Con Nunvav, García Luna trianguló $2 mil 678 millones a 5 países: UIF

Los apoyos a Nunvav Inc, empresa vinculada al responsable de la seguridad pública durante el sexenio de Felipe Calderón, Genaro García Luna, no se limitaron a contratos con el gobierno. La firma recibió incentivos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en 2015, como parte del programa de impulso a pequeñas y medianas empresas enfocadas a la innovación tecnológica.

Mediante el Programa de Estímulos a la Investigación y Desarrollo Económicos recibió 2 millones 732 mil 280 pesos destinados a un prototipo de aplicación multiplataforma para la predicción de delitos del fuero común. A diferencia de otros proyectos para los que el Conacyt requiere una ficha pública que respalde la solicitud de recursos, Nunvav, con el proyecto 222627, no estuvo obligada a presentarla, reconoce la institución.

Como parte de una actualización al seguimiento que hace la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda al caso García Luna, el gobierno federal informó el martes que entre 2012 y 2017 la administración celebró nueve contratos con esta empresa por 390 millones de dólares, con fondos de la partida de Seguridad Pública y Nacional, y otro por 270 millones de pesos por medio del presupuesto tradicional.

En Compranet no hay rastro de los supuestos contratos que se dieron a Nunvav Inc en los 10 años recientes. Las bases de datos de 2010 a 2020, con miles de registros, no contienen ninguna alusión que permita identificar y revisar bajo qué condiciones se dieron recursos a esta empresa, a la que la UIF da seguimiento desde el año pasado. Fundada el 14 de octubre de 2005 en Panamá, Nunvav se enlista en el Registro Nacional de Inversiones Extranjeras de la Secretaría de Economía como servicios de protección y custodia mediante el monitoreo de sistemas de seguridad, pero los montos que ha invertido en el país no son públicos, aunque las empresas no están obligadas a revelarlos.

Ahora con domicilio en la colonia Jardines de Coyoacán, Nunvav fue reportada en diciembre pasado como un engrane de la triangulación de recursos en favor del ex secretario de Seguridad de Seguridad Pública Genaro García Luna, quien enfrenta un juicio en Estados Unidos por narcotráfico.

Hemos detectado que esta empresa panameña es la que le pagaba el modo de vida en Miami al señor García Luna, declaró el titular de la UIF, Santiago Nieto, en diciembre pasado. Pero además habría sido trampolín para triangular 2 mil 678 millones de pesos a Israel, Letonia, Panamá, China y Estados Unidos.

Desde 2014, Nunvav Inc apareció como destinataria final de una triangulación de recursos para la compra de equipos de espionaje del gobierno de Ricardo Maritnelli en Panamá.

En Panamá se documentó –hay versiones publicadas en la prensa de ese país– que con recursos del Programa de Ayuda Nacional, un plan de seguridad social para la población más vulnerable, se compró equipo de espionaje a la firma israelí MLM Protection Ltd.

La prensa panameña, entre ella Estrella de Panamá, exhibió que los pagos comenzaron el 30 de agosto de 2010 –cuando García Luna era secretario de Seguridad Pública–, vía el Banco Nacional de Panamá, que transfirió el dinero a una cuenta intermedia de Citibank en Nueva York. Finalmente el dinero se envió a Nunvav Inc por medio de Western Bank, de Barbados.

En México, la firma panameña también vendió a las universidades. Con la Universidad de Seguridad y Justicia de Tamaulipas celebró un contrato por 2 millones 931 mil 900 pesos en septiembre de 2016, con José Luis Zaragoza Chacón como rector, por cursos del Sistema de Justicia Penal Acusatorio y Competencias Policiales Básicas Modalidad a Distancia.

En 2015, con la Universidad Nacional Autónoma de Nuevo Léon firmó un convenio de desarrollo tecnológico para el diseño y prototipo de aplicación multiplataforma para la predicción de delitos de fuero común. El contrato por 2 millones 24 mil 740 pesos se llevaría con la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de Nuevo León.

Con información de La Jornada

Gobierno de México investiga a la organización política de Felipe Calderón

El Gobierno de México indaga el presunto financiamiento irregular del exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, actualmente detenido en Estados Unidos, al movimiento México Libre, encabezado por Margarita Zavala y el expresidente Felipe Calderón.

Sin dar detalles sobre la investigación, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ya rastrea los recursos, los cuales también pudieron ser utilizados para costear la candidatura independiente de Zavala a la presidencia en 2018.

“La oficina de investigación financiera tiene todo, tiene información. No sé exactamente porque no hay una solicitud, que yo sepa, de la Fiscalía (General de la República), pero sí hay mucha investigación, sobre todo del manejo del dinero”, expuso.

A su vez, el periodista Francisco Cruz Jiménez, autor del libro García Luna, el Señor de la Muerte, aseguró en entrevista que México Libre “está infectado” por el exsecretario del Gobierno de Felipe Calderón.

“Lo que sí me queda claro es que tanto Margarita Zavala como México Libre estaban infectados hasta diciembre, hasta antes de la captura de García Luna. Era un tipo que les podía hacer mucho trabajo, que les hizo mucho servicio y que los tuvo muy bien y a él lo tuvieron muy bien, tanto que yo afirmo que era un hombre más poderoso que el presidente”, aseveró en La Octava.

Cruz Jiménez también destacó que tiene evidencias de que, durante la campaña presidencial de Zavala, varias de las encuestas y una buena parte del trabajo de campo fueron encabezados por García Luna.

“Los nexos de García Luna con Margarita Zavala eran muy claros, porque él quería regresar, él pensaba que podía regresar. Sé que ahora han destruido muchos documentos, como ha pasado con algunas otras empresas que están destruyendo parte del trabajo que hizo García Luna porque desde que cayó preso él sabe quiénes están involucrados en qué“, mencionó.

Zavala: “García Luna no es de México Libre”

A su vez, Margarita Zavala criticó que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya relacionado a México Libre con Genaro García Luna. Negó que el exsecretario de Seguridad Pública entregara donativos a su organización.

“¡Es increíble! ¡Qué desplante! ¡Qué manera de acusar desde el poder! De señalar con algo que leyó, que le dijeron. Es una enorme irresponsabilidad tener así unas mañaneras, expresarse así, acusar de esa manera, porque al final lo convierte en una verdad desde el poder y es una mentira desde el poder”, reprochó.

Zavala también acusó que el presidente miente durante sus conferencias. En particular, señaló que tanto ella como varios miembros de su familia son víctimas de los “desplantes de poder” realizados por López Obrador.

Por último, dijo en entrevista con MVS Noticias que desde finales de septiembre se encuentra esperando la decisión del Tribunal Electoral sobre el registro de México Libre como partido político.

“Ya llevamos más de un mes y eso cada día es una desventaja para nosotros como organización política, para quien busca un partido. Pero bueno, también hay que ser pacientes y pues en eso estamos, con la certeza, lo hemos dicho, de que tenemos la razón, que nos asiste el derecho”, expresó.

El 4 de septiembre, el Instituto Nacional Electoral decidió negar el registro a México Libre tras identificar que el origen de más del 5% de los recursos de la organización política no estaban plenamente identificados.

Con información de Sputnik News

García Luna se declara “no culpable” al ser acusado de 5 cargos

Nueva York. Genaro García Luna fue presentado con una acusación formal actualizada de conspiración criminal para distribuir cocaína, ante lo cual se declaró no culpable.

El juez federal Brian Cogan, encargado del caso del ex secretario de Seguridad Pública de México, presidió la audiencia en preparación de un eventual juicio y dio lectura a cinco cargos que sustituyen a los originales.

En las acusaciones se afirma que entre 2001 y el presente año, García Luna trabajó como jefe de al menos cinco o más personas y conspiró para obtener, importar y distribuir cocaína en Estados Unidos.

También lo acusan de hacer declaraciones falsas a las autoridades migratorias de Estados Unidos en 2018, al afirmar que no había cometido ningún delito.

Cogan, juez del Tribunal Federal del Distrito Este de Nueva York, con sede en Brooklyn, preguntó a García Luna si entendía los cargos y lo escuchó declararse no culpable.

Los cargos modificados de los originales incluyen acusaciones formuladas contra Ramón Pequeño y Luis Cárdenas Palomino, ex colaboradores de García Luna y quienes por ahora no están bajo custodia de autoridades estadunidenses.

La próxima cita para otra audiencia preparatoria de un eventual juicio fue programada para el 7 de diciembre. Aún no hay fecha para un juicio, y en caso de que se realice duraría de dos a tres meses, según calculan los fiscales.

El juez Cogan, quien está encargado del caso del ex secretario de Seguridad Pública de México, es el mismo que presidió el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán Loera, de donde provienen parte de las evidencias para el caso contra García Luna.

La audiencia de ayer se realizó por video y teleconferencia debido a las medidas que tienen como finalidad mitigar la pandemia de Covid-19 que impera en Nueva York.

La audiencia fue suspendida durante varios minutos después de que comenzó, cuando periodistas y otras personas que podían escuchar el proceso por teleconferencia ignoraron en forma reiterada las órdenes del juez de guardar silencio.

He pedido repetidamente a la prensa mexicana que deje de hablar en esta llamada, declaró, y una intérprete oficial repitió la orden en español.

Al final Cogan sostuvo que suspendió el proceso y que lo programaría para otra fecha.

Chinguen a su madre, periodistas, se escuchó a uno de los participantes frustrados después de la decisión del juez de concluir la sesión.

Sin embargo, poco después reporteros que han cubierto el proceso desde el principio recibieron una llamada acerca de que el proceso continuaría con la esperanza de que muchos de los reporteros que habían ingresado antes y no acataron las reglas de silenciar sus teléfonos no regresarían, tal como sucedió.

Con información de La Jornada