Seis de cada 10 jóvenes no trabajan; salario promedio es de 5 mil pesos: IMCO

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) dio a conocer que seis de cada 10 jóvenes de entre 15 y 24 años no tienen un trabajo; y quienes lo hacen, su salario mensual apenas supera los 5 mil pesos, y la mayoría de ellos lo hace en la informalidad.

Este 12 de agosto se celebra el Día Internacional de la Juventud. En México la población joven representa 21.9 millones de personas, que es 17 por ciento de la población total, quienes se enfrentan a barreras de empleo, cómo no sentirse suficientemente preparados para trabajar, salarios bajos y la informalidad.

Hay más de 9 millones de jóvenes que trabajan o buscan un empleo; sin embargo 80 por ciento de ellos no consideran tener posibilidades de encontrarlo, o de encontrar un trabajo de calidad.

El 48 por ciento de los jóvenes que tienen un empleo laboran entre 35 y 48 horas a la semana y 44.9 por ciento de ellos tiene una remuneración máxima de 5 mil 186 pesos mensuales.

Pero, aunque la población joven está accediendo a niveles cada vez más altos de educación, al momento de ingresar al mercado laboral enfrentan condiciones que podrían afectar su trayectoria profesional, puesto que a la gran mayoría de ellos no se les garantiza la seguridad social ni otras prestaciones laborales.

El organismo aseguró que las condiciones del primer empleo son fundamentales para el futuro laboral, pero los jóvenes que desean y buscan pertenecer al mercado laboral se enfrentan a un panorama más complicado que el trabajador promedio. Son el grupo poblacional con la tasa de desocupación más alta, de 6.4 por ciento, casi el doble que la tasa de desocupación nacional.

Además, en el primer trimestre del 2022 se registró una tasa de informalidad de 67.4 por ciento para los jóvenes, la segunda más alta después de los adultos mayores y que se encuentra por encima de la tasa de informalidad promedio del país. 

Los jóvenes que ingresan al mercado laboral con un empleo informal tienen una mayor probabilidad de permanecer en condición de informalidad a lo largo de su trayectoria profesional.

“La formalidad en el empleo brinda mayor estabilidad a las y los trabajadores. Un trabajo formal se caracteriza por brindar seguridad social y mejores prestaciones, como el acceso a servicios médicos, fondos de ahorro para el retiro, créditos hipotecarios, primas vacacionales y compensaciones por incapacidad”.

Más educación, mejores oportunidades

De acuerdo con el IMCO, más del 70 por ciento de los jóvenes que no participan económicamente son estudiantes, de hecho para ellos, la educación será la mayor fortaleza para incorporarse al mercado laboral.

Hoy en día, los jóvenes de México tienen un nivel educativo superior al de aquellos de mayor edad. Mientras que seis de cada 10 jóvenes han concluido el bachillerato, sólo cuatro de cada 10 personas de entre 40 y 49 años tienen este mismo nivel de estudios. Por cada joven con primaria como máximo grado de escolaridad, hay tres adultos mayores de entre 40 y 49 años con ese mismo nivel educativo.

En este contexto, los jóvenes que estudiaron una carrera universitaria enfrentan una menor informalidad, con una tasa de 51.9 por ciento, mientras que para aquellos que únicamente terminaron la secundaria aumentan las posibilidades de laborar en la informalidad, con una tasa del 76 por ciento.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Mujeres en STEM, pilar para el futuro: Angélica Fuentes

La participación que las mujeres en México tienen en disciplinas relacionadas con la ciencia, tecnología, ingenierías o matemáticas, a las que se ha denominado STEM por sus siglas en inglés, es aún baja en comparación a los hombres, indica Angélica Fuentes.

Datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) apuntan que, del total de personas egresadas en carreras de estas áreas, únicamente el 12% son mujeres y es una por cada siete hombres las que logran ingresar al campo laboral.

Angélica Fuentes, que se ha desarrollado como impulsora del empoderamiento femenino, apunta a que la brecha comienza en la infancia, alcanzando su punto máximo en el mercado laboral.

“Son los estereotipos arcaicos de género que limitan a millones de niñas y adolescentes al momento de definir su vocación para el futuro”, indica.

Las carreras STEM están asociadas de manera equivocada con habilidades masculinas, esto es completamente falso, precisa Angélica Fuentes.

“La desigualdad no solo es evidente en la proporción de mujeres que eligen carreras STEM. En el ámbito profesional, también son relegadas en materia salarial, pues perciben hasta 18% menos que los hombres”, explica.

En el reporte “¿Dónde están las Científicas? Brecha de género en carreras STEM”, el IMCO precisa que son las mujeres científicas las que tienen mayores obstáculos para ingresar, permanecer y crecer en el mercado laboral.

“Un síntoma de ello es una diferencia de 14 puntos porcentuales en las tasas de participación económica de profesionistas STEM sin hijos (78%) y con hijos (64%)”, se lee en el informe.

Al respecto, Angélica Fuentes señala una necesidad imperante por incrementar la participación de las mujeres en estas disciplinas, pues asegura que la representación femenina será un pilar para el desarrollo de un futuro más sostenible en todos los países.

“Los primeros años de enseñanza son primordiales para las niñas y jóvenes, pero también es importante transmitir un mensaje de empoderamiento e impulsar a las niñas y jóvenes a creer en ellas mismas. Cada persona puede desarrollarse en cualquier ámbito sin importar el género”, señala la especialista en temas de género.

Sobre este mismo punto, el IMCO también ha propuesto una serie de recomendaciones para garantizar el acceso al campo STEM de más niñas y adolescentes.

Entre ellas, destaca el añadir un enfoque de género en los contenidos de ciencia y tecnología en los programas de educación básica, así como la implementación de programas de orientación vocacional para facilitar la toma de decisiones de manera informada.

Angélica Fuentes ha puntualizado que el desarrollo sostenible que requiere el mundo en todas las áreas necesita la participación de las mujeres. Sólo así podremos vislumbrar un futuro más justo y próspero. Es necesario darle mayor visibilidad a los logros, avances y descubrimientos liderados por las mujeres, para que sean una fuente de inspiración para que más niñas y jóvenes incursionen en STEM.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Competitividad: México está en el fondo del ranking del Imco

México se encuentra en la posición 37 entre los 43 países evaluados por el Imco para realizar su Índice de Competitividad Internacional (ICI). En la edición 2021 del estudio, México retrocedió dos posiciones, de la 35 a la 37. Es la primera vez que México se encuentra fuera de la lista de países considerados de competitividad media desde 2005, cuando el Imco (Instituto Mexicano para la Competitividad) comenzó a realizar el informe.

En detalle, México presenció deficiencias en 5 de los 10 subíndices que mide la capacidad de generar, atraer y retener talento e inversión (medio ambiente, sociedad, sistema político, relaciones internacionales e innovación). Mantuvo el mismo nivel en tres (derecho, gobierno y sectores precursores). Mejoró en solo 2 subíndices de competitividad (economía y mercado de factores).

Al lado de México, en el grupo de países de competitividad baja del ICI 2021 se encuentran Brasil, Guatemala, India, Argentina y Sudáfrica.

¿Otra vez? México cae en el ranking de Competitividad Mundial por segundo año consecutivo

Por segundo año consecutivo México cayó en el ranking de Competitividad Mundial de la IMD Business School. En la edición 2021 bajó al sitio 55 desde el 53 entre un total de 64 economías analizadas, debido a factores sobre la eficiencia en la legislación para los negocios, educación, e infraestructura tecnológica.

“Mejorar el entorno empresarial, menor incertidumbre y mejor marco de justicia, seguridad y democracia”, fueron parte de los retos que México debe enfrentar según el reporte, en el que también reconoce la necesidad de implementar políticas rápidas económicas, sociales y de salud para una recuperación acelerada de los efectos de la pandemia de Covid-19.

“Promover un mayor crecimiento del PIB de entre 3 a 4 por ciento, promoviendo el crecimiento del mercado interno a través de la innovación: mercados mexicanos para productos mexicanos; mejorar la relación con las economías relevantes del mundo y promover reformas estructurales en educación y energías limpias”, agrega el documento.

De los cuatro pilares que componen el índice, en desempeño económico el factor más débil fue el comercio internacional (lugar 56); en eficiencia gubernamental, la legislación para los negocios cayó al sitio 62 desde el 58 el año anterior, y estuvo a dos lugares del último puesto de todo el ranking, y lo mismo ocurrió con el factor de educación dentro del pilar de infraestructura. Respecto a la eficiencia de los negocios, el de acceso a financiamiento se ubicó en el lugar 55.

Energía, el talón de Aquiles

Sobre el tema, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) recomendó volver a una política de competencia en el sector energético.

“Me parece generoso el comentario de IMD de ‘crear mercados mexicanos para los productos mexicanos’, eso implica dejar de castigar fiscalmente al que produce o trabaja formalmente, y volver a una política de competencia que permita la participación de empresas de todo el mundo, especialmente en electricidad y energía”, dijo Manuel Molano, economista en Jefe del IMCO.

En este sentido, explicó que las empresas productivas del Estado requieren reformas internas para poder participar en un mercado competido, y no cerrar el mercado para ellos.

“CFE y Pemex están teniendo problemas y necesitan reformas internas para enfrentar a los competidores, mismas que el sindicato y la burocracia no quieren hacer”, apuntó a El Financiero.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO BLOOMBERG