IMSS destaca avances en reajuste de la estructura del mercado laboral con reforma de outsourcing

Mientras el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ha planteado como grandes retos que los patrones cumplan con sus obligaciones de manera adecuada y que los trabajadores coticen al valor real del ingreso; el instituto presenta resultados de la reforma en subcontratación, pues en el primer cuatrimestre del año logró una recaudación mayor en 14.2% lo que representan ingresos por 139,000 millones de pesos y un superávit de 10,000 millones de pesos.

Así lo dieron a conocer la directora de Incorporación y Recaudación del IMSS, Norma Gabriela López Castañeda, y el coordinador de Planeación, Eduardo Alcaraz Prous, en el Seminario Integral de cumplimiento sobre Seguridad Social. Visión de la incorporación y recaudación del IMSS en donde destacaron que “es un gran reto que no haya simulación en el tema de las relaciones laborales, porque la simulación no ayuda al IMSS”, dijo López Castañeda. 

Expusieron el panorama del empleo, “se tiene un máximo de 21 millones de empleos registrados, lo que presenta una tasa de 4.7% en el último año. El salario base-cotización se ubica en 473.90 pesos, lo que representa un crecimiento de casi 11% y está creciendo casi 3 puntos porcentuales arriba de la inflación, en los últimos 3 años ha mejorado la condición salarial”, agregó Alcaraz Prous.

En materia de la reforma de subcontratación hubo un reajuste en la estructura del mercado laboral, lo que representó a más de 2.9 millones de trabajadores que migraron de una empresa de subcontratación a una empresa formal y su salario aumentó en un 22.5 por ciento.

Otro de los datos que destacaron fue el salario asociados a las mujeres, éste aumentó un 25%; además se modificó la categoría del trabajador, de eventuales a permanentes, en un 7%, de la misma manera aumentó la permanencia laboral en alrededor de 100,000 personas en el periodo de diciembre. 

“Aunque se esperaba que la Reforma de Subcontratación modificara el mercado laboral, ocasionando  más bajas, la realidad es que el empleo ha crecido en 150,000 puestos de empleo”, añadió.

López Castañeda recordó que se está haciendo un seguimiento de las migraciones de los trabajadores y hacia dónde se están dirigiendo, por lo que es importante informar sobre la sustitución patronal para evitar problemas legales y el impacto en la Seguridad Social.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Adiós Insabi; el 1 de abril arranca IMSS-Bienestar

En las próximas semanas ocurrirá un nuevo ajuste en el sistema público de salud. El 1 de abril, en Nayarit, arrancará IMSS-Bienestar, con lo que quedará atrás el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), para dar paso a este nuevo sistema que se encargará de dar servicios de salud y medicamentos a las personas que no tienen seguridad social. 

Zoé Robledo, director del IMSS,  informó que el propósito para 2024 es que los hospitales de salud a cargo de los gobiernos de los estados se conviertan en hospitales del IMSS-Bienestar.

Con ello, el nuevo modelo de atención a la salud regresa a la Federación la responsabilidad del servicio médico y de dotación de medicinas para cerca de 69 millones de personas, que no tienen seguridad social.  

Durante la creación del Insabi, el gobierno actual argumentó que la institución tomaría la atención médica y la entrega de medicamentos gratuitos en las zonas marginadas.

En ese entonces se planteó que el Insabi tendría la facultad de recuperar de manera gradual las clínicas, centros de salud y hospitales abandonados. También, se propuso que aumentaría el personal especializado y se aprovecharía la experiencia de quienes trabajaban en los sistemas estatales. 

Todo ello, ahora, lo hará el IMSS-Bienestar, informó Robledo.

Por ello, se levantó un censo para conocer el número de médicos, personal de enfermería, la participación comunitaria, los esquemas de contratación en recursos humanos, recursos materiales, servicios generales, conservación y la situación jurídica de los inmuebles.

El director del IMSS  dijo que hasta ahora sólo tres entidades firmaron el convenio para la federalización de los servicios –Nayarit, Colima y Tlaxcala–, pero es la primera entidad la que funcionará como “emblema” de este esquema.

Se brindará servicio en ocho especialidades, entre ellas, ginecoobstetricia, pediatría, medicina interna, cirugías, urgencias y medicina familiar.

“Aquí nos estamos enfocando en la población más vulnerable, quienes menos tienen y que no tienen seguridad social”, señaló Robledo.

CON INFORMACIÓN VÍA ARISTEGUI NOTICIAS

Garantizan derechos a través de IMSS y seguros para empleadas del hogar

La senadora por el estado de Hidalgo, Nuvia Mayorga Delgado, destacó que el trabajo del hogar nunca se termina, de ahí la importancia de que se reconozca la dignidad, la protección social y los derechos de las personas que se dedican a ello.

En tribunal legislativo, resaltó la aprobación de la reforma para establecer mecanismos en materia de derechos de las personas trabajadoras del hogar y se refirió que quienes se dedican a esa labor serán beneficiadas por las prestaciones que brinda la Seguridad Social, pues tendrán derecho a los seguros que la Ley del IMSS prevé, y que son, el seguro de enfermedades y maternidad, de riesgos de trabajo, de invalidez y vida, de retiro, cesantía de edad avanzada y vejez, además de servicios de guarderías y prestaciones sociales.

Mayorga Delgado subrayó que la reforma representa un gran paso hacia la no estigmatización del trabajo doméstico, en donde predomina la participación de la mujer, pero no es determinante ni una actividad única y exclusiva de este género.

La senadora hizo un balance de la situación de incertidumbre que han vivido las personas trabajadoras del hogar ante el impacto de la covid-19 en donde se perdieron miles de estos empleos, cuyas principales actividades son de limpieza y orden en hogares particulares, de cuidado de personas, lavanderas y planchadoras, cocineras y vigilantes de hogar. 

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

El Senado aprobará hoy reformas para impedir que crezca la violencia de género

El Senado aprobará este martes diversas reformas en materia de género y para ello se modificarán diversos ordenamientos, entre ellos la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la Ley General para la Igualdad entre Hombres y Mujeres y la Ley General para la Inclusión de Personas con Discapacidad.

Asimismo, durante la sesión ordinaria de hoy, se prevé la discusión y ratificación del Convenio 190 de la Organización Internacional del trabajo (OIT) sobre la Eliminación de la Violencia y el Acoso en el Mundo del Trabajo. Al respecto, en la víspera de su discusión, la Oficina para México y Cuba de la OIT exhortó a concretarse la adopción del Convenio 190, el cual, busca reafirmar que toda persona tiene derecho a un mundo laboral libre de violencia y acoso.

Tras expresar su beneplácito por el avance en el debate de este instrumento en comisiones, el organismo dependiente de Naciones Unidas sostuvo que “externa su invitación a que éste se ratifique”, en el pleno.

El instrumento contempla la definición de violencia de género, entendida como “una serie de comportamientos y prácticas ina-ceptables” que “tienen por objeto, o pueden tener por resultado, un daño físico, sicológico, sexual o incluso económico”.

Por otra parte, en la agenda de debate de este martes también está el dictamen de reformas a la Ley General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en materia de derechos de las trabajadoras del hogar, por el que se propone incorporar el capítulo XI denominado De las Personas Trabajadoras del Hogar, al título segundo de este ordenamiento.

La propuesta de reforma tiene como propósito primordial establecer que las personas trabajadoras del hogar sean incluidas como sujetas de aseguramiento al régimen obligatorio, previstos en el artículo 12 de la referida ley bajo un esquema simplificado que permita incentivar su aseguramiento.

Se destaca en el dictamen que en este esquema de aseguramiento las personas trabajadoras del hogar tendrán derecho a los cinco seguros que la Ley del Seguro Social prevé: seguro de enfermedades y maternidad (atención médica, farmacéutica y hospitalaria para el asegurado y sus beneficiarios legales, así como pago de incapacidades por enfermedad general); seguro de riesgos de trabajo (atención médica, farmacéutica y hospitalaria para el asegurado, rehabilitación, órtesis y prótesis, incapacidad por accidente de trabajo y enfermedad de trabajo y en su caso, pensión).

También, seguro de invalidez y vida (pensión en caso de invalidez para el asegurado y para los beneficiarios legales deudos del asegurado); seguro de retiro, cesantía en edad avanzada y vejez (ahorro para pensión), así como el seguro de guarderías y prestaciones sociales (estancias infantiles para el cuidado de menores y actividades de esparcimiento deportivas y culturales).

Se da cuenta de que con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), al cuarto trimestre de 2019 se estimaron 2.5 millones de personas de 15 y más años ocupadas en el trabajo del hogar, lo cual representa 4.5 por ciento de los 55.7 millones de ocupados en la República a dicho trimestre.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Reforma en outsourcing otorgó certeza laboral: IMSS

La reforma al outsourcing otorgó, de acuerdo con el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS), certeza en las relaciones laborales en México, así como un acceso pleno a la seguridad social.

Eduardo Alcaraz, coordinador de Planeación y Evaluación del IMSS, explicó que 2.9 millones de trabajadores migraron de una prestadora de servicios a una empresa real desde la implementación de las modificaciones que pretenden evitar la evasión fiscal y la afectación a las prestaciones de los trabajadores.

«La reforma de subcontratación incrementó la permanencia de los trabajadores. Se dejó de truncar la relación laboral. De los 2.9 millones de trabajadores que dejaron el esquema de subcontratación, al cierre de noviembre del año pasado, 2.8 millones cotizaron los 31 días de diciembre del 2021, mientras que en diciembre del año previo la cifra era de 2.7 millones. l», aseveró en su participación en un congreso organizado por Thomson Reuters.

Además del beneficio para los trabajadores, Eduardo Alcaraz aseveró que la reforma al outsourcing también benefició a las arcas del gobierno, al dejar una mayor recaudación del Impuesto sobre la Renta (ISR).

Explicó que hubo mejoras en los indicadores de cobranza, mejoras en los procesos de fiscalización, una evolución favorable del empleo y el salario base de cotización, así como la simplificación de los procesos y la digitalización de estos.

De acuerdo con los datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), al cierre del 2021 se obtuvieron 1 billón 895,442 millones de pesos por concepto de ISR, 1.8% más en comparación anual.

Tan sólo en diciembre, se recaudaron 211,678 millones de pesos, lo que significó un crecimiento de 21.9% en comparación con el mismo mes del año previo.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Comisiones del Senado aprueban reforma para reconocer derechos de trabajadoras del hogar

Las Comisiones Unidas del Trabajo, Para la Igualdad de Género y Estudios Legislativos Segunda del Senado aprobaron por unanimidad reformas a la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para reconocer los derechos sociales y laborales de 2.5 millones de trabajadoras y trabajadores del hogar.

Los trabajadores del hogar tendrán derecho a los cinco seguros que la Ley del IMSS establece: Seguro de Enfermedades y Maternidad; Seguro de Riesgos de Trabajo; Seguro de Invalidez y Vida; Seguro de Retiro, Cesantía y Vejez y Seguro Guardería y Prestaciones Sociales.

El propósito del dictamen es que las personas trabajadoras del hogar se incluyan como sujetas de aseguramiento al régimen obligatorio previsto en la Ley del Seguro Social bajo un esquema simplificado.

Con estas reformas se mejoran los mecanismos legales con el propósito de establecer condiciones dignas que amplíen la cobertura social de este gremio.

El presidente de la Comisión del Trabajo, el morenista Napoleón Gómez Urrutia, destacó la urgencia de reconocer los derechos sociales y laborales de las trabajadoras del hogar, toda vez que existe discriminación que va desde las remuneraciones salariales hasta la incorporación a la protección de la seguridad social.

Indicó que la actividad de las trabajadoras del hogar debe ser reconocida y remunerada de manera digna. Pero también, debe contar con seguridad social para eliminar esta discriminación.

“Esta sesión es de gran trascendencia en la vida pública nacional, pues es un paso muy grande para saldar la deuda histórica que tenemos con las personas trabajadoras del hogar, a las que se les negaba el acceso a los mismos derechos y oportunidades que al resto de la población trabajadora.

“Esto se refleja con los datos arrojados por el Inegi, que señalan que el 96 por ciento de las mujeres que realizan actividades domésticas se encuentran en la informalidad y únicamente el 2.1 por ciento tiene acceso a los servicios de salud”, expresó.

Con estas reformas, se establecen las características de las cuotas a aportar, el número de días por vacaciones y la forma en qué se computarán y lo más importante las y los trabajadores del hogar tendrán derecho a ser registrados ante el IMSS, señalando los días que laboran y el salario que perciben.

En tanto la senadora del PRI, Claudia Ruiz Massieu, señaló que “no hay más que festejar y celebrar que estemos hoy discutiendo, y seguramente aprobando por unanimidad, este dictamen. Seguramente, estoy convencida de ello, marcará un antes y un después en la vida de millones de mexicanas y mexicanos que tras años de lucha hoy ven cristalizado un anhelo, porque hay que decirlo: las y los trabajadores del hogar habían vivido en situaciones de invisibilidad que contribuía a sembrar la precarización”.

Hasta diciembre de 2021 hubo una afiliación de 41 mil 173 personas trabajadoras del hogar. De estas, 67 por ciento son mujeres, entre 50 años y el 33 por ciento son hombres entre 54 años.

El proyecto se envió a la Mesa Directiva para que sea puesto a consideración del pleno para su discusión y eventual aprobación en los próximos días.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Sólo 11% de los mexicanos estima que podrá vivir de sus ahorros para el retiro

El retiro de la vida laboral es una etapa de la vida, un proceso tan natural como el amanecer o la noche, pero la situación económica que se puede vivir después de la jubilación es un asunto que se vincula con otros factores, entre ellos el ahorro para el retiro. Sólo una pequeña parte de los trabajadores confía en que estos recursos serán suficientes para llevar una vida digna como jubilados.

De acuerdo con un estudio del Centro de Opinión Pública (COP) de la UVM, sólo el 11% de los mexicanos está seguro que podrá sostenerse económicamente con sus ahorros para el retiro después de jubilarse. En contraste, la mitad de los trabajadores considera como poco o nada probable que estos recursos les garanticen una vida digna en el retiro.

“Es entre los participantes de menor edad entre quienes se detecta mayor confianza en que podrán mantenerse únicamente con sus ahorros. El 62% de quienes tienen entre 18 a 24 años lo ve muy probable o algo probable, y entre el grupo etario de 45 a 54 años, únicamente 39% lo ve muy o algo probable”, destacó la UVM en un comunicado.

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Conasar) estima que sólo un 25% de los trabajadores que cotizan a lo largo de su vida bajo el régimen anterior (1997) alcanzarían una pensión.

Sólo el 7% de los trabajadores considera que sus ahorros “le alcanzarán muy bien” durante su jubilación, un 39% opina que su nivel de ingresos será justo y con algunas dificultades, mientras que un 53% asegura que enfrentarán problemas económicos en su retiro.

La reforma al sistema de pensiones que entró en vigor en 2021 tendrá un impacto positivo en la pensión mínima garantizada (PMG), aquélla que se otorga a la población que tiene un saldo bajo en su cuenta de ahorro y no alcanza un retiro programado o una renta vitalicia. El Banco de México (Banxico) estima que con la reforma el monto de esta pensión oscilará entre 2,622 y 8,241 pesos mensuales.

“Un trabajador con salario base de cotización de 4 a 4.99 UMA, con al menos 1,250 semanas de cotización, y 65 años de edad, se prevé que tanto en el esquema anterior como en el nuevo sería acreedor a una PMG. Bajo el régimen anterior, la PMG habría sido de 3,289.34 pesos. Con la reforma de 2021, la PMG para este trabajador sería de 7,117.0 pesos, 116% mayor a la del esquema anterior”, expuso el organismo en un análisis de la reforma.

A pesar de esto, el estudio del COP indica que la población trabajadora en México percibe un panorama complejo en su jubilación y esto influye en la necesidad de trabajar aún después del retiro formal de la vida laboral.

Únicamente el 18% de los encuestados tiene la certeza de que no tendrá que trabajar después de su retiro, pero un 42% no está convencido de que esto sea posible. Los mexicanos consideran que su principal fuente de ingreso después del retiro será la pensión y el ahorro que destinen exclusivamente para esa etapa de la vida.

Panorama de largo plazo inestable

La incertidumbre (71%) y la preocupación (66%) son las sensaciones que más predominan entre los mexicanos al momento de pensar en el retiro de la vida laboral, pero también hay una proporción que se siente estresada frente a esta etapa, sólo un 38% siente anhelo e ilusión.

Estos sentimientos se vinculan con las inquietudes en torno a la jubilación, al 84% de los mexicanos le preocupa no contar con suficientes ahorros para su retiro, a otro 78% teme que no pueda despedirse de la vida laboral por falta de ahorro y a un 77% le preocupa que esto se traduzca en tener que trabajar por necesidad a una edad en la que podría laborar por gusto.

Sin embargo, este panorama está vinculado en buena medida a las condiciones laborales del país y la necesidad de tener un ingreso, aunque no se cuente con las prestaciones de ley, como la cotización para una pensión.

Al menos 3 de cada 10 mexicanos no están convencidos de que tendrán acceso a prestaciones laborales en los empleos que tengan a lo largo de su vida. Pese a esta situación, el Centro de Estudios de Opinión Pública reportó que el 68% de los mexicanos prefiere un empleo con buenos ingresos, aunque no garantice prestaciones.

Este fenómeno está estrechamente vinculado con un 56% que opina que cotizar al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es poco o menos beneficioso que hace dos décadas.

“A mayor edad aumenta el porcentaje que considera que ser un trabajador con derecho a cotizar en el IMSS o ISSSTE es menos beneficioso que hace 20 años”, señaló la UVM en el estudio.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

TENDENCIAS_ Flexiseguridad, el gran desafío para regular el trabajo en plataformas digitales

La reforma laboral en las plataformas digitales debe crear “un esquema de contratación flexible” para quienes se conectan pocas horas a la semana, propone el investigador Rodrigo García Reséndiz. En su estudio Plataformas millonarias y empleos precarios: Las empresas de redes de transporte en México, presenta una serie de recomendaciones para una legislación al respecto.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en México más de 500,000 personas trabajan como repartidores o conductores a través de las empresas por aplicación y no tods lo hacen de tiempo completo, muchas las utilizan para completar sus ingresos. Según la investigación de García Reséndiz, para una tercera parte de los conductores y las conductoras de Uber en México lo que ganan ahí es su principal fuente de ingresos y la mitad tiene otro empleo.

En el Senado se han presentado cuatro iniciativas para reconocer y garantizar los derechos laborales de las personas trabajadoras ocupadas en las plataformas digitales. La primera fue de Joel Padilla (PT) en 2019; Juan Manuel Fócil (PRD) y Xóchitl Gálvez (PAN) presentaron otras dos en 2020. La más reciente fue de la senadora Lilia Valdez (Morena) en octubre 2021. En la Cámara de Diputados lo hizo Isaías González Cuevas (PRI) en marzo de 2021. Sin embargo, ninguna ha avanzado.

Esas propuestas de reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) hablan de salarios, prestaciones, vacaciones, aguinaldo, seguridad social, derecho a la organización y protección e indemnización por despido injustificado.

El gobierno federal no se ha quedado al margen de esta situación. La titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján, ha señalado en varios espacios que la dependencia analiza la manera en la que el empleo en la economía gig pueda ser regulado y protegido.

En tanto eso se logra, el año pasado el IMSS firmó un convenio con Beat, DiDi, Rappi y Uber “para difundir y promover” la inscripción voluntaria de choferes y repartidores en el programa piloto para personas trabajadoras independientes.

Pero para el académico, la reforma a la LFT no sólo debe incluir la seguridad social, vacaciones, prima vacacional, aguinaldo, antigüedad, indemnización por despido injustificado, reparto de utilidades y horas extras, “el patrón deberá cumplir con las obligaciones que surjan con el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit)”. Y algo importante que todas las iniciativas han dejado fuera es la “flexiseguridad”, apunta en el documento publicado por la Fundación Friedrich Ebert en México.

Flexibilidad e independencia reales

El término “flexiseguridad” fue utilizado por primera vez en 1999 en los Países Bajos, al aprobar una ley para ofrecer “perspectivas de empleo permanente al cabo de dos años de contratación temporal a los trabajadores cedidos por agencias de empleo temporal”, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). “Sin embargo, el sentido se ha ampliado hasta abarcar, de forma más general, todos los mecanismos del mercado de trabajo que ofrecen seguridad en el empleo a cambio de unas relaciones de empleo más flexibles”.

De acuerdo con el banco BBVA, la flexiseguridad es una estrategia para lograr mayor flexibilidad que beneficie a las empresas y a las personas trabajadoras, “incrementando la probabilidad de encontrar un empleo estable, asegurando una adecuada protección social para los trabajadores en una situación de transición”.

La reforma en México para reconocer los derechos laborales de quienes se emplean en la economía gig podría incorporar este concepto, apunta García Reséndiz en su reporte. “Que combine los derechos otorgados por la LFT y, asimismo, permita a miles de conductores de Empresas de Redes de Transporte en México (ERT) que actualmente se conectan a la aplicación pocas horas a la semana seguir haciéndolo pero con principios de seguridad con flexibilidad”.

Un nuevo modelo de protección laboral “podría ser deseable, tomando en cuenta que existe un porcentaje considerable de conductores que trabajan menos de 10 horas a la semana en búsqueda de un ingreso suplementario”.

Sin embargo, esa adaptabilidad a las formas no tradicionales de empleo “debe de ser analizada e implementada con reservas”. El esquema que se acuerde no debe poner en riesgo los derechos laborales, tiene que anteponer a las personas trabajadoras “y no a las compañías”. Una forma de implementar la flexiseguridad es que las conductoras y los conductores paguen su parte correspondiente de las cuotas de seguridad social en vez de pagar IVA o ISR, propone.

Bien implementada, la flexiseguridad “podría suscitar que finalmente los conductores cosechen los beneficios de la libertad e independencia que tanto prometieron las ERTs pero que, desafortunadamente para cientos de miles de conductores, nunca llegaron”.

El investigador también destaca que el reconocimiento de las personas como trabajadoras digitales menguaría la atomización que les impide sindicalizarse “para lograr mejores condiciones laborales colectivamente sin temor a represalias, como la desconexión de la plataforma”. Finalmente, indica que es necesario “incrementar los controles de contratación y seguridad entre los conductores en beneficio de los usuarios”.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

En diciembre se perdieron más de 300,000 empleos formales

A pesar de la reforma en materia de subcontratación “tuvimos problemas” con el empleo formal, pues se perdieron más de 300,000 puestos de trabajo por la cancelación de contratos en sectores como servicios educativos en donde el Tecnológico de Monterrey encabeza la lista.

Así lo dio a conocer el presidente Andrés Manuel López Obrador, tras señalar que el mes de diciembre en materia de empleo revela una práctica permanente de las empresas que acostumbran a dar de baja a sus trabajadores para evitar el pago de prestaciones laborales y en el mes de enero vuelven a contratar al personal.

“Es un mecanismo de despido a sus trabajadores y el primer lugar de este diciembre en este mecanismo de despido lo tuvo el Tec de Monterrey, y porqué lo digo, porque quiero que se polemice y estoy seguro de que el Patronato del Tec van a atender este asunto para que sus maestros sus trabajadores no sean despedidos y recontratados”.

Cabe señalar que cada año en el mes de diciembre, de manera estacional, se cancelan puestos de trabajo, en diciembre de 2020 se cancelaron 277,8000 plazas de trabajo; mientras que un año antes los empleos que se dieron de baja en el IMSS ascendieron a 382,200 puestos.

El gobierno federal apostó a reformar la Ley Federal de Trabajo en materia de subcontratación, pues consideró que eran quienes daban de baja a la mayoría de los trabajadores; no obstante, se trata de la terminación de contratos eventuales.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Servicios arrastra déficit crónico en empleo formal

Si bien la recuperación post pandemia del empleo formal en el país se alcanzó en el mes de octubre, con la generación mensual de 172,668 plazas laborales, el sector servicios (empresas, personas y hogar) aún reporta un déficit de 441,400 plazas que no ha recuperado, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en su reporte mensual del décimo mes del año.

Especialistas apuntan dos factores fundamentales en la lenta recuperación del sector servicios, por un lado, se trata de la actividad económica que mayor impacto tuvo con las medidas de confinamiento dictadas por el gobierno para contrarrestar los efectos de la pandemia, y por otro lado, en abril se aprobó la reforma en materia de subcontratación que ha modificado la manera en cómo los patrones registran a sus trabajadores.

Al respecto, Héctor Márquez Pitol, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH) comentó que “el sector servicios tiene cambios importantes, y es posible notar cómo el subsector Servicios Profesionales y Técnicos tuvo un crecimiento histórico en 2016 (más de 105,000 puestos de trabajo) que se ha revertido en 2020 y 2021 con una caída en más de 250,000 plazas”.

De acuerdo con el Clasificador de Empresas del IMSS, en el sector servicios se encuentran las agencias de colocación de personal o bolsas de trabajo, que actúan como intermediarios en los términos de la Ley Federal del Trabajo.

Por otra parte, el informe del IMSS destaca que hay 20 millones 767,587 puestos de trabajo; de éstos, el 86.9% son permanentes y el 13.1% son eventuales. “Con esta cifra, el número de puestos de trabajo afiliados al IMSS ha superado el nivel observado antes del inicio de la pandemia”, detalló.

Cabe recordar que en 2020 la pérdida más importante de empleos se dio entre los meses de marzo y julio de ese año y la caída fue de un millón 117,610 puestos de trabajo.

Al respecto, David Kaplan, especialista en Mercados Laborales del BID, comentó la recuperación del empleo se ha presentado de manera más rápida que en las crisis de 1995-1996, así como de la crisis de 2009-2010; no obstante, aún hay un rezago de plazas laborales “para el caso de las mujeres es de 322,952 plazas y en el caso de los hombres de 500,533 empleos”.

Kaplan añadió que para que el mercado laboral se recupere es indispensable que éste se incremente más de lo típico.

Eventuales siguen a la baja

Por otra parte, los empleos eventuales han ido disminuyendo, en el mes de julio se reportó una pérdida de 228,891 trabajos temporales. Para agosto sólo se crearon 2,904 oportunidades de este tipo, en septiembre otros 47,076, y en octubre 60,532, es decir, 28,277 puestos de trabajo menos que octubre de 2021.

Al respecto, el director general del IMSS, Zoé Robledo, apuntó que se ha mejorado la calidad, “cada vez tenemos más empleos permanentes y no eventuales, la cifra también es histórica para el Seguro Social, creemos que este comportamiento se debe en gran medida a la reforma a la Ley Federal del Trabajo en materia de subcontratación”.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA