el estudio Lo que los trabajadores quieren de ManpowerGroup, los colaboradores concuerdan en que, después de la pandemia de Covid-19, esperan conservar su empleo, mantenerse saludables, aprender y seguir desarrollando habilidades, así como no volver a la antigua forma de laborar.

Un 93% de las personas en todo el mundo ha visto cómo su vida laboral se ha transformado como resultado de la emergencia sanitaria, por lo que sus expectativas cambiaron. Por ejemplo, 43% de colaboradores cree que la pandemia marcó el fin de la jornada completa de nueve a 17 horas.

Asimismo, las personas más jóvenes para aceptar un empleo evalúan si es uno formal, es decir, con contrato y prestaciones de ley o superiores, junto al crecimiento y flexibilidad laboral que ofrece, así como cercanía del centro de trabajo a su domicilio.

Ante tales expectativas, los empleadores en el mundo esperan que 69% de los trabajadores vuelva a laborar todo el tiempo.

Sin embargo, tomando en consideración el peso que tiene la flexibilidad en la atracción de talento, una mayor parte de las organizaciones busca dar facilidades en funciones tradicionalmente consideradas inflexibles.

Entre los hallazgos del estudio global, se estima que de las empresas que buscan facilitar las posiciones, 36% planea impulsar el tiempo flexible de entrada y salida; 29% implementar horas flexibles; y 27% no planea ofrecer ninguna de estas opciones.

Otras estrategias se perfilan hacia modelos híbridos y remotos como ofrecer combinación de trabajo a distancia y presencial, labores compartidas y facilitar la elección de ubicaciones para desempeñar sus actividades.

En medio de esta brecha, la productividad se encuentra como el punto que los empleadores temen perder con la implementación de nuevas estrategias y esquemas de trabajo.

Se estima que tres de cada cuatro compañías van a requerir que 50% de su plantilla esté en el espacio de trabajo todo o la mayor parte del tiempo, por el tipo de funciones que desempeñan.

Después del problema de salud global, perder flexibilidad puede representar un retraso en la competitividad de las empresas ante la adaptación a negocios más digitalizados.

En relación con las capacidades de la mano de obra, ManpowerGroup alerta que, en medio de los cambios, México experimenta la mayor reinvención frente a la fuerza laboral y la reasignación de habilidades, desde que inició la Segunda Guerra Mundial.

Incluso las habilidades más demandadas en la fase inicial de la emergencia sanitaria son diferentes a la demanda que surge ahora, y sobre lo que se espera en el futuro, especialmente en lo que respecta a la automatización y la transformación digital.

La fuerza laboral en México se encuentra en un momento de reinvención, en el que las organizaciones y sus líderes tienen la oportunidad de desarrollar estrategias que ayuden a aprovechar el talento, mientras convergen con las necesidades de sus trabajadores, quienes seguirán demandando una mayor flexibilidad, virtualidad, confianza y equilibrio entre el hogar y su empleo, concluye ManpowerGroup.

CON INFORMACIÓN VÍA EL UNIVERSAL

Centennials buscan flexibilidad laboral

Los centennials, una generación que apenas está llegando al mercado laboral, pues sólo integra a la población que nació después de 1997, parecería un misterio indescifrable para las empresas y los cazadores de talento, pero cuando se trata del trabajo, sus prioridades son casi idénticas a las de cualquier persona: quieren estabilidad laboral, oportunidades de crecer, y sobre todo: flexibilidad.

De acuerdo con una encuesta de la consultora laboral Citrix, 92 por ciento de los mexicanos en estos rangos de edad que ya se han sumado a la fuerza laboral ponen por encima la estabilidad laboral y las posibilidades de crecimiento el tener la última tecnología en sus manos para desarrollar sus labores.

Las nuevas generaciones se apoderan del mundo, pues de acuerdo con estimaciones del diario El País, el año pasado los millennials y los centennials, es decir, las personas entre 20 y 36 años de edad representan 59 por ciento de la población mundial, con cuatro mil 400 millones de humanos.

Entre las características principales de los centennials, o la llamada generación Z, destaca que ellos no conocen el mundo sin internet ni redes sociales, por lo que sus formas de interacción son tremendamente diferentes a las de generaciones anteriores, incluso en comparación con las personas de más de 25 años de edad.

En México, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) una de cada cuatro personas en México tiene entre 15 y 29 años de edad, lo que integra a la generación Z. Esto representa a más de 20 millones de mexicanos que ya están en el mercado laboral o entrarán a él en los próximos 10 años.

En México, la generación Z representa 36 de cada 100 mexicanos según el Inegi. Ambas generaciones acumulan a seis de cada 10 personas en el país y en pocos años representarán 75 por ciento de la fuerza laboral global, según datos de la consultora Deloitte, por lo que los siguientes puestos serán ocupados, en su gran mayoría, por ambas generaciones.

Jose Luís Martínez, managing director de Citrix México, mencionó que la encuesta arrojó un cambio de actitud en los jóvenes trabajadores, que ahora apuestan por la estabilidad laboral.

“Los jóvenes ya saben que en esta vida hay que producir, que hay que trabajar para vivir, pero están buscando un equilibrio entre lo laboral, lo personal, que tengan esa ambivalencia, que una cosa no se superponga a la otra. Buscan una flexibilidad, y aunque suene incongruente, buscan una flexibilidad estable”, aseguró el directivo en entrevista con El Sol de México.

Si bien buscan trabajar en una empresa que les brinde un trabajo estable y seguro, dijo, también quieren tener la libertad para establecer sus horarios y su forma de trabajar, lo que incluye desde los dispositivos hasta los lugares que eligen para realizar sus labores.

“Buscan que la empresa para la que trabajan tenga colaboración y un liderazgo fuerte con un futuro alcanzable a la hora de los objetivos. Vemos un equilibrio y un hambre de tener opciones flexibles”, aseguro.

En este mismo sentido, el estudio Generation Z & the Future of Work de ServiceNow, que incluyó 304 entrevistas a colaboradores en todo el mundo, señala que 64 de cada 100 jóvenes de esta generación desdeñan los horarios laborales rígidos.

Esta misma proporción aseguró que prefiere acceder a información en línea sobre la empresa, su función y el equipo, antes de su primer día.

Los jóvenes de menos de 24 años dan la tecnología por descontada, pues según el directivo de Citrix es la piedra angular para desarrollar sus labores y vincular lo que quieren las nuevas generaciones y lo que una empresa puede ofrecer para un esquema flexible.

“Hace 25 años, lo que queríamos los trabajadores era una computadora de escritorio. Hoy, lo que buscan los jóvenes es tener un dispositivo, que sea propio o que puede ser del empleador, que sea portátil y flexible, es decir, un teléfono celular o una tableta”, dijo.

Sin embargo, la base tecnológica la debe poner la empresa a través de la compatibilidad de los dispositivos con el sistema que utilicen para trabajar.

“Los dispositivos deben tener el acceso adecuado a la información, aplicaciones y datos relevantes para el trabajo. Las empresas deben poder responder a este tipo de exigencias para atraer al mejor talento”, comentó.

Por su parte, Service Now detectó que otro factor importante es tener un contacto cercano y directo con los puestos gerenciales, pese a que pasan mucho tiempo en redes sociales.

¿DÓNDE LES GUSTA TRABAJAR?

Pese a ser nativos digitales, los centennials no ponen a las empresas tecnológicas como su máxima ambición.

De acuerdo con el estudio de Citrix, en México hay tres giros por encima de la tecnología que prefieren los jóvenes mexicanos: el comercio al menudeo, con 97 por ciento de las menciones; los servicios financieros, con 96 de cada 100, y en tercer lugar aparece el sector de cuidados de la salud y ciencias de la vida, con 95 por ciento.

Otro dato que destaca en la encuesta es que las manufacturas aparecen en el último lugar entre las menciones de los centennials, con 87 por ciento de las menciones en el estudio.

“El país es un cúmulo de oportunidades. Las oportunidades laborales se están diversificando y, sin duda, todo lo que tenga que ver con digitalización de las cadenas de valor, temas de ecommerce, todos los sectores que habilitan las nuevas cadenas de valor, es donde muchos jóvenes ven oportunidades”, asegura Jose Luís Martínez.

Además, el Graduate Employment Study, detalla que los centennials no quieren empezar a trabajar en una empresa grande, pues prefieren adquirir experiencia en pequeñas y medianas empresas, para después aplicar sus conocimientos en las grandes compañías.

Sin embargo, aprecian mucho los trabajos temporales o las vacantes de becarios en firmas multinacionales, que permiten a las empresas conocer ideas frescas e innovadoras y en algunas ocasiones brinda oportunidad a los jóvenes de hacer carrera con ellos.

Además, Workana, la plataforma líder en América Latina para contratar freelancers, detalla en su portal de internet que los centennials pueden dejar de lado un pago monetario importante si el empleo les permite viajar y tener flexibilidad laboral.

¿LAS EMPRESAS ESTÁN LISTAS?

De acuerdo con un artículo de Mauricio García Zepeda, director de ServiceNow en México e Hispanoamérica, todavía hay mucha resistencia al cambio por parte de las empresas, pero la recomendación principal es comprender los diversos enfoques y estrategias para minimizar la brecha entre el trabajo tradicional y los jóvenes.

“Llegar a las nuevas generaciones luce como una opción compleja, lo que en el futuro sólo dejará a algunas organizaciones sin fuerza de trabajo”.

Las principales resistencias, añade, es adoptar nuevas tecnologías, y aunque destaca que otras compañías toman acciones para buscar personal joven, están concentradas en los millennials, una generación que abarca a la población de más de 26 años, y quienes ya están plenamente insertos en el mercado laboral, e incluso, algunos ya ocupan puestos gerenciales.

Entre los retos que detecta el especialista de ServiceNow destacan que estas generaciones no conocen el mundo sin internet, y están acostumbrados a la simplificación de tareas y acceso a información ilimitado.

“La tecnología es intuitiva para ellos, es decir, nadie les enseña a usarla, sino que experimentan con ella. Los centennials son catalogados como los nativos digitales”.

Por otra parte, los nativos digitales, según el Graduate Employment Study, buscan evitar la rutina, lo que obliga a las empresas a generar planes para adaptar su organización y darles diversidad en el empleo.

Para reforzar estas prácticas Workana sugiere buscar talento que sea capaz de adaptarse a los cambios y pensar de forma diferente.

Coincide en que la labor prioritaria al interior de una organización es adaptar los procesos y dar mayor autonomía a sus colaboradores para que puedan buscar soluciones a diversos desafíos, desarrollar habilidades digitales que permitan agilizar los procesos internos, e impulsar la creatividad ante la resolución de problemas.

Para ello, sugieren usar herramientas como reclutamiento a distancia, el control de horas laborales por metas o la contratación de trabajadores independientes para tareas puntuales que permitan agilizar los proyectos.

Workana destaca la utilidad de crear programas de trabajo basados en una filosofía que genere retos para las nuevas generaciones.

Destacó el caso de Unilever, compañía que desarrolló el enfoque Be Resourceful, que impulsa a los colaboradores a buscar soluciones creativas y ágiles fuera de la compañía, con el objetivo de ser proactivos e ingeniosos.

Esta generación, dice Mauricio García Zepeda, busca aprender hábitos en el lugar en el que laboran y buscan consejos de éxito sobre generaciones anteriores, además se guían bajo la premisa del trabajo como una actividad más en sus vidas, el cual puede facilitarse con las herramientas adecuadas y puede ofrecer grandes experiencias digitales.

“Las compañías ya se dieron cuenta que tienen que aplicar estos esquemas nuevos de trabajo. Estamos en la etapa de aceptación, ahora las empresas se tienen que poner a desarrollar los planes de trabajo del presente y del futuro. Las empresas que se adaptaron más rápido y que ya lo echaron a andar tienen ventajas, pero las que no están en riesgo”, dijo Jose Luís Martínez.

La nueva fuerza de trabajo, añade, viene con otro chip y que las compañías deben abrirse para que esa fuerza laboral y tener las herramientas para atraerlos.

CON INFORMACIÓN VÍA EL SOL DE MÉXICO