Preocupa la concentración de los gigantes digitales en México

Existe una alta concentración en Internet en México, especialmente preocupa en el área de motores de búsqueda, navegadores y redes sociales, dominados por Google y Facebook. Esta es una de las principales conclusiones del estudio ¿Hay concentración en América Latina? El caso de México, elaborado por el investigador Rodrigo Gómez para OBSERVACOM, con el apoyo de la Fundación Friedrich Ebert.

“Los servicios desregulados, tienden a una mayor concentración y están dominados por gigantes tecnológicos globales –pensemos en Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft (GAFAM)–. Mientras que los servicios relacionados con el acceso, llámese internet fijo e internet móvil, al ser regulados hay una intervención técnica, por medio de medidas asimétricas, que busca disminuir la concentración y promover la libre concurrencia”, aseguró Gómez durante la presentación que se realizó el 22 de septiembre en forma virtual.

Junto a Gómez, para intercambiar opiniones sobre el trabajo estuvieron Beatriz Solis, ex Presidenta de la Asociación Mexicana de Defensorías de las Audiencias (AMDA) y actual Vicepresidenta de la Fundación Libertis; el académico Raúl Trejo; la ex comisionada del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), María Elena Estavillo; la Presidenta de Observatel, Irene Levy; la Directora General del Instituto Mexicano de la Radio (IMER), Aleida Calleja; y el Director Ejecutivo de la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), Luis Fernando García.

El estudio elaborado por Rodrigo Gómez trabaja a partir del índice CR4, que mide el grado de concentración de las cuatro principales firmas en un determinado mercado, tomando en cuenta ocho indicadores: acceso a Internet fija y móvil; uso de navegadores, motores de búsqueda, redes sociales y mensajería instantánea; así como modos de acceso a las noticias y fuentes en Internet.

Gómez explicó que, en el caso de Internet fija, America Móvil cuenta casi con el 50% del mercado, seguido de Televisa (24,8%), Megacable (15,9%) y Total Play (9,6%). La compañía de Carlos Slim también lidera el mercado de Internet móvil con una participación superior al 70%, en tanto el 30% restante se reparte entre AT&T y Telefónica (16 y 10%, respectivamente).

Por su parte, en el mercado de navegadores y motores de búsuqeda, Alphabet/Google se erige como principal jugador ya que concentra el 77,3% y 96,4% respectivamente. En el caso de motores de búsqueda se evidencia una posición monopólica.

En cuanto a las redes sociales, Facebook a través del servicio homónimo y YouTube (Google) son las más utilizadas (80% en cada caso), seguido de Instagram (42%) -también propiedad de Facebook- y Twitter (32%), sostuvo Gómez.

El liderazgo de Facebook también se evidencia en el servicio de mensajería instantánea: WhatsApp (91.3%) y Facebook Messenger (79.4%).

Respecto de las formas de acceso a las noticias, Facebook (60%) es la principal vía, seguida de YouTube (37%), WhatsApp (35%) -también de Facebook-, Twitter (17%) e Instagram (13%).

Por último, en cuanto a las fuentes de noticias, hay una combinación entre medios tradicionales y digitales. El Universal aparece en primer lugar (30%), seguido del medio digital de Carlos Slim UnoTV (25%), el de la televisora TV Azteca (24%), el medio nacido en forma digital Aristegui Noticias (21%) y en quinto lugar aparece Televisa noticias (17%).

La vicepresidenta de Fundación Libertis (OBSERVACOM), Beatriz Solís, aseguró «el documento resulta una puesta a prueba de una serie de indicadores de concentración de internet que nos ayudar porque asumimos que Internet va a ser una herramienta para el ejercicio de múltiples derechos…(pero) al encontrarse concentrados los actores se agudizan las desigualdades… tener esta información para elaborar políticas públicas será de gran ayuda”.

El académico Raúl Trejo Delabre también celebró la presentación del documento y señaló que la regulación en México ha sido la herramienta que permitió reducir la presencia de Telmex en Internet fija, en cambio al no haber sido tan severa en el área de TV, permitió el crecimiento de Televisa en Internet.

Se refirió a la dificultad de contar con buenas fuentes de información para el sector de comunicaciones. “Es importante que en el caso de México se acuda a los pocos datos disponibles. Hoy tenemos información del IFT, que es bueno que exista, pero en Internet se usan fuentes de consultoras, a veces del INEGI.  Seguimos padeciendo un tristísimo déficit acerca de información de medios de comunicación, de internet y sus afluentes. No hay datos públicos abiertos, constantes y confiables”, aseguró.

Como líneas de trabajo futuras para seguir profundizando el estudio de concentración de OBSERVACOM, Trejo Delabre propuso que se realicen serie históricas y comparativas. Asimismo planteó la importancia de discutir cuestiones como la transparencia de las plataformas digitales sobre sus datos, cómo utilizan los algoritmos, la publicidad encubiertas, las noticias falsas, entre otros aspectos.

La Presidenta de Observatel, Irene Levy dijo que una novedad del trabajo es abordar el problema de la concentración desde la perspectiva de los derechos humanos, ya que es más frecuente ver trabajos sobre competencia económica.

“Me gustaría ver en una segunda parte: ¿Qué debe hacer el gobierno de México para mejorar la situación de concentración que vemos?”, planteó. Además propuso que se tenga en cuenta en próximos trabajo el análisis de la red compartida mayorista.

La ex comisionada del IFT, María Elena Estavillo, señaló que “uno de los méritos del estudio es ir a buscar los datos, reunirlos y sistematizarlos. Evidentemente nos confirma que existe concentración pero llegamos a esta conclusión con datos y esta es la mayor utilidad, porque así podemos diseñar políticas efectivas”.

“Existe una falsa idea que si el gobierno no regula hay libertad pero los lugares vacíos se llenan, en este caso, por un poder privado… hay que buscar formas de gobernanza multipartitas”, indicó.

Como línea de continuidad de la investigación, Estavillo propuso que “quisiera ver interpretación de este grupo de datos e indicadores desde las dimensiones de derechos humanos como privacidad, inclusión, acceso a la información, pluralidad, justicia, educación”.

Desde la sociedad civil, el Director de R3D, Luis Fernando García, consideró que “la participación de mercado no es el dato más relevante para ver cómo abusan de poder los gigantes digitales.  Hay que indagar sobre cuál es la afectación al interés publico y cómo abordarlo, cuál puede ser la respuesta regulatoria”.

Dijo que en México “aún teniendo todos los datos hay un problema de diseño institucional (para abordar a las plataformas), el IFT y COFECE se disputan la competencia… No tengo confianza ni en los órganos autónomos ni en el legislativo sobre cómo regular a los gigantes de Internet teniendo en cuenta sus actuaciones recientes”.

Por último, la Directora General del IMER, Aleida Calleja, señaló que “las herramientas tradicionales para medir la concentración se tienen que reinterpretar frente a estos mercados digitales”.

Dijo que las plataformas se han instalado como espacios privados de deliberación pública. “Regular o no regular, no vale esa dicotomía. Algunas cosas cabe regular, otras co-regular y otras auto-regular. No es decisión solo de los gobiernos sino que se tienen que involucrar múltiples actores. No se puede tener solo soluciones nacionales porque el problema es global”, concluyó.

CON INFORMACIÓN VÍA OBSERVACOM

El controvertido caso del equipo de Inteligencia Artificial Ética de Google

Desde hace tiempo la compañía Google, se ha visto envuelta en una serie de controvertidos problemas relacionados con el equipo de Inteligencia Artificial Ética, esto después de que la empresa despidiera a la científica en computación y colíder del equipo de ética Timnit Gebru y meses después a Margaret Mitchell, la investigadora de Google que fundó el equipo de ética de la compañía. 

Ante esto, Google ha intentado controlar la situación restructurando al equipo de IA, sin embargo, a raíz de estos despidos, los empleados han hecho demandas en donde se le pide a la compañía que les brinde la confianza para continuar con sus investigaciones respecto a las repercusiones de la inteligencia artificial sin que estos sufran algún tipo de censura o sean despedidos como lo hicieron con Gebru. 

Pero, hasta hace poco la compañía ha seguido perdiendo a empleados, tal es el caso de Samy Bengio, quien decidió irse de Google para buscar otras oportunidades y aunque en su carta de despedida no mencionó los despidos de Gebru y Mitchell, él había sido un firme defensor de ambos personajes. 

A continuación, hacemos un recuento de la controversia con el equipo de Inteligencia Artificial Ética de Google. 

Caso Gebru 

El 9 de diciembre del 2020, la colíder del equipo IA de ética Timnit Gebru, publicó un tweet en donde daba a conocer que había sido despedida de Google, esto después de que se bloqueara la publicación de su investigación sobre el sesgo en los sistemas de IA.

Antes de ser despedida envió a sus compañeros una carta a través de correo electrónico en donde explica que los superiores de Google intentaron anular su investigación, además, criticó a su departamento por la falta de diversidad que había entre su personal. 

En la carta publicada por Platformer, Gebru señaló le pidieron retractarse ya que su trabajo de investigación no cumplía con los estándares de publicación de la compañía. Por otro lado, Jeff Dean publicó una carta en donde señalaba que, debido a que no le permitieron a Gebru publicar su investigación, ella envió una serie de demandas a la compañía que debían cumplirse, sino ella renunciaría a Google. 

Debido a la forma en la que Dean manejó la salida de Gebru de la compañía, en donde no señaló que fuera un despido, más bien que ella había decidido irse, causó un gran revuelo entre las comunidades tecnológicas y académicas quienes dieron a conocer su descontento en Twitter, e incluso hicieron una petición para apoyar a Gebru, para el 5 de diciembre, dicha petición había recibido más de mil 500 firmas de empleados de Google y más de 2 mil firmas de académicos, líderes sin fines de lucro y compañeros de la industria.

Por otro lado, dos empleados de la compañía renunciaron tras la salida de Gebru. En una carta publicada en LinkedIn, David Baker director de ingeniera de Google declaró que la razón por la que dejaba la compañía después de 16 años, era por el despido de Timnit Gebru ya que con ello se había extinguido su deseo de continuar trabajando para el gigante tecnológico. Mientras que Vinesh Kannan, ingeniero de software, dio a conocer mediante un tweet que dejaba la compañía debido al maltrato por parte Google hacia Gebru y April Curley, quien también había sido despedida de la compañía después de recibir represalias por exigir que se contratará a personas negras que fueran calificadas. 

Ante esta polémica, la compañía decidió cambiar sus políticas relacionadas con la investigación y la diversidad, con ello, la compañía busca vincular el salario de los ejecutivos con los objetivos de diversidad e inclusión, asimismo han buscado hacer cambios en la forma en que se administran la salida de los empleados. Estos cambios en la política se dieron a conocer después de que se reestructurará a sus equipos de IA. 

Caso Mitchell

Y como si el caso de Timnit Gebru no fuera suficiente, meses después se dio a conocer que Google había despedido a Margaret Mitchell. El colíder del equipo de Inteligencia Artificial Ética fue despedido después de utilizar un script automatizado para obtener pruebas a través de correos electrónicos sobre la violencia discriminatoria contra Gebru.

Esto ocurrió un día después de que Google reorganizará el equipo de IA, quien ahora estaría a cargo de Marian Croak, vicepresidenta de la organización de ingeniería

Mitchell y Gebru había comenzado a trabajar juntas desde 2018 cuando decidieron crear el equipo de IA ética, además, ambas habían estado trabajando en la investigación que llevo a Gebru a ser despedida. Después de este acontecimiento Mitchell fue abiertamente crítica con las acciones de Google, así como con el personal superior de la compañía, por lo que en enero de este año perdió acceso al correo electrónico corporativos. 

En un comunicado publicado por Axios, la compañía declaró lo siguiente: “Después de realizar una revisión de la conducta de la gerente, confirmamos que hubo múltiples violaciones de nuestro código de conducta, así como de nuestras políticas de seguridad, que incluyeron la exfiltración de documentos confidenciales sensibles a la empresa y datos privados de otros empleados”

Mitchell confirmó la noticia de su salida a través de un tweet en donde decía “Estoy despedida”, aunque de acuerdo con CNN Business, antes de que se diera a conocer de su despido, ella no sabía nada de las acusaciones que se le adjudicaban; “No sé sobre esas acusaciones en realidad. Quiero decir que la mayor parte de eso es noticia para mí”. 

Las controversias continúan 

Como se mencionó al principio de esta nota, Samy Bengio quién fue supervisor del equipo de IA ética se despidió de Google el 28 de abril. A raíz del despido de Gebru, Bnegio había declarado a través de Facebook que se sentía aturdido por lo que estaba sucediendo, sobre todo porque él había defendido fuertemente a la científica computacional. 

Hace más de un mes fue su último día en la compañía y dejó una carta de despedida en donde declaraba; “Aprendí mucho con todos ustedes, en términos de investigación de aprendizaje automático, por supuesto, pero también sobre lo difícil pero importante que es organizar un gran equipo de investigadores para promover la investigación ambiciosa a largo plazo, la exploración, el rigor, la diversidad y la inclusión”. 

Y aunque los motivos no fueron por la despedida de Mitchell y Gebru, su salida de la empresa se suma a la controversia que ha provocado que Google pierda a importantes personajes dentro de su compañía. Por el momento, esperamos a ver cómo el gigante de la tecnología logra estabilizarse ante estos controvertidos problemas. 

CON INFORMACIÓN VÍA EL UNIVERSAL

¿Por qué la Cofece revisará lo que hacen Google y Facebook?

Digamos que harán pasteles y quieren venderlos. ¿Abrirán una página en Facebook? ¿Cómo darán sus clientes con ustedes en Internet?

Salvo que ustedes vivan en China o en un país de ermitaños, los encontrarán a través de herramientas de Google. Pero Google o Facebook no son Internet.

La Cofece está al tanto y acaban de darle la autoridad para revisar qué tan bien se portan esas empresas con ustedes.

“En sus primeros días en Stanford, Larry y Sergey no planearon convertir su motor de búsqueda en el centro de cualquier compañía que estaban creando. Lo vieron como un proyecto escolar de investigación, nueva tecnología que podría encontrar exactamente los documentos correctos en la librería gigante del Internet”, detalla el libro The Google Guys, de Richard L Brandt. Todavía no llegaba el año 2000. ¿En qué se convirtió después? 

Casi todos tenemos una idea, pero las autoridades revisarán si acaso en sus actuales funciones existen prácticas de monopolio. 

Eso no sería permitido y si acaso fuera cierto, las consecuencias podrían cambiar el negocio de todos.

Atención, es pronto para sacar conjeturas. Se trata también de empresas cuyos avances cambiaron la vida de la gente en el mundo. Si hoy los negocios trabajan más eficientemente y las escuelas que quieren hacerlo pueden enseñar mejor, es en buena medida gracias a Google o Facebook.

Pero los hechos son contundentes. Hace menos de un año, en octubre, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, presidido por Adolfo Cueva, publicó lo siguiente: “Autoridad Investigadora del IFT inicia investigación en los mercados de servicios de búsqueda en línea, redes sociales, sistemas operativos móviles y servicios de cómputo en la nube”.

¿Notaron la amplitud de la investigación? No los menciona por su nombre, pero la redacción permite pensar que no incluye solamente actividades de Google, sino de Facebook, Apple, Microsoft, Amazon y otros que entran entran en la bolsa.

¿Qué intenta encontrar la autoridad? Posibles barreras a la competencia, como una conducta que impida la entrada de nuevos competidores. También el control de insumos esenciales: servicios son imprescindibles para que las empresas puedan ofrecer sus bienes o servicios.

Lo nuevo es que la tarea de investigación en lo concerniente a servicios de búsqueda en línea, redes sociales y servicios en la “nube”, le toca a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), presidida por Alejandra Palacios, quien ha mostrado la dureza necesaria para castigar incluso a instituciones como BBVA, Santander, Citibanamex, Bank of America, Barclays, Deutsche Bank y JP Morgan en México, cuando incumplen normas.

¿Por qué la Cofece? Lo técnico se resume en que el Poder Judicial de la Federación lo decidió.

Lo relevante está en qué se ha convertido el mercado y cómo todos, en cualquier actividad, están ahora involucrados.

Hasta hace poco cuando la gente pensaba en poner un negocio, de inmediato se imaginaba cuánto costaría la renta de un local, los muebles y los empleados, para empezar. Pero la pandemia mostró a todos que muchas oportunidades no requieren hoy de cosas visibles o tangibles. Rappi no tiene motos.

Los mexicanos están involucrados en un negocio digital que se basa en teléfonos y torres de telecomunicaciones, pero eso no lo hace especializado en telecomunicaciones. Hoy una persona que quiera hacer pasteles no necesita instalar una pastelería, puede cocinarlos en casa, abrir una página en Instagram, propiedad de Facebook, y empezar a trabajar. Es posible que, si la buscan en Google, su página aparezca y que las ventas pueda cobrarlas a través de plataformas digitales. ¿Depende totalmente de éstas? ¿Facebook y Google se portan bien con esa pastelera? Eso lo revisará la Cofece y México no es el único país en el que eso ocurre. 

En Estados Unidos iniciaron investigaciones similares desde el año pasado. Atención con lo que puede desatarse de esto.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO

Francia multa a Google con unos 267 millones de dólares por acaparar la publicidad en línea

El regulador para la competencia en Francia multó a Google por 220 millones de euros (unos 267.37 millones de dólares) tras hallarlo culpable de favorecer sus propios servicios en el sector de la publicidad en línea, un nuevo golpe en Europa contra los gigantes tecnológicos estadounidenses.

Google “no cuestionó los hechos” y la multa se decidió en el marco de un procedimiento de acuerdo amistoso con los tres medios (News Corp, el diario francés Le Figaro y el grupo Rossel de Bélgica) que lo acusaron de haber monopolizado la venta de publicidad en línea. Le Figaro se había retiró luego.

La autoridad (reguladora francesa) constató que Google acordó un trato preferencial a sus tecnologías propuestas bajo la marca Google Ad Manager”, indicó el organismo.

“Las prácticas cuestionadas son particularmente graves porque castigaron a los competidores de Google en el mercado de las SSP (plataformas en las cuales los editores ponen en venta sus espacios publicitarios, NDLR) y los editores de sitios y aplicaciones móviles”, entre ellos los editores de prensa.

Alphabet, la casa matriz de Google, tuvo una cifra de negocios de 55,310 millones de dólares en el primer trimestre de 2021, en su mayoría gracias a la publicidad en línea.

Las prácticas de la empresa son objeto de investigación por parte de las autoridades de varios países.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

PERSPECTIVAS_ El abogado de 33 años que desafía a las tecnológicas: “El problema de Europa no es la ley, es que se cumpla”

A los 23 años, de vuelta en casa tras estudiar un semestre de Derecho en California, Max Schrems (Salzburgo, Austria, 1987) solicitó a Facebook que le mandase toda la información que tuviera sobre él. Examinó los 1.200 folios que le entregaron y detectó varias posibles violaciones de su privacidad. Presentó 22 denuncias ante las autoridades de protección de datos de Irlanda, país en el que la red social tiene su cuartel general para Europa. Decidió volcar en internet toda la información de su litigio judicial por si le interesaba a algún periodista. “Dos o tres semanas después me llamaron de Facebook: querían verse conmigo. El proceso había salido en todos los periódicos. No me lo esperaba, sinceramente, y a veces me pregunto si hubiera hecho lo mismo sabiendo hasta dónde iba a llegar el asunto”, cuenta por videollamada.

Sus denuncias no obtuvieron resultados judiciales, pero generaron un importante debate en la UE. El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), la directiva europea que entró en vigor en 2018 y que exige a todas las empresas pedir el consentimiento del usuario antes de usar sus datos, está motivado en parte por el caso de Schrems, según reconoció la excomisaria de Justicia Viviane Reading a The New York Times. En 2013 inició un nuevo proceso contra Facebook, esta vez por enviar sus datos personales a EE UU, donde hay normativas de privacidad más laxas. Los tribunales le dieron la razón en 2015: nada de transferir información personal a otros países.

A finales del año pasado demandó a Apple, y la semana pasada a Google, por rastrear sin permiso los teléfonos móviles que funcionan con sus sistemas operativos. No hay sentencia todavía, pero la nueva actualización de Apple, que saldrá en las próximas semanas, da la opción por primera vez de aceptar o rechazar tener ese identificador.

Schrems lleva gran parte de su vida adulta peleando contra gigantes. La notoriedad que le dieron sus primeras escaramuzas contra Facebook le permitió fundar una ONG, Noyb (acrónimo de None of Your Business, No es asunto tuyo), que vive de donaciones y cuenta con un equipo de 10 abogados, seis de ellos permanentes. El joven jurista austriaco es el único que no cobra de la organización: “el origen de mis ingresos es un asunto privado, pero lo resumiría diciendo que no gasto mucho, alquilo apartamentos y doy charlas”. El equipo de Schrems trabaja ahora en un proyecto relacionado con las cookies(archivos digitales que se quedan en nuestros dispositivos cada vez que accedemos a una página y que recogen información de la navegación)que presentarán en unas semanas y del que todavía no puede dar detalles.

Pregunta. ¿Cómo enfocan su batalla contra las cookies?

Respuesta. Es un proyecto extenso, que en realidad tiene dos fases. La primera es la que iniciamos la semana pasada. En nuestra demanda contra los identificadores únicos de los teléfonos Android estamos demostrando que no son más que cookies, que encajan en esa definición. Buscamos jurisdicciones en las que las agencias de protección de datos vayan a actuar. Así dimos con Austria y Francia, un país este último que ya había multado anteriormente a Google. En la segunda fase del proyecto estamos detectando patrones de funcionamiento y cómo cada web trata de hacer que sea muy complicado rechazar las cookies. Hay estadísticas muy reveladoras: solo el 3% de la gente lee la información sobre cookies que salta al entrar en una web, y más del 90% da directamente al botón de estoy de acuerdo, aunque no lo esté. Muchos creen que estos estúpidos banners son culpa del RGPD, pero en realidad son una artimaña de la industria diseñada para que no rechacemos que nos puedan rastrear.

P. Apple va a sacar una nueva versión de su sistema operativo iOS que brindará la opción de aceptar o rechazar que se active el identificador único comercial del dispositivo (una especie de matrícula digital que permite rastrear al usuario). ¿Lo ve como una victoria?

R. No creo que sea una victoria que nos podamos atribuir. Es evidente también que algunas compañías se toman la privacidad más en serio que otras. Eso a menudo tiene que ver con el modelo de negocio: si vendes tus teléfonos por más 1.000 euros, entonces estás haciendo dinero y no necesitas poner cookies en ningún lado.

P. Todos los europeos nos beneficiamos de su trabajo. Un trabajo que en realidad deberían hacer las autoridades.

R. En un mundo ideal no existiríamos, pero ahora mismo el gran problema que tenemos en Europa no son las leyes, sino hacer que se cumplan. Las autoridades no tienen el dinero, la capacidad o el personal para hacerlas cumplir, y sobre todo les falta la voluntad para que eso suceda. Una de las cuestiones que más me atraen de todo esto es que, aunque siempre hemos sabido que algo raro sucede en nuestros teléfonos, se daba por supuesto que el derecho a la privacidad no se defendía porque no era relevante. Decir que no necesitas privacidad porque no tienes nada que esconder es como sostener que no necesitas la libertad de expresión porque no tienes nada que decir.

P. Cuando empezaron las redes sociales, la gente compartía su información personal muy a la ligera; hoy tendemos a ser más cuidadosos. ¿Nos preocupa más ahora la privacidad?

R. Mucho de lo que pasa en las redes –el análisis de tus gustos, tus amistades, tus ideas– sucede sin que hagas nada. En mi caso, por ejemplo, nunca hablé de mi orientación sexual en Facebook, pero aún así, al ver que muchos de mis amigos eran homosexuales, dedujo que yo también lo soy. La industria fue muy buena en destacar la parte de responsabilidad atribuible al usuario –no subas fotos tuyas desnudo– y en esconder la de las compañías. Es el mismo argumento que usaron en su momento las tabaqueras: lo que te mata es el hecho de fumar, no los cigarrillos. Llevo diez años estudiando y litigando con Facebook y todavía no entiendo del todo cómo funciona. No podemos pretender que una chica de 18 años comprenda exactamente qué implica usar Facebook, es absurdo. Nadie se lee las condiciones de privacidad. La respuesta de la industria ha sido inteligente: dan a la gente una falsa apariencia de que tienen el control, pero en realidad te hacen enfrentarte a unos 200 botones que no te vas a preocupar en pulsar.

P. Han pasado 10 años desde que empezó su batalla legal contra Facebook. ¿Está contento con el resultado?

R. He ganado experiencia, voy viendo qué funciona y qué no. Una de las ventajas del RGPD es que puedes elegir el país en el que quieres registrar la demanda, la jurisdicción que mejor te puede ir para cada caso. Una vez tienes cierta estabilidad financiera, como tenemos en Noyb, puedes pensar estrategias a largo plazo y aguantar retrasos que de otro modo te harían desistir. Afortunadamente, vemos que nuestro trabajo está dando resultados en la dirección adecuada, lo que te da más energía para seguir. Sabemos que las sentencias tardan años en dictarse y que esto es una carrera de fondo.

P. Se está enfrentando a algunas de las mayores empresas del mundo. ¿Ha sufrido amenazas o presiones para dejarlo?

R. Se han difundido rumores, como que mi único empeño es salir en los medios o que estoy a sueldo de una operadora alemana de telefonía. Me parece bastante obvio que es falso. Sé también que algunos periodistas han recibido presiones de Facebook para que retiren sus publicaciones sobre nuestro trabajo. Desde un punto de vista más personal, me da mucha tranquilidad saber que lo que hacemos está bien atado: es técnicamente correcto, está fundamentado y documentado. No nos pueden pillar por ahí. Me ayuda también el hecho de ser una persona a la que no le importan una mierda muchas cosas. Recuerdo que una vez, en pleno proceso contra Facebook, alguien me dijo que me iban a mandar a un asesino ruso. Me lo tomé a broma. ¿Quién va a querer matarme?

P. ¿No le han intentado comprar u ofrecido trabajo?

R. No, cuando hacen eso saben perfectamente con quién puede funcionar. No creo que necesiten a alguien que les diga que lo que hacen está mal.

P. ¿Se le han acercado trabajadores de grandes tecnológicas para darles información de utilidad para sus casos?

R. Por el momento no, pero estamos trabajando para que empiece a suceder. Vamos a poner en marcha un sistema de buzón anónimo y seguro para que la gente pueda dejarnos pistas. Creemos que tiene potencial porque muchos de los ingenieros que trabajan en las big tech a menudo no están de acuerdo con lo que ven.

P. ¿Qué opina del reconocimiento facial y de su regulación?

R. La gente está mucho más concienciada sobre esta forma de invasión de privacidad porque puedes ver la cámara. Pero, ¡sorpresa!, los móviles lo revelan todo sobre nosotros desde hace años. Sobre la tecnología en sí: es aterrador que te puedan reconocer según vas por la calle, que pierdas el anonimato. No creo que tenga cabida en Europa. El RGPD cubre la mayoría de los problemas que pueda plantear el reconocimiento facial porque establece que solo se pueden procesar los datos que el usuario accede a facilitar. Es como una normativa en bruto: no habla de tipos de tecnologías, sino de qué pasa con los datos. Está prohibido matar a la gente, da igual si lo haces a pedradas o atropellando con un Tesla. Se tiende a sacar una ley para cada tecnología, cuando quizás sea más sencillo crear normas comunes.

P. Tiene un buen concepto del RGPD.

R. Creo que es algo de lo que podemos sentirnos orgullosos. La suelo llamar la ley de privacidad menos estúpida del mundo: puede que técnicamente no sea maravillosa, pero desde el punto de vista político me parece un gran logro. Probablemente habrá que reformarlo varias veces hasta que funcione bien, pero estamos ahí.

CON INFORMACIÓN VÍA EL PAÍS

TENDENCIAS_Facebook y Google quieren unir EE.UU. y Asia-Pacífico con sus cables submarinos

Facebook y Google, más otros socios regionales y globales, planean la construcción de dos nuevos cables submarinos, Echo y Bifrost, que proporcionarán nuevas conexiones vitales entre la región de Asia–Pacífico y América del Norte. La red social tiene planeado invertir en ambos cables, mientras que Google sólo lo hará en Echo.

Serán los primeros cables transpacíficos que atravesarán el mar de Java. Además, aumentarán la capacidad general en un 70 por ciento al conectar Singapur, Indonesia y América del Norte. El objetivo es que Echo se complete a finales de 2023, mientras que Bifrost se completará a finales de 2024.

El motivo de la ruta se debe a que en la región Asia–Pacífico, la demanda de acceso 4G y 5G y la banda ancha está aumentando rápidamente, más aún debido a la pandemia de la Covid-19. Echo y Bifrost respaldarán un mayor crecimiento para cientos de millones de personas y millones de empresas, explicó Facebook en un comunicado.

Si bien estos proyectos aún están sujetos a aprobaciones regulatorias, cuando se completen, estos cables brindarán la capacidad, redundancia y confiabilidad de Internet que tanto se necesitan.

Echo y Bifrost complementan los cables submarinos que sirven a Indonesia en la actualidad, aumentando la calidad del servicio y respaldando las demandas de conectividad del país. El proyecto contempla la asociación con las empresas indonesias Telin y XL Axiata y Keppel.

“La región de Asia y el Pacífico es muy importante para nosotros. Como parte de nuestro trabajo para llevar a más personas en línea a una Internet más rápida, estos nuevos proyectos se suman a nuestras inversiones regionales fundamentales en infraestructura y asociaciones para mejorar la conectividad, para ayudar a cerrar la brecha digital y fortalecer las economías”, explicó Facebook.

Con información vía DPL News

PERSPECTIVAS_Mark Zuckerberg insta a reformar normas de responsabilidad de plataformas en línea

El director ejecutivo de FacebookMark Zuckerberg, instó el miércoles a los congresistas estadounidenses a reformar las normas de responsabilidad de las plataformas en línea para exigir sistemas de eliminación de contenidos ilícitos.

La propuesta, expuesta en un testimonio preparado para una audiencia en el Congreso, detalla la idea de Facebook de reformar la ley conocida como Sección 230, que protege a los servicios de internet de la responsabilidad por los contenidos publicados por otros.

Los comentarios se producen en medio de la creciente presión de todo el espectro político en Estados Unidos para que las plataformas se hagan responsables por la desinformación, la incitación a la violencia y los contenidos abusivos.

“Gente de todas las convicciones políticas quiere saber que las empresas están asumiendo la responsabilidad de combatir el contenido y la actividad ilegal en sus plataformas”, dijo Zuckerberg en sus declaraciones escritas, publicadas por un panel de la Cámara de Representantes.

Sostuvo que el Congreso “debería considerar condicionar la protección de la responsabilidad de intermediarios de las plataformas para cierto tipo de contenido ilícito a la capacidad de las empresas de cumplir con las mejores prácticas para combatir la difusión de estos contenidos”.

En lugar de conceder una inmunidad general, Zuckerberg dijo que “se debería exigir a las plataformas que demuestren que cuentan con sistemas para identificar los contenidos ilícitos y eliminarlos”.

Sostuvo que los servicios en línea no deberían ser responsables de “si un contenido en particular evade su detección”, diciendo que no es factible para las plataformas con miles de millones de publicaciones al día, pero “se les debe exigir que tengan sistemas adecuados”.

Zuckerberg dijo que los requisitos deben ser “proporcionales al tamaño de la plataforma y establecidos por un tercero” para que los servicios más grandes no tengan ventaja sobre las nuevas empresas.

Los comentarios se producen la víspera de lo que se esperaba que sea otra polémica audiencia parlamentaria con los directivos de FacebookGoogle y Twitter, que comparecerán a distancia para abordar los problemas de la desinformación en línea.

Las mayores plataformas en línea han sido objeto de un creciente rechazo por lo que muchos consideran un fracaso en la lucha contra los contenidos falsos y engañosos que pueden tener consecuencias en el mundo real.

Con información vía El Economista

TENDENCIAS. Nokia une fuerzas con AWS, Microsoft y Google para impulsar 5G en la nube

La multinacional de origen finés, Nokia, se asoció con Amazon Web Services (AWS), Google Cloud y Microsoft para desarrollar soluciones 5G nativas de la nube y buscar nuevas oportunidades de negocio.

Nokia trabajará de la mano de AWS en la investigación y habilitación de tecnologías de red de acceso por radio virtualizadas y abiertas, que ayudarán a los operadores móviles en el despliegue de redes 5G y en el diseño de nuevos casos de uso.

En esta colaboración, se unirá el potencial de la computación en la nube y los servicios para automatizar la red de AWS con las tecnologías de Open RAN y núcleo independiente de Nokia, con el fin de crear un ecosistema de socios para monetizar 5G.

Con Microsoft, la compañía finesa colaborará para desenvolver casos de uso de red privada en 4G y 5G, dirigidos al sector empresarial. Nokia combinará sus soluciones de red móvil con la plataforma Azure Private Edge Zone, recientemente lanzada por Microsoft.

Ambas empresas buscan apoyar a los desarrolladores de terceros a lograr un mejor rendimiento y experiencias de usuario final, en ámbitos como los juegos inmersivos, casos de Realidad Mixta o en la robótica. En el futuro, también explorarán el corte de red en 5G para ofrecer nuevos productos o servicios.

Junto a Google Cloud, Nokia detalló que está trabajando para integrar su oferta de red de acceso por radio virtualizada y abierta con la plataforma de computación al borde de la gigante estadounidense.

Esta unión permitirá idear nuevas soluciones de radio 5G basadas en la nube, para brindar experiencias digitales innovadoras a los consumidores móviles y, al mismo tiempo, ayudar a los operadores a reducir costos operativos y de despliegue.

A finales de 2020, Nokia anunció su plan para hacer de Open RAN y vRAN el centro de su estrategia comercial para capturar un mayor liderazgo en el desarrollo de 5G a largo plazo, aunque al principio prevé tener un margen operativo igual a cero. Ahora está tejiendo alianzas para reforzar esta apuesta, a lado de otras empresas que también se muestran entusiastas con 5G y Open RAN.

Con información vía DPL News

Google buscará impugnar fallo por daño moral

Google informó que impugnará el fallo del Juez Décimo de lo Civil de la Ciudad de México, que determinó que la tecnológica es responsable de daño moral contra el abogado Ulrich Richter por no haber eliminado la página web en la que un bloggero difundió falsedades.

“Esto es una clara amenaza a la libertad de expresión por ser una forma de censura indirecta, expresamente prohibida por la legislación mexicana y por el Pacto de San José de Costa Rica, ratificado por México. Siendo que Google promueve la libertad de expresión en Internet, impugnaremos y nos defenderemos firmemente de todas las afirmaciones infundadas e injustas en los tribunales”, afirmó la empresa en un comunicado.

La juez también condenó al creador del blog, Alejandro Gutiérrez Torres, por difundir contenido con afirmaciones falsas sobre el litigante.

Tras un litigio de cinco años, el Juzgado 10 Civil de la CDMX, en su primera instancia o etapa en el expediente 359/2018, resolvió condenar a Alejandro Gutiérrez Torres y a Google, en el caso de la tecnológica por no bajar el blog.

Además el blog usurpaba la identidad de algunas personas, lo que es ilegal, a pesar de que las políticas de Google incluyen límites como la suplantación de identidad.

“Lamentamos el fallo del Juzgado Décimo de lo Civil de la Ciudad de México, el cual impone responsabilidad a Google, como intermediario, por contenido de un tercero que usa la plataforma de blogger”, dijo la tecnológica.

Google sostiene que no genera ni edita el contenido del blogger, por lo que consideró que la sentencia determina además daños desproporcionados e infundados.

Con información vía El Financiero

TENDENCIAS. Congreso de EE.UU. cita de nuevo a Facebook, Google y Twitter

Mark Zuckerberg, Sundar Pichai y Jack Dorsey, los respectivos jefes de Facebook, Google y Twitter, están citados de nuevo ante el Congreso de Estados Unidos para hablar de la desinformación en sus plataformas, anunció este jueves (18.02.2021) la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes.

La comisión se refirió en particular a los falsos rumores sobre las vacunas contra COVID-19 o a las falsas afirmaciones que circularon sobre un supuesto fraude electoral en las elecciones estadounidenses de noviembre de 2020.

Ese tipo de desinformación “exacerbó crisis nacionales con graves consecuencias en la vida real en términos de salud y seguridad pública”, dijeron los legisladores en un comunicado.

Los tres líderes deberán responder a las preguntas el 25 de marzo.

Todos ellos están familiarizados con el ejercicio: esta será la cuarta comparecencia de Zuckerberg desde julio, y la tercera de Pichai y Dorsey. Las audiencias anteriores se han centrado en cuestiones como las posibles prácticas anticompetitivas y la protección legal de las plataformas frente a demandas relacionadas con contenidos de terceros.

Los gigantes tecnológicos son objeto de críticas desde hace algunos años por parte de todo el espectro político. 

Abordarán suspensión de cuentas de Donald Trump

Los demócratas critican a Facebook, Twitter, YouTube (Google) y otros por no hacer lo suficiente para combatir los contenidos problemáticos (incitación a la violencia, desinformación, discurso de odio).

Los republicanos, en cambio, se sienten censurados por las redes sociales, aunque las utilizan abundantemente para sus campañas electorales.

Sin duda, abordarán el tema de la suspensión de las cuentas del expresidente Donald Trump de las principales plataformas.

El exmandatario mantuvo el mito de un supuesto fraude electoral masivo que le habría costado las elecciones, y animó a sus partidarios a acudir al Congreso a protestar.

El 6 de enero, los alborotadores invadieron violentamente la sede del Congreso de Estados Unidos durante la ceremonia de certificación de la victoria de Joe Biden. Este ataque dejó cinco muertos y conmocionó al país.

“Durante demasiado tiempo, los gigantes tecnológicos se han negado a reconocer el papel que han desempeñado en la fabricación y difusión de información errónea a sus audiencias. La autorregulación de la industria ha fracasado”, aseguraron los legisladores en su comunicado.

Por otro lado, Google y Facebook enfrentan demandas de las autoridades de la competencia por abuso de posición dominante.

Con información vía DW Español