MUNDO LABORAL_ El 59% de los países de Iberoamérica carece de leyes que garanticen la igualdad salarial

Más de la mitad de los países iberoamericanos (59%) no cuenta en su legislación con normativa que responda al objetivo de igual remuneración entre hombres y mujeres por trabajo de igual valor, según el informe ‘Avances y Retos Legislativos en Materia de Autonomía y Empoderamiento Económico de la Mujer’ elaborado por la Secretaría General Iberoamericana (Segib) y ONU Mujeres.

En la misma línea, el informe destaca que un 64% de los países de Iberoamérica todavía cuenta con leyes que restringen la libertad de elección de empleo de las mujeres, lo que mantiene cierta segregación en el ámbito ocupacional.

«A pesar de los renovados esfuerzos y compromisos, el avance continúa siendo insuficiente, dado que aún persisten demasiadas brechas, a menudo sancionadas por la existencia de leyes y políticas discriminatorias o la ausencia de protecciones legales», explica el estudio en el que Segib y ONU Mujeres han trabajado desde 2018.

De esta forma, una de las medidas que se proponen en el informe es «poner fin» a la discriminación salarial, a través de la introducción o ampliación del principio de igual remuneración. «Es fundamental para el empoderamiento de las mujeres», explica.

Un 77% de los países desprotege a las trabajadoras domésticas

En cuanto al trabajo doméstico, un 77% de los países de la región no cuenta con legislación necesaria para proteger los derechos de las trabajadoras domésticas y un 27% cuenta con textos con disposiciones discriminatorias en su legislación en cuanto al reconocimiento de este tipo de trabajo.

Por su parte, el trabajo de cuidados no está reconocido en muchos países y los permisos de maternidad no llegan al mínimo de 14 semanas exigido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un 27% de los países iberoamericanos. Además, los permisos de paternidad son inferiores a los 15 días en un 96% de los países e incluso en tres de ellos no hay ningún tipo de permiso de paternidad.

En este sentido, el informe apuesta por «promover medidas» que supongan la equiparación de las condiciones laborales de las trabajadoras domésticas al resto de trabajadores, así como adoptar textos legales que subrayen el pleno reconocimiento de este trabajo. Sobre los permisos de paternidad, ONU Mujeres y Segib instan a los países a «revisar» las normas, abogando por una mayor corresponsabilidad de los varones.

El informe ha cobrado especial importancia en el contexto actual, ya que el Covid-19 ha impactado «de forma más pronunciada» entre las mujeres, percibiendo un incremento en la carga de trabajo. «Su menor participación laboral, sus mayores tasas de temporalidad y subempleo, así como su mayor concentración en empleos informales y en sectores dañados por la pandemia, sitúa a las mujeres en peores condiciones para afrontar la actual crisis», recoge el informe.

CON INFORMACIÓN VÍA LA NACION

«Un hito», la igualdad salarial en México: OIT

Luego de que el Senado aprobara la reforma que establece la igualdad salarial entre hombres y mujeres, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) calificó este hecho como un “importante hito” que alineará a la legislación laboral con el espíritu del Convenio 100 de dicho organismo, relativo a la igualdad de remuneración.

El pasado miércoles, el Senado aprobó por unanimidad una reforma a 13 ordenamientos de la Ley Federal del Trabajo (LFT) y la Ley General para la Igualdad de Género entre Hombres y Mujeres, a fin de establecer la igualdad salarial y prohibir la discriminación por género en las remuneraciones de trabajadores del sector público y privado, además de obligar a los patrones a brindar las mismas oportunidades de ascender de puesto al personal femenino y masculino.

La oficina de la OIT en México señaló que, una vez que la Cámara de Diputados ratifique la reforma, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) deberá crear el Sistema Público de Monitoreo de Prácticas Salariales y Normas del Trabajo, que de manera activa monitoreará la brecha salarial.

El organismo ofreció a la STPS y al gobierno mexicano asistencia técnica “en la conducción de las acciones destinadas a convertir este avance legislativo en un avance real en la vida de todas las mujeres trabajadoras en México”.

La OIT consideró que esto contribuye al llamado a la construcción de una “agenda transformadora y mensurable” para la igualdad de género, como se establece en el informe “Comisión mundial sobre el futuro del trabajo”.

Según la OIT, en México 58 por ciento de las personas en situación de vulnerabilidad laboral son mujeres, al igual que 64 por ciento de las personas trabajadoras con bajos salarios, por lo que para generar paridad en el salario las mujeres tendrían que laborar meses de 35 días.

Con información vía La Jornada

Aprueba el Senado igualdad salarial de hombres y mujeres

Por unanimidad, el Senado aprobó ayer una reforma que fue calificada de “histórica” por todas las fuerzas políticas, ya que establece la igualdad salarial entre mujeres y hombres, prohíbe la discriminación por género en las remuneraciones de trabajadores del sector público y privado y obliga a los patrones a brindar las mismas oportunidades de ascender de puesto al personal femenino y masculino.

La reforma a 13 ordenamientos, entre ellos la Ley Federal del Trabajo (LFT) y la Ley General para la Igualdad de Género entre Hombres y Mujeres, “permitirá cumplir con una deuda social”, ya que a pesar de que la Constitución indica que a trabajo igual salario igual, México es uno de los países de Latinoamérica donde la brecha salarial por género es mayor, resaltó el presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, Napoleón Gómez Urrutia.

A su vez, la presidenta de la Comisión para la Igualdad de Genero, Malú Micher, resaltó que es una reforma esperada por millones de trabajadoras y por las activistas del movimiento feminista, que en su agenda central tuvieron siempre la erradicación de la brecha salarial entre mujeres y hombres.

El coordinador de Morena resaltó que ningún otro Congreso se atrevió “a llegar hasta lo que estamos llegando, una reforma que reconoce el derecho de las mujeres a percibir un salario igual al de los varones, cuando se trate del mismo trabajo, y obliga al patrón a pagar el daño que se provoque si hay discriminación de género en las remuneraciones”.

El senador Gómez Urrutia insistió en que es una reforma trascendental “y de una proyección importantísima, ya que corrige vicios deformaciones. Es una reforma para alcanzar la justicia laboral y el respeto completo, íntegro, a los derechos humanos de las mujeres”, porque la discriminación sigue existiendo y las trabajadoras se encuentran en desventaja con los hombres, aun cuando tienen la misma capacidad.

De hecho, dijo, el secretario de Hacienda menciona que hay un rezago de entre 22 y 33 por ciento de las mujeres en sus salarios respecto a los que perciben los hombres.

La senadora Micher, en tanto, detalló que mientras el promedio de desigualdad salarial entre los países de la OCDE es de 13 por ciento, en México es de 19 por ciento, dato que queda patente con el reporte de Instituto Mexicano del Seguro Social de que en enero de 2020 el salario diario de los hombres es de 416.4 pesos frente a 363.5 pesos diarios de las mujeres.

Detalló los cambios realizados a 13 ordenamientos. En la LFT se prohíbe estrictamente “toda acción u omisión que directa o indirectamente provoque o perpetúe la brecha salarial de género”.

Se considera violencia económica pagar salarios menores por motivo de genero y establece la obligación de que en cada centro de trabajo cuente con un certificado de igualdad laboral y no discriminación.

La reforma fue aprobada por 116 votos a favor y cero en contra, con la intervención en el pleno de una veintena de oradores que aplaudieron el dictamen, el cual fue turnado a la Cámara de Diputados.

Con información vía La Jornada

Carece México de leyes que garanticen la igualdad salarial de las mujeres: BM

México no tiene una legislación que garantice salarios iguales para mujeres y hombres que realicen el mismo trabajo, condiciones similares para el cuidado de los hijos, ni tampoco cuenta con esquemas que promuevan un acceso a pensiones equitativo, evidenció el Banco Mundial.

Como parte de su informe Mujeres, empresas y derecho 2021, el organismo mostró que si bien hay un marco legal que da los mismos derechos a ellas y ellos en cuanto a movilidad, lugares de trabajo, emprendimiento, matrimonio y tenencia de activos, el país está rezagado en otros aspectos.

Con una calificación general de 88.8 con base de 100, las evaluaciones de la legislación en México para promover tanto salarios como pensiones equitativas son de 75 puntos en ambos casos, mientras la base legal para dar los mismos derechos a los trabajadores que tienen encima también la crianza de los hijos es el rubro de más rezago con 60 unidades.

En la mayoría de las economías “las mujeres tienen sólo las tres cuartas partes de los derechos legales concedidos a los hombres. Las mujeres ya estaban en desventaja antes de la pandemia y las iniciativas de gobierno para amortiguar algunos de sus efectos, aunque innovadoras, han sido limitadas en muchos países”, indica el reporte.

Predomina la negligencia para legislar condiciones de igualdad. Sólo 90 economías de 190 evaluadas tenían un marco regulatorio para que se pagara igual a hombres y mujeres por el mismo trabajo; y antes de la pandemia menos de una cuarta parte garantizaban legalmente a los padres empleados cualquier tiempo libre para cuidado de los niños.

Con el cierre de escuelas, alrededor de 40 economías adicionales introdujeron políticas de licencia o beneficios para ayudar a los padres con el cuidado de los niños. “Aun así, estas medidas son probablemente insuficientes para abordar los desafíos que muchas madres trabajadoras enfrentan, o la crisis del cuidado infantil”, subraya el reporte.

A la falta de políticas de cuidado se suma el incremento de la violencia de género. Una investigación preliminar muestra que desde inicios de 2020 los gobiernos introdujeron cerca de 120 nuevas medidas incluidas líneas directas, asistencia sicológica y refugios para proteger a las mujeres. También se agilizaron los procesos judiciales en el rubro familiar.

El martes también se llevó a cabo la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, donde autoridades de la región enfatizaron que la inclusión digital y la construcción de una sociedad del cuidado son indispensables para una recuperación igualitaria y sostenible en la región.

Durante su intervención, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, alertó sobre el aumento de la pobreza y sobrecarga de trabajo no remunerado en las mujeres.

Con información vía La Jornada