Niños, los más susceptibles a ser manipulados por la publicidad: especialistas

La publicidad dirigida a niños para que consuman alimentos ultraprocesados utiliza técnicas de persuasión que determinan de manera muy profunda su comportamiento alimenticio durante toda su vida y los expone a diversas enfermedades, por lo que obligar a las empresas del sector a eliminar los personajes infantiles de sus empaques es una acción positiva y necesaria.

Participantes en un foro virtual sobre el tema subrayaron que la autorregulación de las grandes compañías del ramo no funciona, pues son éstas las más reacias a cambiar sus métodos de propaganda para no verse afectadas económicamente.

Emma Boyland, investigadora de temas de apetito y obesidad en la Universidad de Liverpool, subrayó que la publicidad dirigida a niños tiene gran poder de influencia, debido a que el desarrollo cognitivo y mental no se ha completado a edades muy tempranas, lo cual los vuelve más susceptibles de manipulación.

Uno de los principales recursos publicitarios de las empresas de alimentos, explicó, es la utilización de personajes infantiles o de atletas famosos, además del ofrecimiento de regalos, para conseguir que los consumidores se “enganchen” con sus productos y los asocien con la diversión, la cercanía familiar y otras experiencias positivas.

Fernanda Mediano, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte, señaló que la experiencia chilena de eliminar a los personajes infantiles de los empaques de comida no saludable ha logrado reducir en diversos grados el consumo de estos alimentos y bebidas, por lo que la aplicación en México de estas estrategias es recomendable.

Ante este tipo de regulaciones, advirtió la experta, las compañías del sector han tratado de usar las redes sociales y otros recursos para evadir la norma, entre ellos declarar menor contenido de algún compuesto no saludable para ocultar que quizá tengan más de otros igualmente nocivos.

Simón Barquera, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, coincidió en que el principal obstáculo para controlar la publicidad y el consumo de alimentos ultraprocesados es la industria del ramo, por lo que dejar en sus propias manos la tarea de autorregularse es una estrategia ineficiente.

Con información vía La Jornada

PERSPECTIVAS. Cómo la pandemia puede afectar la inteligencia social de los niños

¿Recuerdas la emoción y la anticipación de tu primer día en la escuela? Quizás anhelabas hacer nuevos amigos. O quizás eras tímido y te sentías ansioso.

Las investigaciones muestran que tal entusiasmo y estrés son las dos reacciones más comunes al comenzar la escuela. Y es muy revelador que gran parte de esta respuesta emocional sea social.

Los niños son aprendices sociales entusiastas y desarrollan habilidades como compartir, resolver conflictos y empatía a un ritmo rápido.

Actualmente muchos niños ya han asistido a grupos de padres y niños pequeños o a la guardería antes de comenzar la escuela.

Entonces, incluso si no tienen hermanos, su cognición emocional y social ya ha comenzado a desarrollarse.

Pero durante los confinamientos por covid-19 se han perdido muchas oportunidades de aprendizaje social.

¿Cómo afectará esto al desarrollo de los niños y qué podemos hacer al respecto?

Desarrollo social cognitivo

El desarrollo del cerebro comienza poco después de la concepción y continúa al menos hasta la edad adulta.

Está formado por una interacción compleja entre los genes y el medio ambiente.

En lo que respecta a la cognición social, existe evidencia de períodos críticos en el desarrollo del cerebro, como la adolescencia.

El desarrollo social cognitivo, sin embargo, se inicia en el primer año de vida, cuando los niños comienzan a desarrollar la “teoría de la mente”, es decir, comprender lo que piensan los demás, que continúa hasta los cinco años.

El juego es una parte importante de este proceso ya que implica mucho contacto físico y el desarrollo de amistades, lo que ayuda a los niños a afrontar las emociones y mantenerse mentalmente fuertes.

Los investigadores todavía no comprenden totalmente las formas en que los confinamientos afectarán a los niños debido a interacciones sociales reducidas o retrasadas.

Pero un estudio reciente proporciona evidencia de que la cognición social de algunos adultos se ha visto afectada por los confinamientos de covid-19.

El estudio mostró que las personas experimentaron una reducción en los sentimientos positivos, lo que los inclinó a pensar negativamente, lo cual se relacionó significativamente con su conexión social.

Los que estaban menos conectados socialmente se vieron más afectados.

Es probable que los niños sean aún más vulnerables en lo que se se trata de los efectos a largo plazo de un retraso o ausencia en la interacción entre pares.

Sabemos que el desarrollo del cerebro social es una calle de dos sentidos: el entorno, en este caso la interacción social entre compañeros, afecta al cerebro y el cerebro afecta a la respuesta emocional y conductual a los compañeros.

La cognición social no solo es necesaria para el éxito en los entornos escolares y laborales y las relaciones personales, sino también en la “cognición caliente” en general, que es esencialmente un razonamiento emocional tomado como un todo.

Y sabemos que dicha cognición es un componente básico de la “cognición fría”, que implica habilidades como la atención, la planificación y la resolución de problemas.

Por ejemplo, si los niños no pueden tener juegos creativos con otros niños, es probable que también se vean afectados el aprender a empatizar, comprometer y manejar sus emociones y el desarrollo del lenguaje y la comunicación social.

De hecho, se ha demostrado que los niños con mayor cognición social obtienen mejores resultados en la escuela secundaria.

Pasos a seguir

Para los niños pequeños confinados, los Zooms y las reuniones remotas simplemente no son suficientes.

Una madre, que tuvo que lidiar con confinamientos perpetuos, nos expuso el problema muy claramente.

“Mi hijo de seis años de repente se pone muy tímido cuando habla con sus compañeros de clase en Zoom”, dijo.

“Y los niños no solo se pierden de ver a sus compañeros, sino que los modelos a seguir adultos, como los abuelos y los maestros, también desaparecen de repente”, agregó.

“A la mayoría de los niños pequeños que conozco no les gustan las videollamadas, por lo que estas no sustituyen la interacción social como pueden hacerlo con los adultos”.

Algunos niños, incluidos aquellos que son tímidos o ansiosos y aquellos con trastornos del desarrollo neurológico como el trastorno del espectro autista (TEA), pueden verse especialmente afectados.

Respecto a este último grupo, es importante que los tratamientos psicológicos y farmacológicos se inicien a una edad temprana, lo que implica interacción social.

Un estudio reciente mostró que es posible mejorar los síntomas del TEA en niños pequeños de tres a seis años con TEA grave.

Por lo tanto, lo mejor que pueden hacer los padres en este momento es asegurarse de que sus hijos pequeños tengan oportunidades de jugar e interactuar socialmente con otros niños tan pronto como termine el confinamiento y sea seguro hacerlo.

Los gobiernos también deben desarrollar programas especiales para niños pequeños que les ayuden a recuperar el período crítico de desarrollo social del cerebro que han perdido.

Existe evidencia de que los niños pueden beneficiarse del entrenamiento cognitivo social, como leer y hablar sobre historias emocionales.

La soledad afecta a todas las edades y es perjudicial para la salud y el bienestar físico y mental.

Afortunadamente, ahora sabemos que nuestros cerebros todavía están en desarrollo hasta la edad adulta temprana y, por lo tanto, la posibilidad de volver a aprender las habilidades perdidas aún puede ser posible.

Con información vía BBC MUNDO

*Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión original aquí.

Time escoge a la Joven del Año por primera vez en su historia: es una científica

Time, fundada en 1923, es conocida por sus portadas con personajes resaltantes. Pero en 2020 sorprenden a todos con esta novedad: seleccionar a la Joven del Año.

Rao, la joven revelación del 2020 para la revista Time

Entre más de 5 mil nominados, Rao fue la escogida. Ganó por su uso de la tecnología para combatir la contaminación en el agua y el ciberacoso.

Rao fue entrevistada por la actriz y activista Angelina Jolie, para la edición que será publicada el 14 de diciembre.

“No me parezco a la típica científica”, afirmó Rao, que nació en Colorado. “Mi objetivo no es solo crear mis propios dispositivos, sino inspirar a otros a hacer lo mismo”.

“Así que realmente quiero dar ese mensaje: si puedo hacerlo yo, tú puedes hacerlo. Cualquiera puede”, resaltó.

El dispositivo detector de la limpieza en el agua

Con 12 años ganó el premio a la mejor científica joven de Estados Unidos. El invento que le dio el galardón fue un sensor que detecta el plomo en el agua más rápido que otras técnicas.

Este dispositivo se denomina Tethys, es portátil y fácil de usar. Con él se prueba la seguridad sanitaria del agua, utilizando cuatro componentes principales.

Son un dispositivo de núcleo, un procesador con una extensión Bluetooth, una batería de nueve voltios y una ranura para un cartucho de prueba desechable. Se conecta a cualquier teléfono inteligente y el sensor analiza las reacciones químicas.

Actualmente Rao asiste a STEM School Highlands Ranch, y en un futuro quiere estudiar genética y epidemiología en el MIT.

Con información vía Fayer Wayer